El TTIP: ¿crecimiento comercial, geopolítica o capitalismo de amiguetes?

¿Sabe usted lo que es el TTIP? ¿No? Pues debería. Esas siglas son el acrónimo del Transatlantic Trade and Investment Partnership, o sea, el Tratado Comercial de Libre Comercio que está negociando Estados Unidos con la Unión Europea desde hace algún tiempo, similar a otros que se han firmado entre otras zonas del mundo. Por Europa es la Comisión Europea la que se encarga de la negociación. El Parlamento Europeo no participa, pero su aprobación final es imprescindible para que salga adelante.

Un documento “clasificado” de la UE, posteriormente “desclasificado” (que pueden ver íntegro aquí) nos revela los objetivos y medios oficialmente declarados: “aumentar el comercio y la inversión entre la UE y los EE.UU….” (punto 7). Para lograr este objetivo, “el Acuerdo estará formado por tres componentes clave: a) acceso al mercado, b) cuestiones reglamentarias y barreras no arancelarias (BNA) y c) normas….” (punto 5)

A la vista de estos objetivos y medios, parecería que la cosa es clara e indiscutible. Sin embargo, en muchos ámbitos –no en España aún- este Tratado no es un simple tema de comercio internacional, sino la piedra de toque, la madre de todas las batallas del todavía muy vigente conflicto ideológico entre neoliberalismo y comunitarismo, por llamarlos así: el instituciones Europas y el empresariado lo ven bien y la izquierda europea y las organizaciones ecologistas se temen lo peor. Lo que oyen. Para los que no se lo puedan creer, y prefieran oír a ver, en este videopost (“Esta sí es la gran batalla”) el periodista Iñaki Gabilondo hace un resumen aceptable de lo que este asunto representa. Veamos los argumentos de cada una de las partes:

 A favor:

Entre EE UU y la UE se intercambia casi la mitad del comercio mundial. De llevarse a cabo el Tratado, el aumento de las relaciones comerciales y de los flujos de inversión implicaría un crecimiento adicional del PIB estadounidense y de la UE cercano al 0,5%, gracias a la creación de la mayor zona de libre comercio del mundo, con una población de 826 millones de personas. Ello se conseguirá mediante la supresión de aranceles, pero también con la reducción de barreras no arancelarias, como las derivadas de las diferencias de normativas entre ambos países, porque ello reducirá los reducirá los costes de exportación y beneficiará a las pymes.

En este artículo de El País se nos explica las ventajas que podría tener este tratado para el comercio agrícola, concretamente el de las aceitunas, porque las dificultades burocráticas suponen una importante carga competitiva. En este otro artículo, García-Legaz, el Secretario de Estado de Comercio pondera estas ventajas, y añade la evitación de la duplicidad de protocolos u homologaciones de productos (piénsese en los automóviles, en el que el distinto color rojo de los intermitentes obliga a tener una duplicidad de cadenas de producción y dos tests de seguridad diferentes) y la eliminación de la cláusula buy american, que impone ciertas preferencias de fabricación. También señala un argumento más, que es el geopolítico: la existencia de economías como las asiáticas, que está trasladando el centro de gravedad al Pacífico y que están ya celebrando otros acuerdos con los Estados Unidos.

El establecimiento de un mecanismo de solución de diferencias inversor-Estados –muy criticado por los opositores- no es, en realidad, nada nuevo, pues estos tribunales arbitrales para resolver controversias de inversión existen desde siempre y lo que buscan es un equilibrio entre la seguridad jurídica para el inversor y los intereses de los Estados.

Pueden ver aquí un estudio independiente colgado por la UE en su web (esta es su página principal) que da algunas cifras concretas y este otro artículo de El País, que se centra en la necesidad urgente de reactivar el comercio a nivel mundial para sacarlo de su actual situación de estancamiento.

En contra:

Los críticos advierten de que tendrá repercusiones negativas en ámbitos como la seguridad alimentaria, posible privatización de los servicios públicos y rebaja de los derechos laborales porque, se malician, lo que realmente se pretende es establecer un marco legal supranacional que proteja los intereses de los inversores frente a normativas estatales. Véanse aquí opiniones en materia de salud.

