HD Joven: ¿Qué opina el Tío Sam sobre España y el estado catalán?

Soy un investigador español especializado en el área de la Neurociencia, que desde hace 3 años vivo en Nueva York y desde mi posición, sigo atentamente la actualidad española desde el otro lado del Atlántico, y resultando de candente actualidad la independencia de Cataluña, y dado que dicho asunto afecta tanto a España, como indirectamente a EEUU, procederé a realizar un breve análisis de cómo se percibe la el impulso soberanista catalán desde el punto de vista norteamericano.

La situación en España recibe atención, lamentablemente, en el peor sentido de la palabra, por parte de la prensa estadounidense: por un lado, los problemas económicos y la gestión de la crisis del estado español ha sido el tema central de diversos análisis, si bien ahora el foco en este punto se ha desplazado a Grecia (Pulse aquí, por ejemplo).

En segundo lugar, los terribles fallos de gestión política en diversos casos como el primer caso de infectado por Ébola en occidente o los numerosos casos de corrupción que afectan a la cúpula de los dos principales partidos españoles, causan perplejidad y pérdida de prestigio internacional (Pulse aquí y aquí).

En tercer lugar, y como consecuencia de lo anterior, la irrupción de nuevos partidos que desestabilizan el status quo del arco parlamentario, trae dudas lógicas de cuál es el futuro cercano que le depara a la ciudadanía. El perfil de Pablo Iglesias, líder de Podemos es analizado aquí.

Por último, el intento secesionista llevado a cabo por una parte de la sociedad catalana es mirado con creciente interés y preocupación por una parte no pequeña de un sector de la población, que se puede considerar bien informada (Pulse aquí y aquí).

Nuestro país es visto por los estadounidenses como una de las naciones más antiguas de Europa. De acuerdo a su formación educativa, tienden a sobrevalorar la contribución británica a la colonización del continente americano a costa del papel jugado por Francia, y sobre todo, por Portugal y España. Tienen graves carencias acerca de la historia común y de la influencia de la corona española en los colonos e indígenas norteamericanos, si bien están al tanto de la importancia que nuestro país tuvo para el desarrollo de las naciones situadas al sur de los Estados Unidos, entre ellas algunas incorporadas ya a la Unión. Quizás el aspecto más negativo es que consideren, históricamente,  a los españoles una de las peores naciones esclavistas por detrás de los portugueses. En ese sentido, el papel predominante del comercio esclavista llevado a cabo por las compañías británicas durante dos siglos es sorprendentemente menos conocido. 

Desde el punto de vista estadounidense no es fácil entender la división administrativa de España. Como es sabido, la organización territorial estadounidense es de tipo federal. Tras la guerra de 1812 se impusieron las tesis jeffersonianas de la estructura que debía seguir la Unión, donde el Estado era una figura administrativa que servía de contrapeso al gobierno central. Sin las consecuencias derivadas de esta guerra contra el Imperio Británico, no se le puede encontrar sentido a algunas peculiaridades del sistema estadounidense como la lista de competencias gubernativas de los Estados o la existencia aun hoy de milicias estatales independientes del ejército federal. España, al contrario, era visto como un país cohesionado (Pulse aquí). 

Para los estadounidenses descubrir que una parte de España busque la secesión es visto con preocupación. Son poco conocidas en España las iniciativas independentistas de algunos Estados integrantes de los EEUU. En consonancia con la idiosincracia estadounidense, es fácil para su ciudadanía canalizar iniciativas mediante grupos de presión organizados por la sociedad civil. Es por ello que desde hace unos años hay varios grupos secesionistas en varios Estados, existiendo en Texas uno de los más importantes (Pulse aquí para más información). Es por ello que el movimiento independentista catalán es visto en clave interna: en su razonamiento consideran que si en un país no federal como España, un movimiento secesionista tiene posibilidades de prosperar, un movimiento similar en alguno de los Estados, añade motivos a la preocupación (Pulse aquí). No es casual que el president de la Generalitat haya encontrado antes de la consulta hueco en algunos de los medios de comunicación estadounidenses (Entrevista realizada aquí a partir del minuto 1:32).

