Iglesias & Castro: comenzar de nuevo

Desde la emergencia a la arena política española de Podemos, los medios comenzaron a escarbar en los vínculos que este movimiento populista radical de izquierda mantenía con el régimen chavista en Venezuela. Y ciertamente, evidencias palmarias no tardaron en aparecer en forma sobre todo de vídeos, documentos y testimonios que acreditaban que Podemos cobraba cantidades millonarias a Caracas por trabajos de asesoramiento en materia electoral y de otra índole también, así como declaraciones a la TV de ese país hechas por Pablo Iglesias exaltando el modelo bolivariano. Sin embargo, Podemos y sus dirigentes, más allá de financiarse gracias a los petrodólares chavistas, nunca se ha nutrido ideológicamente del bolivarianismo si se trata de diseñar una estrategia para la toma del poder, ya que a fin de cuentas el mentor ideológico de Chávez lo fue Fidel Castro.

Pensamientos marxistas, objetivos totalitarios

“Iglesias se ha declarado marxista en más de una ocasión. Tomar el cielo por asalto en la jerga revolucionaria significa la demolición del viejo orden político, económico, jurídico, institucional y social, como condición previa para la consolidación del poder político del nuevo régimen. Nadie que conozca los rudimentos del marxismo, y en particular la teoría de la lucha de clases, puede decir que Iglesias no está poniendo con claridad las cartas sobre la mesa. Pero sus críticos mayoritariamente carecen de dicho conocimiento. Esto es también un hecho innegable”[1]. Si nos atenemos a la estrategia discursiva de Podemos, sobre todo su definición de pueblo y la equidistancia que guarda con respecto al resto de los partidos políticos, debemos admitir que este nuevo discurso populista ha tenido la habilidad suficiente para imponer a la sociedad española un límite distinto; una divisoria en la que de un lado habita la ciudadanía normal, de a pie o decente, y de otro, la elite política privilegiada o corrupta que sólo merece ser castigada por su responsabilidad moral y penal.

Tal propuesta, además de maniquea y por ende populista, es en términos políticos marcadamente totalitaria y aunque en principio parezca alejada de los totalitarismos clásicos del siglo XX, si la comparamos con la estrategia de toma del poder plasmada por Fidel Castro en su alegato de defensa “La historia me absolverá” tras el ataque al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953 y los Manifiestos de Movimiento 26 de Julio (el primero en 1955), veremos que los objetivos totalitarios de ambas formaciones, a más 60 años de distancia una de la otra, encajan muy bien.

Para intentar demostrarlo citaremos aquí la definición de pueblo según Castro, en su alegato de defensa como principal acusado del asalto a la fortaleza militar. “Entendemos como pueblo (…) la gran masa irredenta, a la que todos ofrecen y a la que todos engañan y traicionan, la que anhela una patria mejor, más digna y más justa, (…) los 700.000 que están sin trabajo, (…) los 500.000 obreros del campo, (…) los 400.000 obreros industriales y braceros, (…) los 100.000 agricultores pequeños, (…) los 30.000 maestros y profesionales, (…) los 20.000 pequeños comerciantes, (…) los 10.000 profesionales jóvenes”. Está claro que todos los excluidos de esta definición no son pueblo para Castro: los banqueros, los propietarios medianos y grandes del campo y la ciudad, los rentistas, los grandes comerciantes y todos los asociados al capital norteamericano en la Isla; o sea, todo aquel que en posesión de alguna propiedad estuviera en condiciones de explotar mano de obra asalariada.

A continuación veamos la definición de pueblo que defiende Podemos: la formación de Iglesias tampoco sugiere una división de la sociedad donde prevalezca el pluralismo político, sino que lo que introduce, tal y como hacía Castro, es una simple dicotomía binaria extremadamente reduccionista al declarar que la sociedad toda –la “gente decente”– está de su lado, del suyo, por supuesto y lo que queda del otro lado es pura escoria política y moral: por tanto, repudiables y prescindibles. Podemos propone una frontera social estrictamente delimitada. La sociedad decente que asume como suya no está dividida por ideas o intereses plurales, sino que homogénea, o sea, lo que en términos marxistas recibe el nombre de “masas”, esto es, una realidad total unitaria. Lo que queda fuera de esa totalidad para ellos no es sociedad, es casta política, son los invitados al Palco del Bernabéu.

Podemos constantemente impone una verdad única desde la que nos persuaden a que eliminemos nuestra originalidad esencial si no queremos sentirnos incomprendidos. Pontifican que la heterogeneidad distorsiona y resulta insolidaria. Como decía Walter Lippmann, “cuando todos piensan de la misma manera, nadie piensa”[2]. Iglesias, construyendo un nuevo discurso: la ‘casta política’, la ‘gente’, el ‘empoderamiento’ o el ‘rescate ciudadano frente a los mercados’, ha conseguido sustituir conceptos anquilosados como la lucha de clases o la burguesía, con muy escasa capacidad de movilización.