La idea es que el principal beneficiario de este Tratado no sería el ciudadano, sino las multinacionales, que lograrían que las normativas nacionales no signifiquen una limitación para el comercio, lo que explicaría que las negociaciones se estén realizando con enorme secretismo y que los proveedores de contenidos para el Grupo de Trabajo de Alto nivel no sean, al parecer, organizaciones de la sociedad civil Europea sino grandes compañías, pues según esta interesante web sobre el poder de los lobbies en la UE, prácticamente el 90% de los encuentros que realizó la Comisión Europea para preparar las negociaciones se hicieron con lobbies empresariales. En definitiva, los detractores de estos tratados vienen a señalar que en realidad se enmarcan en la dinámica de la desigualdad de la corriente neoliberal, que se disfraza de libre comercio (ver aquí un artículo al respecto de Ekaitz Cancela). La activista Susan George, de Attac, es una radical opositora a este tratado como pueden ver aquí y particularmente el libro “Los Usurpadores”, que tengo en mi poder y cuya introducción pueden leer aquí.

Uno de los temas más controvertidos para los opositores es precisamente la existencia de un mecanismo de solución de controversias (los llamados ISDS) que permitirían a los inversores extranjeros -entienden los críticos- denunciar a un Estado ante un tribunal de arbitraje privado cuando algunos de sus derechos hayan sido vulnerados, entendiendo por tal vulneración, por ejemplo, el cambio de una legislación que afecte a sus “beneficios presentes o futuros”, colocándose por encima la ley y anulando la voluntad democrática de los países y la UE mediante un órgano privado susceptible de ser influenciado por ser sus integrantes abogados de las grandes corporaciones, en funciones ahora arbitrales. La fuerte oposición de muchos sectores europeos (aquí ni nos enteramos) a ese sistema ha hecho que se modifique por un sistema de jueces (paritariamente entre UE y USA y con participación de jueces de otros países), aunque por dichos sectores críticos se considera una operación de simple maquillaje (véanse opiniones aquí y aquí), sin que se entienda por qué países democráticos van a aceptar poner en duda la imparcialidad de sus sistemas judiciales (aquí)

Coda personal:

No se me escapa que quizá uno de los aspectos esenciales de esta cuestión es el geopolítico. Una Europa poco productiva necesita aliarse con una América tampoco muy boyante frente a países emergentes cuyos estándares sociales y legales son muy inferiores: véase en este sentido esta interesante Tercera titulada “Una nueva asociación atlántica” de nuestro colaborador José María de Areilza. La cuestión es cómo se consigue que esta alianza sirva de arrastre para elevar los estándares de los países emergentes y no suponga una rebaja de los de los países occidentales, particularmente los europeos, de tradición mucho más proteccionista.

El problema es cómo se consigue ese delicado equilibrio entre objetivos geopolíticos, legítimos intereses comerciales y derechos del ciudadano. La UE no está en absoluto libre del poder de los lobbies y los políticos tampoco lo están de posiciones demagógicas o radicales. Por supuesto, el diablo estará más en los detalles que en las grandes ideas. Por ejemplo, me cuentan que una cuestión clave será si la convergencia regulatoria se hace sector por sector (como quiere Europa) o con un enfoque horizontal (como quieren los americanos), con un consejo regulatorio común, dotado de un enorme poder y sujeto a más influencias de los lobbies.

Es evidente, pues, que esta cuestión es de gran importancia para el ciudadano y para Europa, a pesar que en la práctica sólo la conoce un 5% de la población. Particularmente en España la falta de información e interés es clamorosa, a lo que desde luego no ayudan nuestras autoridades nacionales que no tienen esta cuestión entre sus prioridades e incluso rechazan plenos monográficos del Congreso sobre el asunto.

Y es clave porque esta cuestión se plantea en un momento de decadencia comercial europea pero también en ausencia de un debate en profundidad sobre la posible relación de la crisis con la ideología desreguladora y neoliberal dominante desde la época Reagan y sin que haya habido grandes consecuencias ni para la ideología ni para los actores principales; ello hace que buena parte de la población (Soledad Gallego-Díaz, aquí ) asocie este tipo de acuerdos a una vuelta más de tuerca de esta forma de pensar, viva a pesar de la hecatombe de la crisis. Sin duda, cualquier mente libre de prejuicios puede cuestionarse cómo es que se suponía que el desarrollo económico y el triunfo del progreso nos iba a conducir casi a vivir sin trabajar y ahora resulta que tenemos que matarnos entre nosotros para sobrevivir, mientras, eso sí, el 1 por ciento de la población domina el cincuenta por ciento de la riqueza mundial. El poder del mercado sobre el Derecho, que tantas veces hemos tenido la oportunidad de comentar en este blog (véase aquí la entrevista a Sandel sobre el tema) debe mantenernos ojo avizor sobre iniciativas que, pudiendo ser buenas, e incluso imprescindibles a nivel geopolítico, pueden también repartir el precio de su aplicación –siempre hay un precio – de una manera poco equitativa.