Puede parecer que el debate nacionalista solo sea visto con interés en España. Nada más lejos de la realidad. Las adversidades económicas y los movimientos sociales son frecuentemente correlacionados con la situación en Cataluña por una parte nada despreciable de la opinión pública estadounidense. Asimismo, es su deseo que la hoja de ruta que conduzca a la separación de Cataluña sea neutralizada por el dialogo de los políticos españoles. Sólo el tiempo dirá si este deseo se cumple.

 

21 comentarios
  1. Gonzalo García Abad
    Gonzalo García Abad Dice:

    Una descripción muy valiosa de la visión americana. Está claro que, con independencia de las vicisitudes que han pasado para llegar hasta donde han llegado, que en algunos momentos han sido muy duras, los EEUU se han venido configurando como un proyecto de convivencia entre personas de procedencias muy diversas. Esa convivencia puede no ser siempre sencilla, porque cada cierto tiempo salta la chispa de la intolerancia y el rechazo al diferente; pero está claro que es fructífera, porque los diferentes tienden a ser enormemente complementarios. La clave para que un país pueda aprovechar todas las ventajas de la diferencia es gozar de un adecuado sistema de resolución de conflictos que procure resolverlos o, cuando menos, contribuya a rebajar la tensión. En el caso del conflicto que se está produciendo con el independentismo catalán la preocupación americana es completamente lógica, ya que en estos momentos los mecanismos que venían rebajando la tensión en el pasado se muestran completamente inoperantes. Se ha llegado a un punto dicotómico (sí o no a la independencia) donde no cabe la tradicional negociación. El independentismo no quiere otro marco, quiere la independencia; sólo se conformará con otro marco si no puede conseguir la independencia. Pero el problema es aún mayor, porque quienes somos partidarios de la unidad de España vemos que cada concesión, lejos de rebajar la tensión, es un paso más hacia la justificación de la independencia. Y si la negociación tradicional no funciona, está claro que necesitamos un mecanismo alternativo de resolución de conflictos, pero no se atisba cuál puede ser.

    Un cordial saludo.

  2. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Muchas gracias por el artículo y los enlaces. Buen trabajo.

    En alguna de las entrevistas, creo que en la NBC News, es fácil percibir que los problemas son para muchísima clase media y emigrantes, los mismos en ambos países. De hecho los propios entrevistadores parecen simpatizar con un Pablo Iglesias que, comunicando lo que quiere comunicar en cada audiencia, es un figura. La entrevista y su cara de buen cristiano son geniales.

    En general la cultura anglo ha construido una narrativa nacional que es lo contrario de la nuestra y probablemente igual de falsas. Ni la nuestra es tan mala como la pintamos ni la suya tan victoriosa. Ni ganaron a la armada invencible ni conquistaron Cartagena de Indias. Una batalla inexistente en la Historia Inglesa.

    Nosotros nos creemos que la Armada fue destruida por Inglaterra y tratamos de esconder a Blas de Lezo como si no hubiera existido. Inglaterra nunca ganó una batalla naval a España y sin embargo….

    Otra cosa que olvidamos sumisos es The Spanish American war que comenzó con un atentado de falsa bandera como hoy se dice.
    Muy buena también la referencia a la situación de Texas y el sentimiento de dicho estado en relación a California.

    Nos conocen mejor que nosotros mismos.

    Muchas gracias

    • Borja
      Borja Dice:

      Hombre, Inglaterra creo que ganó a España en Trafalgar; y ya sé que el almirante era Villeneuve, francés, pero algo pintaba alli España.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Me alegro, Borja, de que se acuerde de Villeneuve.

      España-Inglaterra nunca dio victoria Inglesa. Otra cosa es cuando nuestros reyes se someten a otros y dejan que les dirijan desde fuera. Justo lo que hoy sucede porque hemos dejado de ser.
      Quien gana la batalla del relato……….gana todas las batallas.

      Saludos

    • KC
      KC Dice:

      De hecho los propios entrevistadores parecen simpatizar con un Pablo Iglesias que, comunicando lo que quiere comunicar en cada audiencia, es un figura. La entrevista y su cara de buen cristiano son geniales.

      Fíjese, Oquendo, que a menudo me pregunto qué debe de pensar un cristiano -más bien católico- de misa diaria cuando ve a un tipo con la fisionomía de Iglesias y, para más inri, apellidándose así, meterse con el PP. No me dirá que la vida no es paradójica.