Apariencias socialdemócratas, realidades colectivistas

En cuanto a Castro, el programa planteado en “La historia me absolverá” en 1953 y luego ampliado en el Primer Manifiesto del Movimiento 26 de Julio de 1955, era de naturaleza socialdemócrata reformista, incentivando el papel del Estado en la economía capitalista en línea con políticas desarrollistas. Tal programa proponía en sus rasgos esenciales: la proscripción del latifundio, la distribución de la tierra entre las familias campesinas; concesión inembargable e intransferible de la propiedad a todos los pequeños arrendatarios; ayuda económica del Estado; reducción de impuestos. La reivindicación de todas las conquistas obreras. La industrialización inmediata del país. La rebaja de todos los alquileres: construcción por el Estado de viviendas decorosas, etc. El fomento de una red de escuelas e institutos públicos que se ocuparan de la educación y la formación, así como un sistema de salud pública de ámbito nacional. Y donde único mostraba ya su perfil de expropiador compulsivo era en la nacionalización de  servicios públicos: gas, electricidad y teléfonos.

Lo primero que hacen los extorsionadores es detectar fascinantes reivindicaciones sociales que ofrecer a las “masas”, sin importar quién las va a sufragar. No argumentan en detalle de dónde saldrían los fondos para financiar todo ese significativo aumento del gasto social, ni mucho menos establecen que su objetivo final sería la colectivización gradual de la gran propiedad capitalista, lo cual, como se sabe, ocurrió de manera irreversible en Cuba desde 1960. En ambos casos, de este análisis se desprende que no es el programa lo que define la esencia totalitaria de un movimiento, sino su estrategia discursiva, su sustrato político, pues una vez que se define de forma “total” al sujeto, resulta que no queda espacio para ninguna otra parte social que, por definición, no puede existir sino como la anti-sociedad o el anti-pueblo, tal y como fue haciendo a partir del año 1960 Fidel Castro en Cuba, al barrer con todo vestigio de sociedad civil para ser suplantada por un nuevo tipo de sociedad: la “sociedad estatal”.

Apropiación de los conceptos de “pueblo” y “democracia”

Podemos, al igual que el Movimiento Revolucionario 26 de Julio castrista, no pretende representar a unos intereses o sentimientos políticos determinados, sino que se abroga toda la representación del pueblo español, entendido como totalidad indivisa, preexistente y antagónica de eso otro que termina por ser inevitablemente el no-pueblo. Tal y como Podemos concibe y trata al espacio político, contradice intrínsecamente al pluralismo democrático y, en ese sentido, Podemos es incuestionablemente totalitario, hipótesis que queda fehacientemente demostrada en el reciente ensayo de Jose María Ruiz Soroa, El peligro de una sociedad sin divisiones[3]. En sus declaraciones públicas palpita en Podemos ese totalitarismo de viejo cuño que ya desechó la táctica de toma del poder mediante la lucha armada y que ahora, basándose en las propias reglas del juego democrático, ha sido capaz de comenzar de nuevo y demostrar que puede conquistar el poder.

Desde esta perspectiva, la primera proclama del Movimiento 26 de Julio castrista dejaba claro que el mismo se integraba “sin odios contra nadie. No es un partido político sino un movimiento democrático-revolucionario, sus filas están abiertas para todos los cubanos que sinceramente deseen restablecer en Cuba la democracia política e implantar la justicia social. El Movimiento tiene una estructura funcional; a él podrán enrolarse jóvenes y viejos, hombres y mujeres, obreros y campesinos, estudiantes y profesionales, porque ésta ha de ser por encima de todo una revolución de pueblo, con sangre de pueblo y sudor de pueblo”. El antipueblo, tanto para Iglesias como para Castro, son los “gusanos”, los apátridas, los traidores, los corruptos, los representantes y aliados del capital y los poderes supranacionales; el FMI, Bruselas, o la misma Merkel.

Los nuevos demagogos de siempre

Los nuevos demagogos son grandes expertos en marketing emocional. La batalla de las ideas se pierde porque el sentimentalismo ha ocupado el lugar de la racionalidad y el argumento. Los medios se utilizan para un adoctrinamiento activo que corrompe nuestra identidad. Castro hizo un uso sistemático de la televisión para luego desbordar el estrecho marco de la pantalla, irrumpiendo cual vendaval en la Plaza de la Revolución. Hoy en día el populismo es el atajo por el cual el que desea conquistar el poder por la vía rápida, se adentra en el camino de la farsa y el cinismo, aprovechándose, de las nefastas consecuencias de la Gran Recesión en España, con su legado de alrededor de 5 millones de desempleados, así como de un modelo político agotado y en crisis sistémica debido a su incapacidad para representar al ciudadano, el irrespeto permanente a la separación de poderes, el clientelismo y el saqueo perpetuo de los fondos públicos.

Un estudio internacional del BBVA[4] que examina un amplio conjunto de percepciones de ciudadanos de 10 países europeos, corrobora que casi tres cuartas partes de los españoles no se identifican con el capitalismo y el libre mercado, al tiempo que una amplia mayoría apuesta por las políticas antiliberales, por mantener el Estado del Bienestar e incrementar el gasto público y porque el Estado garantice sanidad, educación y pensiones a todos los ciudadanos. Esto constituye un terreno abonado para que pasten sobre él las huestes del populismo más radical.