Por cierto, no se pierdan los que puedan el Seminario sobre Capitalismo clientelar que la Fundación ¿Hay Derecho? celebrará en el 7 de octubre y en el que probablemente saldrá este tema.

20 comentarios
  1. Daniel Martínez
    Daniel Martínez Dice:

    Muchas gracias por el artículo y por la invitación al Seminario sobre Capitalismo Cañí. Desgraciadamente, no podré asistir por motivos de trabajo. ¿Estarán las ponencias disponibles en Youtube?
    Un saludo y muchas gracias,

  2. golpedefecto
    golpedefecto Dice:

    Muchas por este gran post, ya que trata un tema de gran importancia y controvertido. Me gustaría comentar algunas cuestiones, ya que se incide sobre el intercambio comercial de bienes cuando la mayor parte del PIB en la mayoría de países en la actualidad se ha desplazado al sector servicios, por lo que la liberalización de los servicios en este momento supone un tema más importante que el de bienes. Según The Economist http://www.economist.com/news/finance-and-economics/21665040-slowdown-global-trade-growth-bad-news-many-emerging-markets-becalmed?fsrc=scn%2Ftw%2Fte%2Fpe%2Fed%2Fbecalmed , su liberalización permitiría un mayor crecimiento de los países en vías de desarrollo, que también se ve reducido por las limitaciones a las exportaciones de productos agrícolas, es decir, que políticas como la PAC, proteccionistas permiten un nivel de vida adecuado a los agricultores europeos pero simultáneamente limitan el desarrollo de países en vías de desarrollo. Indudablemente el sector agrícola es un sector estratégico y fundamental, pero ¿se debe hacer a costa del crecimiento de terceros países con niveles de desarrollo mucho menores? y debemos recordar que la reducción de los niveles de pobreza absoluta mundiales se han debido fundamentalmente al crecimiento económico http://golpedefecto.blogspot.com.es/2015/09/la-evolucion-de-la-desigualdad-en-el.html
    Otra cuestión importante es que el comercio mundial se está desplazando hacia la zona del Pacífico y por este motivo U.S. da prioridad al tratado Trans Pacific Partnership (TPP) sobre el TTIP http://www.economist.com/blogs/graphicdetail/2015/06/global-trade-graphics .
    Sin perjuicio de la razón que puedan tener los argumentos en contra, me sorprende su justificación, ya que se parte de que la privatización es mala por principio, cuando será mala en función de cómo se realice. Y los derechos laborales están condicionados por la evolución de la economía, automatización, TICs y globalización, no exactamente por este tratado.

    Lo mismo ocurre en el caso de los lobbies, debemos tener en cuenta que los lobbies suponen una fuente de información importante para tomar decisiones. Otra cuestión es que los políticos se plieguen a sus deseos sesgadamente, pero en ese caso ¿de quién es la culpa?.

    Resulta ya fuera de toda lógica la mención al hecho de que los inversores no puedan denunciar hechos que consideren atentan contra sus derechos y permitan la liberalidad de toma de decisiones de los políticos pudiendo originar inseguridad jurídica (por ejemplo energías renovables en nuestro país). Debemos recordar frases, creo que era de Jefferson, que indicaban que las leyes deben proteger a los ciudadanos del poder del Estado.

    Desde mi punto de vista la homogeneización de la regulación es un factor deseable abaratando costes, que se debe traducir en menores precios e incremento del poder adquisitivo de las personas, aunque indudablemente este proceso debe ser equilibrado y justo, la cuestión es si esto es posible.

