HD Joven: Imaginémonos el dinero

Hoy publicamos un artículo que recoge opiniones que cuestionan algunos conceptos básicos de la Economía y del Derecho y que son compartidas por mucha gente joven que hoy se agrupa en torno a nuevas opciones políticas de previsible éxito en próximas elecciones y que es interesante poder conocer y comentar:

Poderoso caballero es don Dinero, tal y como nos decía el poeta Quevedo haciendo referencia al poder que otorga el oro, y no le faltaba razón. Es muy probable que el lector defienda a capa y espada ciertas medidas económicas, entregue su voto y tiempo a distintas opciones políticas que comparten su visión de cómo debe gestionarse una sociedad y puede que hasta tenga acalorados debates sobre cómo administrar dinero público. ¿Pero a qué nos referimos cuando hablamos de dinero? ¿Sabemos de verdad de donde viene el dinero, quien lo emite y controla y en base a qué? ¿Está relacionado con la deuda? El presente texto intentará dilucidar ciertas cuestiones básicas que tal vez nos permitan entender un poco mejor el pilar sobre el cual se basa nuestra economía de mercado.

¿Y si la premisa es falsa?

La teoría monetaria clásica, desde Adam Smith hasta Joseph Stiglitz sostiene que antes del dinero existía el mero trueque, pero esto parece plantear claros problemas: María quiere intercambiar solomillo por los tomates de Juan, pero él pese a tener excedente de tomates es vegetariano y no le interesa su oferta. Los economistas clásicos asumen que a raíz de situaciones similares nació la necesidad de asignar un valor a algo para realizar mejor el intercambio, ya sean conchas de mar, sal o metales. Pero, ¿Y si todo esto fuera un mito? David Graeber, profesor de la London School of Economics al igual que un número significativo de antropólogos sostienen que en la antigüedad existían muchas formas de economía, pero no existe evidencia antropológica que demuestre que ninguna se basase en el mero trueque. En su lugar, en su aclamado libro “En Deuda”, que pone en jaque muchas de las asunciones de la economía moderna, defiende que históricamente la economía se basaba en distintas formas de deuda social, y que la aparición de la moneda parece estar más ligada al poder estatal que al ingenio ciudadano. Y no tenemos que irnos muy lejos para ver ejemplos de ello dado que el primer banco central moderno es el banco de Inglaterra, creado en 1694 a raíz de un préstamo de banqueros Ingleses por valor de 1,200,000 Libras al Rey a cambio del monopolio para imprimir billetes y pagarés . A día de hoy ese préstamo no ha sido devuelto y jamás será devuelto, ya que de ser así todo el sistema monetario del Reino Unido dejaría de existir. Sin embargo este argumento, pese a ser interesante, es complejo y parece generar más preguntas que respuestas. Centrémonos por tanto en Europa hoy, y veremos como la creación de dinero está conectada con la transformación de la sociedad.

El Oro y la Plata

Hasta hace no demasiado, las instituciones emitían moneda de acuerdo con sus reservas de oro y plata, y por tanto el dinero pretendía ser la representación de algo que tiene un valor intrínseco. Pero desde que el ex presidente de EEUU Richard Nixon Unidos decidiera implementar el acuerdo de Bretton Woods en 1971, que derogaba la convertibilidad del dólar con respecto a los lingotes de oro, el sistema monetario a nivel mundial pasó a ser radicalmente distinto. Lo que usamos ahora se conoce como dinero fiduciario, basado en la pura confianza en quien lo emite pues no está respaldado por ningún tesoro. Por tanto tenemos plena fe en quien emite nuestro dinero, ¿pero quiénes son los magos que crean dinero y como lo hacen?

