¿Defensa del copyright o censura? El Gobierno ordena la intervención cautelar del blog ¿Hay Derecho?

Los editores creemos llegado el momento de hacer pública una información que hasta este momento había permanecido reservada: el pasado día 15 de octubre recibimos una comunicación oficial de la Comisión de Propiedad Intelectual (la denominada Comisión Sinde-Wert, cuya composición se desconoce, como ya se ha denunciado aquí) que bajo el epígrafe “Requisitoria previa en su caso a la acción administrativa procedente”,  recoge el siguiente texto:

 

“Al amparo del artículo 8 de la ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, para la protección de la propiedad intelectual en el ámbito de la sociedad de la información y de comercio electrónico, se requiere información a la dirección administrativa del blog ¿Hay Derecho? en relación con la posible utilización en el blog de referencia de conceptos, ideas o tesis de carácter no original, lo que podría constituir una utilización indebida de propiedad intelectual, sujeta en su caso a una falta administrativa sancionada con lo previsto en la disposición adicional 14ª del RD 3456/2011, en la redacción que le da el Real Decreto-Leu 24/2012 de 30 de agosto.”

 

Parece ser que la Comisión considera que en los posts hay ideas que no son enteramente originales tales como transparencia, rule of law, Estado de Derecho, seguridad jurídica, independencia de la Justicia, o jerarquía normativa. Su utilización sin indicar de manera expresa que estas ideas “podrían no ser originales del autor o autora del presente artículo, dado que forma parte de la retórica tradicional de nuestros partidos políticos” entraría en el concepto de copia no autorizada previsto en el citado RD 3456/2011 y sancionado con la intervención cautelar.

 

Los editores del blog hemos presentado el correspondiente escrito de alegaciones en el breve plazo de tiempo que se nos concedió al efecto, escrito que no reproducimos para ahorrarnos problemas con la AEPD al contener datos personales (a pesar de que los datos son nuestros, pero ya se sabe que uno no se puede fiar últimamente de no ser sancionado cuando cede voluntariamente sus propios datos). En él reconocemos que las ideas no son originales, efectivamente -porque están consagradas en todas las Constituciones democráticas, incluso en la nuestra, y han sido repetidas hasta la saciedad por tratadistas y clásicos del pensamiento político- pero nos negamos a admitir, como pretende el escrito remitido, que su autoría corresponde exclusivamente a nuestros líderes políticos, pese a su profusa utilización en las Comisiones de Investigación abiertas durante la última legislatura.

 

Pues bien, hoy día 28, sin que hayamos recibido ninguna ulterior resolución de la Comisión, nos han comunicado que el blog ha quedado formalmente intervenido y bajo la dirección  de un equipo establecido por la Comisión, y compuesto de un Presidente, un Director ejecutivo, un Comité editorial, un Subcomité de gestión, una Dirección de Comunicación, y una comisión asesora no retribuida excepto por dietas compensatorias. Parece que a todos esos cargos se les va a dar un ipad, debidamente  asegurado contra el riesgo de pérdida, para que puedan cumplir eficazmente sus funciones. Desconocemos los componentes de estos órganos, aunque al parecer han sido designados por el PP y el PSOE, respetando escrupulosamente las imprescindibles cuotas, naturalmente, entre blogueros de reconocido prestigio con más de 10 años de ejercicio profesional, lo que nos parece un poco raro, porque tampoco los blogueros llevamos ejerciendo tanto tiempo.

 

Los rumores apuntan a que los cvs de estas personas no resultan todo lo técnicos que debieran, sino que se trata de familiares de segunda fila de dirigentes de los partidos mayoritarios, a los que habría habido que recolocar por los ERES que han afectado a algunas televisiones autonómicas, recortes de plantilla en Ayuntamientos y Diputaciones e incluso chóferes de altos cargos que han visto reducido su salario en un 20 %. Pero no podemos confirmarlo porque no tenemos ni idea de quienes son. En la propia comunicación se nos dice que no es posible facilitar sus datos personales por prohibirlo la Ley, pero que no nos preocupemos, que ellos ya se encargan de todo. También nos han indicado (oralmente) que en vez de cuatro pelagatos que no conoce nadie, como hasta ahora, firmarán los posts primeras firmas de la actualidad política nacional que darán nuevo lustre y esplendor al blog.