En resumen, Podemos no propone absolutamente nada nuevo. El antiguo contrato rousseauniano, adaptado a las exigencias totalitarias, travestidas de demagogia barata y populismo corriente, consiste básicamente en que el todopoderoso Estado se compromete a ofrecer –sobre todo en tiempos de bonanza, pues cuando ésta desaparece, su naturaleza asistencial se reduce a la mínima expresión– una mínima cobertura de derechos sociales y a cambio los ciudadanos, renuncian, o le son suprimidos gradualmente, sus derechos civiles: derecho a la vida y a las libertades esenciales, así como sus derechos políticos: amplio acceso a la representación y al ejercicio del poder, pluripartidismo, etc. O sea, un trueque perverso y liberticida en el cual la vinculación entre mérito y esfuerzo se suplanta por el derecho a la mediocridad compartida, obtenida sin esfuerzo alguno.

 

A los individuos les son escamoteados gradualmente sus derechos naturales más esenciales, como son el derecho a la vida y el derecho a la propiedad privada, entre otros sobre los que se vertebran los valores que sirven de sustento a la sociedad liberal. Los pueblos que han estado sometidos por décadas a tal despojo han sufrido amargamente las durísimas consecuencias económicas que entraña este modo de hacer política. Sin embargo, en sus inicios no suelen advertir del secuestro de la libertad que conlleva, una alienación que prostituye un valor imprescindible para vivir y ser persona. El mismo Jean Jacques Rousseau lo expresó paradójicamente en esta frase: “Pueblos libres, recordad esta máxima: Podemos adquirir la libertad, pero nunca se recupera una vez que se pierde”.



[1] Navarro Vega, ArmandoPodemos puede. Neo Club Press, Miami. 23 de octubre 2014.

[2] Pomés, Julio. “El secuestro de nuestra libertad”. ABC, 12 de enero de 2015.

[3] Ruiz Soroa, Jose María. El peligro de una sociedad sin divisiones. Podemos no divide a la sociedad sino que coloca fuera de ella a quienes considera sus adversarios, de forma que contradice el pluralismo democrático y en ese sentido preciso es totalitario. El País, 9-1-2015. El impulso para elaborar este trabajo me surgió como resultado de la lectura de este riguroso y revelador ensayo y quiero hacerlo patente aquí.

[4] Fundación BBVA, “Valores político-económicos y la crisis económica” (2013) http://www.fbbva.es/TLFU/dat/Presentacionvalues.pdf

21 comentarios
  1. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Más de lo mismo. Si todo el esfuerzo y la dedicación para destruir “Podemos” se orientara a la construcción de otras alternativas políticas, no estaríamos en el lamento eterno…. El miedo a la libertad de Fromm ( que en realidad es miedo a la responsabilidad) está presente en nuestras vísceras acostumbradas a la tutela política. Los viejos textos y teorías se han quedado en eso: válidos para la Historia, anticuados para el futuro. Un saludo.

  2. Isidro Elhabi
    Isidro Elhabi Dice:

    Buen artículo. Habrá quien esto no se lo crea como el Sr. O’ Farrill, quienes desprecian los consejos de venezolanos, argentinos o cubanos que han pasado por lo mismo por lo que podemos pasar nosotros por puro desprecio, creerse más listos que nadie y cierto complejo de superioridad, quien piensa que “no somos ni Cuba ni Venezuela”, o “que no podemos ir a peor”. Pero la Historia está ahí, las declaraciones de los dirigentes de Podemos hace un tiempo cuando no eran populares están ahí, los orígenes de Podemos en Espacio Alternativo e Izquierda Anticapitalista están ahí, se puede ir a peor y si no miren muchos países que están peor que España e incluso con muchos recursos naturales, y podemos ir a peor, claro que podemos! Podemos no es la solución, sería un problema mayor, no nos engañan. Hay otra vías, otras propuestas para regenerar el país y cambiar la democracia.

    • O,Farrill
      O,Farrill Dice:

      Estimado Isidro: Lo que no me creo es lo de las propuestas regeneracionistas alternativas. Por lo menos aquellas que tomen cuerpo y sean operativas políticamente. ¡Ya me gustaría verlas aparecer públicamente con caras e identidades! La única que conozco por ahora es C,s pero, hoy por hoy, está falta de músculo político y lo que va ganando es por pérdida de otros (PP principalmente). Lo de UPyD es para un análisis aparte y muy parecido al PSOE y su federación de Madrid. Un saludo.

  3. villarramblas
    villarramblas Dice:

    Varios de los rasgos populistas que el artículo identifica claramente con Podemos no son nuevos en España.
    Lo de “votar a un partido que no sea el mío es ir en contra de la democracia” ya lo escuché a Felipe González para que la gente no votara al PP por aquello de sus vínculos franquistas. Idem unos años después con Aznar, devolviéndosela al PSOE con aquello de “los que pactan con los negocian con los terroristas “.

    Respecto a promesas impagables que la gente quiere oir y que no se sabe cómo se financian, baste ver la bonita ley de Dependencia de Zapatero o la promesa de bajada de impuestos de Rajoy, más recientemente.

