HD Joven: La bajada del IVA cultural ¿realidad o manipulación?

El pasado 9 de marzo se creó un gran revuelo cuando el diario ABC publicaba que el Presidente del Gobierno Mariano Rajoy había tomado la decisión de bajar el Impuesto sobre el Valor Añadido que grava los espectáculos y “al mundo de la cultura en general” del actual tipo impositivo del 21% a un 10% (aquí). Rápidamente empezaron las conjeturas y las declaraciones, pero lo cierto y verdad es que no hay nada firme al respecto según el propio Ejecutivo. A través de otros medios de comunicación se ha desmentido dicha reducción del tipo impositivo del IVA cultural, afirmando también que no obstante “es intención del Gobierno rebajar los costes fiscales de la actividad aunque a día de hoy no sea algo posible” (aquí).

En este sentido, la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) opina que la economía española cuenta con un sistema impositivo tremendamente ineficiente y que no es capaz de recaudar suficientes recursos para financiar el Estado, teniendo un déficit estructural que ronda el 3%. En lo referente a IVA, propone un tipo único de IVA acompañándolo de medidas incentivadoras.

Recordemos que el IVA es un impuesto de naturaleza indirecta que grava el consumo. Se encuentran sujetas al impuesto con ciertas especialidades, que no analizaremos aquí, las entregas de bienes y las prestaciones de servicios realizados en el ámbito espacial del impuesto (en Canarias se aplica el Impuesto General Indirecto Canario y no el IVA). Es decir, es un impuesto que resulta muy gravoso para distintos sectores de la sociedad española, que parece quedan olvidados en el debate ya que no obtienen tanta difusión ni pueden ejercer la misma presión. Por ejemplo, para las profesiones liberales y más concretamente la abogacía su actividad se encuadra en “prestación de servicios” (operaciones de asistencia y asesoría jurídica) el tipo aplicable actual es también de un 21%, que se dice pronto, y sin embargo al respecto no hay generado debate alguno. ¿No es este sector sin embargo de vital importancia para el país? ¿No se encuentra también verdaderamente agobiado y perjudicado por lo elevado del tipo impositivo? ¿No es un sector del que viven muchos ciudadanos y que afecta directamente a más ciudadanos en distintas facetas de sus vidas? No es que no haya que rebajar el IVA cultural, no seré yo quien se oponga a una bajada de impuestos por muy parcial e interesada que esta sea, pero ¿Por qué solo está en la mesa bajar el tipo impositivo del IVA al sector de la cultura?

El denominado como sector de la “cultura” en este país viene ejerciendo en los últimos años unas presiones y reivindicaciones que para muchos resultan cuando menos improcedentes y fuera de tono. Se ha asociado la caída de las ventas a la subida del IVA (evidentemente sí que ha influido) pero no se ha hecho una merecida autocrítica de la calidad de los productos o de la influencia de la propia crisis que ha afectado a las ventas de todos los sectores. Se ha impuesto la idea de que el sector de la cultura sufría la imposición de un IVA “de lujo”, cuando en realidad se le impuso el IVA general. Es un sector que tiene fuerza y peso políticos, derivados sobre todo de la facilidad para comunicar y presionar a la ciudadanía que tiene, de ahí declaraciones como las del líder de la oposición. Pedro Sánchez, en la XXIX edición de la Gala de los Goya, que afirmó que si el PSOE ganaba las elecciones lo primero que haría sería reducir el IVA para la cultura del actual 21% al 5%.

Es cierto que es fundamental para la sociedad apoyar y promocionar la cultura, siendo una forma de hacerlo el que se le aplique un tipo impositivo de IVA más bajo para estimular su consumo. Pero cabe también preguntarse ¿es por ejemplo cualquier película un producto cultural? ¿Qué criterio seguimos para discriminar qué obras son culturales y merecen apoyo? En la actualidad, además, hay un importante debate generado sobre la calidad de muchas de las producciones culturales que se realizan en nuestro país y si en realidad muchas de estas obras pueden ser consideradas o no como culturales.