    • De Lege Ferenda
      De Lege Ferenda Dice:

      El pobre Jefferson no se imaginaba la evolución de su máxima: Ahora las Leyes que protegen al ciudadano del Estado, deben ceder ante los Tratados que protegen a los inversores internacionales de las Leyes que protegen a los ciudadanos frente al Estado.
      Todo un logro.
      Es evidente que los Diputados nacionales no están sujetos a otra representatividad que los intereses mercenarios de sus poderdantes; como el caso del Diputado del Banco de Santander que preside la Comisión del Congreso que nombra los Jueces patrios para ocupar los tribunales internacionales.
      LA CULPA?? DEL CORRUPTOR; claro está. Llámese Lobby o UTE 3%.
      Más claro: de los delincuentes protegidos jurisdiccionalmente.
      No podemos confiar en la Independencia de los Jueces. He aquí la cuestión, oponer los brazos a este torrente de calamidad o darle fin con atrevida resignación. Como dice Hamlet Jr. en el monólogo por excelencia.

  3. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    D. Ignacio, conste que este post hay que leerlo con sus referencias completas y los comentarios que lleguen. Por tanto, deberes para el fin de semana. Es muy de agradecer que aborde Ud. un tema formalmente tan técnico como éste pero tan sustantivo porque afecta a los enormes intereses de todo tipo que se concitan en el comercio internacional, que afecta a todos. El problema es siempre el mismo con los asuntos muy especializados, parecen para especialistas y complejos, pero no deberían serlo, puesto que afectan a cada individuo en su vida cotidiana. ¿Quién sigue el presupuesto del Estado y no digamos ya en de su Comunidad Autónoma y Ayuntamiento o el de la Unión Europea? Pues se pagan con la vida de los contribuyentes, que tienen que convertir tiempo de esfuerzo en dinero para pagar impuestos. Este año la Organización Mundial del Comercio (OMC o WTO) cumple 20 añitos y apenas se comenta porque no hay "ronda del GATT" en curso, pero los interesados pueden visitar su "Site":https://www.wto.org. Es evidente que detrás de todo Tratado hay ideologías, pero en este tema nos encontramos en una aporía irresoluble: el incremento del comercio internacional supone el acceso a cualquier mercado de quien mejor produce; las reglas uniformes para todos (pero incluyendo normas equivalentes de protección social para los trabajadores) no pueden ser sino beneficiosas, pero las consecuencias de comprar una manzana, v.gr., china, estadounidense o francesa en vez de una doméstica afectan a miles de personas. No sé si ya lo he dicho, pero, si tienen Uds. tiempo, hay un juego interesante que requiere lápiz y papel (o "tableta" para los más "techies"): cuando adquiera Ud. un producto o servicio, un simple café con leche, haga Ud. un listado de todo lo que tuvo de pasar hasta que los átomos del café se conviertan en Ud. y la energía que consume. La taza, la cucharilla y el edulcorante o azúcar también cuentan. Hacer compatible el comercio internacional y la economía local no sólo debería ser posible, debería ser necesario. Hay familias de Extremadura que exportan su paté a todo el mundo. No estoy a favor de lo que hacen a los pobres patos, pero no son una multinacional y si no exportaran, simple y llanamente, estarían en la situación de antes de decidirse a exportar. Ya digo, me lo pongo de deberes.

  4. De Lege Ferenda
    De Lege Ferenda Dice:

    Menos mal que nos queda la ONU:
    "La ONU ha sido duramente criticada por concederle a Arabia Saudita un cargo importante en el área de los derechos humanos. La ONG UN Watch dio a conocer este fin de semana que Faisal Bin Hassan Trad, embajador saudí en la ONU, fue nombrado presidente de un panel de expertos independientes en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas".
    En realidad es otro sueño húmedo tipo TTIP: Los Derechos Humanos en versión de Arabia Saudita.
    Se busca al Conde Drácula para que se haga cargo de la protección a la infancia.
    TODO PODRIDO. Y la guerra llamando a nuestra puerta, mientras vemos las noticias, nos negamos a ver la realidad.

  5. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Antes de entrar en la materia propuesta creo que sería conveniente repasar varias cosas que hoy, en general, ya no se estudian o se hace superficialmente porque son "sensibles".

    El sistema hace como nosotros hacemos. Pierde la memoria selectivamente y luego la imagina como en cada momento nos resulta más reconfortante o conveniente.

    En primer lugar tomen las obras de Adam Smith de los estantes de casa. Ábranlas –los libros viejos lo agradecen mucho– y busquen en sus índices temáticos respectivos la expresión "Mano Invisible"

    Verán que en ningún caso decía el maestro lo que hoy dicen que dice sino, curiosamente, todo lo contrario.