Bancos Centrales

En realidad aquí deberíamos incluir un número importante de actores que en cierto modo influyen en política monetaria, a destacar la Reserva Federal de los Estados Unidos, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio. Pero para simplificar nos centraremos en la creación de dinero en la eurozona. En Europa parte de esta labor está en manos del Banco Central Europeo, esa institución no sometida a ningún control democrático presidida por un antiguo directivo de Goldman Sachs, Mario Draghi cuya firma aparece en nuestros billetes de Euro. Pese a estar integrado por funcionarios no elegidos por ciudadanos, el BCE es quien autoriza la emisión de euros a los bancos centrales de cada país. Además, y por si fuera poco cada vez mas economistas procedentes de distintas corrientes denuncian el incremento significativo de poder del BCE a raíz de la crisis. Porque el BCE no está autorizado a comprar deuda soberana, pero sí a crear dinero de la nada, prestárselo a los bancos a un bajo interés, y que sean estos los que compren deuda soberana. En otras palabras, esta institución poco democrática presidida por antiguos banqueros tiene el poder de gestionar gran parte de la macroeconomía.

Banca privada

Pero gran parte del dinero que usamos (por cierto se calcula que más del 90% de todo el dinero es virtual, es decir que sólo existe en la pantalla), no nace fruto de medidas de entidades centralizadas, sino de los bancos privados. De hecho ellos tienen la llave de la creación de gran parte de dinero, pues pueden prestar mucho más dinero del que tienen depositado. Se denomina “coeficiente de caja” al porcentaje de dinero que un banco debe mantener en líquido, que en la zona Euro es del 2%, y puede prestar el resto. Es decir, tú depositas 1000 euros al banco, éste debe mantener 20 Euros en líquido y puede prestar 980 a otro cliente. Por lo tanto se ha creado dinero, ya que ahora existen 1000 euros en depósito y otros 980 en metálico. De esta manera el dinero se expande en el sistema financiero y multiplica significativamente la cantidad de dinero, algo que se denomina “expansión múltiple de los depósitos bancarios”. Sacar jugosos billetes de euro de la chistera en lugar de conejos suena bastante más divertido, y la verdad no es un mal truco, pero puede tener consecuencias mucho más peligrosas. Ya que esto también implica que si se dan muchos prestamos a gente que no puede pagar, se genera deuda, y esto a gran escala puede convertirse en una deuda privada (o pública si la acaba absorbiendo el Estado) de grandes dimensiones. Por lo tanto cuando se habla del famoso rescate a la banca, se debe de tener en cuenta que gran parte del dinero inyectado en entidades financieras no está destinado a salvar los ahorros de las personas corrientes, la gran parte de lo rescatado es capital financiero producto de prácticas prestamistas abusivas. Vemos por tanto cómo generando dinero se puede generar deuda, y sin mencionar intereses.

El cómo funciona la maquinita de imprimir dinero puede resultar en una crisis que precisamente acabe beneficiando a quienes fueron parte central de su gestación. Impera por tanto la necesidad de re-abrir un debate sobre la creación del dinero y su control. Está claro que todo dinero se basa en la confianza que los usuarios depositan en que es un medio adecuado de intercambio. Pero el dinero fiduciario implica que no debemos simplemente fiarnos de que un billete es dinero, sino también de quién lo emite y acorde con qué criterios. ¿Pero porque deberíamos depositar semejante confianza en instituciones que parecen velar mas por sus propios intereses y en aumentar su cuota de poder? Dado el déficit democrático del BCE y la expansión múltiple de los depósitos bancarios, junto con los problemas relacionados con la deuda pública y privada, se va haciendo necesario democratizar la economía.

Frente a ello comienzan a surgir interesantes alternativas monetarias. El FairCoin, el dinero Peer-to-Peer, la moneda social o incluso el BitCoin plantean soluciones interesantes que están adquiriendo cada vez más importancia y que ponen en jaque a las políticas monetarias clásicas dado su carácter descentralizado y voluntario. Pero sin la voluntad política de poner freno a la labor del capital financiero y el papel que sigue jugando en la gestión de la recesión, será difícil afrontar los problemas surgidos a raíz de esta crisis. Y es que analizando cómo se produce el dinero y con ello las crisis cíclicas que acaban pagando la mayoría de los ciudadanos, que además sirven para legitimar un giro aún más liberal-económico (véase el Transatlantic Trade and Investment Partnership, aun auténtico asalto a la democracia, más conocido por sus siglas TTIP), va cogiendo fuerza aquello que se lleva un tiempo oyendo en las plazas: Esto no es una crisis, esto es una estafa.

