25 años de corrupción en España ¿En qué hemos cambiado?

U

El  artículo “una manera rápida de eliminar el déficit público: reducir los gastos electorales” lo redacté el 14 de diciembre de 1993 , en un  momento en la que la sociedad no supo utilizar las convulsiones de aquella época para mejorar la eficiencia de nuestro sistema democrático. Los actuales defectos en la  gestión pública tal vez tengan que ver con  anteriores fallos de control y de elección de los ciudadanos. De ahí que, como comentamos anteriormente, un pueblo que es incapaz de seleccionar, controlar y corregir a sus dirigentes públicos no merece quejarse de los resultados negativos de su gestión.

“Parece que, por fin, se está generalizando entre los ciudadanos, la opinión de que hay que reducir los gastos electorales. Este estado de ánimo ha trascendido de la sociedad a los centros directivos de los partidos políticos, con lo que se puede hablar de que existe actualmente un consenso para resolver el tema.

Pero, creo,  que se está centrando la atención en la parte más marginal del llamado gasto electoral.

Lo más habitual es que se discuta el montante del costo de la publicidad en vallas y en correspondencia y los gastos de los actos políticos del último mes de la campaña electoral, pero se olvidan los acumulados en todo el período legislativo anterior.

¿Cual es el montante verdadero de los gastos electorales en España?

Tendremos que sumar todos los gastos que exceden de lo que llamaríamos una gestión prudente del Estado y que van dirigidos a consolidar y ampliar la cuota del mercado de votos de la opción política que administra los fondos públicos.

Por lo tanto hay que incluir los gastos dedicados al control de la educación, la cultura y la información en beneficio de la clase política dirigente.  El coste económico del control de estos sectores que sirve para dirigir la sensibilidad de los ciudadanos introduciendo un mensaje continuo en el cuerpo social, que propiciará la decantación de los futuros votantes a la filosofía del partido en el poder y en paralelo  el rechazo de las otras opciones políticas competitivas.

Los fondos destinados a financiar los déficits de las televisiones públicas pero, también, los destinados a las televisiones y medios de información privados en cuanto sean discriminatorias,  a través de la llamada publicidad institucional, compras oficiales para instituciones y organismos públicos o con ayudas a la renovación tecnológica, por ejemplo, que sirven para mediatizar e influir en la dirección intelectual de estos medios de comunicación, privándoles de independencia y convirtiéndoles en eficaces instrumentos de publicidad política. La dirección de la información es fundamental para el control de las mentes y, por eso, las batallas más crueles de los últimos tiempos se dan en este campo.

La cantidad de fondos que de los presupuestos se dedican a financiar obras cinematográficas, teatrales o literarias con el objeto  de propagar el ideario político del que los patrocina y anular el del competidor.

El día que desaparezca esta promoción pública, comprobaremos el valor objetivo de tantos intelectuales, artistas y músicos, utilizados como propagandistas pero financiados con renta proveniente de todos los ciudadanos, tan asiduamente promocionados por el  dependiente e interesado, sector informativo.

Por eso en cada elección intervienen en la lucha política con tanta agresividad como los políticos ya que, su renta y su futuro dependen de la misma suerte.

También hay que incluir los fondos destinados al control de la enseñanza con el objetivo de conseguir personalidades afines al ideario político dirigente con independencia y, muy a menudo, en contradicción con los intereses del sector estudiantil.

También el coste del asentamiento en la burocracia de personas afines y que se convertirán no sólo en un electorado fiel, sino también,  en una legión de propagandistas eficaces dedicados a amplificar en la sociedad los mensajes políticos del que los introdujo en la administración.

Además los fondos públicos dirigidos a categorías sociales (ejm. el desempleo agrario en algunas zonas o las subvenciones puntuales) que sirven para asentar y ampliar el núcleo de votantes y comerciales de la región.

