Regenerar la política más allá de la cosmética: el análisis de la reciente reforma de los partidos políticos de +Democracia

 

 

siglas-partidos-polc3adticos

En un año electoral como este son muchos los cambios que, en mayor o menor profundidad, veremos en el panorama político. No obstante, si nuestra democracia no aborda cambios institucionales de calado, la ciudadanía puede verse defraudada en su pretensión de que una nueva distribución en los parlamentos acerque a representantes y representados, garantice actuaciones más éticas o siquiera mejore el funcionamiento de los partidos y los convierta en herramienta útil para la participación ciudadana en política.

En la legislatura que está a unos meses de terminar se han abordado algunas medidas de regeneración democrática que, aunque bienvenidas sean, traen más beneficios cosméticos que políticos en el funcionamiento de partidos e instituciones. Quizás el ejemplo más reciente es la aprobación por las cortes de la reforma de la ley de financiación de partidos.

A finales de Marzo, el Congreso aprobó una reforma que no responde a la exigencias sociales de mayor control y transparencia en el funcionamiento y financiación de los partidos políticos. Mas Democracia había recogido más de 60.000 firmas que hizo llegar a los partidos políticos pidiendo enmendar el proyecto de ley orgánica sobre control de la actividad económica de los Partidos políticos (anunciado a bombo y platillo)  con medidas más contundentes para conseguir de forma efectiva el control de la actividad de los partidos políticos y en particular su financiación irregular, pero los votos del PP, PNV y CiU dieron finalmente por buena una reforma a nuestro juicio insuficiente para combatir la corrupción. El texto finalmente aprobado es el recogido en la Ley Orgánica 3/2015 de 30 de marzo de control de la actividad económico-financiera de los partidos políticos que modifica la Ley Orgánica 8/2007, de 4 de julio, sobre financiación de los Partidos Políticos, la Ley Orgánica 6/2002, de 27 de junio, de Partidos Políticos y la Ley Orgánica 2/1982, de 12 de mayo, del Tribunal de Cuentas.

Pues bien, a nuestro juicio esta norma mantiene las puertas traseras para la financiación irregular de los partidos, permite que las empresas los sigan financiando vía fundaciones de los partidos, reduce los tiempos de prescripción de los delitos y es menos exigente con las cuentas de los partidos que con las de cualquier empresa u ONG. Además, carece del compromiso respecto a la dotación de medios para controlar la corrupción.

La conclusión que extrae el análisis que hace +Democracia comparando la reforma exigida por esta asociación y el texto que ha aprobado el Congreso concluye que la nueva Ley sólo supondrá simples mejoras técnicas, que aportan claridad pero que no atienden a las expectativas de los ciudadanos para dificultar y sancionar la financiación irregular de los partidos políticos, que es una de las lacras de nuestro sistema político y un auténtico pozo negro en términos de corrupción.Se introducen ciertas normas que aparentemente impiden la opacidad en las donaciones (límites en la cuantía, prohibición de donar a las personas jurídicas, o de donar en especie o metálico) pero manteniendo siempre vías alternativas (en ocasiones a través de un intricado juego de excepciones a través de disposiciones adicionales), en particular a través de las fundaciones o entidades similares vinculadas a los partidos.

A esto se añade el escaso control al que se someten las cuentas de los partidos. En lugar de una auditoría externa como en el caso de cualquier organización, especialmente las que perciben cuantiosos fondos públicos, cuyos resultados se someten después al control de las Administraciones, los partidos políticos realizan auditorías internas y envían documentos muy resumidos al Tribunal de Cuentas que -aunque tenga la facultad de requerir información adicional- dispone así de muy pocos elementos para detectar irregularidades y “tirar del hilo”. De esta manera, el control por ejemplo de los gastos electorales resulta en la práctica ilusorio porque los partidos pueden fácilmente trasladar como gastos ordinarios del partido parte de lo que han consumido específicamente para una campaña electoral.

Algunas nuevas exigencias legales adolecen igualmente de una formulación tan tímida que probablemente apenas tendrá impacto real: es el caso por ejemplo de la nueva figura del responsable económico-financiero, de las obligaciones de transparencia y apertura de datos, o del régimen de contratación. Por último, se desaprovecha la reforma para introducir cambios más amplios en el régimen orgánico de los partidos políticos, y no solo en los aspectos relativos a su financiación.