    Y esto por citar sólo dos ejemplos. Realmente no entiendo cuál es rasgo que hace de Podemos algo diferente a otros partidos en el resto de aspectos que comenta el artículo.

    • O,Farrill
      O,Farrill Dice:

      Hace unos días el portavoz del PP decía en rueda de prensa que se había indicado a sus agrupaciones locales que hicieran asambleas con los vecinos y debates políticos…. ¡A buenas horas!

  4. Antonio
    Antonio Dice:

    No creo que Podemos sea la solución a nuestros problemas. Pero es una alternativa que casa muy bien con cierto espíritu vengativo y destructivo que caracteriza al ser humano en general y al carácter español en particular: como a mí me va mal, fastidiémonos todos. En una cosa sí coincido con O’Farrill: las propuestas regeneracionistas no calan, en parte por falta de carisma de sus cabezas visibles, en parte porque son percibidas como demasiado tibias o como más de lo mismo. Pese a todo, me niego a creer que todos los corruptos estén en el PP y en el PSOE y que todos los decentes estén en Podemos, me parece un maniqueísmo demasiado naif. Lo que más me preocupa de Podemos no es tanto que llegue al poder, sino que cuando llegue (si llega) sea respetuoso con quien no piense como ellos. Determinadas declaraciones de algunos simpatizantes no son nada tranquilizadoras.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Hola, Antonio. Me gustaría comentar una de sus afirmaciones. Las dificultades del regeneracionismo.

      Estoy muy de acuerdo. En este momento el regeneracionismo no puede calar por su propia naturaleza.
      El regeneracionismo, básicamente, viene a decirnos, “todo estaría bien, si hiciésemos las cosas bien. El problema por tanto no es de estructura”.

      De hecho los mass-media y la academia ortodoxa de consumo nos bombardean a diario con las excelencias de la estructura y las “instituciones”…. si no fuera porque quienes las usamos y gestionamos…somos falibles, corruptos y maleables.
      La culpa, es nuestra y no del la grandiosa arquitectura que “nos hemos dado”. Menuda frasecita gastada y lela.

      Esta visión de las cosas se ha roto como cuando se rompe el jarrón de Sèvres de la bisabuela y no hay pegamento capaz de restaurarlo para que resista una mirada normal.

      Y esto lo digo pensando, como pienso, que hasta Podemos es más de lo mismo y encima viejo para lo aparentemente jóvenes y bellos que lucían. Como recuerda Kissinger (World Order, capítulo The Human Factor, pág. 348) No es lo mismo la masa de Información que el conocimiento y, mucho menos, la sabiduría. De hecho Internet inhibe los dos últimos factores: Conocimiento y Sabiduría.

      Cuando ni uno solo de los partidos del espectro es capaz de reconocer la situación no se debe pensar que son tontos y no lo pillan. No.
      Lo intuyen perfectamente pero no se sienten con la capacidad de pasar del diagnóstico a las propuestas y sobrevivir.

      Y yo no les culpo por ello porque la verdad es que no resulta sencillo y menos al nivel de un viejo estado-nación europeo tener la capacidad de Imaginar Horizontes.

      Así de mala es la situación porque si la principal capacidad del Homo Sapiens que es, precisamente, la capacidad de Imaginar y de Comunicar nos está vedada, entonces el problema surge en toda su dimensión.

      Esto es la agonía lenta, terriblemente lenta, de un paradigma autodestructivo, gastado y ya sin fuelle. El ruido son los estertores y los tambores de guerra por doquier que algunos están empeñados en forzar desde hace ya muchos años.

      Antes de Imaginar, quizás es necesario despertar.

      Saludos

      PD. A modo de ejemplo, un enlace con el profesor emérito de Princeton Stephen Cohen.
      https://www.youtube.com/watch?v=Lak7UsnHkwo

      Para escuchar despacio.

    • Isidro Elhabi
      Isidro Elhabi Dice:

      El otro día leí en Twitter un tweet que decía algo así. Twitter es lo que tiene, que ha universalizado la estulticia y la hecho pública. Antes lo que decía un paleto se quedaba en su casa o la bobería sólo la aguantaban los compañeros en el bar, ahora basta ver el “Trending topic” para muchas veces comprobar que sólo se trata de a ver quién dice la idiotez más profunda. A lo que iba, era algo así:

      “Pues si Podemos nos trae más pobreza y más miseria, no me importará tener que ir a un comedor social si por lo menos tengo al lado a Alierta o Botín”.

      Esta persona y todas las igualmente estúpidas que piensan así, no se dan cuenta que si llega el caso que Podemos gobierne y nos quiera convertir en un régimen bolivariano, ni Alierta ni Botín (su hija, el tuitero debe desconocer el fallecimiento de padre) estarán en España. Es más todos aquellos contra los que quieren esa venganza o tienen esa envidia no estarán ni ellos ni su dinero en España. Es más, no se dan cuenta, que los regímenes populistas, bolivarianos y comunistas que llevan a la pobreza y a la miseria a quienes más perjudica es a las clases más humildes y sólo se salvan los afines al régimen. Siento ser tan burdo, pero es que es necesario, si la mierda sube señores, a los que lamentablemente ahora les llega por el cuello, la podredumbre les ahogará, y a los que les llegá por la cintura, les subirá al cuello, y aquellos que están más altos, si acaso les salpicará algo, pero a costa del ahogamiento del resto. A ver si la gente se va enterando de esto ya.