También habría que añadir el dinero dirigido a obras e inversiones sin una clara razón de Estado por ejemplo ¿Entran dentro de una buena administración los enormes costes de inversiones como el AVE, las Olimpiadas,  la Expo,  las redes de autovías de zonas tan alejadas de los centros productivos y de los mercados exteriores?….. Existe la sospecha de que una gran parte de las últimas inversiones del país no están basadas en razones de eficiencia económica o de utilidad social sino por motivos políticos, en momentos y zonas de utilidad electoral dejándose de cubrir auténticas necesidades sociales sólo porque no producen inmediatos réditos electorales (ejm. repoblaciones forestales, investigación pública, redes de abastecimiento de agua potable y desagües, pantanos..).

Y hasta habría que incluir,  los fondos dedicados a la promoción exterior de buena parte de políticos, en diferentes ámbitos así como a objetivos aparentemente fuera de la órbita política pero que, en determinados casos , puede tener una gran eficacia electoral, como el mantenimiento actual del valor de la peseta ¿Cuanto ha costado al país el evitar una devaluación por las consecuencias que tendrían para la cuota de mercado del partido en el poder?.

Así pues, vemos que en materia de gastos electorales, queda mucho por podar de un árbol que se ha desarrollado en todos los niveles del Estado (central, autonómico y local) echando sus raíces en los presupuestos hasta dejarlos exhaustos y que se genera y crece en sociedades que permiten que se apropie, una clase política y para sus intereses, del dinero de todos, haciendo inútil el esfuerzo de solidaridad colectiva que supone el pago de impuestos presentes y futuros.” 14 de diciembre de 1993..

 

 

15 comentarios
  1. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    Toda la contratación pública ha sido un semillero incesante de cohechos. En 1991 salió a la luz el caso Naseiro y el juez que valientemente lo destapó (Manglano) fue linchado públicamente por las huestes políticas y periodísticas.

    Nunca se ha querido implantar las medidas eficaces, de Derecho comparado, para acabar radicalmente con las contratas y adjudicaciones públicas mediante dádiva, pues siempre han sido la principal fuente financiadora de los partidos políticos (y de sus tesoreros).

    Responder
  2. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Hace bastantes años un amigo alemán, alarmado por nuestro nivel de gasto público injustificado y desproporcionado, de inversiones sin otro fundamento que el político, de malversación de recursos públicos, de corrupción y de incompetencia política y todo ello, sin reacción ciudadana me dijo que, en Alemania, saben que estas cosas no pasan por casualidad y que se reproducen y amplían por la desidia y falta de diligencia de la población y de sus entidades sociales más representativas Y me dejó la siguiente recomendación ( que también utilizan en el resto de facetas): En la política, la confianza es buena pero el control es mejor.Daniel Iborra Fort

    Responder
  3. misael
    misael Dice:

    100%

    Alguna vez me cupo la duda de si los españoles nos mereciamos esta clase politica. Hoy no me cabe la menor duda: un pueblo chusquero eleva a puestos de mando una clase politica chusquera. Los políticos no son cosa muy distinta a la ciudadanía q los elige.

    Responder
  4. O, farrill
    O, farrill Dice:

    De todo ello precisamente se hablará en un acto el próximo jueves 15 de junio a las 19,00 horas en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales: “La teoría de la ilusión financiera y el equilibrio fiscal del Estado”. Hay que inscribirse en la web del CEPC para asistencia. Un saludo.

    Responder
  5. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    En un artículo publicado unos meses mas tarde , el 18 de marzo de 1.994, en base a las reflexiones de Octavio Paz sobre los sistemas políticos del tercer mundo, en el periódico económico Expansión intentaba explicar el porqué las democracias tienen grados de calidad diferentes y se podía adivinar lo difícil que era que , con tan pequeño período de rodaje, tuviéramos altas notas y especialmente, cuando muchos políticos de la transición no tenían precisamente a Dinamarca como destino final de sus proyectos.
    “la democracia es un instrumento que ofrece tantas caras como grados de desarrollo tengan los países donde está implantada. En las democracias de los pueblos poco desarrollados se dan, a menudo, características negativas que no se encuentran en las democracias maduras.
    Dos notas diferencian las democracias :
    1- La relación neutra entre el Estado y los ciudadanos, garantizada por la existencia de un Estado de Derecho que trata a todos por igual. En el momento que los ciudadanos se encuentren discriminados por el Estado, a causa de sus ideas, nos encontraremos ante un sistema democrático falsificado, ya que gran parte de las libertades quedarán cercenadas por este abuso de poder.
    2- La concepción que del Estado tenga la clase política dirigente. Mientras que en los sistemas políticos del tercer mundo las clases dirigentes consideran al Estado como su propiedad privada, en las democracias avanzadas, el Estado es de la sociedad y los políticos son servidores públicos y gestores de dinero ajeno. De manera que, si desvían hacia finalidades particulares o partidistas dinero común, la sociedad les retira la confianza y les aplica un severo correctivo legal.
    De ahí que la corrupción no sea extraña en la democracia de las sociedades poco desarrolladas mientras que los políticos corruptos son habitualmente separados de la política por las sociedades en las democracias maduras”.