8 comentarios
  1. Enrique Titos
    Enrique Titos Dice:

    Tema de gran actualidad es que tocas. Efectivamente el dinero fiduciario es la clave del modelo de expansión económica que la Humanidad ha disfrutado desde que se disoció del patrón oro. Si se puede crear dinero se puede crear capacidad de compra a través de la deuda con lo que las ventas se multiplican, incrementando las cifras de negocio y finalmente el PIB.

    No tengo tan claro tu argumento de que parece que el dinero hubiera de ser creado por instituciones democráticas y es cierto que actualmente su capacidad de creación la tiene el "sistema": bancos centrales y bancos comerciales que en el ejercicio de sus funciones, bastante novedosas en el primer caso con la aparición de las inyecciones cuantitativas. Esto en teoría multiplica la cantidad de dinero en circulación que es lo que está pasando ahora, si los bancos usan el dinero que reciben por ejemplo del BCE para prestar a empresas y familias.

    No conozco el mundo de las criptomonedas en detalle, pero me parece que, aparte de que parecen ser muy eficientes operativamente por la tecnología "blockchain" que subyace (he oído que la trazabilidad de su uso es bastante sencilla por el rastro informático que van dejando), entiendo que "alguien" decide cuanta criptomoneda se emite en cada momento. Y supongo que el problema sería que habría tantas criptomonedas como comunidades las aceptaran, y al final se recrearía un ecosistema donde se replicaría el modelo actual de múltiples monedas, esta vez en manos no se sabe si de Estados, o de que otro tipo de organizaciones, posiblemente "menos democráticas". escenario contra el cual los Estados lucharán sin duda.

    En cualquier caso, un tema que da que pensar.

    • S4nt1R
      S4nt1R Dice:

      Comentarios: las inyecciones cuantitativas no incrementan el dinero en circulación; sino la base monetaria. Por eso aunque el BCE, como la FED, u otros bancos centrales, han incrementado su balance increiblemente, el dinero en circulación no se incrementa, sino que sigue deprimido (como la economía). La razón es que los bancos privados, que crean el dinero en circulación, prestandolo a familias y empresas, están reduciendo sus balances, porque no encuentran suficientes prestatarios solventes, dispuestos a incrementar su deuda. Recordemos que empresas y familias están sobreendeudadas, y en la zona euro nos hemos creido la milonga del déficit y la deuda pública y tenemos al sector público en modo austericida. Resultado; deflacción y depresión, porque todos los sectores de la economía están intentando desapalancarse al mismo tiempo. Pensar que esta situación se solventaría volviendo al patrón oro es ilusorio (o BitCoin, que es lo mismo conceptualmente hablando, porque da igual sacar oro de las minas, que producir BitCoins según un algoritmo diseñado para limitar la cantidad total en circulación); porque el patrón oro fue uno de los causantes de la Gran Depresión… de la que, p.e., empezó a salir UK, cuando abandonó el patrón oro. El problema de la actual depresión en Europa, es que nuestras autoridades no aceptan que cuando los tipos de interés llegan al límite de 0%, ya no son utiles para resolver una crisis económica, es decir ya no pueden compensar la recesión, causada por el desapalancamiento de empresas y familias, y tienen que ser el estado el que ponga el dinero a trabajar; con inversión pública productiva… que es justo lo que en toda la UE se ha reducido drásticamente desde 2010; en que los estados para conseguir reducir déficit han recortado brutalmente inversión en infraestructuras, en I+D, en educación, etc ¿¿¿o alguien me va a decir la patraña de que nuestros hijos nos van a agradecer que no les leguemos la deuda de pagarles una buena educación???