  5. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Tengo algunas preguntas:
    1.- ¿Cómo es posible que el nivel educativo y cultural español se haya degradado hasta tal punto que un grupo de personas a todas luces indocumentadas y falaces puedan formar un partido político y tener expectativas de éxito y que, como dice Mr. O’Farril perdamos tiempo hablando de ellos? ¿Es el efecto de la ESO?¿Es la consecuencia de la degradación de la educación alentada por el “mediocrismo activo” de los Gobiernos del PSOE y el desinterés de la clase media por una educación de verdadera calidad? Gansos del Capitolio no parecen, D. César, parecen Sila o Cayo Mario, preparando proscripciones.
    2.- ¿Cómo es posible que alguien crea lo que dicen? Se supone que hablamos de miles, decenas, cientos de miles, tal vez millones de ciudadanos. Incluso mirando lo que hay alrededor, ¿pero cómo es posible?
    3.- ¿Cómo es posible que en España tengamos el índice de Gini que tenemos, un 30% de los salarios registrados en Hacienda sea menos de 630 Euros y aprox.1/4 de la población esté al borde de la pobreza en términos técnicos con un Estado que maneja un presupuesto del 50% del PIB y una deuda pública del 100% de PIB?
    4.- ¿Están 1, 2 y 3 relacionados entre sí o no? De estarlo, si existe una justificación REAL, no basada en la propaganda trostkista, ¿no será que nos hemos ganado a pulso lo que nos pase?
    5.- Dicho lo que antecede, ¿por qué no votarles? Digo, de tirar algo tan serio como nuestro personal e intransferible voto a la basura (perdón “subprime”), sí o sí, mejor tirarlo a conciencia a la que nos parezca (sin ánimo ninguno de calificar y dicho sea en términos de estricta defensa) la más hedionda de todas ellas. Me lo voy a pensar, D. Enrique, pues como en Cuba, Venezuela, Irán y el Isis no se está en ningún sitio. “Somos la reserva espiritual de Occidente”, ya sea en azul, en rojo o en morado. Tal vez incluso me afilie, porque aunque no he sido nunca de ninguna cofradía, acaso sea ya hora.

    • Jose
      Jose Dice:

      ¿Por qué no votarles?
      Si, yo creo que deberíamos de una vez acabar con toda esta historia.
      Tenemos que pasar el sarampión del izquierdismo de religión y jaculatorias de consigna.
      Solo así aprenderemos de una vez por todas -¡ojo!, de una vez por todas por generación, desgraciadamente- que nuestros votos nos hacen responsables y traen consecuencias directas a nuestros empleos y a nuestro dinero (Teníamos que haberlo aprendido con la “crisis”, pero parece ser que no)
      Solo así aprenderemos que las promesas izquierdistas traen pobreza por que matan la iniciativa y la responsabilidad individual (Teníamos que haberlo visto en los países de socialismo democrático, pero no es peor ciego que el que no quiere ver).
      Solo así aprenderemos que estas consignas tan progresistas, arrasan el país cuando se implementan. (es que, cuando dejarmos el sentido común y el instinto de supervivencia en la orla de la carrera, pasa lo que pasa)
      Solo así aprenderemos a dejar de envidiar al vecino y utilizar la emulación para prosperar.
      Cuando un padre de familia, que ha pasado por la Universidad, sigue creyendo que el problema de los salarios bajos es que el Gobierno no los sube por decreto, para así poder consumir más y mejores productos chinos- pues es que tenemos dos problemas: el suyo, que efectivamente le impide salir adelante con su esfuerzo y dedicación, y el nuestro, que nos arrastra con su voto a la hecatombe.
      Bien, pues vamos a tener un crash course on applied Political Science, no “política para gente decente”, por que los que nos están llevando al abismo con tanta ligereza, no lo son.
      Vamos a pagar muy caro los sueños y fantasías de estos “progresistas” de BMV que echan de menos los porros de la adolescencia y no se resignan a dejar de ser “los mejores amigos de sus hijos”
      Mientras tanto España está perdiendo el tren de la historia. Para siempre.
      Me pregunto por qué nadie se propone imitar a los países que triunfan (en vez de los que fracasan)
      Definitivamente, hay que votarles.
      Y una vez en el fondo del hoyo, solo hay una salida: la que nos negamos a tomar ahora.L7

  6. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Acabo de intentar afiliarme a Podemos, pero en la pestaña (perdón si no se dice así) “Participa” sale esto: “Podemos no es, ni quiere ser, un partido político. Podemos es una herramienta que esperamos sirva a toda la ciudadanía para recuperar el protagonismo popular que siempre debiéramos tener en democracia. Por eso en Podemos no vamos a tener una estructura de afiliados y simpatizantes”. Esto no me encaja con la Ley Orgánica correspondiente. Tampoco veo los Estatutos ni Reglamentos de Régimen Interior. Bueno. Voy a escribirles en “Contacto” y, si no, me voy a un “Círculo” a que me expliquen.