    Responder
    • misael
      misael Dice:

      “con tan pequeño período de rodaje”

      Mire Sr. Iborra, las cosas son según se miren.

      Porque otra lectura del asunto podría ser que la joven y prontamente corrompida, democracia española, pudo haberse conformado entorno al bagaje democrático de los países occidentales. Así habríamos tenido, de partida, una democracia cum-laude. Pero no, se optó por la componenda política, que poco a poco ha ido laminando lo que de bueno tuvo en su nacimiento, en 1978.

      El poder transitó suavemente de la ley-a-la-ley. El principal ingrediente, una clase media, estaba presente. ¿ Qué pasó entonces ? Bueno, ya conocemos la izquierda española, en su afán de deconstruir la nación, una vez desaparecida la URSS, no se sabe hacia donde.

      Si el sistema fuera republicano, haría falta ya una III República. Como es monárquico, nos quieren colocar una reforma constitucional que entre otros, tapará la monumental corrupción de las instituciones, que ha socavado de muerte nuestra joven y prontamente viciada democracia.

      Al pisar, cuidado con los cascotes.

      Responder
  6. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Un esquema para una democracia eficiente:
    “La crisis ha evidenciado la indefensión del consumidor frente a la gestión pública. Es de las pocas actividades que no se juzga la incompetencia como responsable directa de la ruina social”.
    En las democracias los ciudadanos tienen dos salarios: El que le resta después de pagar impuestos y un salario en especie, en cuya financiación participa toda la población.
    Este salario en especie está compuesto por el conjunto de servicios que la totalidad de ciudadanos recibe del Estado: educación, justicia, sanidad, seguridad ciudadana..
    Hay tres etapas que merecen la misma atención y responsabilidad.
    En la 1ª, la contribución social, suele ser discriminatoria, aportando más recursos los que obtienen más ingresos.
    En la 2ª, la gestión, es fundamental que el Estado racionalice sus costes para que los ciudadanos cuenten con la máxima financiación.
    Si se utilizan políticamente para asegurar y ampliar la cuota de votantes, se reducirá el flujo de recursos que van destinados a financiar el Estado de bienestar y al favorecer el control de la información, contribuirá a ocultar la malversación de los ingresos públicos y la incompetencia del gestor político, haciendo que los problemas económicos internos no sean detectados y corregidos, lo que incrementa la ineficiencia y la improductividad del sistema en todas las fases.
    La 3ª es básica para la calidad del salario en especie. Como en una empresa con una administración competente, el Estado tiene la obligación de lograr una profesionalización de la función publica de manera que, a través de procedimientos de incentivación y reconocimiento de méritos, se encuentren los funcionarios mejores en los puestos de mayor responsabilidad y la prestación de obras y servicios públicos en manos de las empresas mas competitivas en precio y de mayor calidad.
    La competitividad del Estado dependerá de la relación entre el coste fiscal y la calidad del salario en especie que proporciona a sus ciudadanos