A día de hoy no sabemos qué es cierto y qué no sobre el tema, pero desde luego si se produce esta bajada de forma tan sesgada se hará únicamente con la finalidad de congraciarse con un sector con el que corre prisa amistarse para obtener un respiro en la campaña electoral. Lo que por otro lado resulta comprensible dada la habitual virulencia del “sector de la cultura” contra el actual Gobierno (no ha venido siendo así para con anteriores gobiernos sin embargo). Dadas las promesas electorales que en su día se hicieron en materia tributaria y que en el año 2012 fueron incumplidas de plano con la subida de impuestos que se hizo para luchar contra el exagerado déficit público y evitar la salida del euro y la bancarrota, el que sólo se redujera el tipo impositivo del IVA para el sector de la cultura resultaría inadmisible. Desde ese mismo mes de julio de hace casi tres años, las distintas industrias de entretenimiento afectadas se han estructurado a modo de lobby para reclamar un retorno a la situación anterior. Para ello, han empleado todos los resortes y altavoces mediáticos que tienen a su disposición, generando la sensación de que constituye una auténtica emergencia nacional la reducción de su IVA: es decir, del IVA que afecta directamente a sus márgenes de beneficios.

Si se quiere aumentar el consumo y reactivar el crecimiento económico es imprescindible reducir la presión fiscal, pero a todos los niveles. Hacerlo sólo en favor de determinados sectores por obtener un rédito electoral en la situación política y social en la que nos encontramos, no es aceptable ni soluciona problema alguno. Recordemos que en el año 2013 los hogares españoles destinaron alrededor de un 2% de todos sus gastos a bienes y servicios ligados con la cultura. Es evidente que resulta más apremiante la reducción del IVA sobre otros productos, especialmente si ésta no se va a producir de forma general que sería lo idóneo.

13 comentarios
  1. Gonzalo García Abad
    Gonzalo García Abad Dice:

    Un tema de gran interés, o mejor dicho 2: el IVA y la cultura. Creo que en el tema del IVA hay dos cuestiones. Desde el punto de vista de la eficiencia, un impuesto que grava bienes y servicios cuyo consumo cae mucho cuando aumenta su precio (como en la mayoría de los culturales) está generando una importante distorsión. Desde el punto de vista de la equidad creo que tiene poco sentido hablar de "IVA cultural", porque hablamos de servicios muy diferentes. Por ejemplo, cuando hablamos de espectáculos, hay espectáculos que son muy caros y en los que los asistentes son mayoritariamente personas de un nivel de renta muy elevado; mientras otros, por su coste mucho más reducido, son más accesibles a la mayoría de la gente.

    En cuanto al tema de la cultura, la cultura se ve afectada por muchos fallos de mercado. Conviene regular correctamente los mercados. Sin embargo, conviene distinguir la cultura del negocio cultural, dos realidades relacionadas pero diferentes. Si no regulamos esas realidades correctamente corremos el riesgo de quedarnos sin gran parte de la cultura. Pero, ¿qué es cultura? ¿qué es negocio cultural? Lo que pueda o no ser negocio cultural lo debe decidir soberanamente el consumidor, no el Estado. El Estado sólo debe velar en este caso, en la medida de lo posible, por el correcto funcionamiento del mercado.En cuanto a la cultura, la intervención pública ha de ser exquisitamente respetuosa en no fomentar la "cultura de los míos", la cultura políticamente afín.

    Un cordial saludo.

    • Julio
      Julio Dice:

      Buenos días Gonzalo,

      Estoy de acuerdo con tu opinión, como has comprobado. Son dos temas muy polémicos. Parece claro que sí hay consenso en que el IVA cuanto más reducido sea por un lado se fomenta más el consumo y por otro se acaba recaudando más. Yo personalmente creo que una bajada general del tipo impositivo sería realmente beneficiosa.

      En lo referente al tema del sector cultural en España no puedo estar más de acuerdo contigo, es un tema que despierta muchos intereses y ningún consenso sobre el mismo. Creo que a la hora de acercarse a este tema hay que dejar a un lado las interpretaciones partidistas como planteas, pero para que pase hace falta mucho cambio. Veremos qué pasa al final con el IVA.

      Encantado de hablar contigo Gonzalo, un saludo!

  2. Pedro
    Pedro Dice:

    El sector de las flores, al cual también le pasaron en 2012 del IVA reducido al general, consiguió hace 3 meses que le volvieran a pasar al reducido. Se ve que el lobby de las flores fue más eficaz, a pesar de su poca presencia pública comparado con la cultura, o precisamente por eso.

    En Francia, Alemania o Italia el IVA de teatro, cine, arte, etc, es ostensiblemente más bajo que el general, por debajo del 10%. Es evidente porqué ellos lo hacen, si realmente es necesario explicar aquí porqué esto es mejor que sea así, y que no es "inadmisible", la verdad, no es más que una muestra más de porqué nuestra sociedad va como va….

