¡Ay, Derecho! Comisiones de resultados, sin resultados: tonto es el que hace tonterías

El otro día vinieron dos jóvenes dinámicos y suficientemente preparados por cuenta de una agencia de valores con la pretensión de que hiciera una inversión con ellos. Esta es la conversación que mantuvimos, aproximadamente:

Yo: Podemos hablar de lo que queráis, pero os adelanto que soy muy escéptico con todas estas cosas financieras. Os voy a exponer mis reticencias. En resumen: si es un banco el que me dice que me va a dar “asesoramiento financiero” y va a decirme los productos que más me interesan según mi perfil y de acuerdo con unos datos que previamente me pide, lo primero que voy a pensar es que me va a colocar los que más les interesen al banco y no a mí, y por supuesto dentro de los que ellos ofrecen. Por supuesto, la Ford me va a vender sus coches, pero que no le llamen asesoramiento a eso que hacen. Por cierto, espero que vuestras instalaciones no estén llenas de mármoles y oros, que me despiertan vehementes sospechas.

Joven dinámico: ¡No, no! Nuestras instalaciones son normales. Y nosotros no dependemos de nadie, somos una empresa que asesoramos imparcialmente y por tanto vendemos los productos que más interesen al cliente.

Yo: ¡Ah! Pues entonces quiero saber cómo os remuneráis. Es decir, de quién cobráis vosotros. Porque, claro, si recibís una comisión de algún fondo, la tendencia va a ser que me coloquéis el producto que más comisión os dé.

Joven suficientemente preparado: No, no, eso no es problema tampoco. Con nosotros todo es transparente. Cobramos una cantidad concreta por gestión anual. Luego, si se quiere una atención más personalizada, se puede también dar, con una remuneración adicional.

Yo: Ah, bien. Yo casi prefiero pagar por el consejo, pera que el que lo da sea independiente y no haya subterfugios. Pues entonces, a ver, a ver, enseñadme los folletos de vuestros productos.

Joven dinámico: Aquí los tienes: el fondo maximegaplus forring que tiene una trayectoria de crecimiento impresionante.

Yo: Perfecto. Con una comisión anual del 1 % de gestión, ya….pero, y esta “comisión de resultado”, ¿qué es? ¡Pero si es de un 9 por ciento!

Joven suficientemente preparado: Hummm…este….bien…es para cuando haya una gestión muy positiva, un premio.

Yo: ¿Premio? ¿Qué premio? A ver, contadme cómo funciona eso.

Joven dinámico: Bueno, la “comisión de resultado” funciona así: tu pones el 1 de enero 100 euros en un fondo, y al  31 de diciembre vale ese fondo 150 euros. Este 150 es lo que se llama “marca de agua”. Pues bien, si el año siguiente -el segundo- el fondo vale 200, te cobramos un 9 % por la diferencia entre 200 y la marca de agua, por los méritos de la gestión. En este caso sería la diferencia entre los 2oo que vale hoy el fondo y los 150 que valía el año pasado. O sea, un 9 por ciento de 50 euros, 4,5 euros, vamos.

Yo: Pero, esa comisión ¿se cobra en cualquier caso? Porque, vamos, yo no soy un financiero, pero si, por ejemplo, la media del IBEX es 250, o sea, más de lo que mi fondo se haya revalorizado -en el ejemplo que me has puesto, los 200 euros- ¿también me cobran?.

Joven Dinámico: Pues…si, porque ahí ha habido un trabajo de revalorización y merece un premio.

Yo: Vamos a ver, algo se me ha escapado. Por ejemplo: si yo compro una acción de todas y cada una de las compañías del IBEX, o un producto de esos que van sobre el IBEX, puedo perder o ganar, pero me voy a quedar en la media de lo que haga la Bolsa. Para obtener esa remuneración –o pérdida- no hay que ser ningún genio. Lo difícil o meritorio es conseguir una rentabilidad sobre la media al elegir las compañías que suben más y no las que suben menos.

Joven suficientemente preparado: Ya, pero sobre la marca de agua se ha obtenido una rentabilidad…

Yo (un tanto molesto): Pues, hijo, a mi me parece un timo que os llevéis un 9 por ciento de la subida cuando la media de la bolsa ha sido superior a la vuestra. Incluso sin hacer ningún esfuerzo, apostando a la media, se habría obtenido una rentabilidad mayor. O sea que técnicamente la gestora lo ha hecho mal, porque ha elegido los valores peores. Y, por cierto, esto no se ve mucho en la información que dais, hay que ponerse bien las gafas de cerca. Haced el favor de hacerme una contraoferta en la que no salga nada de comisión de resultados y mandadme toda la información que tengáis de eso, que a lo mejor hago un post para cierto blog.

No se volvió a saber, por supuesto. Pero preguntando al señor Google, resulta que esto es una cosa que admite la CNMV en una circular (incluso hasta el 18%).

Miren este comentario sobre malas prácticas en esta materia en la que se recomienda, con demasiada blandura, a mi modo de ver, que “la comisión sobre rentabilidad se podría calcular más habitualmente sobre el exceso frente a índices o referencias adecuadas, quizás replanteando la normativa en varios aspectos“. O sea, que esa comisión solo se aplique cuando haya un verdadero beneficio. Claro.

De todo ello deduzco dos cosas alucinantes más:

  • Si el primer año ha habido pérdidas, puede ser que el segundo haya “premio”, porque la marca de agua es más baja.
  • Cabe un “reseteo” de la marca de agua pasados tres años desde que haya conseguido la entidad una comisión de resultado. O sea, que si no consigo beneficios, empezamos de nuevo y reseteamos. Ver aquí un comentario sobre marca de agua y reseteo.