    • Carlos
      Carlos Dice:

      Tus posts me han encantado Jesús, podrían ser el germen de un buen guión, el giro del número 5 muy bueno. Por cierto sigue contándonos tu aventura podemita.
      Un saludo

    • Jose
      Jose Dice:

      Cualquiera que observe cómo funcionan, se dará cuenta que el partido es unicamente la troika Iglesias, Monedero y Errejón (los tres círculos sobre el morado “republicano”, tanto monta, monta tanto). Lo demás son comparsas.
      Los círculos “abiertos” -lo que en otro tiempo se llamaban soviets o “consejos”- sirven solo para dar una apariencia de “democracia total”, que no efectiva, legitimando una ideología totalitaria con la capa de la democracia frente a los decadentes partidos burgueses en decadencia y descrédito. Además logra con este truco gente extremadamente comprometida con la causa -al participar y, con ello, creer que su deliberación y voto sirve para algo valioso-. Sin saber, claro, que el centralismo democrático leninista es otra cosa muy diferente, como la Historia se empeñó en demostrar.
      Estos círculos, como clubes de debate, son muy efectivos -para los que les guste la polémica oral.
      No se moleste en inscribirse: deles dinero y vote a la troika, que para eso están. ¿O no piensa que Iglesias, Monedero y Errejón están mejor preparados que usted para saber mejor que usted lo que usted quiere? (todo para el pueblo, pero sin el pueblo)
      No voy a contarle cómo acabó la historia de los soviets -si le cuento el final, le arruino la película-, pero sí que le recordaré qué pasa cuando el Gobierno es inestable (es muy fácil tirarlo en el Parlamento), por que eso es lo que pasó con la Tercera República Francesa: que al final el poder lo tienen los funcionarios que nadie ha votado, pero es lo único estable que hay, y el país tiene que salir adelante, con Gobierno o sin él.
      Aplique esta experiencia real como la vida misma a los soviets en forma de círculo (muy inestables, ya que cambian constantemente de composición y de votación) y a lo único estable: la troika dirigente.
      ¿No es un alivio y una seguridad saber que no tendremos que pensar nunca más? ¿Que no podremos equivocarnos?
      Lo que más me extraña es que no hablan de lo que prometían en los años 20: que tendríamos grifos de agua y de leche en casa. No sé si es que la leche está pasando de moda entre adultos, como el pan, o es que es una guarrería eso de que salga leche sin fecha de caducidad por un grifo por cañerías que nadie limpia. Pero eso es lo que creían de buena fe los que llevaron a Lenin al poder.
      No quiero ser crítico con Errejón: ha demostrado ser un genial estratega-manipulador, – aquí y en el extranjero con su “Marea Púrpura- lo que dice muy poco de los partidos democráticos decadentes en decadencia.
      Déjeme decirle un secreto: nunca habrá democracia cuando con nuestro voto disponemos de dinero que no es nuestro. Este es el origen del Parlamento -de Westminster- y el verdadero origen de nuestra democracia.
      Ya se habrá figurado Ud, que el porqué tiene que ver con disparar con pólvora del Rey.
      Si a eso añadimos palabras como robar a los ricos y dárselo a los pobres….
      Por cierto, Iglesias dice que él es “de los que perdieron la guerra…”

  7. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    A juzgar por algunos comentarios parece que los entes que conocemos por “La Casta” y “El Sistema” (cada uno por su lado) manifiestan una relativa preocupación ante la reedición autóctona del regreso de Lenin por la estación de Finlandia.

    Como se va viendo a cada semana el Trío de la Bencina tiene grandes habilidades mediáticas (lógicas porque son buenos profesionales de la Comunicación política) pero si se les rasca aparece lo mismo que el 15M en las plazas de los pueblos: IU y PSOE.

    En este momento, tras haberles subido al cénit de las encuestas, ya hay mucha gente dedicada a bajarles de ellas y su organización comienza a mostrar graves debilidades. Construir una organización duradera y sólida es muy difícil y requiere otro tipo de motivaciones.

    También hay otras operaciones en marcha, una con Albert Rivera y otra con Santiago Abascal en Vox, destinadas a proteger el núcleo electoral de la “Gente Seria”. En algún momento habría que analizar psicológicamente a este importante segmento que algunos psicólogos sociales describen como “Stable Minded” (no es fácil traducirlo porque tiene connotaciones negativas como la dificultad para reconocer ciertos factores destructivos a plazo)

    El momento clave de Ciudadanos, como el de Carmen Chacón, será ver cuándo deciden su nombre de guerra. Carme o Carmen, Albert o Alberto.

    Rosa Díez está como retirada a sus cuarteles de Invierno y, francamente, me parece una estrategia inteligente porque todavía es difícil distinguir el trigo de la cebada más allá de saber que abunda la cebada.

    Controlar la propia organización, mantener su coherencia interna y que la cosa no dé el cante continuamente es una muy notable diferencia que ofrece luz propia gratis. Hay desiertos por los que cruzar camino de la Tierra Prometida.