  3. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    ¿Cultura o simple entretenimiento (de pésimo nivel cultural muchas veces)? A partir de los ochenta y como consecuencia del "todo vale" (fomentado en muchos casos por los medios de comunicación audiovisual), empiezan a surgir supuestos protagonistas culturales en un marco de "colegueo" que se aplauden mutuamente con destino a ser famosos. Todo el mundo se siente capacitado para escalar ese lugar donde la fama y el dinero son lo más importante, sobre todo en el mundo de las artes plásticas (véanse las burbujas de la época), del cine (ídem) o de las artes escénicas (tema que conozco un poco). Pero no sólo eso, se empieza a considerar "cultura" el mundo de las series televisivas cutres y chabacanas, el mundo del cotilleo morboso alrededor del cuñado o del primo del supuestamente famoso porque (dicen) "es lo que gusta a la gente". Mientras tanto la verdadera cultura, la que resiste el paso del tiempo, sólo es accesible para clases que pueden mantener sus "abonos" o pagar las localidades a un alto precio. No olvidemos además el exceso de "genios" con sus palmeros correspondientes capaces de cargarse una ópera clásica con el personal vestido de futbolistas a costa de los presupuestos públicos. Más burbujas que van explotando…….
    Por último, la cuestión no es de recaudación fiscal (como apunta Fedea), sino de control del gasto. Hay una interesante aportación en este mismo blog sobre el informe realizado por la CNMC sobre contrataciones públicas que, por cierto, parece haber pasado mediáticamente sin pena ni gloria….. En eso estamos.

  4. KC
    KC Dice:

    Señor escribiente, a Ud siempre le quedará el poder ir a los toros, no se preocupe. Ahí no va a encontrar proclamas extrañas, ni agentes subversivos. Si usted estuviera mínimamente informado, y supiera -mínimamente- lo que dice, se acordaría del impacto negativo que tuvo la Ley Sinde hacia el tema. Y de cómo el PP utilizó esa necesaria regulación -absolutamente necesaria para evitar que los toros y la paella fueran la única cultura española- de forma que le aseguro yo a Ud. que consiguió muchos votos. Claro que si todavía Ud no entiende por qué la cultura -la seria, digo- tiende hacia una ideología concreta, le quedan a Ud. muchos libros por leer… Más allá de los jurídicos, claro.

    • Julio
      Julio Dice:

      Estimado KC,

      Estoy de acuerdo con usted, me quedan muchos libros por leer de eso no hay duda. Evidentemente no dispongo de la totalidad de la información, pero si me he formado un criterio propio el cual expongo sin ofender a nadie. Creo que no es reprochable y estoy en mi derecho.

      No obstante tengo que decirle que lo que yo entiendo por cultura es el que defiende Mario Vargas Llosa en su libro "La Civilización del Espectáculo" el cual le recomiendo encarecidamente. También creo que la cultura seria que usted menciona, en tanto que seria, precisamente no tiende hacia intereses partidistas. Pero repito que es mi opinión personal.

      Encantado de intercambiar pareceres con usted,

      ¡Un saludo!

    • KC
      KC Dice:

      Por supuesto que está en su derecho de decir lo que quiera, faltaría más, pero es inaudito que por un lado esté usted aconsejando una bajada de los tipos impositivos en su conjunto y por otro se queje de que "los de la cultura! se pretendan "desigualar" a los de cualquier artículo de lujo. De la misma forma, se puede ver rápidamente a qué motivos ideológicos apega usted su argumentación. El Sr. Vargas Llosa, al que usted alude, seguro que no se tiene como uno de aquellos del "no a la guerra" y también él es un hacedor cultural. Se pregunta usted qué criterio usar con respecto a lo que pueda ser o no cultural. Y añade que si cualquier película podría serlo. Hombre, digo yo que el impuesto no iba a depender del contenido de la obra, ¿no? Porque eso sí sería un criterio subjetivo a más no poder y no creo que sea ese precisamente el quid de la cuestión. España, como no podía ser de otra forma, es el país con el impuesto cultural más alto de Europa. Y obviamente responde a varias razones muy complejas de explicar aquí pero que cada día se entienden mejor. Insisto, su entrada nace ya defectuosa desde que le da esos tintes politizados. La bajada del IVA cultural no es que tenga un objetivo electoral, es que debe ser así por muchas cuestiones que tienen que ver con la posibilidad de culturizarse de una u otra forma. Que sobre eso algunos quieran sacar tajada, es lo de siempre. Pero la cultura no es de unos u otros (aunque es obvio que tienda a un sector). Y desde luego no se hace, generalmente, para convencer a nadie de nada, que es lo que parece desprenderse de según qué comentarios. No sé que interés partidista puede ver usted en regular, por ejemplo, las vulneraciones de derechos ajenos en el tema de la propiedad intelectual, cuando teniendo el electorado que tiene España eso es, políticamente hablando, un suicidio (que es lo que pasó con el PSOE y su Sinde y lo que pasará con el PP y sus medidas en cuanto a esto). Porque aquí hay unas paradojas ciertamente curiosas que desde luego no obedecen a lo que usted pueda entender por "me he formado un criterio propio". Saludos.