 

La primera medida ha sido cambiar el nombre del blog; a partir de ahora, en un estilo más anglosajón y alineado con el Plan Bolonia, será: “¿Habiendo Derecho?”. Mientras dure la intervención cautelar, la intención de la Comisión es publicar, en vez de un post diario como hasta ahora, uno cada dos o tres semanas, el primero con el título: “Proyecto de ley de transparencia, una norma que nos sitúa a la vanguardia en libertades democráticas” firmado por la Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saenz de Santamaría.

 

Se anuncian otros títulos en la misma linea:

 

 Comprobamos que la Justicia ya funciona. ¿Gracias a las tasas o ha bastado el anuncio del Ministro de Justicia de reformar el CGPJ? Por Alberto Ruiz Gallardón.

¿Qué se entiende por cumplir un programa electoral? Hermenéutica para iniciados (I) Por Mariano Rajoy.

La independencia de los organismos reguladores: cómo conseguirla Por Elvira Rodriguez

Rubalcaba se merece otra oportunidad. Rajoy la tuvo ¿Por qué él no? Por Alfredo Pérez Rubalcaba

El hermano de Montoro también sufre la crisis o el precio de la honestidad.  Por Ricardo Montoro

¿Qué se entiende por cumplir un programa electoral? Hermenéutica para iniciados (XLII) Varios líderes políticos españoles.

La elección por cuotas de los partidos como garantía de independencia y pluralismo. Por Pascual Sala, Presidente del Tribunal Constitucional.

La corrupción ¿vicio o virtud? Varios autores. Coordinador Oriol Pujol.

La colonización de las instituciones por los partidos políticos como medio necesario para proteger a la sociedad de sí misma. Por Alfonso Guerra y Rodrigo Rato.

La subida de impuestos a las clases medias : ¿una medida liberal? Por Cristobal Montoro y Luis de Guindos

Examen del nepotismo como medida protectora de la familia Por Ana Botella y Esperanza Aguirre

Eurovegas; innovar para crear empleo de calidad por Ignacio González

Las claves de la secesión catalana (o como hacer una tortilla sin romper huevos) por Artur Mas, Pere Navarro y JA Durán i Lleida.

La democracia interna en los partidos políticos: una deriva a evitar por Maria Dolores de Cospedal

La ocupación de tierras y de supermercados; un nuevo concepto de la propiedad privada para el siglo XXI  por Sanchez Gordillo

Legislación de protección de datos y sus insuficiencias. ¿Es verdaderamente necesario que los electores conozcan los nombres de las listas cerradas que votan? Una propuesta expansiva. Por Jesús María Posada, Presidente del Congreso de los diputados.

Los conciertos económicos y fiscales privilegados de algunas provincias. Por qué yo sí y tú no. Descubre la modernidad en las instituciones medievales. Por Antonio Basagoiti.

Los  EREs en la Junta de Andalucía; una perspectiva institucional  por la Junta de Andalucía

Urdangarín: un indulto necesario por Iñaki Urdangarín.

 

Por otro lado es posible que para cubrir el déficit (que presumiblemente se pueda producir en las cuentas del blog por la caída de audiencia consecuencia de esta intervención) sea absolutamente necesario establecer una pequeña tasa – insignificante, nos dicen- por cada visionado de la entrada y otra por cada comentario. La tasa por cada entrada en el blog viene, al parecer, impuesta por exigencias de la señora Merkel que ha exigido extraoficialmente que el coste de todo servicio público –al parecer el blog también  lo es- sea cubierto preferentemente por aquellos ciudadanos que lo usen.

 

La tasa relativa a los comentarios tiene al parecer otra justificación, con interesantes concomitancias con los medios utilizados para defender la propiedad intelectual por la famosa SGAE, cuyos fines se cumplen también indirectamente con la tasa. La idea es que el lector del blog, al realizar el comentario, de alguna manera se está apropiando de las ideas del post para, una vez asimiladas, hacer él mismo otro pseudopost –el comentario- que lógicamente estaría también sujeto a la tasa como post, elevada en un 50 % por haberse apropiado de una idea ajena. Nos tememos que afamados comentaristas de este blog, como Manu Oquendo, Quasimontoro, Ennecerus, Robespierre, JJ  y tantos y tantos otros que nos siguen desde hace tiempo no puedan hacer frente a estas tasas confiscatorias y se vean obligados a recortar sus comentarios, o incluso a suprimirlos del todo, en detrimento del nivel del foro.