    Responder
  7. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    En nuestro artículo sobre la corrupción nos quejamos de la falta de rigor informativo de unos medios que, salvo excepciones, después de 30 años de siesta ( cuando era notoria) se despertaron denunciando esta tara cuando los datos objetivos lo desmentían, con el riesgo que “ al deslegitimar el sistema democrático , ha abierto las puertas a grupos con principios políticos predemocráticos y soluciones económicas obsoletas, propias de los sistemas políticos del tercer mundo, que han llevado a los pueblos donde se han aplicado a la miseria, a la falta de libertades y a los puestos más altos de corrupción”.
    En un artículo reciente de Luis Mauri “La mentira de Guardiola” ( El Periódico) sobre la declaración del independentismo denunciando el autoritarismo de España, dejaba la siguiente reflexión” resulta fatigoso tener que recordar que su condición democrática está garantizada por su ordenamiento jurídico y certificada por la comunidad internacional. Fatigoso y hasta sonrojante tener que acudir a baremos independientes como el británico “ Democracy Index 2016”, que sitúa a España en el puesto 17º del ranking mundial de calidad democrática, por delante de EEUU, Italia y Francia; el austríaco “Global Democracy Ranking 2013-2014( España, 19º, Italia 27º) o el estadounidense “ Freedom in the world 2016”, que otorga a España 95 puntos sobre 100( Francia, 91; EEUU 90; Italia 89).
    Como tengo delante los 3 índices os voy a añadir algo interesante , en el 1º España está integrada en el grupo( solo 20) de Democracia plena y los países admirados por los críticos radicales están situados en el grupo de Régimen autoritario : Venezuela en el 117 , Cuba en el 128 y Corea del Norte, el ultimo el 167. ¿Alguien se cree que el autobús conducido por ellos acabará su destino en Copenhague? ¿Porqué estos índices tan importantes no son publicados con la relevancia que merecen en nuestros medios? ¿Tendremos que recurrir, otra vez, a la “prensa extranjera” para enterarnos de lo que nos pasa?

    Responder
  8. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    El problema más grave para los ciudadanos es la falta de competencia de buena parte de nuestra clase política y la carencia de solvencia de sus programas para solucionar los problemas sociales. Esto lo pudimos comprobar en su gestión de la gran crisis , como denunció el profesor J. Muns:
    Hemos tenido la mala suerte histórica de que la peor crisis en muchas décadas haya coincidido con la peor clase política en muchos años.
    Y nos previno de lo importante que para el progreso de nuestro país era el estar gestionados por políticos competentes:
    “Es el momento de dejar de lado la manoseada retórica partidista que ya prácticamente no significan nada -derechas, izquierdas, progresistas, etc.- y prestar especial atención a la categoría intelectual y a la experiencia de los candidatos.
    En nuestra sociedad se está produciendo un fenómeno lamentable y paradójico. Me refiero al continuo descenso del nivel de preparación de nuestros políticos en el preciso momento en que la gestión pública deviene más compleja y exigente.
    La evolución cultural, social y económica de los últimos años a todos los niveles es vertiginosa. La crisis económica global que el mundo padece desde hace tres años, fruto de los desajustes y tensiones que produce este proceso acelerado de cambio, tiene dos consecuencias que, como electores, deberíamos tener en cuenta. Por un lado, la relativización de los programas electorales. Cada vez es más difícil que éstos puedan seguir la aceleración de la realidad. En segundo lugar y como corolario de ello, la competencia y la experiencia de los dirigentes pasan a ser la mejor garantía para afrontar con esperanza razonable de éxito las consecuencias de los problemas y crisis que nos han sacudido y que, desgraciada pero inevitablemente, seguirán azotándonos durante mucho tiempo.
    El progreso de las naciones depende de muchos factores, pero creo que la experiencia de los últimos años está demostrando el creciente protagonismo de los líderes políticos bien preparados.”

    Responder
  9. Fernando Solbes Guaita
    Fernando Solbes Guaita Dice:

    Pues hemos cambiado en que hemos asumido que es normal que haya corrupción en España, y hemos dado por hecho que estén unos u otros todos son corruptos, pero los políticos siempre lo son, ¿no? o esto al menos es lo que veo en los españoles cuando hablan de política, como mínimo los que quieren interesarse pero no mucho que hay cosas mejores que hacer… todo esto independiente de mi opinión personal.

