Eppur si muove… Artículo de nuestro colaborador José Luis Villar en Diariocrítico.com

Ahora que parece que, según algunos de nuestros más insignes líderes de opinión, el 15-M “no ha sido más que violencia”, o con su característica erudición (de corta pega) nos informan que “por ahí comenzó el nazismo”, debemos prepararnos convenientemente para ver desfilar mañana por nuestras calles a las disciplinadas formaciones Sturmabteilung o «SA» del 15-M. Debemos prepararnos para escuchar sus cánticos y gritos sin fundamento (político, científico, económico) pidiendo la demolición del Estado de Derecho, su sustitución por la dictadura fascista y proclamando la supremacía racial del españolito de a pié y en paro. Y lo peor de todo, encima escucharlo en castellano, en vez de en catalán (como molesta especialmente a Carod Rovira) lo que demuestra aún más, especialmente si se hace en Barcelona, su innegable filiación fascista.

Verdaderamente, entre los que se ponen a analizar técnicamente cada una de sus propuestas como si fueran Proyectos de Ley enviados al Parlamento (ya me gustaría a mí que los Proyectos de Ley se estudiaran así) y las descalificaciones de nuestros líderes de opinión, se nos está pasando por alto algo muy importante. Nuestro colaborador José Luis Villar nos habla de ello en este interesante artículo.

Eppur si muove… Artículo de nuestro colaborador José Luis Villar en Diariocrítico.com

Ahora que parece que, según algunos de nuestros más insignes líderes de opinión, el 15-M “no ha sido más que violencia”, o con su característica erudición (de corta pega) nos informan que “por ahí comenzó el nazismo”, debemos prepararnos convenientemente para ver desfilar mañana por nuestras calles a las disciplinadas formaciones Sturmabteilung o «SA» del 15-M. Debemos prepararnos para escuchar sus cánticos y gritos sin fundamento (político, científico, económico) pidiendo la demolición del Estado de Derecho, su sustitución por la dictadura fascista y proclamando la supremacía racial del españolito de a pié y en paro. Y lo peor de todo, encima escucharlo en castellano, en vez de en catalán (como molesta especialmente a Carod Rovira) lo que demuestra aún más, especialmente si se hace en Barcelona, su innegable filiación fascista.

Verdaderamente, entre los que se ponen a analizar técnicamente cada una de sus propuestas como si fueran Proyectos de Ley enviados al Parlamento (ya me gustaría a mí que los Proyectos de Ley se estudiaran así) y las descalificaciones de nuestros líderes de opinión, se nos está pasando por alto algo muy importante. Nuestro colaborador José Luis Villar nos habla de ello en este interesante artículo.