    • Ángel Antonio Morán Durán
      Ángel Antonio Morán Durán Dice:

      En 1804 le Almirante Nelson ganó claramente a las armadas francesa y española en Trafalgar. Bien es sabido que la salió cara, pues Nelson muere en la batalla. Por otro lado, bien es verdad que la Armada Invencible de Felipe II NO fue derrotada por los barcos ingleses. Si que hicieron la vida dificil a los barcos españoles. Como sabemos la Armada Invencible fue deshecha por las galernas y el malísimo tiempo. Dos años después, si mal no recuerdo, en las Azores, la Armada española aguató las cuentas a los ingleses.
      Por lo que los españoles no eran tan malos ni los ingleses tan buenos y viceversa.

  3. Fernando Portillo Rodrigo
    Fernando Portillo Rodrigo Dice:

    Ilustrativo artículo, muchas gracias. Y comparto el análisis que a renglón hace Gonzalo Garcia a cerca de las dudas que surgen sobre el mecanismo que hay que arbitrar para solucionar el conflicto catalán, tal y como éste se ha enrocado y vistas que las soluciones de cesión no resultar satisfactorias a medio y largo plazo.

  4. teofiloserrano
    teofiloserrano Dice:

    En cuanto al esclavismo, nada que decir. Fuimos una nación esclavista. Ver Cuba y Sto. Domingo p.e..Independientemente de lo que hicieran las compañías mercantiles británicas,su marina de guerra luchaba contra el tráfico de esclavos

    • Borja
      Borja Dice:

      Y en Cuba, hasta muy tarde. Hasta demasiado tarde, aunque nos duela reconocerlo. Como decía al señor Oquendo, nosotros también tenemos amnesia selectiva.

    • de Lege Ferenda
      de Lege Ferenda Dice:

      ¿Independencia de la Royal Navy respecto de las Compañías Mercantiles Británicas?
      Vaya, … esto de la Independencia da para mucho !!
      Independencia sin responsabilidad, ¿a qué me suena?

    • Ignacio Hernández Morato
      Ignacio Hernández Morato Dice:

      Nadie niega que España participase en el comercio esclavista. Como ha señalado, tenemos los ejemplos de Cuba y Santo Domingo para recordar nuestro pasado más oscuro. Aun hoy en Madrid hay algunas calles con nombres de conocidos empresarios esclavistas y, sin ir más lejos, la propia reina Isabel II tenía participaciones en alguna de estas empresas.

      La marina británica empezó a perseguir el comercio esclavista muy avanzado en el tiempo. De hecho, es conocido el flujo de esclavos de raza blanca desde Irlanda a principios del siglo XIX. Posteriormente, ganado el acceso a Africa, las empresas británicas se expandieron en el comercio de esclavos de raza negra.

    • teofiloserrano
      teofiloserrano Dice:

      Mucho acusar al Reino Unido. ¿hubo en España algún político equivalente a Wilberforce?. La esclavitud se abolió en el imperio británico en 1833. Nos guste más o menos

  5. de Lege Ferenda
    de Lege Ferenda Dice:

    Me ha sorprendido el interés por la política española -actual- de los comedores de hamburguesas con derecho a portar armas y a robar y asesinar por el orbe enterito en la defensa del modo de vida americano, consistente en invadir y robar otros estados, asesinando por Decreto, con o sin tortura, cuyos drones ahora sobrevuelan París, como la Luftwaffe de Goering.
    Me recuerda a la “transición”, cuando la CIA y el Departamento de Estado tenían que dar su bendición a los “nuevos políticos” de ayer y hoy.
    Como cuando se la dieron a Carrillo Senior, de la mano del espía Vicente Navarro, hoy gurú económico de la secta Podemita, de la mano del CNI.
    ¿La historia es circular?

  6. Isidro Elhabi
    Isidro Elhabi Dice:

    Muy interesante el artículo aunque me gustaría que el autor me contestara una pregunta: ¿de verdad España está recibiendo esa atención por parte de USA? ¿A cuánta atención nos estamos refiriendo? Comprendo que el artículo su objeto es cómo se ve España desde USA y entiendo que la lupa con que nos miran se ha aumentado, pero creo que hay que ponerlo en contexto.