El paquete legislativo incluye propuestas de modificación a otras leyes que +Democracia considera insuficientes o insatisfactorias:

  • Ley Orgánica de Partidos Políticos: establecer un régimen de renovación de los órganos cada cuatro años (+Democracia propone que sea cada dos años); se sigue sin regular el régimen de recursos judiciales para proteger los derechos de los afiliados, lo que exige un incierto proceso antes los tribunales ordinarios o una desproporcionada petición de amparo al Tribunal Constitucional (+Democracia propone establecer un sometimiento claro al Derecho administrativo);
  • Ley Orgánica del Tribunal de Cuentas: se aprovecha para incluir una disposición que implica un crecimiento automático de las subvenciones a los partidos (+Democracia considera que debería contenerse este gasto, y no incluirse esta disposición);
  • Ley Orgánica del Régimen Electoral General: al rebajarse el reembolso de costes por envío de propaganda pero mantenerse la fijación por Orden Ministerial de las tarifas especiales para su envío se aumenta el poder gubernativo para condicionar la capacidad de partidos pequeños para realizar publicidad (+Democracia propone que la tarifa quede asimismo fijada en la Ley).

Profundizar en las reformas sigue siendo una oportunidad de mejorar la calidad de la democracia. En el caso de la financiación de los partidos, queda todavía pendiente prohibir las donaciones de empresas a las fundaciones y otras organizaciones relacionadas con los partidos políticos, exigir transparencia en las donaciones recibidas y en las fuentes de financiación, y exigir auditorías externas de cuentas a todos los partidos con representación institucional.

Estas y otras medidas de regeneración democrática, como la mejora del funcionamiento interno de los partidos o la revisión de la Ley electoral y abordar nuevas medidas de lucha contra la corrupción, seguirán siendo una demanda ciudadana que las organizaciones de la sociedad civil deberemos impulsar y canalizar en los próximos meses de cara a los pactos entre los partidos y a las elecciones generales.

 

 

8 comentarios
  1. aldelgadog
    aldelgadog Dice:

    " (…) la ciudadanía puede verse defraudada en su pretensión (…)"
    "(…) no responde a la exigencias sociales (…)"
    "Mas Democracia había recogido más de 60.000 firmas que hizo llegar a los partidos políticos pidiendo enmendar el proyecto de ley orgánica sobre control de la actividad económica de los Partidos políticos (…)".
    Lo único cierto y veraz es la tercera frase.
    60.000.
    Ése es el apoyo real.
    Y 60.000 no es desde luego La Ciudadanía, El Pueblo, La Gente ni la Nación.
    Aparte, el apoyo numérico no es argumento para el análisis y debate de los hechos existentes y las medidas que se propongan.
    En definitiva, yo soy ciudadano y no estoy de acuerdo con cosas que defiende el articulista, así que desde luego NO habla en mi nombre ni me representa ni por supuesto son mis demandas, así que mejor que deje de presentar sus posiciones como si lo fueran… por lo menos hasta que me convezca de ellas.
    Por ejemplo, yo estoy en contra de que los derechos de los afiliados de los partidos tengan que defenderse con el Derecho Administrativo (aparte de que el derecho Administrativo debería ser una rama a extinguir). Siendo la democracia interna una de las "obligaciones" constitucionales de los partidos (y éstos una fundamental clave de bóveda de todo el sistema) esos derechos deberían tener el mismo tratamiento que los derechos fundamentales.

  2. Dan Evans
    Dan Evans Dice:

    Creo que 60000 firmas no es una cantidad nada desdeñable. ¿Cuantos afiliados tiene el PSOE y cuantos votos recibe en las elecciones por ejemplo? No lo sé pero supongo que se multiplican por diez, y creo que son muchos más de 60000

    Creo que hoy día es difícil negar que la sociedad quiere más control sobre los partidos políticos.

    “El derecho administrativo debería ser una rama a extinguir” Eso no sé cómo se puede hacer. Más bien parece una afirmación sin sentido.

