HD Joven: Letter from a young greek 48 hours before referendum

(Para leer el artículo en español, pinche aquí: Carta de un joven griego 48 horas antes del referéndum)

 

It’s certainly not an ordinary year. We are faced with a special challenge, and everybody is called to make a decision.

Each generation lives and thinks according to its own experiences. However, the young people of Greece in particular will always wonder why they should be the ones dealing with this problem. Is it because of the government, our ancestors’ choices, the condition of the world’s economies, all these together or just something else we can’t even imagine?

Although the current crisis is mainly social, it is also certain that you can’t blame the people, but the political circumstances. And yet, these days, the Greek society as a whole is being targeted more than ever. They get criticism from the press and citizens from other countries. We are called irresponsible, lazy, immoral, etc. And even if there was some truth in these words, it doesn’t represent each of us. How can all of us be put in the same bag? People are different, you can not be absolute. It is likely that you have never experienced the situation that we are facing, so you don’t know what it is like to be the one that you effortlessly accuse.

I am not sanctifying the Greeks. Of course not. If I am completely honest, I have to admit that in the past years they did not defend social equality, they were often wrong about their critical judgement, and they acted several times in the name of their personal profit. However I believe, that me, my friends, and many other people, are not responsible for the difficult moments we are going through now.

We believe it is unfair to waste our lifes because of the mistakes other people have made on our behalf. The involvement of the media in this mess make us feel even more disappointed. Everything is presented quite dramatically: news’ titles with huge letters of despair; trembling voices and expressions of total alarmism by presenters and journalists, with interpretations and performances that even a Hollywood star would be jealous of… And when you see the people the media are targeting you, I still get more upset. People queuing in front of ATMS full of anguish, wondering how they will be able to live with 60 euros each per day. People who suddenly realized that even for the simplest needs they had no cash at home, and they had to visit a bank to buy some cigarettes.

One TV report says that lenders have given an ultimatum and another says they haven’t. Another report claims that there is no scope for further dialogue and a different one says that there is a will for new negotiations. And, somewhere in the middle, there is us, not knowing what is really true, what to believe. If you support the foreigners, you seem to doubt Greek honesty; if you support your Government, you seem to blame these foreigners for trying to destroy you. In this situation none one can really know what it’s going on. You are not in the place where the conversations are taking place, you don’t have full knowledge of the points they are making, and yet there are many “omniscient” people who will confidently say that they know what is really true, or at least they think so, depending on what their favorite political parties say.

One example of this disinformation is that in the upcoming referendum: the question refers purely to the acceptance or not of the hard conditions’ Greece would have to face, NOT whether you want to leave Europe. Of course, in the long run, this could happen as well, but a possible majority of negative responses clearly doesn’t mean that they automatically want to get out of the currency and the Union; it just means that just don’t accept the new austerity measures.

These collateral meanings were created by the press, and now many people believe that they are asked to vote about austerity or bankruptcy. As ordinary citizens, we simply don’t have any substantial information. How can we be sure about the exact situation we would face if there was a return to the Drachma, or if we accept the new measures? How can we understand financial terms and agreements? Only a qualified analyst can know all of this; the rest of us just hear a general and imprecise vision of a bleak future awaiting us. We are simply propaganda victims of the channel we hear on the news.

This also applies to foreign politicians. How can we possibly know that they are not trying to keep us within the European Union just because it will be profitable for themselves? Even though the Germany financial Minister may have pure intentions, I do not think he’s more interested Greece’s prosperity than in the strong European Union his country leads. Furthermore he and many others clarified that they are against the referendum, in other words against democracy. This attitude is unacceptable. Democracy was born and perhaps died in this country. However it’s tragic to oppose it when something so important is at stake.

Greeks are divided, and, unfortunately, they are not as united as they would like to seem. In these kind of national issues, personal needs prevail over the common success. Everyone thinks more of themselves and that is why friction happens. But we can’t be selfish now, we have to fight together, and if we lose we lose together. People usually fear the unknown and what is different, but without curiosity we wouldn’t have discovered anything. If we don’t try, we‘ll never know.

Entrevista a Ana Garrido Ramos, denunciante de la trama Gürtel en Boadilla del Monte

Como sabéis desde la Fundación estamos tratando de dar visibilidad a la figura de los denominados denunciantes de casos de corrupción o whistle blowers, a través de iniciativas como nuestra Semana Temática o la solicitud la Medalla al Mérito Civil a Ana Garrido. Además estamos trabajando en impulsar una legislación que proteja esta figura con acciones de las que os informaremos en las próximas semanas. Como parte de este trabajo que estamos realizando el pasado 29 de junio estuvimos charlando con Ana Garrido y a continuación os ofrecemos un resumen de una pequeña entrevista que le hicimos.

¿Qué impulsa a una funcionaria con estabilidad laboral a denunciar la situación de su Ayuntamiento?

Me empuja el sentido de la responsabilidad y el sentido común, no es un acto heroico sino una obligación ciudadana. Es una cuestión de principios.

¿Cómo fue el proceso de denuncia? ¿Recibiste ayuda desde alguna institución u organización?

Realicé una investigación, pedí ayuda a compañeros asegurando su anonimato. Me puse en contacto con Manos Limpias, aunque entonces no les conocía mucho. Me aseguraron que no desvelarían mi identidad, pero enseguida se pusieron en contacto con Esperanza  Aguirre creo que con la excusa de que estuviera informada de los desmanes cometidos en los ayuntamientos del Noroeste madrileño. Yo nunca dije el nombre de los compañeros que me ayudaron; sin embargo, conmigo no hicieron lo mismo. No he obtenido ni protección ni anonimato, ni por parte del sindicato ni de ninguna otra o institución. Los mecanismos de protección que existen los controlan los propios Ayuntamientos (si es que los hay) o en las Comunidades Autónomas; pero claro, lo controla la institución a la que denuncias, por lo que la imparcialidad es imposible.