  5. Pedro
    Pedro Dice:

    Me pregunto que le parecería al Sr. Vargas Llosa que el IVA de sus libros pasara del 4% actual al tipo general del 21%….Se quejaría, con razón, igual que hacen los demás sectores culturales ahora…

  6. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Mi pregunta al Sr. Bermúdez (esto de HD Joven es muy interesante), es si el 21% del precio de un bien es, en cualquier caso, un "impuesto" razonable. Más de 1/5, "dos diezmos", tomando en cuenta de que, antes de que a su cartera de Ud. (mejor dicho, cuenta bancaria, que as malvadas carteras, bolsillos, calcetines y colchones son pecado) papá Estado le ha quitado un pico de su trabajo del mes – pongamos que 5 días sobre 30 si es Ud. profesional (y se paga los gastos para el ejercicio de su actividad económica) y hasta 12 días al mes si es trabajador por cuenta ajena – vía "witholding tax" y por tanto. Y, a pesar el 21% de IVA, el 30% de seguridad social, las retenciones, el IRPF, el IS, el IO, los II.EE., los Aranceles, las tasas, detasas, precios públicos, IP, IS, ITPyAJD, y demás, la "cosa pública" nos ha generado una deuda de 1 billoncejo de Euros de nada, mientras el Ministro del ramo saca pecho porque el déficit público se ha rebajado a unos 55.000.000.000 de Euros, centavo arriba o abajo, mientras privatizamos AENA, bajamos los peajes del ADIF y publicamos las Radiales. Si Ud. sabe la diferencia entre "fiscus" y "erarius" comprenderá por qué estamos hablando de Derecho fiscal. Gracias por su post.

    • KC
      KC Dice:

      Jesús, la "cosa pública" podría funcionar muy bien si no hubiera quienes viven de ella, muchos de los cuales, paradójicamente, defienden lo privado a ultranza. Si esto todavía no se entiende después de la praxis de estos últimos años, apaga y vámonos… Aunque imagino que es mejor no entenderlo. Entre otras cosas porque entenderlo no da de comer, ni paga las facturas.

  7. Eduardorote
    Eduardorote Dice:

    la utilización politica de los impuestos acarrea grandes disfunciones. El IVA es un ejemplo. Tampoco olvidemos que siendo un impuesto indirecto, por naturaleza es mas regresivo. El tipo general se ha elevado en exceso en España y la aplicación de tipos inferiores responde a presiones de grupos, lo de las flores es antológico. Desde la Comisión europea se pide una reducción del tipo general y la desaparición de tipos reducidos o, desde luego, la inclusión de muchos menos bienes o servicios. Debería ser más equitativo y menos inflacionista.
    La cultura o que sectores deben beneficiarse daría para mucho, todos los que han precido a esta opinión tienen razones fundadas. Para evitar privilegios o utilizaciones torticeras, lo mejor seria la igualdad. O como bien se ha apuntado diferenciar entre cultura y negocio cultural. Pero los libros siempre al más reducido posible.
    Gracias