    Responder
  10. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Para la reducción de la corrupción en España es muy importante que la sociedad tome conciencia de que los recursos que aporta al Estado son para que los dirigentes públicos los gestionen en beneficio de la población y para esto, es indispensable que tenga, sobre ellos, un permanente control.
    El comportamiento de buena parte de nuestros medios continúa siendo decepcionante y en algunos casos, bochornoso.
    Cuando la corrupción estaba en su cenit no la denunciaron y su actitud actual continúa con los mismos hábitos de parcialidad, truculencia y falta de rigor que antaño.
    Necesitamos un sistema serio de seguimiento de la corrupción ya que bastantes medios, como pudisteis comprobar en nuestro artículo sobre la percepción de la corrupción en España ( ¿ Por qué cuando había más corrupción que ahora, la gente no lo percibía?), están contaminados por la política. Y lo que quiere la ciudadanía es que acabe toda la corrupción no un trozo del pastel.
    Sería útil contar con un instrumento que publicara, anualmente, los casos de corrupción detallando las fechas en que esta se produjo, las denuncias, las personas condenadas y la cantidad defraudada .Al compararlos con los políticos (unos 70.000 en las 3 administraciones, según el informe sobre la corrupción) podríamos tener una idea actualizada de la entidad real de la corrupción , de su evolución y como se reparte entre los grupos, tanto en número como en cantidad global defraudada y así podremos juzgar la seriedad de la denuncia de nuestros medios .
    Sin una información objetiva, la situación actual perjudica a los partidos “enemigos” de los grupos empresariales de la información y a los que tienen más políticos y beneficia a los “amigos” de estos grupos, a los minoritarios y a los nuevos que pueden permitirse el lujo de presumir que en sus listas no hay políticos imputados, tal vez, porque no tienen a ninguno en ejercicio.

    Responder
  11. O, farrill
    O, farrill Dice:

    ¿En qué hemos cambiado? Sencillamente en que ya no aceptamos la extensa “mitología” creada bajo el paraguas cómodo de la democracia. En que los “mitos” se van cayendo uno tras otro y cada vez -parece- hay menos ilusos. En que todo el edificio se resquebraja sin remedio por no responder a las necesidades de convivencia social y no existe forma de arreglo con simples parches o “chapuzas lampedusianas”. En que la ceguera de empeñarse en no ver un gran cambio político y social a nivel mundial, no significa que no se esté produciendo…..
    Un saludo.

    Responder
  12. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    “Todos los sistemas políticos tienen defectos, no hay ninguno perfecto .Pero las democracias tienen la ventaja de que, como no encierran, apalean y eliminan a los que las intentan perfeccionar y permiten relevar a los políticos incompetentes, malversadores y corruptos, pueden reducirlos. En los regímenes autoritarios la represión, la falta de control y de crítica y de elecciones favorecen que se instalen eternamente en la gestión pública la corrupción y la incompetencia. Sus clases dirigentes además de ser extractivas en recurso económicos, también lo son en libertades ciudadanas de ahí que los mismos países están juntos en los últimos lugares en libertad y en los máximos en corrupción. El índice británico de clasificación mundial del 2016 “ Democracy Index 2016”, sitúa a España en el puesto 17º del ranking mundial de calidad democrática, por delante de EEUU, Italia y Francia . España está integrada en el grupo (solo 20) de Democracia plena y están situados en el grupo de Régimen autoritario: Venezuela en el 117, Cuba en el 128 y Corea del Norte, el último en el 167. En el Índice de Percepción de Corrupción. Transparencia Internacional correspondiente al año 2016, España está situada en el puesto 41, Cuba en el 60, Venezuela en el 166 y Corea del Norte en el 174(el último es Somalia en el 176). La lucha política, como explicamos en el caso de la denuncia selectiva de la corrupción en España, es mucho más cruel que en los mercados. De manera que, para desplazar a uno del poder, los contrincantes exageran hasta el bochorno los defectos del contrario y ocultan e intentan minimizar los propios. Pero ¿todos los que contienden en el parlamento español quieren perfeccionar la democracia o hay algunos que intentan sustituirla por otro régimen? ¿No pasa entonces su estrategia por deslegitimar el sistema democrático?

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *