Tiempos muy difíciles nos esperan

Volvemos, en cierto modo a la alta Edad Media donde tuvieron lugar las Cruzadas, con la diferencia de que las convicciones de Occidente en aquel entonces se basaban exclusivamente en la fe cristiana. Sin embargo, a partir de la secularización de las sociedades liberales, el dogma religioso no representa nuestro sustento moral fundamental. Desde 1776 la defensa de las libertades, el imperio de la ley y la democracia, se impusieron progresivamente en Norteamérica y Europa Occidental, hasta representar el fundente principal de carácter laico, civilista y moderno, para aglutinar a los países del mundo libre, con los Estados Unidos como líder indiscutible. Empero, tales fundamentos se han deteriorado sensiblemente tras la Gran Recesión, al pensar que la única salida a una crisis provocada en gran medida por las propias instituciones públicas, pasaba una vez más por fortalecer el poder del Estado en la sociedad.

Nuestros gobernantes de ambos lados del Atlántico e incluso Japón, espoleados por el recuerdo del pánico de 1929 y animados de una equívoca voluntad de “refundación del capitalismo”, decidieron adoptar sin vacilación las vetustas políticas monetarias expansivas para detener la caída a plomo de las economías más desarrolladas del planeta. De tal suerte, se optó por rescatar con dinero público a instituciones financieras y otras de carácter privado, público o semipúblico –típico procedimiento del capitalismo clientelar- cuya bancarrota era un hecho, lo cual impulsó al máximo un proceso socialización de pérdidas que afectaba directamente así al sufrido contribuyente. Todo ello frustró el mecanismo natural de destrucción creativa mediante el cual el propio tejido económico dañado se renueva al ser rescatado por sus accionistas quienes asumen la responsabilidad de las pérdidas, dando paso a su liquidación definitiva y con ello al origen de nueva savia empresarial y de negocios.

Ocho años después del estallido de aquel conmovedor crash y a tenor de una nueva magnificación del paradigma keynesiano, en las democracias occidentales se ha trocado la economía libre de mercado y la competencia por un “crony capitalism”, dando lugar a macro-estados asistenciales sustentados por elites políticas extractivas, interesadas más en parasitar al sector privado por vía fiscal, que en reducir el tamaño y el gasto del leviatán estatal. Tales elites han diversificado sus clientelas y bajo el atractivo slogan de “Estado de bienestar” se han especializado en fidelizar voto cuando precisamente lo que persiguen es el bienestar del Estado. Tales oligarquías, mediante su acción liberticida, lo que han logrado es la desaparición de las clases medias, la quiebra de las instituciones, el desánimo civil; la vertiginosa disolución de nuestras sociedades, cuando no el envilecimiento de estas, como ocurre especialmente en los países de la cuenca sur del Mediterráneo.

De tal suerte el Estado, devenido ahora en aparente salvador de la crisis, al extender su intervencionismo coarta nuestras libertades, cuando justamente las libertades siempre han sido la gran baza y la gran fuente de legitimidad del poder de Occidente sobre los pueblos esclavos; fuesen presa del estatismo totalitario, o del islamismo más feroz e intolerante. Si admitimos que el gobierno injerencista por antonomasia constituye la antesala de la socialización absoluta y que fue precisamente la demostrada ineficacia del modelo megaestatal y liberticida lo que condujo a la desaparición del comunismo en Europa oriental y la URSS, pues evidentemente mientras más nos acerquemos a ese patrón de funcionamiento, más nos debilitamos y más cerca estamos del peligro de nuestra desaparición como sociedades libres.

Esta creciente debilidad de Occidente es advertida por legiones de aprendices de oligarcas con una inmensa ambición de poder dispuestos a instrumentalizar al estilo populista todo el malestar en un numerosísimo sector de la población, adicta además a la beneficencia gubernamental. Todo ello con el claro propósito de tomar el poder y proceder a la completa demolición de todo vestigio de sociedad liberal. Desgraciadamente, muchos de nuestros líderes parecen ignorar que han sido precisamente esos valores los que hasta hace poco eran el primer baluarte de Occidente contra las embestidas totalitaristas y ahora también islamistas, y que solo la resuelta defensa de ellas garantizará la supervivencia de nuestro modelo de libertad y democracia.

9 comentarios
  1. Jose
    Jose Dice:

    El rescate de los bancos que ha habido en Occidente se debe a que Friedman demostró que la crisis del año 29 fue debida no a la Bolsa, sino a la quiebra de los Bancos (cerraron 1000 en Estados Unidos, de la noche a la mañana: tras un puente de fin de semana, no volvieron a abrir las puertas).
    Este cierre provocó una disminución enorme del crédito y del dinero -de hecho en algunas localidades se tuvo que recurrir al trueque-.
    Aprendiendo del error, se intentó que no volviese a pasar, por lo que los Gobiernos han rescatado Bancos.
    Es curioso que muchos de los que ahora protestan por que España ha rescatado "Bancos" (es decir. las Cajas, dirigidas por políticos y sindicalistas) no entienden que si falta el crédito sus puestos de trabajo desaparecen -al no poder vender la empresa o al no poder pagar el Estado a los funcionarios.
    Cuando habla de "capitalismo de clientelar" piense que a quien perjudica es a los demás Bancos que lo han hecho bien, ya que tienen que rescatar con su dinero a la competencia, en vez de cosechar los frutos de una buena gestión atrayendo a los clientes descontentos.
    (No niego que hay consideraciones políticas, como el RBS)
    Los Bancos rescatados con dinero público han devuelto ya el rescate (por lo menos en Gran Bretaña)
    No menciona el papel de las subprime en la crisis (no en España), ni el papel que la Administración Clinton tuvo en el desastre (obligando a los Bancos a dar hipotecas a quien no puede pagarlas). Tampoco menciona el papel de China en el comercio interior de cada país, el internacional y en el aumento del precio de las materias primas….
    En fin, no sigo por que el artículo es infumable y demasiado largo y con demasiadas ideas como para comentarlo aquí.
    Parece que usted es de la religión del liberalismo, pues en hora buena.
    Pero creo que es mejor para todos que busque resultados y que para obtener esos resultados utilice las medidas oportunas, sean liberales o no, con el caveat de que hay que ser responsable y hay que tener una ética (y han de ser posibles).
    Me da la impresión de que está mezclando ideas desconexas, como la "fe cristiana", las cruzadas, el "liderazgo de Estados Unidos", laicidad, modernidad, 1776, fortalecimiento del Estado, destrucción creativa, "libertades" etc…
    Gobernar un país es muy complicado y es una gran responsabilidad.
    Hay muchos intereses en juego. No solo de los"amigos", de los lobbies…sino que cualquier medida que se tome va a beneficiar a algunos y va a perjudicar a otros, sin contar de que alguien tienen que pagarla.
    Las elecciones cada 4 o 5 años impide que el político piense más allá.
    No creo que en un país como España que se ha desindustrializado, que tiene las fronteras abiertas, que tiene 6000000 de parados, pueda hablar usted de "destrucción creativa", por mucha razón que tenga, y si usted fuese Presidente de Gobierno, le echarían del gobierno sus ministros aterrorizados. Tampoco sería tal vez la solución en este momento.
    Creo que si las soluciones fuesen tan sencillas, no habría necesidad de Gobiernos ni de estadistas.
    Me llama la atención de que no mencione el papel de la empresa y del emprendimiento, que tanto nos falta y que nos ha llevado a donde estamos.
    A lo mejor la solución sería echar el niño al agua y o nada o se ahoga. Luego, dentro de 200 años, esta crisis será solo una línea en los libros de Historia de la Economía, pero en este momento, con la ruina en que estamos y el sufrimiento de tantos, créame, no es lo mejor. Sería una especie de Plan Morgenthau autoinflingido.
    No se preocupe con el Estado del Bienestar: la desaparición de la URSS y la competencia de China y los demás países emergentes va a forzar a las sociedades que lo tienen a que se adecuen a la competencia. Espere por tanto radicalización de los que viven mejor a costa de los demás.
    (¡Ojo!, que no estoy diciendo que la solución correcta sea la del PSOE o la de PODEMOS)

    • GABRIEL
      GABRIEL Dice:

      ¡no habría necesidad de Gobiernos ni de estadistas !

      Pues SI. Creo que falta muy poco para que desaparezcan los gobiernos y los mal llamados estadistas.
      No hay mente humana que hoy pueda aglutinar todo el Saber.
      El nuevo en la escala evolutiva ya está AQUI, y su Inteligencia si compendia y sincroniza todo el CONOCIMIENTO.

  2. aldelgadog
    aldelgadog Dice:

    !!!???
    ¿Sociedad liberal secularizada en 1776? Si los padres fundadores de EE.UU. apelaban a Dios y el Derecho Natural. Y eran republicanos antes que demócratas.
    Rescatar entidades financieras de la bancarrota NO es una política monetaria (expansiva o contractiva, de ningún tipo).
    Keynesianismo en los últimos ocho años es precisamente lo contrario de lo que ha habido en Europa, donde precisamente se ha ido recortando el estado del bienestar.
    La realidad no tiene que ver con esta aportación aynrandista-schumpeteriana.
    El nivel está siendo últimamente decepcionante.

  3. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    El análisis aportado por el autor del artículo parece que ha creado alguna que otra controversia que enriquece el mismo (aunque sobren las descalificaciones). Personalmente coincido a grandes rasgos con dicho análisis y respeto los otros puntos de vista (alguno "decepcionado" -al parecer- por el "nivel" del mismo). Dicho esto, quiero creer que las aportaciones intelectuales o reflexiones de los diferentes autores no se hacen para ser valorados por su "nivel", sino para generar debate e incluso polémica respetuosa entre los que participamos en ellos. Dicho esto creo que la evolución equívocamente liberal de los sistemas políticos (neoliberal) occidentales, se hacen a costa de los principios liberales más elementales (que no son los económicos precisamente). Sobre el apoderamiento del Estado por parte de los poderes de todo tipo para su propio beneficio no hay más que aplicar cierta dosis de objetividad y buen juicio y salirse de discursos interesados ideológicamente. O hay razón o hay ideas. Lo mejor es que éstas sean razonables, justas y sirvan a la sociedad y a la convivencia.