  8. Jose
    Jose Dice:

    Hay en las izquierdas -tal vez originario en los déspotas ilustrados- un prurito de "promocionar la cultura".
    Pero, ¿qué cultura?, como dice el articulista.
    ¿Es cultura dar a los de la ceja contratos y subvenciones con dinero de todos para que, a cambio de apoyar a Zapatero, vivan como no tienen derecho (si lo tuviesen, no necesitarían esas ayudas)?
    El problema es mucho más grave que lo que parece y es un signo de lo que está pasando en España en todos los niveles -fruto de 30 años de políticas muy determinadas-:
    Resulta que no se ha creado un público lo suficientemente grande como para poder mantener con sus compras a los de la "cultura" (me imagino que son los intelectuales de "izquierda" y los "creadores no industriales". Hay un cierto penchant por "vanguardias y "vanguardistas" de esos que viven de epatar al burgués.
    Esperamos que no los den todo gratis, por que tenemos DERECHO (no tenemos obligación a pagar impuestos), y para ello EXIGIMOS cultura, aunque no la consumamos ni gratis.
    (y los "intelectuales y creadores de las masas obreras y campesinas" exigen que se les trate como a funcionarios sin haber pasado una oposición, que eso es lo que es una subvención perpetua)
    Esto en sí no deja de ser dirigismo (cultural) con dinero de todos, lo cual es en sí grave (¿Es Zapatero autoridad suficiente como para decidir quien vale y quien no vale? -es decir, a quién se subvenciona y a quién no-)
    Lo peor es que hemos convertido a esta sociedad en una sociedad pasiva que exige lo que no tiene derecho (de ahí las manifestaciones y los manifiestos), pero no hace nada positivo y activo para tenerlo.
    Esto se ve en a actitud para ser empresario. La gente prefiere quejarse y aguantar las de Caín en la empresa o estar en paro antes de trabajar por su cuenta. Por eso tenemos el paro que tenemos y por eso el país se ha desindustrializado.
    No todos podemos ser funcionarios de oposición o de dedo (consejeros, asesores, secretarios, enlaces, comisarios políticos, directores generales de ONGs, cantantes del Pueblo en las fiestas populares del pueblo…
    Volviendo a la falta de público:
    ¿De verdad piensan ustedes que por que una entrada de cine cueste un poco más, al que de verdad le gusta no va a ir? Tal vez no irá todas las veces que quiera, pero sí que irá.
    Una persona que es capaz de gastarse 300 euros en una entrada de ópera va a dejar de ir por que cueste un poco más? Tal vez irá a una localidad más barata (que le siga saliendo en total por 300 euros). O tal vez deje de ir a alguna representación.
    ¿Cuántas personas son capaces de gastarse cantidades increíbles en un crucero, un restaurante, las vacaciones de verano, montar una Harley Davidson…pero no compran un libro "por que son demasiado caros"? ¿Cuántas veces va al teatro un español al año?
    ¿Compramos la misma cantidad de libros por habitante que en Gran Bretaña, Alemania y Holanda?
    Somos un país de analfabetos y de pasivos. El dirigismo cultural de los políticos no ayuda.
    No quiero mencionar aquí las "vanguardias" (perdonen, pero una vanguardia de más de 100 años no es vanguardia, será otra cosa) que la gente no traga. Si los directores de cine hiciesen películas como 8 apellidos vascos, no habría que subvencionarlas. Y daría lo mismo el IVA cultural o no, por que se verían igual.
    ¿De verdad se descargan ilegalmente videojuegos por que el IVA cultural los encarece? ¿O simplemente por que tengo derecho a robar del esfuerzo del creador para mi propio entretenimiento gratis? Por que si no tengo dinero para dos, al menos puedo comprar uno, no ninguno.
    ¿Es que los funcionarios, que tienen el salario y el futuro garantizado, no pueden comprar "cultura"? Se suponen que son gente estudiada.
    Si comparamos Madrid con Buenos Aires, Madrid es un desierto cultural (y en Buenos Aires no hay subvenciones, y sí público ávido de cultura. Y eso en un país en crisis permanente.
    El debate es falso.
    Y está además viciado por el acoso y derribo partidista del PSOE en una situación de crisis económica y emergencia social -creada precisamente por sus políticas- y que de todos modos el PSOE tendria que hacer igual, por que viene exigido por quienes nos prestan el dinero (no por su maldad intrínseca, sino como garantía de que se devuelve ). Cuando los españoles estamos sufriendo, todo lo que no sea un compromiso de los partidos políticos de unirse para sacarnos del problema en que sus malas políticas nos han metido, es de sinvergüenzas. Pedro Sánchez, ¡déjese de atacar con aspereza sin ton ni son, y colabore! Aunque sea presentando alguna propuesta.

  9. Julio
    Julio Dice:

    Buenos días,

    En el artículo defiendo la bajada general del tipo, en absoluto partiendo desde una posición política o partidista. Ése tipo de posiciones es lo que intento poner en duda en el mismo y no considerando serio el argumento de "que me reduzcan sólo a mi los impuestos". Lo que defiende el artículo es: bajada del IVA si, pero general, no sólo para contentar a un sector influyente. Por más que lo intento sigo sin conseguir ver motivos ideológicos.

    Esrtimado Jesús, que se imponga al contribuyente un tipo impositivo del 21% en concepto de IVA no me parece en absoluto razonable y más teniendo en cuenta como usted bien alude el resto de impuestos que hay que soportar. En mi opinión los tipos impositivos cuanto más reducidos mejor en todos los aspectos.

    Un cordial saludo

Los comentarios están desactivados.