El nuevo reparto de los derechos televisivos. Una decepción

En este blog ¿Hay Derecho? se han publicado algunas entradas relacionadas con el mundo del fútbol, un mundo donde se refleja muchas veces lo peor de nuestra realidad institucional, dominada por esas “élites extractivas” presentes en todos los ámbitos de nuestra sociedad. A partir de la publicación del nuevo Real Decreto-ley (RDL) por el que se regula la venta centralizada de los derechos de televisión hemos tenido la ocasión de leer bastantes e interesantes artículos desde un punto de vista jurídico. Por mi formación e interés por la economía del futbol he estado realizando algunos cálculos y resulta que se obtienen unas conclusiones que encajan perfectamente en el espíritu de este blog, que aunque jurídico es un referente dentro de las tribunas regeneracionistas de España, disconformes con el estado actual de tantas cosas e infatigables a la hora de trabajar por los cambios necesarios y cada vez más urgentes.

El punto de partida es conocer cuáles son los nuevos criterios en el reparto de los derechos de televisión. Para ello he preparado este cuadro resumen, considerando unos ingresos de 1.000 millones de euros, que es la cifra más frecuentemente utilizada en las primeras estimaciones de ingresos futuros.

 

paint tv 1

 

Los tramos A y B son objetivos, no requieren estimaciones. El tercer tramo, “implantación social” se le denomina en el RDL, requiere una estimación. Puesto que ningún equipo puede llevarse más del 20% del total ni menos del 2%, el reparto aquí va a estar muy igualado para los equipos que no son grandes, sobre todo pensando que Real Madrid (RMD) y Barcelona (FCB) pueden optar a ese 20% cada uno. Esto significa que queda un 60% a repartir entre 18 equipos. Y entre estos 18 equipos también hay grandes con una fuerte implantación social.

 

Aplicando los criterios del RDL obtenemos un resultado, pero la disposición transitoria segunda del RDL garantiza para RMD y FCB sus ingresos actuales durante seis temporadas. Esto requiere una nueva estimación,  porque lo que se llevan de más estos dos equipos hay que restarlo del resto. El RDL establece que el recorte se hará proporcionalmente a los beneficios obtenidos por cada equipo en el nuevo reparto. Puesto que todos los equipos ganan con el nuevo reparto, he decidido repartir las pérdidas proporcionalmente a cada equipo. He considerado unos ingresos totales de 734 millones en la situación actual y los 900 millones mencionados anteriormente en la situación nueva

 

El nuevo sistema, sin duda, presenta ventajas. Pero creo que también perpetúa la desigualdad en el futbol español. Se configuran dos grupos: uno de 6-7 equipos que lucharán por Europa,  y el resto que lucharán por no descender hasta pocas jornadas antes de acabar cada liga. Al menos habrá emoción hasta el final.

 

Las principales ventajas pueden ser las siguientes:

  1. Se esperan conseguir mayores ingresos nada más implantarse el nuevo sistema. Se pasaría de los 734 millones actuales a 1.000 millones. Con expectativas razonables de ir creciendo.
  2. Se reduce un poquito la desigualdad actual, aunque con una trampa. Desde una diferencia (sin aplicar la disposición transitoria) de 3,8 veces entre el primer y el último equipo se pasa a una diferencia de 5,1 para empezar. En el RDL se fija un tope de 4,5 veces, que irá disminuyendo (si se van incrementando los ingresos) hasta un máximo de 3,5 veces. El mencionado 4,5 salta por los aires una vez garantizados los ingresos de RMD y FCB.
  3. Transparencia. Se crea un órgano de control para la gestión de los derechos de TV y antes de 31 de diciembre de cada año se publicarán los criterios de reparto y las cantidades resultantes.

 

El principal inconveniente, el mencionado anteriormente de consolidación de la desigualdad, se ve en este gráfico:

 

tv 2

 

A la vista del gráfico parecen evidentes algunas cuestiones: 1) que RMD y FCB no han estado dispuestos a perder un euro, cuando sus ingresos actuales superan los 500 millones y 2) que los otros “grandes equipos” son los realmente beneficiados del nuevo reparto.

 

Como decía al principio, unas conclusiones y un reparto muy al estilo español: débil con el fuerte y fuerte con el débil. Una nueva decepción de nuestras élites extractivas, en este caso futbolísticas.