  3. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    En este momento la ley más importante –por sus efectos en nuestras economías y en nuestras vidas– resulta ser el TTIP que se está negociando a espaldas de todos los Parlamentos Nacionales (y por lo que he visto de los Ministerios de Agricultura, Economía e Industria) y en el cual de vez se cuando se establecen acuerdos entre los grandes grupos de Partidos Europeos como el reciente sobre Arbitrajes entre Socialistas y Populares europeos donde votaron que sí a lo que se les puso delante.
    La semana que viene toca esto: http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//NONSGML+REPORT+A8-2015-0175+0+DOC+PDF+V0//EN

    Toda la retórica y todo el esfuerzo que se dedica Transparencia en cosas menores está ausente en las realmente importantes y no somos capaces ni siquiera de calibrar la importancia de lo que se escamotea a las ciudadanías.

    Esto sigue una larga tradición que creemos interesa solamente a pequeños grupúsculos sociales pero realmente tras ellos están no solo nuestras participaciones en guerras que nos son impuestas –sin comerlas ni beberlas– como la estructural carencia de puestos de trabajo futuros que luego no sabremos ni siquiera de dónde vienen o por qué tenemos que comer basura alimentada con basura.

    La ciudadanía y sus liderazgos no puede conducirse de esta forma tan tonta porque en realidad lo que sucede es que cualquier iniciativa se queda y es `percibida como irrelevante porque no se ha reaccionado cuando había que reaccionar y nuestros Representantes no se han enterado.

    Es el caso otra vez en el Parlamento de Estrasburgo cuando nuevamente votarán sin saber otra cosa que lo que deben votar.

    Hagan la prueba: llamen al diputado europeo de su preferencia y pregúntenle qué va a votar sobre lo del enlace anterior (que ha recibido la semana pasada) y por qué. Son setecientos. A ver si encuentran uno.

    Verán en qué consiste realmente esto de la Democracia "Representativa".

    ¿Transparencia?
    Por favor, si las cosas no se deciden donde nos dijeron que se decidían y nadie sabe dónde se deciden las importantes.

    Saludos

    • Cvm Privilegio
      Cvm Privilegio Dice:

      Señor Oquendo, no se canse.

      El TTIP implica una reforma _radical_ de todo el sistema jurídico español. ¿A mejor, a peor? Vaya usted a saber. Por si acaso, nuestros representantes nunca hablan de ello. Ni aún en este blog es tema que interese a editores o lectores.

  4. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Seguimos empeñados en "distraernos" con el debate técnico del Derecho y no entramos en el papel que en realidad está jugando desde hace mucho tiempo. Y seguimos "esperando" que alguien nos escuche (como esa petición de 60.000 firmas) en el colmo de la ingenuidad política sobre nada menos que "el control económico de los partidos políticos". Con lo fácil que es. Un partido político es un colectivo o asociación privada de ciudadanos que tiene unas determinadas preocupaciones sobre los asuntos públicos. En definitiva: es una sociedad civil con intereses públicos. Como tal, está obligada (supongo) a cumplir todas sus obligaciones contables, incluídas las subvenciones percibidas desde los presupuestos públicos. Su régimen de funcionamiento estará (creo yo) dentro de las normas laborales (se ha visto con el despido del Sr. Bárcenas) y su sistema fiscal (gabelas y privilegios aparte inaceptables pero "legales") y de control económico corresponde a la Agencia Tributaria (régimen económico general) y al Tribunal de Cuentas (subvenciones públicas). ¿Porqué pues nos empeñamos en crear y diseñar otros tipos "legales"? ¿Para que los árboles no dejen ver el bosque? Creo que todos sabemos lo que pasa y las circunvoluciones "legales" pueden servir para justificar las conciencias. Sabemos que "sí se puede" cuando se quiere. Lo que pasa es que ¿en realidad queremos cambiar las cosas? ¿Somos capaces de ambicionar algo nuevo o nos quedamos con lo conocido? Estamos llenos de miedos absurdos y de manipulación intelectual.

  5. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Para Cum Privilegio.