  4. Alfonso
    Alfonso Dice:

    Me ha decepcionado este post, no está a la altura del resto de este blog. Vamos por partes:
    "una crisis provocada en gran medida por las propias instituciones públicas," -> FALSO, la crisis la han CONSENTIDO las instituciones públicas pero la han PROVOCADO las instituciones privadas. Que por mucho que fueran nominalmente públicas, las cajas no lo eran al estar en manos de los partidos, o el partido, gobernante.
    "vetustas políticas monetarias expansivas" -> se refiere al quantitative easing de EEUU, porque lo que es en Europa, la única política que se ha aplicado hasta ahora es la austeridad suicida.
    "Todo ello frustró el mecanismo natural de destrucción creativa mediante el cual el propio tejido económico dañado se renueva al ser rescatado por sus accionistas quienes asumen la responsabilidad de las pérdidas, dando paso a su liquidación definitiva y con ello al origen de nueva savia empresarial y de negocios" -> Se le olvida un pequeño detalle, la destrucción creativa es buena cuando afecta a sus actores y responsables. Se rescata a la banca para evitar que el impacto de su imprudencia recaiga en quienes no son responsables, y se ignora la responsabilidad de quienes se han enriquecido en las vacas gordas.
    Los siguientes párrafos son un despropósito completo, así que me ahorro la cita entera: ignora usted que las élites usan el Estado (de bienestar, o de cualquier otro tipo) como instrumento para su propia supervivencia y enriquecimiento. Les da exactamente igual lo que les pase a las clases medias. O a cualquiera que no sean ellos. Las élites no persiguen el bienestar del Estado, persiguen su propio bienestar. Ignora usted que la capitalización del descontento surge en todo el espectro ideológico. Ignora usted que la definición de liberal está tan manipulada y corrompida que nadie puede entender qué tiene que ver su idea de ideología liberal con nada de lo que ha dicho anteriormente.
    Si se refiere al estado, permítame remitirle a unos cuantos comentarios hechos en un post sobre objetivismo/aynrandianismo donde se desmotan en cuestión de minutos toda la falacia sobre lo malo que es que exista un estado.

  5. S4nt1R
    S4nt1R Dice:

    Coincido con algún comentario sobre lo confuso de los argumentos: el intervencionismo de los bancos centrales, mas que keynesianismo es monetarismo. En realidad tan solo en 2009 hubo políticas keynesianas, más intensas en USA que en Europa, y decididas y sostenidas en China. En 2010 esas políticas keynesianas se revirtieron por el miedo a la deuda pública, con el resultado de ahora la deuda pública es más insostenible, por la recesión que ha causado la austeridad. Salvo en China que no han tenido miedo a mantener las políticas keynesianas. Por cierto, ¿por qué no recordamos? La clave de Keynes es el argumento de que cuando se llega al límite de que los tipos de interés están en el 0%, para sacar a la economía de la depresión es necesario la implementación de políticas fiscales expansivas que ayuden a recuperar la demanda agregada: inversión pública productiva, reestructuración de deuda de las familias, resolución ordenada de entidades financieras insolventes. El rescate indiscriminado de bancos, el capitalismo de amiguetes, la socialización de pérdidas no es keynesiana. Y no olvidemos que fue la "destrucción creativa" practicada por Andrew Mellon entre 1929 y 1933 lo que causó los pánicos bancarios y la Gran Depresión; que tuvo que ser revertida por el New Deal keynesiano de F.D. Roosevelt. En fin, que no confundamos churras con merinas.

  6. GABRIEL
    GABRIEL Dice:

    Siento tener tantas elucubraciones mentales, económicas, gástricas e intestinales y las RESUMIRÉ EN """"UNA"""":

    Cerrad y Vaciar los PARAÍSOS FISCALES de los """TRILLONES de ""$""" y la HUMANIDAD será feliz sin \\\\\ ….poder y sin especulación…..////

  7. pablo
    pablo Dice:

    Todo esto ocurre sencillamente porque la sociedad occidental ha olvidado los valores cristianos que han servido de cimientos para la libertad de hoy en día. Creo que si no recuperamos esos valores seremos fagocitados por el populismo y el islam

    • O,Farrill
      O,Farrill Dice:

      Amigo Pablo: Todo esto ocurre porque hay sectores hegemónicos que intentan (y lo consiguen) imponer modelos puramente pragmáticos en sociedades que todavía (afortunadamente) están sometidas a emociones y sentimientos plurales. Desde el sistema educativo, el económico, el social, el político o el de simple entretenimiento estamos contaminados en Europa por "patrones" de vida e intereses que no son los nuestros. Desde luego los valores y principios no se imponen con la violencia, la destrucción y la muerte que es con lo que nos desayunamos cada día. . Un saludo.

Los comentarios están desactivados.