La reforma local es un mal flan, digo Plan. Sobre el Anteproyecto de ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local.

Huevos, azúcar, leche. Sólo con estos tres ingredientes tenemos un exquisito postre que gusta a la mayoría de las personas. Si queremos “enriquecerlo” se le puede añadir queso, leche condensada, nata montada,… El flan ha de cocerse en su justo tiempo para que tenga ese aspecto flexible pero sin que se rompa ni desmorone. Si está poco rato cociendo se nos derrumba, se queda flácido y si está mucho se endurece y se pone verdoso.

 

Algo parecido le está ocurriendo al “Anteproyecto de ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local”, que así se llama a la reforma de la Administración Local. Es un mal Plan. Después de 15 revisiones parciales, parece que quieren reformar en profundidad la LRBRL, la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local, cuya última versión es del 6 de Marzo de 2011. Como en el flan, tres tendrían que ser los ingredientes básicos de esta reforma:

 

a) Racionalizar la estructura organizativa de la Administración Local

b) Racionalizar la estructura territorial del los municipios clarificando qué competencias son municipales para evitar el despilfarro de duplicidades o triplicidades en la prestación de servicios

c) Garantizar un control financiero y presupuestario más riguroso.

 

Respecto a la racionalización de la estructura de la organización municipal el Anteproyecto presenta virtudes y defectos. Las limitaciones al gasto en las retribuciones de los concejales, asesores y alcaldes es un acierto, pero a medias, ya que en España no tenemos una École nationale d’administration, donde se forman muchos altos funcionarios del Gobierno Francés, o un Instituto de Estudios Políticos de París, donde se han formado muchos de los políticos y periodistas más emblemáticos de Francia. Si eliminamos el sueldo a personas que quieran dedicarse a la política de forma seria y honesta, un servicio al bien común (que mal suena esto hoy en día), eliminaremos a personas válidas que se instruyen y cogen experiencia en puestos modestos de los ayuntamientos para dominar como funciona un presupuesto público, el manejo del derecho administrativo o los entresijos de la vida de un municipio.El flan hay que hacerlo varias veces para que salga en su punto.

 

El Anteproyecto limita el número de asesores, asunto acertadísimo. No podemos permitir la degradación de los municipios con eventuales, amigantes y familiares, generando una red de clientelismo, poco transparente, insoportable para la democracia. Con la limitación de sueldos a concejales, alcaldes y asesores, el ahorro es de 218 millones de € al año (cifras del Gobierno). Pues bien, en este estudio se analiza el sobrecoste en los gastos de los capítulos I (personal) y II (corriente) de los presupuestos de los 40 principales municipios en términos per cápita y en relación a las tres mejores ciudades, es decir, las más eficientes, inspirándose siempre en el Criterio de Maastricht de la Unión Europea. Las conclusiones son que los españoles nos podríamos ahorrar cada año, y sin menoscabar el servicio prestado a los ciudadanos, la nada desdeñable cantidad de 6.000 millones de euros; es decir, aproximadamente el 0,6% del PIB nacional. Comparen cifras

 

Respecto a la racionalización de la estructura del territorio, clarificando competencias, el flan se cae, se desploma al menor movimiento porque la reforma está poco cocida. Parece que se quieren limitar las competencias impropias, aquellas competencias que la ley no marca o que se realizan por delegación. Está en la buena dirección, pero falta clarificar a la vez las competencias de las CCAA y del Estado. Si no, mediante leyes sectoriales (agua, medio ambiente,…) los ayuntamientos seguirán realizando competencias impropias. La reforma quiere realizar una evaluación de los servicios municipales, mediante unos parámetros estándar, para todos los municipios que fijará el Gobierno de España. Hasta aquí, ninguna objeción. Todo lo que sea mejorar los costes de la prestación de servicios municipales se aplaude.