 

9 comentarios
  1. Alfonso
    Alfonso Dice:

    ¿Alguien me puede explicar por qué hay que regular por ley el reparto de los derechos de retransmisión (o explotación, o como se llame) de algo que (debería ser) una actividad privada? Es que no lo entiendo. De verdad.

    • nicofiro
      nicofiro Dice:

      Tener no se "tiene" que hacer. Se puede hacer. Para fomentar la competitividad, lograr un pastel más grande y consolidar las finanzas de los equipos menores, algo que puede evitarle a Hacienda según que abusos (al menos si se acompaña de otras medidas, que parece que podrían estar tomándose).

      Para más información, preguntele a algún estadounidense metido en la NFL o la NBA, que son unos cotos ultraregulados… y auténticas máquians de hacer dinero.

    • Tenpao
      Tenpao Dice:

      nicofiro says:
      fomentar la competitividad, lograr un pastel más grande y consolidar las finanzas de los equipos menores
      +
      Para más información, preguntele a algún estadounidense … auténticas máquians de hacer dinero.
      —————————————————–
      Todas esas grandes ligas que menciona en su siguiente mensaje no son más competitivas que la española y sin embargo tiene reparto equitativo. Si no funciona ahí, ¿por qué habría de hacerlo aquí?

      ¿Se va el Gobierno a preocupar también de regular para aumentar el tamaño del pastel de los chiringuitos de playa? ¿de los talleres de coche? ¿de los bufetes de abogados? Esperaremos a ver qué se les ocurre.

      ¿Por qué hay que penalizar al grande y eficiente para favorecer al pequeño y ineficiente?

      Los Estados Unidos tienen casi 320 millones de habitantes y una renta per cápita de 54800 dólares ppc. Además les encanta el deporte ¿No tendrá algo que ver con la cantidad de dinero que generan sus ligas? ¿Cómo está tan seguro de que es por la regulación? ¿Hay estudios que nos pueda citar?

  2. Juan Fco. García
    Juan Fco. García Dice:

    Releyendo el artículo, pienso que el punto 2 merece una pequeña aclaración:

    1) Ahora mismo el primer equipo recibe 6,8 veces más que el último equipo
    2) Con el nuevo reparto pero sin la aplicación de la disposición transitoria la diferencia bajaría a 3,8 veces
    3) Con la aplicación de la disposición transitoria la diferencia sube hasta 5,1 veces. Será el punto de partida del nuevo reparto
    4) En el RDL se fija un tope de 4,5 veces que, como se ve, se incumple nada más comenzar

  3. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    La única explicación al inquebrantable cariño de los españoles a la igualdad ex post no puede ser otro que el pecado nacional, que es la envidia.
    Si los grandes generan ingresos televisivos (y de merchandising, etc.) ¿por qué debería obligarse a que los cedieran a otros que no los generan o lo hacen en mucha menor medida?
    Aquí el único interés es el de los "acreedores públicos" interesados en cobrar a los morosos. Lo demás, son demagogias absurdas. Que equipos con asistencia de públicos y masa de aficionados inferiores a algunos equipos de baloncesto pretendan cobrar casi como los grandes mueve a la risa.
    Y que el gobierno "arbitre" mediante el abuso de la figura del Real Decreto-Ley es de traca. ¿Dónde está la extraordinaria y urgente necesidad cuando se establecen amplios plazos transitorios para la entrada en vigor de aspectos sustanciales de la norma?

    • nicofiro
      nicofiro Dice:

      Lo que mueve a la risa es su "argumento" cultural de la envidia.

      ¿Los ingleses son envidiosos como lo españoles? ¿Y los alemanes? ¿Y los italianos? Sus ligas tienen reparto muy igualado. Y diría de memoria que Francia, Holanda y Bélgica también. Es decir, casi todas las ligas medio potentes.

      ¿Y que me dice de los estadounidenses? Porque esos deben ser los más envidiosos y anticapitalistas del mundo, teniendo en cuenta que sus ligas (NBA, NFL, NHL) son unos chiringuitos ultraregulados con muchísimas normas de reparto que parecen casi una utopía comunista. Vamos, es que allí van más allá del reparto televisivo con cosas como topes salariales, sistemas de draft donde el peor equipo recibe al mejor jugador jóven independientemente de cuanto dinero tenga, etc.