    Es decir Adam dice que:

    1. Invertir en casa, "home", es mejor que hacerlo "abroad"
    2. Tengas la riqueza que tengas siempre terminarás gastándola en el lugar donde la tienes. Es decir todos se benefician de ella.

    Pregúntense por qué se cambia sutilmente el sentido de sus palabras.

    2. David Ricardo y su teoría de la Ventaja Comparativa es la base de las propuestas de Free-Trade actuales.

    Esta teoría solo es cuantitativamente cierta cuando se intercambian bienes con Contenidos de Trabajo equivalentes (Ver el viejo texto de Raymond Barre y comparar con el discreto mutis por el foro que, disculpándose un poco, hace hoy por ejemplo el texto de Mochón).

    Es decir solo funciona –para auténtico beneficio de ambas partes– en casos muy infrecuentes y en general refuerza a quien tiene la posición más fuerte desde el inicio.

    Además hoy es falsa por otro motivo: En tiempo de David Ricardo un parado tenía coste cero. Lo despedías y se iba a "Colonias" y dejaba de existir.

    Hoy ese parado y su familia son un coste importantísimo que se convierte en una Externalidad de Mercado.

    Es decir se pasa al Público el coste del beneficio Privado que frecuentemente no es ni del país donde se hace la transacción.

    Pregúntense por qué el Coro de la Patata nos habla de las maravillas del Trade –y la Escala– (las tienen) y se calla las Externalidades.

    Én tercer lugar Les pediría que repasasen al menos el Prólogo que Simon Kuznets (el padre del Contabilidad Nacional actual) escribió al editar su "National Income and Its Composition" en los años 40 "patrocinada" por la NBER.

    Pero no es fácil encontrarlo por lo tanto voy al "second best": El libro de Eric Reinert "La globalización de la pobreza" o, alternativamente, el más reciente de su hijo. Sophus Reinert et al. "The origins of development economics".

    El primero de ellos publicado en España por Crítica.

    No se arrepentirán de leer ninguno de ellos. Especialmente con Kuznets tendrán una perspectiva infrecuente pero muy enriquecedora del "Noúmeno" y entenderán que, ni de lejos, mide el PIB……….riqueza. El buen hombre nos avisó de que aquello era una contabilidad………..Politizada. Es decir, otra cosa.

    Provistos de esta suerte estoy seguro de que el Seminario (oportunísimo también desde el ángulo jurídico y geopolítico) les será todavía más interesante y provechoso.

    Un saludo cordial y enhorabuena por la iniciativa

  6. De Lege Ferenda
    De Lege Ferenda Dice:

    Van a inventar las Normas UNE (DIN en Alemán- Deutsches Institut für Normung -Instituto Alemán de Normalización).
    ¿Quizás hay estados en que los tornillos se fijan en el sentido contrario a las agujas del reloj?
    LA Democracia del Capital es lo que tiene: Es Corporativa.
    Y las Corporaciones son, tendencialmente, inmortales. Cambian sus siervos humanos, pero el Estatuto -verdadero sujeto de los Derechos Fundamentales (ya no humanos) del nuevo milenio del Reich de los mil años que se nos viene encima mientras vemos la tele- permanece.
    Hala, a seguir legislando sobre la Opacidad, que ahora se llama transparencia.
    Gracias por el post.

  7. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Ignacio: Por fin empezamos a profundizar en las cuestiones que más nos van a afectar. Enhorabuena por tu artículo que, espero, abra una gran debate una vez hayamos leído los enlaces correspondientes. Hasta hace poco tiempo era un tema "tabú" y, como tú mismo adviertes, puede que haya una versión oficial y otra para el exterior, como en las películas censuradas. Lo más llamativo del TTIP es el secreto de algo que, por sus "infinitas bondades" debería ser público y ser aplaudido por las masas ya que se trata (en teoría) de mejorar… ¿qué? ¿la vida de las personas o los resultados económicos de las grandes corporaciones?¿ Se trata de "liberar" a las personas o de someterlas aún más? Los acertados comentarios de los contertulios espero que nos lleven a buscar las respuestas a los muchos interrogantes entre los que destaca ¿a quien o quienes beneficia realmente? "Los tratados con lupa", así titulaba yo un artículo hace algunos meses refiriéndome al que nos ocupa. La letra pequeña, como muy bien sabéis los jurístas, es la que esconde las trampas. Vamos a poner la lupa sobre ella. Un abrazo y felicitaciones a todos por los comentarios.