 

Pero si los ayuntamientos menores de 20.000 habitantes no cumplen con estos estándares de calidad para prestar los servicios públicos que tienen encomendados serán intervenidos. Es decir, que los servicios que malamente (con pocos recursos financieros y humanos) se prestaban por estos pequeños municipios pasarán a prestarse por las Diputaciones o por las Comunidades Autónomas, CCAA, si son uniprovinciales (La Rioja, Madrid, Murcia, Cantabria, Navarra, Asturias y las dos ciudades autónomas). Y a los municipios de más de 20.000 habitantes, si no cumplen estos mínimos de calidad, se les retirarán esas competencias para realizarlas las Diputaciones o las CCAA.

 

En principio esto parece sensato: Si tu no puedes prestar un servicio público con garantías que lo realice la administración jerárquicamente superior. Pero esta situación generará una gravísima consecuencia: El servilismo de la democracia a intereses ocultos. Me explico con un ejemplo: Un concejal elegido democráticamente en un pueblo de 3.000 habitantes se dedica a los Servicios Sociales. No cobra más que dietas por asistir a los plenos, si es que las cobra, utilizando más de 20 horas a la semana de su tiempo en el bien común de su pueblo. Si por motivos como falta de dinero, personal o recursos no cumple los estándares de calidad, la prestación de este servicio se la arrebataría la Diputación o CCAA y la prestaría ella.

 

Y el que presta el servicio no ha sido elegido, mientras que el concejal tendría la responsabilidad sin prestarlo. Los vecinos acudirían al concejal despojado de su competencia, siendo esta prestada por alguien a quien no han votado, a quien no podrán pedir responsabilidades. Esto es una DEGRADACIÓN de la Democracia con Mayúsculas. El flan se pone verdoso.

 

Se abren las puertas a empresas privadas a que realicen estos servicios, pues las diputaciones no tienen personal suficiente para realizarlos, (esto no es malo per se). Lo preocupante es que estas empresas harán estos servicios sin control ni fiscalización, añadiendo leña a las ya existentes prácticas de corrupción. Y si hablamos de ahorro, el Gobierno estima que con esta evaluación se pueden ahorrar unos 3.500 millones de € al año. Todavía estoy esperando un estudio serio en donde nos digan el porqué de esa cifra. Ya el mismo gobierno estima que el gasto medio de poblaciones menores de 5.000 habitantes implica pagar tres veces más que en poblaciones mayores de 100.000 habitantes.

 

Comparamos otra vez con el estudio antes reseñado  en el que se propone que para prestar servicios de calidad se fusionen los ayuntamientos, Que los pueblos sigan con sus fiestas, tradiciones,…, pero que se fusionen sus unidades administrativas, para prestar servicios de calidad por quienes han sido elegidos. Pues bien, siempre según este estudio, si se fusionan los pueblos y ciudades tomando el límite mínimo de 20.000 habitantes, España se ahorraría al año 18.000 millones de €. Este importante ahorro viene avalado por la mejora en los procesos en la prestación de servicios y por la generación de economías de escala (a mayor tamaño menor coste unitario). Este ahorro supone un 1,8% del PIB.

 

Y se reducirían en un tercio el número de concejales. Quizá así podríamos remunerar a los concejales restantes con un sueldo digno por realizar su trabajo. Y  también los vecinos podremos pedirles responsabilidades, pues suya sería la gestión, la competencia y la ejecución en la prestación del servicio. Y claro, si ya los municipios fusionados realizan las competencias según unos mínimos de calidad y eficiencia, para que tener mancomunidades o Diputaciones. ¿Para que tener administraciones intermedias entre los Ayuntamientos y las CCAA? Pues porque el PP y el PSOE quieren mantener cotas de poder, quieren mantener el chiringuito,  quieren colocar a los amigos que no han sido elegidos en las urnas democráticamente en las mancomunidades o en las Diputaciones. Si las Diputaciones son un nido de clientelismo político y no son democráticas, ¡Eliminémoslas! Las Diputaciones representan un tercio de las entidades locales y por un sencillo cálculo la supresión de las Diputaciones nos ahorraría unos 6.000 Millones de € al año. Un 0,6% del PIB.