      No es envidia, es simplemente que un torneo competido tiene muchísimo más atractivo y eso a la larga genera ingresos mucho más bestias (a parte de que la venta conjunta da más dinero también).

    • ENNECERUS
      ENNECERUS Dice:

      Ríase lo que quiera nicofiro, no envidio su sentido del humor en absoluto.
      Los repartos de otras ligas europeas o americanas pueden ser debidos:
      a) A acuerdos entre los clubes afectados. Ahí no tengo nada qué decir, ellos sabrán lo que acuerdan en beneficio de sus propios intereses.
      B) A imposición o "bendición" del gobierno. Estoy en contra por sistema, por medios y por fines. ¿Qué utilidad pública o interés social justificaría una expropiación del derechos económicos, inconstitucional por ser sin indemnización?
      Las ligas americanas funcionan con un sistema de franquicias. Hay propietarios privados que organizan unas ligas conforme a unas reglas. Otros inversores privados ponen dinero. No hay dinero público ni ayudas directas o indirectas. Las reglas concretas de los repartos son irrelevantes a efectos de mi argumentación, es problema de la organización y los franquiciados. Le recuerdo que en la NBA hubo la temporada pasada una huelga de jugadores porque reclamaban mayor participación en el porcentaje de reparto de los derechos de televisión. ¡Los jugadores, no los equipos! Y ni siquiera una huelga de jugadores que obligó a suspender media temporada de la NBA motivó que nadie allí solicitara la intervención del gobierno federal, ni mucho menos que éste se arrogara semejantes atribuciones, a pesar de la conocida afición de Obama por el baloncesto.
      Las otras ligas europeas tienen un sistema de reparto más igualitario. Motivado por el hecho de que los equipos tienen masas sociales más equilibradas en número, lo que repercute en las audiencias y, por tanto en los ingresos.
      En Inglaterra, por ejemplo, es frecuente ver partidos de equipos de lo que aquí sería 2ª B con 15-20.000 espectadores en el campo, cifras que equipos de primera en España ni siquiera llevan el día que juegan el Madrid o el Barcelona.
      El que la liga resultara más o menos atractiva no es un problema que deba resolver el gobierno. Salvo que el Poder considere (como considera) al fútbol como una herramienta potentísima para canalizar las emociones sociales, sobre todo las negativas, a un terreno donde puedan ser fácilmente controlables y manipulables.
      En cualquier caso, le mueva a usted o no la envidia (de no ser seguidor/aficionado de uno de los grandes), está claro que su pasión por la igualdad ex post es inquebrantable.

    • Nicofiro
      Nicofiro Dice:

      Que el gobierno tenga que malgastar su tiempo en esto ciertamente es vergonzoso, si bien creo que así lo pidieron las partes.

      Respecto al reparto en otras ligas, no se debe a la masa social. Si ese fuese el principal motivo, el reparto en esos países sería exclusiva o principalmente por relevancia social… pero resulta que no es así, que el reparto es similiar al que habrá en España con una parte importante del pastel repartido a partes iguales. De hecho si fuese por criterios de masa social y mérito deportivo en Alemania por ejemplo el Bayern tendría que arrasar.

      Y vuelvo a insistir, no se trata de envidia. Tampoco el objetivo es crear igualdad artificial. Se trata de aumentar los ingresos para mejorar el nivel general de la competición, lo que hará aumentar el interés en la misma y con ello su valor, aumentando los ingresos, aumentando el nivel de competición… Etc. Y este razonamiento es cuasi universal, pues se ha impuesto en prácticamente todos los países con ligas deportivas fuertes. Y por eso me parece ridículo atribuir la evolución española al "pecado nacional" español de la envidia. Qué por cierto los alemanes también consideran suyo (y seguro que algún otro país también).

      Respecto a la presunta expropicion, si no me equivoco lo que ocurrirá es que al participar en la liga un equipo cede sus derechos de imagen a organizadora del torneo. Algo normalísimo. Pasa así con la UEFA, con los torneos de la FIFA y las ligas americanas y nadie se ha escandalizado.

      Todo esto sin perjuicio de que la modalidad del reparto sea criticable y sobre todo la incapacidad de alcanzarlo por consenso de las partes (si bien hubo un consenso inicial de empezar a andar en una dirección).

Los comentarios están desactivados.