  8. Cvm Privilegio
    Cvm Privilegio Dice:

    Gracias, don Ignacio. Hace algún tiempo les manifesté mi extrañeza por el hecho de que aquí tampoco se abordara esta complejísima y trascendental cuestión. Me alegra que finalmente se haga.

    Ante toda norma jurídica positiva podemos hacernos varias preguntas:

    1) ¿Cuál es su finalidad declarada?
    2) ¿Cuál es su finalidad real? (En el caso de normas como esta, no suele coincidir con 1)
    3) ¿Cuáles serán más probablemente sus efectos?

    Me temo que en este caso conocemos la respuesta a 1) y podemos especular sobre la respuesta a 2). Pero lo que nos interesaría conocer es la respuesta a 3). ¿Venderán más aceitunas los empresarios españoles? ¿Nos inundarán aún más los servicios interneteros USA, y más descontroladamente? ¿Seremos más ricos o más pobres? ¿Quiénes?
    Si alguien sabe la respuesta, que nos la comunique, por favor 🙂

  9. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Tras echar un primer vistazo a las "directrices de negociación" (que no son el texto del TTIP) éstas ya se me aparecen como engorrosas, complejas y reiterativas. Una muestra más de cómo se redacta mal, de una forma retorcida, algo que -por otra parte- está lleno de la palabra "transparencia". Una transparencia que resulta difícil de creer cuando se ha hurtado el tema al propio Parlamento Europeo (el legislativo de la UE donde está la representación de los europeos) y se está hurtando al propio Parlamento Español (ignoro a los demás pero me huelo algo parecido).
    Es una música que suena en principio bien, llena de supuestas buenas intenciones: liberar o liberalizar, simplificar y ahorrar burocracias y la protección de los derechos humanos, significa dar mayor significado a la libertad personal, pero parece que los tiros solo van en la dirección de la economía y las finanzas cuando, por desgracia, estamos comprobando sus desastrosos resultados en las personas: mayor desigualdad y más situaciones injustas o escandalosas. De ahí los recelos instintivos a que, quienes son los causantes más o menos directos de las burbujas, nos vengan a proponer asociaciones que pueden resultar también tóxicas. Mi pregunta del comentario anterior sigue sin respuesta o en todo caso podemos imaginar adonde irán los beneficios reales del TTIP que, como es lógico, entrará en una guerra de propagandas a favor y en contra con alineaciones interesadas como el sector bancario que ya ha manifestado (sin leerlo ni conocerlo, salvo que sean quienes lo han preparado) estar a favor del mismo. Es un tema que hay que debatir en profundidad, en foros sociales, profesionales y jurídicos, aparte de los de representación política. Y eso está aún por ver a pesar de la continua apelación en tales directrices a la "sociedad civil". En todo caso los mercados nunca deben estar por encima de la política de las naciones aunque, en la práctica, con TTIP o sin él, ya lo parezca.

  10. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Recordarán ustedes que,no hace mucho tiempo, Rusia —una parte fundamental de Europa que vía el imperio Romano de Oriente ha mantenido una línea a veces descarriada pero directa con Roma durante más de 2000 años–, ofreció a la UE una asociación "desde Lisboa a Vladivostok" que nuestros "Señoritos Bruselensis", grandes cipayos, no fueron capaces de manejar del susto que se llevaron. La cabeza no les daba para tanto y les entró un terror escénico insuperable.

    Los que sí se dieron cuenta fueron los siempre alerta estrategas USA para quienes tal proyecto representaría el fin no solo de una idea imperial del Globo, sino la certeza de pasar de primera a tercera potencia mundial porque las dinámicas chinas son una apisonadora y eso sin tener en cuenta que, en nuestros tests de inteligencia, los niños chinos dan un 5% mejor que los nuestros. Dato no menor.

    En este marco se debe incardinar el inaudito secretismo que late tras el TTIP y su homólogo de la cuenca del Pacífico. Un actor central negociando a escondidas de cada una de sus supuestas "novias" de prisa y corriendo. ¿Y estas se lo tragan?
    Mal, ¿no?

    Por otra parte, nuestros representantes políticos, literalmente, no tienen ni Puñetera Idea de lo que allí se cuece, a muchos de ellos ni siquiera "se les alcanza" encelados como están en "su identidad Bonsai" de la Aldea.
    El Nacionalismo de aldea tiene costes graves en las cuestiones más importantes y La torre de Babel ciertamente fue un castigo.