Tonto es el que hace tonterías, que decía el filósofo Forrest Gump, así que antes de comprar, mire usted bien esas comisiones.

 

10 comentarios
  1. Ignacio Gomá Lanzón
    Ignacio Gomá Lanzón Dice:

    Por supuesto. Haga un comentario en ese post o, si lo prefiere, mande un correo al blog o a mi, en la dirección que fácilmente encontrara en la web del colegio notarial de Madrid

  2. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Amigo Ignacio: El pasado 22 de junio "El Pais" publicaba: "El timo del….., el bitcoin de……., atrapa a 22.000 inversores. la presunta estafa suma 50 millones y alcanza una decena de países". "El dinero flota en internet pero nadie puede tocarlo". Un joven emprendedor valenciano de 41 años es el promotor…. (¿Qué tendrá Valencia?) En el blog de la Fundación Emprendedores hay un artículo: "Emprendedores tóxicos" que comenta estas cuestiones. En los 80 tuvimos los "yuppies" con perfiles semejantes que colaboraron en todas las burbujas que venimos padeciendo; hoy son sustituídos por nuevos "emprendedores" entre los que no parece haber ninguno que apueste por las economías productivas sino quieren sacar tajada de las especulativas…."coge el dinero y corre". Un saludo.

  3. IVP
    IVP Dice:

    Buenísimo artículo y estupendo comentario el del Sr. O,Farrill. Hoy tengo trabajo extra pues reenviaré el artículo a mis amigos y allegados. Este artículo reafirma mis comentarios cuando he pedido información y reiteradamente la disfrazan o desvían. Gracias por tan estupenda información.

  4. Alnair
    Alnair Dice:

    Este esquema de cobro me recuerda al de los abogados y notarios, que te cobran en función de la cauntía del contrato y no del trabajo real que les implica.

    • FBR
      FBR Dice:

      Los notarios tienen una responsabilidad patrimonial directa sobre lo que firman. Su arancel se basa en esto. Y de hecho, tiene un ejemplo durante el ejercicio 2.014, de un notario que tuvo que compensar por una venta de un inmueble embargado (una cantidad millonaria, creo que aquí mismo puede encontrar el post).
      Lo que no quiere decir que esté a favor o en contra, es simplemente la lógica de sus honorarios.

  5. Alnair
    Alnair Dice:

    Respecto a la comisión por resultado, hay que tener en cuenta que si los índices caen un 25% y el fondo cae un 10%, su comisión por resultados es 0, a pesar de haber hecho un trabajo mejor que los índices.
    Por eso ese tipo de comisión son mas propios de los fondos que buscan rentabilidades absolutas (no ligadas a los índices) o de inversión libre.

    En definitiva, antes de aceptar unas determinadas comisiones es bueno ver si la calidad de los gestores se lo merecen.

    Tampoco voy a criticar a los abogados que insisten en cobrar aunque pierdan el juicio. El procesal, por supuesto. 😉

    P.D.: Gracias por la visita.

    • Ignacio Gomá Lanzón
      Ignacio Gomá Lanzón Dice:

      De nada, hombre. Lo siento, pero su argumento no tiene la lógica de los de los hombres de ciencia. El abogado no cobra por resultados, sino por prestar un servicio, porque la justicia no es una empresa, sino uno de los derechos constitucionales. Si no tienes razón, está bien que pierdas el juicio, pero siempre será necesario un abogado que defienda tus derechos en la medida de lo posible y parece que los servicios deben pagarse (es otro derecho constitucional, los médicos cobran aunque te mueras).
      En cuanto a la pérdida menor en un fondo y que en ese caso no se remunera al gestor, hay que recordar que, como el abogado, el gestor ya cobra por sus servicios con una comisión de un 1% o así. Si queremos premiar el resultado, hagámoslo y me parece bien que se haga en relación a un índice objetivo como el IBEX, si lo pactamos así. Ahora, lo que no acepto es que me cobren sin resultado, en el caso que pongo en el post.

  6. Alnair
    Alnair Dice:

    Pero si se referencia al indice, también tendrá que pagar comisión cuando pierda menos que el indice, ¿no?

    Además, una comisión del 9% sobre beneficios, implica que si el fondo gana un 10%, el gestor de lleva un 0,9%, que ya es del orden de magnitud de la comisión de "gestión" por "no hacer nada". Deme usted un fondo que gane el 10% todos los años y no me va a importar pagar ese 0,9% adicional.

    Cuantos fondos hay que cobran comisiones de gestión superiores al 2% y que no superan a los índices, la mayoría de las grandes entidades españolas.

    La comisión sobre resultados es un incentivo al éxito, y eso a mi no me parece mal. También la aplican los abogados en caso de indemnizaciones laborales, por ejemplo.

    Otra cosa es entrar a valorar si la cuantía es justa o no, o si la calidad de la gestión lo justifica.

    • Ignacio Gomá Lanzón
      Ignacio Gomá Lanzón Dice:

      Vuelvo a repetir que esa no es la cuestión, Alnair, parece usted un financiero tratando de liar al inversor: el problema es que se presume éxito un rendimiento que es menor a la media y se remunera como si fuera mayor. Es como si a un niño que saca un 6 le das un premio por buenas notas cuando es la nota más baja del examen.

Los comentarios están desactivados.