Cuando denuncias no conoces la magnitud de tu caso. Mucha gente piensa que su caso es aislado, pero muchas veces forma parte de una trama mayor, lo que complica enormemente la denuncia.

Desde que me sucedió esto estoy promoviendo asociaciones que garanticen el anonimato del denunciante, ya que no existen mecanismos institucionales. Estas iniciativas parten de la ciudadanía. A veces llegan 20-30 correos diarios de personas que quieren denunciar. Por ello, colaboro en la medida de mis posibilidades, con varias asociaciones anticorrupción, tales como Xnet, el Observatorio de la Ciudadanía contra la Corrupción, etc.

En lo que se refiere a organizaciones no institucionales, estoy muy agradecida por el apoyo y asesoramiento recibido por parte de la Asociación Mobbing Madrid, así como de la Fundación ¿Hay Derecho?. Para mi han sido y continúan siendo

¿Qué crees que ha llevado a España a esta oleada de casos de corrupción que ocupa los informativos cada día?

Creo que ha sido una cuestión de impunidad. La corrupción es una amenaza para el estado democrático, que lleva instaurada en España desde hace décadas y nadie decía nada; no era interesante para los medios. Muchos no son conscientes de que lo que hacen es un delito, sencillamente porque es una práctica habitual dentro de su entorno. La corrupción se reducirá cuando deje de quedar impune.

¿Está ahora la sociedad española más sensibilizada con la corrupción, menos permisiva?

La gente está más sensibilizada pero no porque haya cambiado la ética o la moral, sino porque ahora la corrupción afecta a la calidad de vida, al bolsillo de los ciudadanos en una época de crisis. En municipios manchados de corrupción, los ciudadanos siguen votando a los corruptos, porque la gente ve sus calles limpias y que los servicios funcionan. Es algo que ocurre en casi todos los partidos políticos ya consolidados.

¿Puede el nuevo escenario político, con la entrada de nuevos partidos, aliviar la corrupción en España?

Quiero creer que los partidos emergentes van a cambiar la situación y sanear el sistema. En campaña todos prometen, ahora nos toca estar atentos para ver hasta dónde cumplen. Tengo confianza en que los nuevos vienen con un espíritu diferente, por lo menos creen en lo que hacen, lo cual es importante. Ojalá no caigan en los mismos errores que sus predecesores. Espero que el cambio iniciado en las elecciones locales y autonómicas se traslade a las generales.

¿Confía en que la nueva Ley de Transparencia pueda evitar casos como el que usted denunció?

La nueva Ley de Transparencia puede ayudar si se cumple. Si una institución tiene obligación de presentar las cuentas de sus cargos pero no lo hace, el fallo no es de la ley sino de los mecanismos de control que vigilan su cumplimiento. La Ley, en sí misma, me parece positiva.

¿Debería tener España una legislación que regulara el mecanismo de los whistle blowers?

Todos los que hemos denunciado hemos sufrido persecución durante años, todos necesitamos mecanismos de protección. Nos someten a tortura encubierta durante años, tus compañeros de trabajo te aíslan poco a poco. Es importante fomentar que la gente denuncie, pero por eso son necesarios estos mecanismos de protección, y en ello trabajamos desde de la sociedad civil a través de asociaciones, colectivos, etc.

Desde estos movimientos grupales, pensamos que tenemos más fuerza para exigir a los partidos, de cara a las elecciones, tomen un compromiso firme de protección del denunciante.

En mi caso, estoy sin trabajo, no percibo ingresos mientras ellos recurren una y otra vez con fondos públicos. Alargar el proceso judicial es una forma de prolongar el acoso. Mi apoyo son mayoritariamente ciudadanos que no me conocían de nada, que me han permitido seguir viviendo en mi casa y comer cada día. Apoyo tanto moral como psicológico. También, por supuesto, de ¿Hay Derecho? con la recogida de firmas, a nivel de difusión de mi caso. Diferentes partidos me han ofrecido ir en sus listas, pero he declinado todas las ofertas, quería mantener mi independencia y creo que sólo querían sacar rédito político. Únicamente he escrito una carta a Manuela Carmena ofreciéndole mi ayuda en materia de corrupción en Madrid, ya que creo que conozco bien la problemática y cómo erradicarla.

La solución es denunciar por el cauce adecuado y apoyarse en plataformas independientes dado que en la Administración aún no existen esos cauces.

Es necesario regular esta cuestión para garantizar el anonimato, pero aunque existan cauces oficiales la labor de la sociedad civil es imprescindible, ya que la Administración a la que denuncias, que normalmente es juez y parte en estos asuntos, no puede garantizar totalmente la imparcialidad.

Por ejemplo, tengo indicios para pensar que en cuestión de meses es posible que traten de imputarme por algún delito falso o creado “ad hoc” . Esto es bastante común y es el último paso del acoso al que se nos somete, intentar que los denunciantes acabemos en prisión. Veremos qué sucede, pero estas tramas de corrupción no tienen límite a la hora de perseguir a las personas que denunciamos, y seguimos sin ningún sistema oficial de protección o apoyo.

Entrevista a Ana Garrido Ramos, denunciante de la trama Gürtel en Boadilla del Monte

Como sabéis desde la Fundación estamos tratando de dar visibilidad a la figura de los denominados denunciantes de casos de corrupción o whistle blowers, a través de iniciativas como nuestra Semana Temática o la solicitud la Medalla al Mérito Civil a Ana Garrido. Además estamos trabajando en impulsar una legislación que proteja esta figura con acciones de las que os informaremos en las próximas semanas. Como parte de este trabajo que estamos realizando el pasado 29 de junio estuvimos charlando con Ana Garrido y a continuación os ofrecemos un resumen de una pequeña entrevista que le hicimos.