 

Sentimos mucho tener que comunicarles esta noticia, pero transparencia obliga. Como medio para satisfacer la multa que previsiblemente se nos va a imponer estamos pensando solicitar un préstamo garantizado con prenda sin desplazamiento sobre el trofeo que se nos ha concedido recientemente pero, en caso de que no se nos conceda, estamos considerando la posibilidad la dación en pago del mismo indicado premio. No obstante, los nuevos responsables ya nos han indicado que ese premio a la Regeneración Democrática se lo han concedido al Blog, es decir, a ellos, y no está en nuestra disponibilidad. Y que demostrarán que van a seguir siendo merecedores del mismo.

 

Comisiones de investigación ¿o de ocultación?

 

Este año que concluye es para despedirlo políticamente como un “hasta nunca”. En treinta y cuatro años de historia constitucional reciente nunca se había producido tanta regresión de nuestra democracia. Cierto es que algunas prácticas no son solo de ahora sino que se vienen gestando desde hace un tiempo, pero se ha ahondado en algunas de ellas y además ahora se han producido unos hechos que llevan a  encender todas las luces rojas. El absoluto desprecio a la noción de que  la soberanía nacional reside en el pueblo español (artículo 1.2 de la Constitución) plasmado en el seguidismo a lo que toque llámese troika o “los mercados”, el inaudito uso abusivo del Decreto-ley como forma normal y preferente de legislar todos los viernes , el abordaje de todas las instituciones de control (Defensor del Pueblo, Comisión del Mercado de Valores, etc) por personas con nula independencia política son algunos de los abundantes ejemplos que nos deja este aciago año.

 

Pero decía que hay vicios que vienen de hace tiempo, aunque su consolidación y su “normalización” está golpeando con fuerza  la democracia, provocando la aparición  (aunque los intelectuales orgánicos siguen bastante silentes) de muchas voces regeracionistas. Uno de esos vicios es la corrupción que continúa creciendo y que sigue siendo promovida y consentida, casi como si estuviese institucionalizada, por los principales partidos políticos como PP, PSOE y CIU. Pero nada sucede.

 

Muy vinculado a este fenómeno, es el que quería tratar en este post y que se refiere a uno de los teóricos mecanismos (ya que los judiciales se atascan y si no, ahí está el indulto para arreglarlo todo) para reaccionar frente a esto: las Comisiones de Investigación. Este año ha habido tres muy relevantes que ponen en evidencia la mentira del Sistema.

 

La primera comisión de investigación en el Parlamento se refiere a Bankia. Es esta la mayor estafa institucional que ha sucedido en toda la historia de España, de una Caja de Ahorros que, como todas, estaba dirigida por okupas políticos que alejados de criterios profesionales e imbuidos de amiguismo y arbitrariedad, crearon un agujero inmenso que ha provocado que nuestra crisis tenga tanta profundidad. El estallido de Bankia ha causado un daño muy intenso que ha provocado que miles de clientes perdiesen millones y millones de ahorros a través de ofertas engañosas y fraudulentas. Como además del Presidente de la entidad, estaba todo ocupado (no solo el Consejo de Administración sino todos los niveles) por políticos del partido en el poder (acompañados como tontos útiles de un puñado de dirigentes de la oposición y, como no, sindicalistas vividores) la oposición para evitar la investigación y la verdad ha sido una constante de los últimos meses.

 

Así, se solicitó en mayo una comisión de investigación en el Congreso, petición que fue rechazada por el PP y CIU . Sin embargo, tanta indignidad se corrigió levemente constituyendo una Comisión no sobre la entidad financiera madrileña sino, en general, sobre el sistema financiero, para diluir el caso Bankia. Por ahí pasarían en julio algunos dirigentes de diversas Cajas (también gobernadas por el PSOE) pero lo harían de forma muy “light”. De hecho, cuando comparecieron en pleno verano, la presencia del principal protagonista, Rodrigo Rato, quedaría casi difuminado pues ese mismo día harían presencia otros tres comparecientes más. La resonancia fue muy limitada, los tiempos de intervención, muy escasos y todo quedó muy tapado. Además, aunque en este caso el escándalo era del PP, la oposición socialista tenía también mucho que perder (caso de la Caja de Castilla la Mancha en la cual, por supuesto por sus méritos profesionales, estaba en el Consejo de Administración el marido de Maria Dolores Cospedal, presidenta de la Comunidad). Muy pronto decidieron cortar por lo sano y después de un merecido descanso, así que los clientes defraudados (y no solo moralmente) y los españoles que con nuestros impuestos estamos tapando el agujero vimos cómo en septiembre la Comisión no se reanudaba. Vergonzoso.