    Mi pregunta viene por lo siguiente: en España tenemos noticias de USA a diario en los medios pero hasta hace unos años por lo menos, no sé hasta que punto esto habrá cambiado, a los americanos no les importábamos un carajo. España salía en el telediario con los Sanfermines (profunda la herencia la de Hemingway), la Tomatina, Penélope Cruz, Banderas, Bardem y Almodóvar y poco más.

    Sobre el tema de las relaciones internacionales, podría decirse que en State of Department no tenemos mucha importancia. Las relaciones españolas USA-España pueden considerarse “intermedias”, sin complicaciones ni grandes esfuerzos. Eso hace que seamos un país de “segunda división”, no somos grandes aliados o países de que necesiten para relaciones exteriores o cooperaciones, como Reino Unido o Alemania, pero tampoco somos un país “que les dé dolores de cabeza”, como Corea del Norte, Afganistán, Pakistán o Irak. Hasta hace poco estábamos catalogados como Además, estamos catalogados oficialmente como “socio no fiable”. Los americanos están muy confusos con las diferentes posturas de España a través de los diferentes Gobiernos en Irak y Afganistán, ese antiamericanismo del que se hizo gala hace unos años, luego la “honeymoon” que buscó ZP con Obama y ahora la frialdad de Rajoy y su incompetencia en diplomacia exterior. Se preguntan, ¿qué será lo próximo? Se nos ve como una veleta en relaciones exteriores, algo similar a lo que ocurre en los países sudamericanos, mientras Estados Unidos a pesar de los cambios de presidentes suele realizar una política fuertemente continuista.

    La pena es que no representemos mucho más en USA. Es ahora cuando los españoles allí están reclamando su lugar. Bernardo de Gálvez han colgado su retrato recientemente en el Capitolio. Lo contaba Guillermo Fesser en La Brujula a Cien Millas de Manhattan. Cuadro que hemos de sumar al del descubrimiento de América por Cristóbal Colón y la llegada de Ponce de León a las costas de Florida.

    Hemos sido una gran potencia, un imperio, tenemos una conexión muy importante con Iberoamérica, una situación estratégica mundial, y somos un país importante europeo, pero en cambio ellos creen que somos irrevelevantes a nivel mundial, no prioritarios. Por mi experiencia, los americanos no comprenden cómo hemos caído así. España debería ser el eslabón entre Europa-USA y América Latina.

    España ha de jugar en la “primera división de las relaciones internacionales”, defender nuestros intereses en el mundo y debemos ejercer una posición importante en la diplomacia exterior.

    • O,Farrill
      O,Farrill Dice:

      Estimado Isidro: “Ellos” creen que son irrelevantes todos los demás y no tengo ninguna pena porque no se ocupen de mí. Es más, estoy bastante mejor sin ello ya que “ocuparse” significa “imponernos” y un liberal es rebelde por naturaleza. Los hemos mitificado y se nos ha caído la baba cuando “nos reciben”. Hoy por hoy su realidad no es hegemónica, como sus gobiernos (que no los ciudadanos USA) pretenden, sino que arrastran la mayor deuda planetaria que tratan de paliar a base de hacer dinero de “monopoly” contando con su Reserva Federal o a base de guerras. Sólo entienden sus gobiernos (que no los ciudadanos) el sometimiento de los demás y -lo reconozco- tienen el mejor aparato de propaganda capaz de llevar la Coca Cola hasta el último rincón. Son comerciales capaces de vender todo (incluso burbujas que no valen nada), de todos los sectores, tal como nuestra amarga experiencia ha descubierto en estos últimos años. En fin, una cosa son sus ciudadanos y otra, muy distinta, sus gobiernos. Manu sabe mucho del tema “Quien gana la batalla del relato, gana todas las batallas…”

    • Ignacio Hernández Morato
      Ignacio Hernández Morato Dice:

      La principal atención en asuntos internacionales están localizados en los conflictos abiertos en Oriente Medio y el Estado Islámico, Siria y Ucrania.

      El país más popular sigue siendo el Reino Unido. Los sucesos relacionados con su antigua metropoli siguen generando expectación. Como ejemplo, algunas televisiones consideraron el embarazo de Kate Middleton de tal importancia informativa hasta el punto de enviar unidades especiales para relatar el acontecimiento. La coronación de Felipe VI, no. Canada es igualmente importante pero en el sentido de vecinos.