    En general, estimado, el Poder siempre ha tratado de que las cosas importantes estén directamente bajo su control y lejos de la ciudadanía.
    Este ha sido tradicionalmente el dominio de los Cuerpos Diplomáticos. El campo de las "Relaciones Exteriores" y del "comercio Internacional".
    Campos siempre revestidos de lejanía y aparentemente distantes de los intereses cotidianos de las personas normales.
    Las barreras de acceso, comenzando por Los Idiomas, eran monumentales y por tanto apenas recibían atención.

    Tampoco por parte de los medios. Mucho trabajo y poca gente que se lo dé bien explicado a periodistas que nunca han recibido la formación correspondiente.

    Inevitable y lógico. Pero hoy vemos que ha sido y es un craso error y voy a explicarlo abordando nuestro principal problema Estructural.

    La Desindustrialización.
    No digo el Paro sino la Desindustrialización que es la razón esencial de nuestro Paro estructural.
    La pérdida de Industria en PIB que ha pasado en 35 años del 34% al 15% y bajando.
    Un Desastre que nos ocultamos.

    Cada vez que hemos firmado un nuevo tratado de integración con reglas de libre comercio hemos concedido una ventaja industrial "Irrecuperable". Para siempre. Gana siempre el fuerte y pierde el débil.
    Nos ha sucedido con la entrada en la UE.
    Se agravó con la Entrada en el Euro y posteriormente con las diferentes fases del WTO y ahora va a pasar con el TTIP (por ejemplo en la zona del Public Procurement, Compras Públicas hasta ahora más o menos al margen)

    No se si somos conscientes de que en cada Provincia Española la empresa más importante es el Hospital Provincial. De largo. Suele tener unos miles de empleados y es el mayor comprador.

    ¿Cómo compra?
    Pues lo hace normalmente con una constelación de proveedores, locales y nacionales.

    Pero dejarán de Hacerlo en cuanto dejen de tener cobertura local.

    Por ejemplo: Las "Bebidas del tipo Colas" se deberán comprar al mejor postor independientemente de dónde se fabriquen y esto quiere decir que lo que hemos visto en Madrid con una de ellas (cerrando previsoramente plantas rentabilísimas sin que nadie entienda por qué) sucederá a escala global y no podrá evitarlo nadie porque será Legal y Obligatorio con Penalización.

    La pregunta es ¿Quién va a pagar El Paro que esto Genera?
    ¿El que exporte desde Bruselas o desde Atlanta?

    No. De ninguna manera.

    Lo seguirán pagando (apilando Deuda) los que ni siquiera se enteraron de lo que delante de sus ojos se estaba cocinando. Es decir, nosotros. Los que mirábamos al dedo porque la luna estaba lejos.

    ¿De dónde saldrá el Empleo Sustitutivo? ¿Dónde están los genios de la Economía que se callan –arteros, calculistas y cortos de recorrido– todas las trampas y Externalidades nunca resueltas que estas cosas inevitablemente producen?

    ¿Qué dicen de esto nuestras "cúpulas" políticas?

    Es un tema central, del que sabemos poco porque no está (por diseño) en la Agenda.

    De hecho a mí me ha llegado de rebote a través de amigos y por consultas de gente que debe votar en Estrasburgo y no tiene ni idea de lo que en conciencia debe hacer ni nadie en sus partidos ni agrupaciones de partidos que les tranquilice.

    Saludos

    • O,Farrill
      O,Farrill Dice:

      Y ahora el acuerdo con EE.UU. en la base de Morón…. ¿quién pagará las consecuencias? Hay un estupendo artículo de Miguel Angel Aguilar "La negociación con Washington en tinieblas"….. En el G.7 se vuelve a tocar el tema de Ucrania para insistir en las represalias a Rusia…. y NADIE DICE NADA. Un espeso silencio de miedo y complicidad nos envuelve por una parte mientras nos muestran fuegos artificiales (inestabilidad, gobernabilidad, inversores….) por otra. Por cierto repito y vuelvo a preguntar a cuenta del mantra de la supuesta fuga de inversores ¿quien es el responsable de la pérdida de 48.000 millones de euros en las contrataciones públicas según la CNMC? ¿es que eso es "el chocolate del loro"? Vale ya de manipulación informativa.

Los comentarios están desactivados.