 

Otra comisión de investigación (perdón, de ocultación) famosa de este año ha sido la de los ERES andaluces. Ha sido también otro escándalo esta práctica de nepotismo y corrupción instalada en la Junta de Andalucía. La inclusión indebida de personas en los ERES, la ayuda a empresas sin tener derecho por razones políticas, la falta total y absoluta de procedimiento , etc, etc eran prácticas muy frecuentes en la Administración socialista andaluza. Muchas cosas se destapan (así fue en este caso) cuando un magistrado actúa con rigor e imparcialidad. Así se pusieron de manifiesto unas prácticas viciosas en la que, contra lo que se pretende hacernos creer, no era cosa solo de una o dos personas, sino que estaba instalada en numerosos estamentos de la Comunidad Autónoma, siendo su conocimiento bastante generalizado. A pesar de eso, con el escaso valor que los españoles dan a la dimensión ética cuando votan, los socialistas andaluces continuaron en el Gobierno, aunque en esta ocasión con el apoyo de IU. La Comisión de investigación de los ERES, que no pudieron evitar en este caso, al menos duró más tiempo y si bien los socios de gobierno empezaron con fuerza, lo cierto es que ésta se ha ido apagando.  Eran los pactos a los que habían llegado. Y ¿qué decir de la intervención de los parlamentarios socialistas en la Comisión? Se puede mentir, se puede manipular, se puede ser cínico, pero ¿todo a la vez y con tanto descaro?

 

El tercer caso de comisión de ocultación de este año ha sido la constituida  en el Ayuntamiento de Madrid con ocasión de la muerte de cinco jóvenes en el Madrid Arena, propiedad del Ayuntamiento. En este caso, las primeras informaciones ya revelaban un cúmulo de irregularidades, disparates, nepotismo y corruptelas en la gestión de estos eventos. Se ve que los empresarios tipo GURTEL que encontraron multitud de socios bienhechores en la Comunidad de Valencia y en la de Madrid, tenían clones que, dedicados igualmente a eventos festivos, encontraron gran receptividad en el ayuntamiento capitalino. Solo desde esa perspectiva se puede entender el cúmulo de despropósitos que rodearon y rodean el caso. Sobre el caso, ya se ha hablado aquí en el blog.

 

Pues bien,  la Comisión de investigación fue tan laboriosa que hizo su tarea –la ocultación- en solo una semana. No pudieron comparecer ninguno de las personas -incluidas funcionarios y técnicos de alto nivel- propuestos por los partidos de la oposición, gracias a la mayoría absoluta del PP, a cuyos dirigentes y gestores se supone que había que investigar. Aun siendo todo tan burdo, la actuación seguida por el Ayuntamiento en este asunto era tan desastrosa que aún sin comparecencias o con comparecencias de escaso perfil no han impedido que se filtren las numerosas irregularidades cometidas, algunas dignas de un esperpento, si no se hubiera producido una tragedia. El informe final, sustentado por la mayoría absoluta del PP, seria por supuesto, exculpatorio para el Ayuntamiento, lo cual se compadecía mal con la adicción de nada menos que 14 recomendaciones. Esta Comisión ha sido algo de lo más vergonzoso e indigno acontecido en el año en nuestro país (y ha habido mucha competencia). Además la forma de gestionarlo políticamente por su máxima autoridad, la Sra Botella, tanto en su viaje y fuga como en su patético discurso navideño, revelan algo más que ineptitud.

 

En fín, en países serios, hay algo que se llama responsabilidad y que aquí es conocido más bien como su reverso, la impunidad. En ninguno de estos tres casos relatados, Bankia, ERES andaluces y Ayuntamiento de Madrid ha surgido de las Comisiones de Investigación ninguna exigencia de responsabilidad. Las comisiones constituidas supuestamente para investigar, han servido, como siempre ha sucedido, para tapar, para ocultar, para exculpar.Este tipo de Comisiones se van consolidando y la verdad es que para lo que hacen acaso haya que propugnar directamente su desaparición. Por lo menos, que no hagan teatro y no insistan en engañarnos. Si en algún momento tenemos unos gobernantes que se toman en serio eso de la regeneración democrática (¡SR Rajoy, usted llevaba también esto en su programa!) había que introducir cambios notables, entre ellos, evitar la mayoría absoluta de un grupo, la imposibilidad de vetar las propuestas de comparecencias por las minorías, la incorporación de personalidades y expertos independientes, etc. Aunque la más importante, sería la de tener la voluntad de que estas Comisiones funcionen verdaderamente como de investigación y no de ocultación. Pero esto, hoy por hoy, exigiría un milagro.