¿Qué impulsa a una funcionaria con estabilidad laboral a denunciar la situación de su Ayuntamiento?

Me empuja el sentido de la responsabilidad y el sentido común, no es un acto heroico sino una obligación ciudadana. Es una cuestión de principios.

¿Cómo fue el proceso de denuncia? ¿Recibiste ayuda desde alguna institución u organización?

Realicé una investigación, pedí ayuda a compañeros asegurando su anonimato. Me puse en contacto con Manos Limpias, aunque entonces no les conocía mucho. Me aseguraron que no desvelarían mi identidad, pero enseguida se pusieron en contacto con Esperanza  Aguirre creo que con la excusa de que estuviera informada de los desmanes cometidos en los ayuntamientos del Noroeste madrileño. Yo nunca dije el nombre de los compañeros que me ayudaron; sin embargo, conmigo no hicieron lo mismo. No he obtenido ni protección ni anonimato, ni por parte del sindicato ni de ninguna otra o institución. Los mecanismos de protección que existen los controlan los propios Ayuntamientos (si es que los hay) o en las Comunidades Autónomas; pero claro, lo controla la institución a la que denuncias, por lo que la imparcialidad es imposible.

Cuando denuncias no conoces la magnitud de tu caso. Mucha gente piensa que su caso es aislado, pero muchas veces forma parte de una trama mayor, lo que complica enormemente la denuncia.

Desde que me sucedió esto estoy promoviendo asociaciones que garanticen el anonimato del denunciante, ya que no existen mecanismos institucionales. Estas iniciativas parten de la ciudadanía. A veces llegan 20-30 correos diarios de personas que quieren denunciar. Por ello, colaboro en la medida de mis posibilidades, con varias asociaciones anticorrupción, tales como Xnet, el Observatorio de la Ciudadanía contra la Corrupción, etc.

En lo que se refiere a organizaciones no institucionales, estoy muy agradecida por el apoyo y asesoramiento recibido por parte de la Asociación Mobbing Madrid, así como de la Fundación ¿Hay Derecho?. Para mi han sido y continúan siendo

¿Qué crees que ha llevado a España a esta oleada de casos de corrupción que ocupa los informativos cada día?

Creo que ha sido una cuestión de impunidad. La corrupción es una amenaza para el estado democrático, que lleva instaurada en España desde hace décadas y nadie decía nada; no era interesante para los medios. Muchos no son conscientes de que lo que hacen es un delito, sencillamente porque es una práctica habitual dentro de su entorno. La corrupción se reducirá cuando deje de quedar impune.

¿Está ahora la sociedad española más sensibilizada con la corrupción, menos permisiva?

La gente está más sensibilizada pero no porque haya cambiado la ética o la moral, sino porque ahora la corrupción afecta a la calidad de vida, al bolsillo de los ciudadanos en una época de crisis. En municipios manchados de corrupción, los ciudadanos siguen votando a los corruptos, porque la gente ve sus calles limpias y que los servicios funcionan. Es algo que ocurre en casi todos los partidos políticos ya consolidados.

¿Puede el nuevo escenario político, con la entrada de nuevos partidos, aliviar la corrupción en España?

Quiero creer que los partidos emergentes van a cambiar la situación y sanear el sistema. En campaña todos prometen, ahora nos toca estar atentos para ver hasta dónde cumplen. Tengo confianza en que los nuevos vienen con un espíritu diferente, por lo menos creen en lo que hacen, lo cual es importante. Ojalá no caigan en los mismos errores que sus predecesores. Espero que el cambio iniciado en las elecciones locales y autonómicas se traslade a las generales.

¿Confía en que la nueva Ley de Transparencia pueda evitar casos como el que usted denunció?

La nueva Ley de Transparencia puede ayudar si se cumple. Si una institución tiene obligación de presentar las cuentas de sus cargos pero no lo hace, el fallo no es de la ley sino de los mecanismos de control que vigilan su cumplimiento. La Ley, en sí misma, me parece positiva.

¿Debería tener España una legislación que regulara el mecanismo de los whistle blowers?

Todos los que hemos denunciado hemos sufrido persecución durante años, todos necesitamos mecanismos de protección. Nos someten a tortura encubierta durante años, tus compañeros de trabajo te aíslan poco a poco. Es importante fomentar que la gente denuncie, pero por eso son necesarios estos mecanismos de protección, y en ello trabajamos desde de la sociedad civil a través de asociaciones, colectivos, etc.

Desde estos movimientos grupales, pensamos que tenemos más fuerza para exigir a los partidos, de cara a las elecciones, tomen un compromiso firme de protección del denunciante.

En mi caso, estoy sin trabajo, no percibo ingresos mientras ellos recurren una y otra vez con fondos públicos. Alargar el proceso judicial es una forma de prolongar el acoso. Mi apoyo son mayoritariamente ciudadanos que no me conocían de nada, que me han permitido seguir viviendo en mi casa y comer cada día. Apoyo tanto moral como psicológico. También, por supuesto, de ¿Hay Derecho? con la recogida de firmas, a nivel de difusión de mi caso. Diferentes partidos me han ofrecido ir en sus listas, pero he declinado todas las ofertas, quería mantener mi independencia y creo que sólo querían sacar rédito político. Únicamente he escrito una carta a Manuela Carmena ofreciéndole mi ayuda en materia de corrupción en Madrid, ya que creo que conozco bien la problemática y cómo erradicarla.

La solución es denunciar por el cauce adecuado y apoyarse en plataformas independientes dado que en la Administración aún no existen esos cauces.

Es necesario regular esta cuestión para garantizar el anonimato, pero aunque existan cauces oficiales la labor de la sociedad civil es imprescindible, ya que la Administración a la que denuncias, que normalmente es juez y parte en estos asuntos, no puede garantizar totalmente la imparcialidad.

