Flash Derecho: de nuevo sobre la captura del Registro Civil

Leemos en El País a Fernando Garea un artículo del domingo en el que se dice que, a pesar de los repetidos mensajes en sentido contrario del Gobierno, los ciudadanos van a tener que costear los servicios del Registro Civil una vez que éste pase a control de los registradores mercantiles. Lo cierto es que lo que cuenta el periodista es verdaderamente escandaloso: enmiendas a la norma que lo va a regular, provenientes de los propios registradores, y en las que literalmente se  propone aumentar el número de actos incribibles, no para mejorar el servicio público, sino directamente para cobrar más, bajo el (realmente tenue) eufemismo de que sería “una fuente de financiación de la que no se puede prescindir”. Es decir, que hay que imponer a los ciudadanos más gestiones burocráticas innecesarias (porque hasta ahora no se llevaban a cabo y todo funcionaba perfectamente), para que paguen más. Desde luego no suena extraordinariamente ejemplar el asunto. Y mucho peor  sonaría si el Gobierno finalmente aprueba una norma que recoja estas exigencias.

Nos parece un tema verdaderamente grave, máxime teniendo en cuenta que, por si a alguien se le había olvidado, el presidente del Gobierno es registrador, de modo que es harto improbable que este tipo de actuaciones se estén desarrollando sin su consentimiento, o, al menos, sin esa característica y rajoniana manera de ponerse de perfil y hacer como que el asunto no va con él. Pero sí va, y mucho.

Sin perjuicio de seguir hablando del tema en el futuro, recordemos ahora lo que ya hemos escrito, editores y colaboradores, que no es poco. Y, desgraciadamente, parece que no estábamos muy equivocados…

Artículos sobre el Registro Civil

1 comentario
  1. juanantonio
    juanantonio Dice:

    No olvidéis que la enmienda de la ley de nacionalidad de sefardíes que quieren meter los registradores y que consiste en añadir una segunda y absurda, lenta e inútil calificación del registrador a la que hace el notario tiene como única justificación permitir a los registradores cobrar por la nacionalidad de los sefardíes.
    Es una vergüenza que una asunto de justicia como es la nacionalidad de los sefardíes tenga como única preocupación del presidente de Gobierno y Registrador de Santa Pola su utilización como fuente de financiación de los registradores para que éstos puedan financiar la usurpación del registro civil a los secretarios judiciales.
    En cualquier Estado democrático se habría creado una comisión de investigación para averiguar hasta donde ha llegado la participación de Mariano Rajoy en toda esta trama.
    Lo que sí sabemos es que Mariano Rajoy no se ha abstenido de votar en las sesiones del consejo de ministros que han aprobado lo Reales Decretos y proyectos legislativos que han favorecido al colegio de Registradores, es decir, a sí mismo como registrador titular del registro de la propiedad de Santa Pola..

Los comentarios están desactivados.