Comisiones de investigación ¿o de ocultación?

 

Este año que concluye es para despedirlo políticamente como un “hasta nunca”. En treinta y cuatro años de historia constitucional reciente nunca se había producido tanta regresión de nuestra democracia. Cierto es que algunas prácticas no son solo de ahora sino que se vienen gestando desde hace un tiempo, pero se ha ahondado en algunas de ellas y además ahora se han producido unos hechos que llevan a  encender todas las luces rojas. El absoluto desprecio a la noción de que  la soberanía nacional reside en el pueblo español (artículo 1.2 de la Constitución) plasmado en el seguidismo a lo que toque llámese troika o “los mercados”, el inaudito uso abusivo del Decreto-ley como forma normal y preferente de legislar todos los viernes , el abordaje de todas las instituciones de control (Defensor del Pueblo, Comisión del Mercado de Valores, etc) por personas con nula independencia política son algunos de los abundantes ejemplos que nos deja este aciago año.

 

Pero decía que hay vicios que vienen de hace tiempo, aunque su consolidación y su “normalización” está golpeando con fuerza  la democracia, provocando la aparición  (aunque los intelectuales orgánicos siguen bastante silentes) de muchas voces regeracionistas. Uno de esos vicios es la corrupción que continúa creciendo y que sigue siendo promovida y consentida, casi como si estuviese institucionalizada, por los principales partidos políticos como PP, PSOE y CIU. Pero nada sucede.

 

Muy vinculado a este fenómeno, es el que quería tratar en este post y que se refiere a uno de los teóricos mecanismos (ya que los judiciales se atascan y si no, ahí está el indulto para arreglarlo todo) para reaccionar frente a esto: las Comisiones de Investigación. Este año ha habido tres muy relevantes que ponen en evidencia la mentira del Sistema.

 

La primera comisión de investigación en el Parlamento se refiere a Bankia. Es esta la mayor estafa institucional que ha sucedido en toda la historia de España, de una Caja de Ahorros que, como todas, estaba dirigida por okupas políticos que alejados de criterios profesionales e imbuidos de amiguismo y arbitrariedad, crearon un agujero inmenso que ha provocado que nuestra crisis tenga tanta profundidad. El estallido de Bankia ha causado un daño muy intenso que ha provocado que miles de clientes perdiesen millones y millones de ahorros a través de ofertas engañosas y fraudulentas. Como además del Presidente de la entidad, estaba todo ocupado (no solo el Consejo de Administración sino todos los niveles) por políticos del partido en el poder (acompañados como tontos útiles de un puñado de dirigentes de la oposición y, como no, sindicalistas vividores) la oposición para evitar la investigación y la verdad ha sido una constante de los últimos meses.

 

Así, se solicitó en mayo una comisión de investigación en el Congreso, petición que fue rechazada por el PP y CIU . Sin embargo, tanta indignidad se corrigió levemente constituyendo una Comisión no sobre la entidad financiera madrileña sino, en general, sobre el sistema financiero, para diluir el caso Bankia. Por ahí pasarían en julio algunos dirigentes de diversas Cajas (también gobernadas por el PSOE) pero lo harían de forma muy “light”. De hecho, cuando comparecieron en pleno verano, la presencia del principal protagonista, Rodrigo Rato, quedaría casi difuminado pues ese mismo día harían presencia otros tres comparecientes más. La resonancia fue muy limitada, los tiempos de intervención, muy escasos y todo quedó muy tapado. Además, aunque en este caso el escándalo era del PP, la oposición socialista tenía también mucho que perder (caso de la Caja de Castilla la Mancha en la cual, por supuesto por sus méritos profesionales, estaba en el Consejo de Administración el marido de Maria Dolores Cospedal, presidenta de la Comunidad). Muy pronto decidieron cortar por lo sano y después de un merecido descanso, así que los clientes defraudados (y no solo moralmente) y los españoles que con nuestros impuestos estamos tapando el agujero vimos cómo en septiembre la Comisión no se reanudaba. Vergonzoso.