Por ejemplo, tengo indicios para pensar que en cuestión de meses es posible que traten de imputarme por algún delito falso o creado “ad hoc” . Esto es bastante común y es el último paso del acoso al que se nos somete, intentar que los denunciantes acabemos en prisión. Veremos qué sucede, pero estas tramas de corrupción no tienen límite a la hora de perseguir a las personas que denunciamos, y seguimos sin ningún sistema oficial de protección o apoyo.

El Congreso aprueba el Proyecto de Ley de Segunda Oportunidad. El Gobierno rectifica, pero poco.

El RDL 1/2015 de 27 de febrero de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social presentaba carencias importantes a las que me referí en este post. Su tramitación como proyecto de ley ha permitido introducir enmiendas y ya se ha aprobado el texto en el Congreso de los Diputados quedando sólo el trámite del Senado

Se han presentado 41 enmiendas art. 178 bis Ley Concursal, precepto que regula el régimen de segunda oportunidad. Se trata de un tema “sensible” que ha sido protagonista en la campaña electoral de las últimas elecciones autonómicas y municipales. De hecho, ya hemos visto cómo el discurso de la insolvencia de las familias se ha erigido en tema principal de algunos partidos políticos que se han hecho con el poder para gobernar ciudades como Madrid y Barcelona. España tiene muchos problemas, y la corrupción es uno de ellos, pero el ciudadano tolera peor determinadas conductas cuando tiene el “bolsillo vacío”. El problema de la insolvencia de los particulares, a mi juicio, ha sido importante en el resultado electoral del 24 de mayo.

El texto ha mejorado en algunos aspectos, aunque subsisten fallos técnicos que van a generar inseguridad jurídica y el sistema sigue siendo muy restrictivo. El Grupo Parlamentario Popular sólo presentó una enmienda al art. 178 bis LC, pero hay que destacar que, en esta ocasión, se han aceptado enmiendas presentadas por otros grupos parlamentarios.

En cuanto a algunos de los cambios introducidos en el Proyecto de Ley (PLSOp), hay que destacar el referente a la revocabilidad del régimen de segunda oportunidad (SOp). Según el texto inicialmente aprobado (RDL1/2015) cuando al deudor se le había condonado provisionalmente determinadas deudas, tal exoneración era revocable si en el plazo de cinco años el deudor mejoraba sustancialmente su situación económica (art. 178 bis.7 LC).

Como ya señalé aquí, tal regulación era ridícula carente de antecedentes en los modernos sistemas de insolvencia. La inacción del deudor tenía premio: como no mejoraba su situación económica, entonces se le perdonaban definitivamente las deudas y si le iba bien, entonces se le castigaba con la revocación de la exoneración. Pues bien, afortunadamente, el Gobierno rectifica y modifica el art. 178 bis.7 c) LC. Sigue siendo posible la revocación de la exoneración si “mejorase sustancialmente la situación económica del deudor por causa de herencia, legado o donación; o juego de suerte, envite o azar, de manera que pudiera pagar todas las deudas pendientes sin detrimento de sus obligaciones de alimentos”. Se especifican las causas de la mejoría económica que pueden provocar la revocación del beneficio y evitamos que si un empresario mejora en su actividad y tiene beneficios, se le revoque la exoneración de deudas. El cambio hay que aplaudirlo.

Otro cambio importante hace referencia a la publicidad en el Registro Público Concursal de la exoneración del pasivo insatisfecho. Es evidente que una de las consecuencias negativas de un régimen de segunda oportunidad radica en las eventuales restricciones que provoca en el acceso al crédito del deudor que se ha beneficiado de la medida. Se trata de un dato negativo en su historial crediticio que puede bloquear la obtención de futura financiación, lo cual es especialmente grave cuando el deudor es empresario.

En el texto inicialmente aprobado y sólo para el deudor que se acogiera a un plan de pagos, se establecía en el art. 178 bis.3 LC que el deudor debía aceptar “de forma expresa, en la solicitud de exoneración de pasivo insatisfecho, que la obtención de este beneficio se hará constar en la sección especial del Registro Público Concursal con posibilidad de acceso público, por un plazo de cinco años”. La norma favorecía la estigmatización del deudor, dado el acceso público a tal información que podía dificultar incluso el acceso del deudor al mercado laboral. En lugar de ser un dato negativo más que podía constar en el ficheros de solvencia patrimonial, en el texto se le daba una publicidad “adicional”, probablemente para disuadir al empresario de solicitar la exoneración. Como se puede apreciar, en España la privacidad poco importa cuando de datos de solvencia negativos se trata y, sin embargo, se erige en muro infranqueable cuando hablamos de información positiva que puede beneficiar al deudor y “limpiar” su historial negativo. No sólo el Gobierno no se ha atrevido a regular los ficheros positivos que favorecen el acceso al crédito, sino que sigue estimulando la publicidad de datos negativos que provocan exclusión financiera, en contra de los que se postula a nivel internacional[1]. El mundo al revés.

En el Proyecto se mitiga este pernicioso efecto y se restringe el acceso al Registro Público concursal fruto de una enmienda presentada precisamente por el Grupo Parlamentario Popular (nº 180) modificada por enmienda transaccional pactada con UPyD (enmienda nº 13), CIU (enmienda nº 86). Así el PLSOp, modifica el art. 178bis.3.5.v, añadiéndose un inciso del siguiente tenor: “Únicamente tendrán acceso a esta sección las personas que tengan interés legítimo en averiguar la situación del deudor, entendiéndose en todo caso que tienen interés quienes realicen una oferta en firme al deudor ya sea de crédito o de cualquier otra entrega de bienes o prestación de servicios, que tenga que ser remunerada o devuelta por éste y que esté condicionada a su solvencia, así como las Administraciones Públicas y órganos jurisdiccionales habilitados legalmente para recabar la información necesaria para el ejercicio de sus funciones. La apreciación de dicho interés se realizará por quien esté a cargo del Registro Público Concursal”.