    De lo que está en marcha lo más preocupante –para quienes aprecian una cierta estabilidad mientras se va inclinando la cubierta del Titanic– debe ser el Otro Trío de la Bencina: Pedro Sánchez, Susana Díaz y Miguel/Miquel Iceta.
    Estos tres van a terminar el destrozo y sin darse cuenta de por qué. Tal es su desconexión de una calle con el colmillo, lógicamente, ya muy retorcido.

    Y mientras tanto, el partido de Arriola inicia el esfuerzo de recuperación. Arriola es hombre de gran inteligencia y medios manejando una situación sembrada de minas. Las más preocupantes son las que Tsipras y Varoufakis están montando y que le han puesto muy nervioso porque a poco que rasquen en Europa le hacen un roto táctico considerable reforzando al gallinero alborotado en que se se ha convertido la izquierda. La vieja izquierda.

    Arriola es fundamental y los stable-minded deben ponerle una vela porque el resto son mayoría lo cual va a producir una muy considerable recuperación de votos preocupados.

    Buenos días.

  8. Isidro Elhabi
    Isidro Elhabi Dice:

    Estimado Manu Oquendo, ni Secta ni Sistema. Los de Podemos son comunistas-chavistas-bolivarianos y siempre lo han sido. Mire el post de Fernando Rodríguez Prieto de “España bolivariana” y ya lo advertía nos algunos hace meses. https://hayderecho.com/2014/08/26/espana-bolivariana/

    Sus orígenes son Espacio Alternativo e Izquierda Anticapitalista y otros movimientos similares aunque ahora renieguen de Venezuela, se alejen de los movimientos okupas y anticapitalistas más extremos, arrinconen a IA e incluso con la bajada de pantalones de Grecia pretendan alejarse diciendo “España no es Grecia” pero bien que en la campaña decía Pablo Iglesias que si la revolución de los países del sur iba a comenzar en Grecia y luego España, y que Syriza era la vanguardia de Podemos y patatín, patatán… Vanguardia también para demostrar que sus políticas o no son aplicables y mienten o si se aplican llevarían al país a la ruina más absoluta. Hasta los griegos aceptan el rescate y entran en sentido común con tal de evitar el colapso de su país. Y seguramente lo mismo haría Podemos, claro que sí. Pero mire, lo piensan de verdad está en los vídeos, está en Internet, está en los artículos de sitios anarquistas y de extrema izquierda de hace meses y prefiero no probar si renuncian a su ideología o si simplemente la ocultan. Con mi pan, el de mis hijos y el futuro de mi país prefiero que la gente no juegue a la ruleta rusa.
    Y sobre el tema de Ciudadanos o Vox, teorías conspirativas como las que decían que el PP estaba favoreciendo el voto del miedo con Podemos. Ciudadanos ha sufrido meses un apagón informativo inmerecido al igual que la inundación con los “podemitas” ha sido exagerada. Aún así creo que Ciudadanos ha hecho mucho trabajo de campo y ha vendido muy bien la falta de acuerdo con UPyD. A Vox ni se le escucha, explíqueme donde ve usted la campaña que yo no me entero. A Abascal porque me lo encontré hace poco por la calle y no le conocía nadie, un sabado por la mañana lleno de gente paseando y nadie le miró, nadie le paró, nadie reparaba en él. Las noticias van por modas Sr. Oquendo, seguramente ni Podemos se merecía tanta cobertura informativa ni Ciudadanos tan poca. Cuando la moda de la coleta pasa, y cuando se ve que los “anticasta” tienen sueldos propios del 1% de la población y son capaces de pagar 200.000€ a toca teja, pues la gente mira a los lados y ahí está Ciudadanos y desapareciendo UPyD por la cabezoneria de su líder. Aunque esos partidos lleven años en el mismo sitio y diciendo lo mismo, es ahora cuando mucho han reparado. Y Rosa Díez creó UPyD y está visto que ella quiere también destruirlo.
    Sobre el PSOE aburre. Sánchez se ha visto que es fachada pero en cuanto abre la boca, mete la pata. Y Susana es una líder nata, pero va a ser madre y antes tiene que pasar por las urnas puesto que todavía no ha ganado nunca unas elecciones.

  9. Isidro Elhabi
    Isidro Elhabi Dice:

    Y por último sobre Arriola, estimado Oquendo. “El gurú del 30%”. El que pretende ganar las elecciones porque el resto no suban lo suficiente. “Las elecciones no se ganan, las pierde el otro” siempre se ha dicho, él no. Él quiere ganarlas haciendo que ganen los demás. Pero que ganen poco. Un gurú mediocre para un Presidente del Gobierno mediocre y un partido mediocre que no es ni la sombra de lo que era. Cuando se sale a ganar, a lo mejor te pueden marcar o tener mala suerte, pero cuando se sale a empatar, se pierde seguro. Y esperemos que quien gane no sean los de Podemos.