  2. Juan Luis Redondo
    Juan Luis Redondo Dice:

    La forma como subliminalmente se transmite en el artículo la idea de que es el déficit democrático de las instituciones financieras lo que crea el problema que subyace tras las crisis económicas se repite una y otra vez de forma tan demagógica que merece sin duda cierto análisis. Revisemos. No ha habido bancos tan democráticos en el mundo como las cajas de ahorro españolas. Consejos de administración perfectamente repartidos entre partidos políticos de acuerdo con lo democráticamente elegido en las urnas, y representación de sindicatos, y sociedad, para incrementar aún más la legitimidad democrática. El fracaso y el desastre es innegable, incluso para los que tratan siempre de culpar a oscuros intereses de los mercados.
    Uno de los grandes desafíos de las democracias occidentales es como equilibrar la legitimidad democrática que dan los votos, con la legitimidad que da el conocimiento, la profesionalidad y la visión a largo plazo. También conviene recordar que los bancos centrales se crean para contrarrestar la excesiva querencia de los gobiernos a imprimir dinero, generando inflación, y devastando la riqueza de los ciudadanos. Es tan fácil imprimir dinero, que lo del déficit democrático suena ciertamente banal, demagógico y superficial en el análisis. Es la "excesiva democratización" de estos bancos centrales, a través del reparto político que surge de las urnas lo que ocasiona los problemas. Lo que hace falta es profesionalización y rendición de cuentas. No hace falta elegir en las urnas a los que deben ocupar los cargos en estas instituciones. Hace falta elegir a los mejores, y que rindan cuentas.
    Por lo demás, ante las "sombras" que quiere proyectar el artículo sobre el impacto en riqueza y bienestar que ha traido el dinero en todas las sociedades y civilizaciones, solo puedo que recomendar el magnífico libro: "The ascent of money: a financial history of the world" de Nial Ferguson". Creo que más científico, documentado y entretenido que las muchas sombras que quiere proyectar este post, con mas ideología que base tras él.

  3. abógalo
    abógalo Dice:

    Excelente e interesante artículo, felicidades.

    Únicamente, comentar que la ausencia de principios sólidos que vertebren el conocimiento que se produce bajo la etiqueta "economía" supone que en momentos de inestabilidad epistemológica los teóricos no tienen un lugar común al que volver para reconstruir ese saber y seguir avanzando por una nueva vía, como pasa en las ciencias más duras. La contrapartida es que aumenta el grado de dogmatización de dicho conocimiento, tal como ha pasado en la economía desde sus inicios. Un gigante con pies de barro, del que puedes esperar cualquier cosa.
    Saludos

  4. Dan Evans
    Dan Evans Dice:

    Suscribo el comentario de Juan Luis Redondo. Es demagógico e incluso simplista el argumento de que los bancos centrales no son elegidos democrática mente. Se debe elegir a los mejores para que ejecuten los mandatos que tienen encomendados los bancos centrales (estos mandatos por cierto si se determinan por un poder democráticamente elegido) .

    En el fondo desde mi punto de vista no tiene mucha diferencia con con la judicatura. Un poder cuyos miembros no eligen los ciudadanos pero que ejecutan las normas emanadas del poder legislativo.

    Un saludo

  5. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Felicito al autor por su claro y didáctico artículo aunque, como se comenta por alguien, contenga algunas afirmaciones con las que discrepar. He entendido siempre que este blog no era para lucimientos intelectuales o académicos más propios de los gabinetes de estudios (por cierto con un lenguaje críptico que, a veces, no entienden ni los propios expertos). Es una de las asignaturas pendientes: la comunicación personal se basa en entender el lenguaje. Dicho esto me gustaría resaltar dos cuestiones: "crear dinero de la nada" es lo que se ha venido haciendo con los productos financieros que no eran producto de la riqueza de un país, sino de la fantasía (o intento de estafa) de algunos operadores; por otra parte, cuando se dice que "el 90% del dinero es virtual" (no existe) es una constatación palpable de cómo funciona el "monopoly" actual. Finalmente ¿alguien se puede fiar de este dinero? No me extraña que surjan intentos de alternativas ajenas al sistema bancario. Se lo tienen merecido pero ¡ya se encargarán de apropiarse de ellas y ponerlas a su servicio! Mejor no demos ideas.

  6. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Titular de prensa y aviso a navegantes (de internet): "El timo del UNETE, el bitcoin de….atrapa a 22.000 inversores". 50 millones de euros procedentes de ingenuos inversores moviéndose por una decena de paises o, mejor dicho, "flotando en internet" en un sistema de paraisos fiscales y cuantas bancarias congeladas……. Todo por la buena idea de un "emprendedor"….

Los comentarios están desactivados.