La restricción del acceso merece una valoración positiva, pero se sigue dando una publicidad suplementaria al dato de haberse beneficiado el deudor de una segunda oportunidad. Bastaría que el mismo constase en los ficheros de solvencia patrimonial (el acceso a los mismos está regulado en el art. 42 del Reglamento de protección de datos)[2] y en la CIRBE que gestiona el Banco de España. Tampoco tiene ningún sentido que los efectos de esta publicidad negativa “suplementaria” sólo se proyecten sobre un deudor que no tiene liquidez y tiene que sujetarse a un plan de pagos. Si el dato sólo constara en un fichero privado de solvencia, en principio, y según los criterios de reciprocidad imperantes, podrían acceder a los mismos aquellos sujetos que a su vez aporten datos al fichero. Por el contrario, el acceso al Registro Público concursal sigue siendo más amplio y más abierto. A mi juicio, debería haberse suprimido sin más esa publicidad adicional y que el haberse obtenido una segunda oportunidad fuera un dato negativo más que constara en los ficheros de solvencia patrimonial públicos y privados, con las restricciones de acceso que ya están reguladas. El problema es que, además, la publicidad en el Registro Público Concursal dura 5 años y no se hace depender del cumplimiento del plan de pagos, a diferencia de los datos negativos en los ficheros de solvencia, en los que el dato negativo se cancela por el pago o cumplimiento (art. 41.2 del Reglamento de Protección de datos).

También hay modificaciones respecto a la posición de los fiadores. Los acreedores que se hayan visto afectados por la exoneración provisional del pasivo pendiente podrán acudir frente a los obligados solidariamente con el concursado y frente a sus fiadores y avalistas(art. 178 bis.5 LC). Se excepciona legalmente la accesoriedad de la garantía (art. 1.847 CC) y no queda más remedio que hacerlo porque de lo contrario se desnaturalizaría la esencia y finalidad última de las garantías personales: que el acreedor pueda reclamar al fiador para el caso de que no pueda cobrar del deudor principal. Precisamente por la accesoriedad que caracteriza a las garantías personales, era necesario que expresamente la ley la excepcionara al igual que hace el propio art. 240.3 LC para las quitas que formen parte de un acuerdo extrajudicial de pagos y el art. 135 LC referido a las quitas acordadas en un convenio para los fiadores. En el RDL 1/2015, no quedaba claro lo que sucedía con la acción de reembolso (art. 1838 CC) que le corresponde al fiador contra el deudor una vez que haya cumplido la prestación.

Pues bien, este extremo ha sido aclarado en el PLSOp. Se ha añadido un inciso al art. 178 bis 5 de forma que los fiadores u obligados solidarios no podrán “subrogarse por le pago posterior a la liquidación en los derechos que el acreedor tuviese contra aquél, salvo que se revocase la exoneración concedida”. Queda claro que el fiador o codeudor solidario que paga no puede ejercitar la acción de reembolso contra el deudor. De esta forma, se salvaguarda la esencia de las garantías personales (ejercitables para los casos de insolvencia del deudor principal) y además se mantiene la eficacia de la exoneración del pasivo pendiente frente al deudor principal.

En lo que se refiere a la conducta del deudor beneficiario del régimen de segunda oportunidad. Se exige que el concurso no haya sido declarado culpable, pero el PLSOp ha sido todavía más generoso en este punto pues no se considera de mala fe y puede, no obstante, recibir la exoneración del pasivo pendiente, el deudor cuyo concurso se ha declarado culpable por haber incumplido el deber de solicitar el concurso. Se añade un inciso al art. 178 bis.3.1º: “no obstante, si el concurso hubiera sido declarado culpable por aplicación del art. 165.1.1º el juez podrá no obstante conceder el beneficio atendidas las circunstancias y siempre que no se apreciare dolo o culpa grave en el deudor”. Parece que se considera que el retraso en la declaración de concurso es un fallo “leve”. Muy al contrario, considero que la regulación del régimen de SOp tiene que ser un estímulo al buen comportamiento del deudor. Declararse tarde en concurso puede hacer inviable el acuerdo extrajudicial de pagos y que el concurso se vea abocado a la liquidación y al perjuicio de los intereses de los acreedores. Este cambio me parece poco afortunado y redunda en un fallo grave de la ley: es muy generosa con la conducta del deudor merecedor de la exoneración y muy rigurosa respecto de las deudas exonerables. Debería ser al revés.

Hay más modificaciones a los que no me puedo referir para no alargar el texto en exceso. He tratado las que considero más destacables.

Algo se avanza con estos cambios pero no es suficiente y no debería supeditarse la exoneración de deudas al abono de las no exonerables. Tampoco tiene sentido que sea posible que se perdonen pensiones de alimentos debidas y no pagadas para el deudor que no se acoge a un plan de pagos. Las deudas de alimentos están excluidas en todo sistema de segunda oportunidad, menos en España. No hay que olvidar que su impago es constitutivo de ilícito penal… y por otro lado, la LC permite que se exoneren, lo cual no tiene ningún sentido.