      En un segundo nivel se encuentran Israel y otras naciones europeas como Alemania o Francia. En este nivel se pueden encontrar otros países como India y China. Países como Japón o la UE se cuelan en este nivel también.

      En un tercer nivel se encuentran países que consideran de su orbe de influencia: toda Sudamerica, Nigeria (por la producción de petróleo), países del extremo oriente, Egipto, etc…

      En el cuarto nivel están países como España, Portugal, Grecia, Italia, Holanda, Irlanda. Países en los que hay alta presencia en la demografía de los EE.UU por su historia.

      En el quinto nivel esta el resto.

      Más o menos este sería el esquema. Sin embargo, la influencia latina cada vez se siente más por la presencia de inmigrantes de habla hispana en los EE.UU. Es por ello que existe una gran cantidad de canales en castellano. Para estos canales el orden de importancia siendo:

      Primer nivel. México
      Segundo nivel. Resto de países de Sudamérica
      Tercer nivel. España
      Cuarto nivel. El resto siguiendo el esquema de los informativos americanos.

      Para el americano medio si que se ve a España como socio necesario para los intereses de su nación. Su gobierno se esfuerza para ello. La posición de España en el Mediterráneo es fundamental para sus intereses en África y el Medio Oriente. Sus relaciones con Marruecos y su postura diplomática con la colonia británica de Gibraltar se entienden en el deseo de mantener un “status quo” en la región.

      España es la única culpable de no tener más presencia en el mundo. No hay que buscar una conspiración que lo explique. Podríamos ocupar una mejor posición para el gobierno de los EE.UU si nos esforzáramos a nivel diplomático. Desgraciadamente, es harto conocido para los españoles residentes en los EE.UU que la embajada española en los EE.UU esta falta de medios, y los que tiene no están bien aprovechados. Esto hace que empresas que pretendan instalarse los EE.UU encuentran muy difícil salir airosos del marasmo burocrático que los EE.UU usan muy inteligentemente como medida indirecta de proteccionismo. En otras embajadas se esfuerzan en ayudar y pretender influenciar en las decisiones comerciales de los EE.UU.

      Por otra parte, no ayuda para nada que el lector de la prensa descubra que España esta gobernado por una panda de ineptos y corruptos (sin paliativos). El caso Ébola y el caso Barcenas ha causado un daño terrible al prestigio internacional español.

  7. leon
    leon Dice:

    Es curioso, los usa han tenido casos de ebola como en España y eso desprestigia a España y a usa no, ellos tienen los casos nixom. , clintom, enrom, madof y no pasa nada, que complejo,?¿?¿?¿

    • Ignacio Hernández Morato
      Ignacio Hernández Morato Dice:

      Fue la gestión de la crisis del Ébola y no el caso en si lo que ha desprestigiado la posición española. Otros países europeos como Francia, Alemania y Reino Unido han tratado a enfermos de Ébola repatriados. La gran diferencia es que tenían un sistema para tratar enfermedades tropicales bien organizado. En España el hospital de referencia fue desmantelado un año antes. Aun carecemos de un laboratorio de nivel 4 para tratar estas enfermedades porque requiere una inversión importante para construcción y mantenimiento. Además, no se permitió la intervención de las unidades NBQ del ejercito en el tratamiento de los enfermos.

      Por otra parte, la calidad informativa con el caso Ébola fue muy deficiente en España. En los EE.UU había programas de radio y TV que informaban del peligro del Ébola desde el verano. Además, el Centro de Control de Enfermedades llevaba meses haciendo una campaña informativa para los profesionales de la salud en Universidades y Hospitales. Cuándo se retransmitieron los primeros casos de infectados en EE.UU el nivel de histeria fue mucho menor que el experimentado en España. A mi personalmente me llamaron personas preocupadas desde España. Yo les proporcione la información que me dieron en mi centro de trabajo. Posteriormente me documente más para tranquilizar a mis conocidos. Cuándo el gobierno español desarrollo la página para informar a la población el daño ya estaba hecho.