    Saludos, buen fin de semana

  10. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Desde hace tiempo hemos venido comprobando cómo el “sistema” establecido para el funcionamiento de los partidos políticos parecía estar maldito pues todos, sin excepción, han ido cayendo en lo “formal” (estructuras y organización) para olvidarse del “fondo” (para qué están y cuales son sus propuestas). Personalmente he estado en contacto y conocido a algunos de los partidos regeneracionistas. Es más me parecía lógico que se unieran en un momento histórico como el que vamos a vivir, pero los resultados me han demostrado una vez más que hay algún tipo de maldición sobre ellos: soberbia, codicia (que no ambición) personal, protagonismos absurdos y, sobre todo, pocas respuestas a los problemas de los ciudadanos hoy. Están subiendo en las encuestas no por méritos propios (que están por ver) sino por demérito y desplome de los otros. Y como siempre me pongo de parte de los atacados cuando son minoría (así me va) otra vez mi reconocimiento a “Podemos” sin los cuales hoy estaríamos con más de lo mismo.

  11. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Estimado Isidro, he leído con interés sus dos instructivos comentarios y voy a tratar de explicar las razones de lo que comienzo a pensar que está ocurriendo y que usted ha detectado tal como yo lo manifesté.

    1. Podemos como parte del Sistema y aspirante a Casta.
    2. Repentino apoyo mediático a Ciudadanos, y abandono de UPyD. ¿Motivo? ¿No eran lo mismo? ¿Qué ha hecho nuevo Albert Rivera?
    3. Arriola como profesional de la interpretación y gestión de la opinión.

    1. Desde que comenzamos a analizar reposadamente esta Crisis hemos visto que –junto a diagnósticos limitados de naturaleza “restauradora” hoy en “suspenso parcial” como, por ejemplo, la Dodd-Frank– había silencios de gente importante que no suele sembrar en barbecho: El Marxismo académico-ideológico y la Iglesia Católica.

    Ambos están funcionalmente especializados en Políticas Paliativas y por tanto con un gran interés en que el sistema se restaure para que sus organizaciones (ambas universalistas y globales antes que nadie) sigan adelante sin grandes alborotos.

    “Podemos” forma parte de los Primeros, del marxismo elemental, y que a pesar del fracaso soviético, cubano o chavista, en los modelos económicos, ha conseguido desarrollar Europa con los mismos tipos de Políticas hasta el punto en el cual hoy nos encontramos. Paliativos. La crisis actual debe muchísimo al marxismo político que como paliativo ha prestado favores impagables al Sistema.

    2. Ciudadanos. Estamos viviendo en Europa un ejemplo de libro de Texto de cómo tratar de Manejar a la Opinión Pública desde los Medios (modelo Propaganda-Publicidad) públicos y privados.
    El caso de Ucrania es relevante (pero no el único) porque muestra descaradamente la acción sobre los titulares y la desinformación de instituciones claves del Poder Militar y Político.

    A Los líderes de Ciudadanos y de UPyD se les ha manifestado discretamente que están siendo incapaces de abordar problemas sistémicos (ellos sabrán por qué) y que esto no hace más que separarlos de la calle y dejar que unos “comunicadores” de tomo y lomo (condición evidente en su análisis de situación y ausencia de soluciones presentables) como Podemos, arrasen al haber podido Comunicar Eficazmente un diagnóstico que curiosamente también es “regeneracionista” en el fondo. Todo ello sin más organización que el embrión del Soviet Supremo.

    El caso de Vox no lo conozco en detalle pero no me gusta lo que han hecho con Aleix Vidal Quadras ni la informalidad de su actual liderazgo que, pienso, sólo va a servir para proteger un flanco del partido de Arriola.

    3. Arriola. Me he limitado a reflejar la opinión de algunos conocidos relevantes en la misma profesión de Arriola que viven el día a día de ese mundo. De momento, en una situación muy difícil, va salvando los muebles y en esto muchos habríamos sucumbido hace tiempo. Sólo es esto.

    Un saludo cordial y gracias. He tomado buena nota de sus observaciones.

  12. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Coincido con Manu en la “sovietización” creciente las formas de gobierno en la Europa democrática, entendiendo por tal la preeminencia del aparato administrativo sobre la sociedad civil. Lejos de construirse una estructura ligera, operativa y eficaz al servicio de los ciudadanos, se nos ha convencido de que estamos mejor “sometidos” a los poderes de los sistemas por medio del inmenso aparto de propaganda de que disponen. Los aspectos formales se cubren con las elecciones cada cuatro años, unas leyes electorales que son como son y el ejercicio controlado de unos derechos que se “nos conceden”. ¡Ya tenemos democracia!
    Entonces ¿qué nos preocupa de “Podemos”?

  13. Pérez
    Pérez Dice:

    Dice el post:
    casi tres cuartas partes de los españoles no se identifican con el capitalismo y el libre mercado, al tiempo que una amplia mayoría apuesta por las políticas antiliberales, por mantener el Estado del Bienestar e incrementar el gasto público y porque el Estado garantice sanidad, educación y pensiones a todos los ciudadanos. Esto constituye un terreno abonado para que pasten sobre él las huestes del populismo más radical.

    No termino de entender este razonamiento o asociación. ¿El Estado de Bienestar establecido en Europa después de la Segunda Guerra Mundial es el caldo de cultivo del totalitarismo populista? Me parece un poco excesiva esa afirmación.

Los comentarios están desactivados.