Siguen habiendo fallos técnicos graves en la regulación, de los que tiene conocimiento el Gobierno, que voluntariamente deja en manos de la “interpretación” judicial aspectos claves que a buen seguro será distinta en función del Juez “que nos toque”. Sigue, por ejemplo, sin aclararse las deudas que se exoneran definitivamente tras incumplimiento de plan de pagos cuando el deudor ha hecho esfuerzos para cumplirlo (art. 178 bis. 8 LC). No se adoptan medidas eficaces para controlar la conducta del deudor. No es de recibo que un deudor pueda beneficiarse de una segunda oportunidad año tras año sin que juegue el límite de 10 años, previsto sólo para el deudor que se acoge a un plan de pagos…. Y tampoco es razonable que una indemnización de daños y perjuicios debida por el deudor incluso por dolo, pueda exonerarse sólo porque la víctima sea persona especialmente relacionada con el deudor y por tanto su crédito sea subordinado…

Tampoco es admisible que un acreedor que concede un préstamo hipotecario a sabiendas de que el deudor no va a cumplir y sin evaluar su capacidad de reembolso no pague ningún “peaje” por su actuación. La subordinación del crédito por la vulneración de los deberes legales del préstamo responsable debería imponerse. Así el ciudadano percibirá que no sólo él asume las consecuencias de una inadecuada evaluación de la solvencia. El sistema hay que equilibrarlo y con esta norma sigue estando desequilibrado.

Y por supuesto, el que el crédito público ordinario y subordinado no pueda exonerarse para el deudor que se acoge al plan de pagos carece a mi juicio de justificación. O a todos o a ninguno. Y yo opino que a todos, porque el crédito público ahoga a muchos empresarios y es lo que se recomienda desde instancias internacionales. Imagino que para las cuentas públicas es mejor contar en el activo con derechos de crédito aunque se tenga la certeza de que no se van a cobrar. Todo sea para que las cuentas cuadren con la UE y sus exigencias en materia de déficit público. Lo que habría que valorar es cuántos ingresos pierde el Estado por esta política equivocada.

En fin, sigue habiendo fallos en la regulación y el Gobierno estaba advertido, lo que invita a pensar que se legisla mal ….”a propósito”, en el sentido de que se es consciente de lo que se está haciendo y de esos fallos, y esto es grave, sobre todo en el convulso contexto económico y político actual que a muchos nos preocupa. Queda un último cartucho: la tramitación en el Senado. Que no olviden en el Gobierno que el tratamiento que se dé a la insolvencia de los particulares será muy valorado en las próximas elecciones generales…

 

[1] Banruptcy and second chance for honest bankrupt entrepreneurs, 2014, p. 70 http://ec.europa.eu/growth/tools-databases/newsroom/cf/itemdetail.cfm?item_id=7962&lang=es

[2] 1. Los datos contenidos en el fichero común sólo podrán ser consultados por terceros cuando precisen enjuiciar la solvencia económica del afectado. En particular, se considerará que concurre dicha circunstancia en los siguientes supuestos:

  1. a) Que el afectado mantenga con el tercero algún tipo de relación contractual que aún no se encuentre vencida.
  2. b) Que el afectado pretenda celebrar con el tercero un contrato que implique el pago aplazado del precio.
  3. c) Que el afectado pretenda contratar con el tercero la prestación de un servicio de facturación periódica.
  4. Los terceros deberán informar por escrito a las personas en las que concurran los supuestos contemplados en las letras b) y c) precedentes de su derecho a consultar el fichero.

En los supuestos de contratación telefónica de los productos o servicios a los que se refiere el párrafo anterior, la información podrá realizarse de forma no escrita, correspondiendo al tercero la prueba del cumplimiento del deber de informar.

El Congreso aprueba el Proyecto de Ley de Segunda Oportunidad. El Gobierno rectifica, pero poco.

El RDL 1/2015 de 27 de febrero de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social presentaba carencias importantes a las que me referí en este post. Su tramitación como proyecto de ley ha permitido introducir enmiendas y ya se ha aprobado el texto en el Congreso de los Diputados quedando sólo el trámite del Senado

Se han presentado 41 enmiendas art. 178 bis Ley Concursal, precepto que regula el régimen de segunda oportunidad. Se trata de un tema “sensible” que ha sido protagonista en la campaña electoral de las últimas elecciones autonómicas y municipales. De hecho, ya hemos visto cómo el discurso de la insolvencia de las familias se ha erigido en tema principal de algunos partidos políticos que se han hecho con el poder para gobernar ciudades como Madrid y Barcelona. España tiene muchos problemas, y la corrupción es uno de ellos, pero el ciudadano tolera peor determinadas conductas cuando tiene el “bolsillo vacío”. El problema de la insolvencia de los particulares, a mi juicio, ha sido importante en el resultado electoral del 24 de mayo.

El texto ha mejorado en algunos aspectos, aunque subsisten fallos técnicos que van a generar inseguridad jurídica y el sistema sigue siendo muy restrictivo. El Grupo Parlamentario Popular sólo presentó una enmienda al art. 178 bis LC, pero hay que destacar que, en esta ocasión, se han aceptado enmiendas presentadas por otros grupos parlamentarios.

En cuanto a algunos de los cambios introducidos en el Proyecto de Ley (PLSOp), hay que destacar el referente a la revocabilidad del régimen de segunda oportunidad (SOp). Según el texto inicialmente aprobado (RDL1/2015) cuando al deudor se le había condonado provisionalmente determinadas deudas, tal exoneración era revocable si en el plazo de cinco años el deudor mejoraba sustancialmente su situación económica (art. 178 bis.7 LC).

Como ya señalé aquí, tal regulación era ridícula carente de antecedentes en los modernos sistemas de insolvencia. La inacción del deudor tenía premio: como no mejoraba su situación económica, entonces se le perdonaban definitivamente las deudas y si le iba bien, entonces se le castigaba con la revocación de la exoneración. Pues bien, afortunadamente, el Gobierno rectifica y modifica el art. 178 bis.7 c) LC. Sigue siendo posible la revocación de la exoneración si “mejorase sustancialmente la situación económica del deudor por causa de herencia, legado o donación; o juego de suerte, envite o azar, de manera que pudiera pagar todas las deudas pendientes sin detrimento de sus obligaciones de alimentos”. Se especifican las causas de la mejoría económica que pueden provocar la revocación del beneficio y evitamos que si un empresario mejora en su actividad y tiene beneficios, se le revoque la exoneración de deudas. El cambio hay que aplaudirlo.