 

Me parece sangrante la previsión que establece que una Administración puede delegar a un ayuntamiento la prestación de servicios, porque si la Administración cedente no presupuesta fondos para este servicio, el Ayuntamiento lo tiene que seguir realizando. O sea que si cambia el color de la diputación le puede hacer un roto y un descosido financiero a un ayuntamiento de otro color político Mejor sería incluir el término “Financiación Incondicional”, lo que significa que durante cinco años la Administración  que ceda la competencia se comprometa, por ley, a presupuestar anualmente y en cantidades suficientes para que el Ayuntamiento pueda realizar el servicio en condiciones.

 

Faltaría incluir competencias como las relaciones del ayuntamiento con los ciudadanos (participación), la regulación normativa sobre la gestión de los ingresos, la disposición de los gastos y la gestión de los bienes municipales. Y falta incluir la financiación de los Ayuntamientos, que tiene que ir ligada a una prestación de los servicios públicos eficiente y de calidad.

 

Tercer ingrediente: garantizar un control financiero y presupuestario más riguroso. Los ayuntamientos tienen que cumplir con un principio básico: estabilidad financiera. No tiene sentido que algunos municipios gasten más de los que ingresan, a no ser por causas de fuerza mayor. La Ley inicial de 1985 propuso que algunos funcionarios especiales (Tesoreros, Interventores y Secretarios municipales) tuvieran la figura de “habilitados con carácter nacional” y ahora en esta reforma se rescata lo que ya en el 85 se daba por bueno. Se echó a perder por desorden en la convocatoria de las plazas, contenidos locales de las pruebas, que algunos pasaron a depender de las CCAA y excesivos interinos que rotaban por la geografía española, y sobre todo que sueldo íntegro dependía de los alcaldes.

 

Estos funcionarios son seleccionados por el Estado y trabajan en los Entes Locales (Ayuntamientos, Cabildos,…). Desarrollan principalmente funciones de control y de fe pública y cobran de los ayuntamientos. Si no ponen pegas al alcalde les pagan un complemento, sino el sueldo “pelao” Una idea interesante sería que se les retribuya como al cuerpo de la Intervención General del Estado y que les pague directamente el Ministerio de Administraciones Públicas. Y que estos funcionarios tengan capacidad para suspender un expediente irregular o algo tan sencillo como parar un pago sin cobertura de crédito. Para aderezar y sustanciar este anteproyecto pedimos que se incluyan algún ingrediente extra, que mejore el sabor: Listas abiertas o desbloqueadas y la elección directa del Alcalde en las elecciones municipales.

 

Para una reforma eficiente de la planta municipal en España hay que utilizar estos tres ingredientes: Primero, una profunda reforma en la organización de los recursos de los Ayuntamientos que generen más democracia, más transparencia y mayor participación de los ciudadanos. Dos una profunda reforma en la organización territorial con la fusión de municipios que conlleve la eliminación de las diputaciones y mancomunidades como Administraciones intermedias. Y tres, potenciar las figuras de los Interventores y Secretarios como habilitados nacionales para que sean los garantes jurídicos del funcionamiento de los ayuntamientos. El ahorro de esta propuesta es considerable. 30.000 millones de € al año. Un 3% del PIB de ahorro para poder reducir el déficit sin recortar en Gasto Social (Educación, Sanidad y servicios Sociales).

 

 

 

Los otros. (Reflexiones sobre políticos profesionales y profesionales en política).

Hoy que es festivo en Madrid querría hacer unas reflexiones a propósito del linchamiento en toda regla hace unos días del novel diputado de UPYD  Toni Cantó, actor de profesión,  a raíz de unas declaraciones que todo lo más pueden considerarse desafortunadas y que además han dado lugar a un interesante debate sobre la Ley de Violencia de género, protagonizado por algunos de los más selectos representantes del establishment y tratado magníficamente por Santiago González en su blog aquí  Este episodio me ha traído a la memoria la estupenda película de Alejandro Amenabar, “Los otros” que espero que hayan visto, porque aviso de que vienen “spoilers”.
 
Como saben, en esa película los que parecen vivos están muertos y viceversa. Pero los que están muertos no lo saben hasta que los vivos, en la escena final, se lo descubren a ellos y a los espectadores a la vez. Que se llevan un buen susto.