  8. RAFA
    RAFA Dice:

    La descripción que hace Ignacio de la apreciación estadounidense de España me parece interesante, pero no se puede evitar que el ojo analista condicione el análisis, y no podemos olvidar que Ignacio es un español emigrado, que se preocupa por la situación de España en clave internacional: creo que si hubiésemos pedido su opinión a un oriundo de NY su artículo sería más reducido, porque no somos tan importantes para su gobierno como nos gustaría, y me temo que somos aun menos importantes para sus ciudadanos, salvo desde el punto de vista cultural por el empuje de lo hispano en EEUU. (pero hispano, no español señores)
    España no es ninguna gran potencia económica, y siempre estamos en las últimas posiciones en el G-20 y en las grandes citas económicas internacionales. Ciertamente podríamos ser un referente como nexo entre Sudamérica y el mundo, pero también es cierto que Sudamérica, para los EEUU, es una zona a mantener bajo control mas que a tener en cuenta como socios (por lo gobiernos izquierdistas y populistas surgidos de los últimos años, p.e), asi que ese papel de mediador entre America del Norte y America del sur tampoco nos situaría en una posición especialmente privilegiada.
    Desde el punto de vista armamentístico y militar (hablando en plata, como potencia nuclear), tampoco somos ninguno de las grandes potencias europeas.
    Si que les podemos resultar interesantes desde el punto de vista geoestratégico, pero esa ventaja ya la tienen con las bases militares de la OTAN, tanto en España como ene l resto de Europa.
    Asi que creo que hoy por hoy, España es menos importante de los que nos gustaría para el tío sam..

  9. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Al socaire del comentario de Rafa, con el cual supongo que también el autor estará bastante de acuerdo, la importancia de España ciertamente no es mucha….en positivo. Tiene más peso en negativo, en potencial de causar problemas.

    Me explico. Nuestro peso económico como parte, por ejemplo, de cualquiera de las grandes multinacionales –medida muy relevante a efectos de opinión en las altas esferas de los EEUU– no suele pasar del 1.5 o el 2% como mucho. No es poco pero no es gran cosa.

    En conjunto, el peso de Europa ha descendido en términos globales y ese es el motivo por el cual, visto desde EEUU, Europa –como territorio a ser “Gestionado”– se ha sumado a África y a Oriente medio.

    De ahí las siglas de EMEA, (Europe-Middle East-& Africa) que comenzaron a usarse durante los años 90 en las agrupaciones de Regiones Geográficas de dichas compañías que siguen las estructuras Organizativas y los Procesos de la Secretaría de Estado de los EEUU.

    Esto nos puede dar una señal de cómo nos vamos posicionando en la visión geopolítica de dicha nación décadas antes de su “desplazamiento al Pacífico” formalizado por la Sra. Clinton hace un par de años.

    Hay en EEUU una clara planificación estratégica a largo plazo y sus élites, poco o nada visibles en los medios, son de gran calidad. Mejores que las nuestras a millas.

    Perdemos peso todos, Europa también, a medida que los BRICS y muchos otros ocupan su espacio legítimo.

    En este contexto sí que es relevante el potencial de España como posible “disturbance”, como complicación. Por muchas cosas. En primer lugar por la masiva dimensión de nuestra deuda y su efecto en una situación mundial de gran fragilidad estructural.

    Por ello, con seguridad, somos objeto de una atención discreta a pesar de que aparentamos ser fiables. De momento.

    Ha bastado que Grecia sugiriese que podría mover ficha en temas como Deuda y OTAN, –ambos cruciales para EEUU y el pollo de Ucrania– para que toda la balanza se haga inestable. Imaginemos si el mismo estado de opinión comienza a fermentar aquí cuando oficialmente somos de lo más dócil si bien creo que este gobierno tiene el mérito de no haber echado leña al fuego.

    En cuanto, en tiempos de Zapatero, se produjo una mínima sospecha de que aquí comenzaba a manifestarse un problema, hubo llamadita a Moncloa y al poco rato se retiró del mapa como antes se habían retirado otros jefes de gobierno europeos por ruidos análogos.

    En este sentido el Partido que dirige el Sr. Arriola se encuentra bien posicionado pero tras los ruidos de Tsipras y el manejo público que hemos hecho de una situación muy difícil con Grecia va a ser un “close call” entre los mantenedores del statu quo y los que pueden cuestionarlo. Iglesias se portó divinamente en su entrevista en la NBC. Dudo que demuestre tentaciones de hundir la barca zozobrante. Rocking the boat no es lo más inteligente y Pablo Iglesias, será malote, pero no es tonto.

    Saludos

Los comentarios están desactivados.