Otro cambio importante hace referencia a la publicidad en el Registro Público Concursal de la exoneración del pasivo insatisfecho. Es evidente que una de las consecuencias negativas de un régimen de segunda oportunidad radica en las eventuales restricciones que provoca en el acceso al crédito del deudor que se ha beneficiado de la medida. Se trata de un dato negativo en su historial crediticio que puede bloquear la obtención de futura financiación, lo cual es especialmente grave cuando el deudor es empresario.

En el texto inicialmente aprobado y sólo para el deudor que se acogiera a un plan de pagos, se establecía en el art. 178 bis.3 LC que el deudor debía aceptar “de forma expresa, en la solicitud de exoneración de pasivo insatisfecho, que la obtención de este beneficio se hará constar en la sección especial del Registro Público Concursal con posibilidad de acceso público, por un plazo de cinco años”. La norma favorecía la estigmatización del deudor, dado el acceso público a tal información que podía dificultar incluso el acceso del deudor al mercado laboral. En lugar de ser un dato negativo más que podía constar en el ficheros de solvencia patrimonial, en el texto se le daba una publicidad “adicional”, probablemente para disuadir al empresario de solicitar la exoneración. Como se puede apreciar, en España la privacidad poco importa cuando de datos de solvencia negativos se trata y, sin embargo, se erige en muro infranqueable cuando hablamos de información positiva que puede beneficiar al deudor y “limpiar” su historial negativo. No sólo el Gobierno no se ha atrevido a regular los ficheros positivos que favorecen el acceso al crédito, sino que sigue estimulando la publicidad de datos negativos que provocan exclusión financiera, en contra de los que se postula a nivel internacional[1]. El mundo al revés.

En el Proyecto se mitiga este pernicioso efecto y se restringe el acceso al Registro Público concursal fruto de una enmienda presentada precisamente por el Grupo Parlamentario Popular (nº 180) modificada por enmienda transaccional pactada con UPyD (enmienda nº 13), CIU (enmienda nº 86). Así el PLSOp, modifica el art. 178bis.3.5.v, añadiéndose un inciso del siguiente tenor: “Únicamente tendrán acceso a esta sección las personas que tengan interés legítimo en averiguar la situación del deudor, entendiéndose en todo caso que tienen interés quienes realicen una oferta en firme al deudor ya sea de crédito o de cualquier otra entrega de bienes o prestación de servicios, que tenga que ser remunerada o devuelta por éste y que esté condicionada a su solvencia, así como las Administraciones Públicas y órganos jurisdiccionales habilitados legalmente para recabar la información necesaria para el ejercicio de sus funciones. La apreciación de dicho interés se realizará por quien esté a cargo del Registro Público Concursal”.

La restricción del acceso merece una valoración positiva, pero se sigue dando una publicidad suplementaria al dato de haberse beneficiado el deudor de una segunda oportunidad. Bastaría que el mismo constase en los ficheros de solvencia patrimonial (el acceso a los mismos está regulado en el art. 42 del Reglamento de protección de datos)[2] y en la CIRBE que gestiona el Banco de España. Tampoco tiene ningún sentido que los efectos de esta publicidad negativa “suplementaria” sólo se proyecten sobre un deudor que no tiene liquidez y tiene que sujetarse a un plan de pagos. Si el dato sólo constara en un fichero privado de solvencia, en principio, y según los criterios de reciprocidad imperantes, podrían acceder a los mismos aquellos sujetos que a su vez aporten datos al fichero. Por el contrario, el acceso al Registro Público concursal sigue siendo más amplio y más abierto. A mi juicio, debería haberse suprimido sin más esa publicidad adicional y que el haberse obtenido una segunda oportunidad fuera un dato negativo más que constara en los ficheros de solvencia patrimonial públicos y privados, con las restricciones de acceso que ya están reguladas. El problema es que, además, la publicidad en el Registro Público Concursal dura 5 años y no se hace depender del cumplimiento del plan de pagos, a diferencia de los datos negativos en los ficheros de solvencia, en los que el dato negativo se cancela por el pago o cumplimiento (art. 41.2 del Reglamento de Protección de datos).

También hay modificaciones respecto a la posición de los fiadores. Los acreedores que se hayan visto afectados por la exoneración provisional del pasivo pendiente podrán acudir frente a los obligados solidariamente con el concursado y frente a sus fiadores y avalistas(art. 178 bis.5 LC). Se excepciona legalmente la accesoriedad de la garantía (art. 1.847 CC) y no queda más remedio que hacerlo porque de lo contrario se desnaturalizaría la esencia y finalidad última de las garantías personales: que el acreedor pueda reclamar al fiador para el caso de que no pueda cobrar del deudor principal. Precisamente por la accesoriedad que caracteriza a las garantías personales, era necesario que expresamente la ley la excepcionara al igual que hace el propio art. 240.3 LC para las quitas que formen parte de un acuerdo extrajudicial de pagos y el art. 135 LC referido a las quitas acordadas en un convenio para los fiadores. En el RDL 1/2015, no quedaba claro lo que sucedía con la acción de reembolso (art. 1838 CC) que le corresponde al fiador contra el deudor una vez que haya cumplido la prestación.

Pues bien, este extremo ha sido aclarado en el PLSOp. Se ha añadido un inciso al art. 178 bis 5 de forma que los fiadores u obligados solidarios no podrán “subrogarse por le pago posterior a la liquidación en los derechos que el acreedor tuviese contra aquél, salvo que se revocase la exoneración concedida”. Queda claro que el fiador o codeudor solidario que paga no puede ejercitar la acción de reembolso contra el deudor. De esta forma, se salvaguarda la esencia de las garantías personales (ejercitables para los casos de insolvencia del deudor principal) y además se mantiene la eficacia de la exoneración del pasivo pendiente frente al deudor principal.