 
En la política española está  pasando algo parecido. Hay muchos políticos con muy buena imagen  hasta hace dos días (como la guapísima Nicole Kidman) que son auténticos muertos vivientes, vestigios de una forma de hacer política que ya nos resulta sencillamente intolerable. Probablemente el caso del diputado de CIU sr. Durán i Lleida es de los más paradigmático. Su  principal característica es que llevan muchos años dedicados a la cosa pública, prácticamente toda la vida, muchos no han tenido otra profesión y probablemente ya no saben hacer política de otra manera.   Y luego están “los otros”, los nuevos, los “parvenus” que vienen de la calle, que no son políticos profesionales y que no han descubierto todavía las maravillas de los argumentarios, la política de pasillos, la sensación de seguridad que proporciona aplaudir o abuchear en el momento justo al líder de turno y que se toman muy en serio su labor como representantes de los ciudadanos.
 
Entre ellos ocupa un lugar muy destacado Toni Cantó, que es probablemente el más “outsider” de todos  y cuyas intervenciones, siempre muy alejadas en el fondo y en la forma de lo que es habitual en nuestro Parlamento zombie, tienen, sin embargo, una gran cantidad de seguidores, como puede comprobarse en Youtube. Desde ese punto de vista, es lógico que la hayan tomado con él desde el principio. Además, como no no tiene complejos y habla con mucha libertad comete algunos errores –tampoco muchos, todo hay que decirlo- de los que por cierto se disculpa.   Los profesionales de la cosa, en cambio, nunca cometen errores, ya se sabe. Los cometemos nosotros, que no les entendemos bien, o como mucho ellos, pero porque no han “comunicado” bien. El que, como dice Muñoz Molina (en su último y recomendable libro “Todo lo que era sólido”) en la política española el verbo “comunicar” haya pasado de ser un verbo transitivo a un verbo intransitivo ya resulta muy revelador. Lo de menos es lo que se comunica.
 
Juzguen ustedes por sí mismos dado que una imagen o un pequeño discurso en directo vale más que las 1.000 o 2.000 palabras de un post de ¿hay Derecho?   Aquí tienen a nuestra flamante Ministra de Sanidad, la sra Mato.
 
Vista la intervención, hasta resulta posible creer que no se enterase de nada de lo que ocurría en su casa con la trama Gurtel y las fiestas infantiles. http://www.youtube.com/watch?v=ixv-RRBEW
 
http://youtu.be/ixv-RRBEW44
 
No se pierdan tampoco a la alcaldesa de Madrid en esta memorable intervención (no como alcaldesa) que la ha hecho famosa en las redes sociales sobre las gaviotas reidoras. Como monologuista del Club de la Comedia no tendría precio. lhttp://www.youtube.com/watch?v=F1v9GZ4KES0
 

 
¿Y que me dicen de los debates parlamentarios? Les propongo este intercambio (llamarlo debate me parece un insulto para los lectores)  también entre políticas, en este caso la portavoz socialista y la vicepresidenta del Gobierno) sobre dos asuntos tan lamentables como el caso Bárcenas y el caso Ponferrada. Les aviso de que estas señoras hablan bastante mejor que las anteriores, se ve que son parlamentarias muy curtidas, lo que sorprende es lo que dicen.  Si como decía el doctor Johnson el lenguaje es el vestido del pensamiento, nuestros representantes no necesitan gastar mucho en ropa.
 
 
http://www.youtube.com/watch?v=ggShomfdaY8
 
Para acabar, vamos a ver una intervención de los otros, de los recién llegados. Y verán porque este tipo de intervenciones asustan tanto a los políticos profesionales.  Resulta que, como en la película de Amenabar, los que parecían hasta ayer mismo muy vivos ahora nos parecen muertos y los que tienen más futuro son los nuevos ocupantes de la casa.  Sencillamente porque están vivos. Como, cada vez más, la sociedad civil en España.
http://www.youtube.com/watch?v=YPhF_onQh4g