¿Dónde está el poder de las leyes?, se preguntaba Demóstenes, y contestaba: en ti, si tú las apoyas y las haces poderosas cuando alguien necesite su ayuda.

Nadie puede discutir que en España el Estado de Derecho atraviesa hoy una situación delicada. Todo el entramado institucional creado para salvaguardarlo, desde el inicial proceso de generación de normas hasta su final aplicación por la Judicatura o por la Administración Pública está amenazado de derribo. Sin duda todavía se sostiene, pero en la actualidad ya es demasiado débil para taponar las grietas por las que se filtran los intereses particulares de los más poderosos, o simplemente de los más desvergonzados.

Para la clase politica no es fácil, por demasiado comprometido o poco interesante, realizar el esfuerzo necesario para apuntalar el sistema y permitir su correcto funcionamiento. Son muchos los intereses que confluyen y escasa la exigencia de rendición de cuentas que permite un régimen como el nuestro, tan cerrado y partitocrático.

Por eso tenía razón Demóstenes. En una sociedad democrática las leyes no cuentan con más ayuda real que la nuestra, la de los ciudadanos. Ayudar a las leyes pasa por obligar a nuestros dirigentes democráticamente elegidos a tomar conciencia de su responsabilidad, denunciado sus excesos y sus carencias. Este blog, creado por un grupo de profesionales preocupados por la defensa de nuestro actual Estado de Derecho, pretende contribuir modestamente a dicho objetivo, criticando las normas y difundiendo los hechos que lo amenacen.

Pero la clave de todo está en ti, querido lector, en tu deseo de ser informado y en tus ganas de participar activamente. Si te desentiendes, entonces cualquier prodigio será posible, incluso, como muestra gráficamente nuestro logo, que la pluma pese más que plomo… y que ese día los intereses que se pesen sean los tuyos.

POLÍTICA RELATIVA A LOS POST:

El blog ¿Hay Derecho? está abierto a publicar los posts remitidos por nuestros lectores que, en todo caso, han de cumplir unos requisitos mínimos:

– Los posts deben tener entre 700 y 900 palabras máximo; los temas deben de guardar conexión con el ámbito jurídico, evitando consideraciones excesivamente generalistas, y procurando centrar el tema en un aspecto concreto jurídico-político, preferiblemente de actualidad.

– Se valora el lenguaje sencillo y la claridad expositiva.

– El lenguaje será formalmente correcto, evitando descalificaciones personales, insultos o expresiones malsonantes.

– El ideario de nuestro blog es la defensa del Estado de Derecho en un momento de crisis política e institucional, y el análisis profesional de las cuestiones jurídico-políticas de actualidad.

No obstante, el cumplimiento de estos requisitos no implica por sí solo la publicación, porque el Consejo de Redacción del blog, compuesto por los editores y la responsable técnica del blog mismo se reservan el derecho a no publicar los posts recibidos o publicar los que no los cumplan estrictamente. Por otro lado, la aprobación de un post por este Consejo de Redacción para su publicación no supone la identificación de sus componentes con su contenido.

POLÍTICA RELATIVA A LOS COMENTARIOS:

El blog ¿Hay Derecho? anima a todos sus lectores a hacer comentarios a los posts publicados. Nuestro objetivo es fomentar el debate independiente y riguroso, y con este objetivo realizamos una moderación de los comentarios, guiada por los siguientes criterios:

  1. No se aceptarán comentarios que contengan descalificaciones personales, el racismo, el sexismo, insultos, acusaciones y semejantes.
  2. La longitud máxima de los comentarios es de 350 palabras, salvo en determinados y justificados casos en los que las circunstancias aconsejen publicar comentarios más extensos.
  3. No se aceptarán comentarios que se desvíen demasiado del tema tratado en el post.

La moderación de los posts supone la intervención de personas físicas responsables de esta moderación, lo que algunas ocasiones, supone un cierto retraso en su publicación. En todo caso, la aceptación de un comentario no implica necesariamente la aceptación por parte del Consejo de redacción del contenido del comentario ni tampoco de sus formas, pues de ambos es responsable su autor. Por ello, se valora favorablemente la identificación del comentarista.