En lo que se refiere a la conducta del deudor beneficiario del régimen de segunda oportunidad. Se exige que el concurso no haya sido declarado culpable, pero el PLSOp ha sido todavía más generoso en este punto pues no se considera de mala fe y puede, no obstante, recibir la exoneración del pasivo pendiente, el deudor cuyo concurso se ha declarado culpable por haber incumplido el deber de solicitar el concurso. Se añade un inciso al art. 178 bis.3.1º: “no obstante, si el concurso hubiera sido declarado culpable por aplicación del art. 165.1.1º el juez podrá no obstante conceder el beneficio atendidas las circunstancias y siempre que no se apreciare dolo o culpa grave en el deudor”. Parece que se considera que el retraso en la declaración de concurso es un fallo “leve”. Muy al contrario, considero que la regulación del régimen de SOp tiene que ser un estímulo al buen comportamiento del deudor. Declararse tarde en concurso puede hacer inviable el acuerdo extrajudicial de pagos y que el concurso se vea abocado a la liquidación y al perjuicio de los intereses de los acreedores. Este cambio me parece poco afortunado y redunda en un fallo grave de la ley: es muy generosa con la conducta del deudor merecedor de la exoneración y muy rigurosa respecto de las deudas exonerables. Debería ser al revés.

Hay más modificaciones a los que no me puedo referir para no alargar el texto en exceso. He tratado las que considero más destacables.

Algo se avanza con estos cambios pero no es suficiente y no debería supeditarse la exoneración de deudas al abono de las no exonerables. Tampoco tiene sentido que sea posible que se perdonen pensiones de alimentos debidas y no pagadas para el deudor que no se acoge a un plan de pagos. Las deudas de alimentos están excluidas en todo sistema de segunda oportunidad, menos en España. No hay que olvidar que su impago es constitutivo de ilícito penal… y por otro lado, la LC permite que se exoneren, lo cual no tiene ningún sentido.

Siguen habiendo fallos técnicos graves en la regulación, de los que tiene conocimiento el Gobierno, que voluntariamente deja en manos de la “interpretación” judicial aspectos claves que a buen seguro será distinta en función del Juez “que nos toque”. Sigue, por ejemplo, sin aclararse las deudas que se exoneran definitivamente tras incumplimiento de plan de pagos cuando el deudor ha hecho esfuerzos para cumplirlo (art. 178 bis. 8 LC). No se adoptan medidas eficaces para controlar la conducta del deudor. No es de recibo que un deudor pueda beneficiarse de una segunda oportunidad año tras año sin que juegue el límite de 10 años, previsto sólo para el deudor que se acoge a un plan de pagos…. Y tampoco es razonable que una indemnización de daños y perjuicios debida por el deudor incluso por dolo, pueda exonerarse sólo porque la víctima sea persona especialmente relacionada con el deudor y por tanto su crédito sea subordinado…

Tampoco es admisible que un acreedor que concede un préstamo hipotecario a sabiendas de que el deudor no va a cumplir y sin evaluar su capacidad de reembolso no pague ningún “peaje” por su actuación. La subordinación del crédito por la vulneración de los deberes legales del préstamo responsable debería imponerse. Así el ciudadano percibirá que no sólo él asume las consecuencias de una inadecuada evaluación de la solvencia. El sistema hay que equilibrarlo y con esta norma sigue estando desequilibrado.

Y por supuesto, el que el crédito público ordinario y subordinado no pueda exonerarse para el deudor que se acoge al plan de pagos carece a mi juicio de justificación. O a todos o a ninguno. Y yo opino que a todos, porque el crédito público ahoga a muchos empresarios y es lo que se recomienda desde instancias internacionales. Imagino que para las cuentas públicas es mejor contar en el activo con derechos de crédito aunque se tenga la certeza de que no se van a cobrar. Todo sea para que las cuentas cuadren con la UE y sus exigencias en materia de déficit público. Lo que habría que valorar es cuántos ingresos pierde el Estado por esta política equivocada.

En fin, sigue habiendo fallos en la regulación y el Gobierno estaba advertido, lo que invita a pensar que se legisla mal ….”a propósito”, en el sentido de que se es consciente de lo que se está haciendo y de esos fallos, y esto es grave, sobre todo en el convulso contexto económico y político actual que a muchos nos preocupa. Queda un último cartucho: la tramitación en el Senado. Que no olviden en el Gobierno que el tratamiento que se dé a la insolvencia de los particulares será muy valorado en las próximas elecciones generales…

 

[1] Banruptcy and second chance for honest bankrupt entrepreneurs, 2014, p. 70 http://ec.europa.eu/growth/tools-databases/newsroom/cf/itemdetail.cfm?item_id=7962&lang=es

[2] 1. Los datos contenidos en el fichero común sólo podrán ser consultados por terceros cuando precisen enjuiciar la solvencia económica del afectado. En particular, se considerará que concurre dicha circunstancia en los siguientes supuestos:

  1. a) Que el afectado mantenga con el tercero algún tipo de relación contractual que aún no se encuentre vencida.
  2. b) Que el afectado pretenda celebrar con el tercero un contrato que implique el pago aplazado del precio.
  3. c) Que el afectado pretenda contratar con el tercero la prestación de un servicio de facturación periódica.
  4. Los terceros deberán informar por escrito a las personas en las que concurran los supuestos contemplados en las letras b) y c) precedentes de su derecho a consultar el fichero.

En los supuestos de contratación telefónica de los productos o servicios a los que se refiere el párrafo anterior, la información podrá realizarse de forma no escrita, correspondiendo al tercero la prueba del cumplimiento del deber de informar.