 

Otra comisión de investigación (perdón, de ocultación) famosa de este año ha sido la de los ERES andaluces. Ha sido también otro escándalo esta práctica de nepotismo y corrupción instalada en la Junta de Andalucía. La inclusión indebida de personas en los ERES, la ayuda a empresas sin tener derecho por razones políticas, la falta total y absoluta de procedimiento , etc, etc eran prácticas muy frecuentes en la Administración socialista andaluza. Muchas cosas se destapan (así fue en este caso) cuando un magistrado actúa con rigor e imparcialidad. Así se pusieron de manifiesto unas prácticas viciosas en la que, contra lo que se pretende hacernos creer, no era cosa solo de una o dos personas, sino que estaba instalada en numerosos estamentos de la Comunidad Autónoma, siendo su conocimiento bastante generalizado. A pesar de eso, con el escaso valor que los españoles dan a la dimensión ética cuando votan, los socialistas andaluces continuaron en el Gobierno, aunque en esta ocasión con el apoyo de IU. La Comisión de investigación de los ERES, que no pudieron evitar en este caso, al menos duró más tiempo y si bien los socios de gobierno empezaron con fuerza, lo cierto es que ésta se ha ido apagando.  Eran los pactos a los que habían llegado. Y ¿qué decir de la intervención de los parlamentarios socialistas en la Comisión? Se puede mentir, se puede manipular, se puede ser cínico, pero ¿todo a la vez y con tanto descaro?

 

El tercer caso de comisión de ocultación de este año ha sido la constituida  en el Ayuntamiento de Madrid con ocasión de la muerte de cinco jóvenes en el Madrid Arena, propiedad del Ayuntamiento. En este caso, las primeras informaciones ya revelaban un cúmulo de irregularidades, disparates, nepotismo y corruptelas en la gestión de estos eventos. Se ve que los empresarios tipo GURTEL que encontraron multitud de socios bienhechores en la Comunidad de Valencia y en la de Madrid, tenían clones que, dedicados igualmente a eventos festivos, encontraron gran receptividad en el ayuntamiento capitalino. Solo desde esa perspectiva se puede entender el cúmulo de despropósitos que rodearon y rodean el caso. Sobre el caso, ya se ha hablado aquí en el blog.

 

Pues bien,  la Comisión de investigación fue tan laboriosa que hizo su tarea –la ocultación- en solo una semana. No pudieron comparecer ninguno de las personas -incluidas funcionarios y técnicos de alto nivel- propuestos por los partidos de la oposición, gracias a la mayoría absoluta del PP, a cuyos dirigentes y gestores se supone que había que investigar. Aun siendo todo tan burdo, la actuación seguida por el Ayuntamiento en este asunto era tan desastrosa que aún sin comparecencias o con comparecencias de escaso perfil no han impedido que se filtren las numerosas irregularidades cometidas, algunas dignas de un esperpento, si no se hubiera producido una tragedia. El informe final, sustentado por la mayoría absoluta del PP, seria por supuesto, exculpatorio para el Ayuntamiento, lo cual se compadecía mal con la adicción de nada menos que 14 recomendaciones. Esta Comisión ha sido algo de lo más vergonzoso e indigno acontecido en el año en nuestro país (y ha habido mucha competencia). Además la forma de gestionarlo políticamente por su máxima autoridad, la Sra Botella, tanto en su viaje y fuga como en su patético discurso navideño, revelan algo más que ineptitud.

 

En fín, en países serios, hay algo que se llama responsabilidad y que aquí es conocido más bien como su reverso, la impunidad. En ninguno de estos tres casos relatados, Bankia, ERES andaluces y Ayuntamiento de Madrid ha surgido de las Comisiones de Investigación ninguna exigencia de responsabilidad. Las comisiones constituidas supuestamente para investigar, han servido, como siempre ha sucedido, para tapar, para ocultar, para exculpar.Este tipo de Comisiones se van consolidando y la verdad es que para lo que hacen acaso haya que propugnar directamente su desaparición. Por lo menos, que no hagan teatro y no insistan en engañarnos. Si en algún momento tenemos unos gobernantes que se toman en serio eso de la regeneración democrática (¡SR Rajoy, usted llevaba también esto en su programa!) había que introducir cambios notables, entre ellos, evitar la mayoría absoluta de un grupo, la imposibilidad de vetar las propuestas de comparecencias por las minorías, la incorporación de personalidades y expertos independientes, etc. Aunque la más importante, sería la de tener la voluntad de que estas Comisiones funcionen verdaderamente como de investigación y no de ocultación. Pero esto, hoy por hoy, exigiría un milagro.