    Cualquiera que tenga contacto con estos diputados lo puede contrastar. Están preocupados, con total desconocimiento y en manos de no se sabe quién pero que se ya ha asegurado de que la Coalición del Bipartidismo les dará el sí a oscuras.

    Lo digo porque varios de ellos desde Estrasburgo andan pidiendo consejo durante sus fines de semana porque son conscientes de estar siendo llevados del Ronzal en manos de otros………….también Ciegos pero…………Obedientes.
    Me refiero a la ya mencionada Coalición Socialista-Popular que, por cuenta de Terceros, nos mangonea todavía en Europa. Tranquilos que ni C's ni Podemos abrirán la boca alto y fuerte. Creen que Les va la vida en ello. Al menos la financiera y mediática que de repente les ha venido a ver, como por casualidad.

    Solo por esto hay motivo sobrado para desde la ciudadanía rechazar algo que, desde el otro lado del charco, también se hace………, a escondidas de su ciudadanía.

    ¿Por qué? ¿No es el comercio algo bueno para todos? ¿Hay damnificados a los cuales debamos ocultar nuestros acuerdos? ¿Por qué hemos de crear "damnificados"? ¿Se entiende?
    Me temo que no se puede entender.

    ¿Estamos preparando algo vitalmente dañino para terceros? ¿Es el comercio realmente pacífico o es un arma letal?

    Y, por cierto, esto nos lo dicen los muñidores de guerras a go-go.

    Me temo que la confianza básica ya no existe. Cualquier contrato social con este liderazgo de "no electos" y "no responsables" ha muerto. Quedan Hobbes y la Fuerza bruta. De momento.

    ¿Secretismos comerciales a estas alturas? ¿ De qué van?
    Van de que son los amos y nos tienen pillados.

    Lo de Pedro de Vega sobre estas Constituciones…………."El Constituido ha Capturado al Constituyente". 1985.

    Y, por favor, no echemos la culpa a las "Multinacionales", no seamos pardillos.

    Lo único que una Multinacional necesita es un Marco legal estable. Funcionaban mejor en el régimen de Breton Woods que hoy donde medran los Monopolios aliados de los Políticos. Las multinacionales de verdad lo que necesitan es protección ante los monopolios para no terminar engullidas por ellos a través de los M&A. Mergers and Acquisitions.

    Esto, como tantas otras cosas es un Power Play global.

    A ver quién se hace con "mayor escala" y a costa de quién.

    Donde no hay mata no hay patata. Hay gente que sigue actuando con esquemas de dominación del siglo pasado.
    Gente de la cual deben cuidarse todos los ciudadanos. Todos. A un lado y a otro del charco.

    Mientras, el alcalde de Detroit, ayer, pidiendo ayuda en China.

    Por favor, por favor. Un poco de cabeza.

  11. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    PD.

    Cuando en el comentario anterior pido que no caigamos en manos de manipuladores interesados, que no seamos "pardillos" acerca del discurso "son las multinacionales" me refiero a posturas como las de Attac. Incapaces de superar el discurso de Robespierre, la políca de la Envidia y la retórica del "Capitalismo feroz" pero siempre en apoyo de los totalitarismos y de las ciudadanías de "los cocaleros".

    Saludos

  12. Ignacio Gomá Lanzón
    Ignacio Gomá Lanzón Dice:

    Muchas gracias a todos por los sesudos y eruditos comentarios. El post es básicamente divulgativo porque no soy especialista, aunque sí ciudadano interesado por lo que le rodea. Es esta cuestión enormemente ideológica y polariza a los sectores que concienciados. Es evidente, no obstante, que es un tema complejo, con muchas aristas, en el que sería conveniente un esfuerzo de transparencia y participación, aclarando a la gente hasta qué punto se ponen en riesgo determinados derechos o, al menos, de ser así, hasta qué punto ello es inevitable o necesario. Me parece importante porque hay mucha opacidad en las negociaciones y en España un silencio político muy llamativo.

  13. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Hay dos temas sobre sobre el asunto TTIP de los que tampoco se habla.
    1. El hecho de que responde a una necesidad Geoestratégica USA para aislar la gran "Land Mass" Euroasiática" por ambos lados. Una confrontación innecesaria.
    Todo el resto es puramente instrumental frente a este objetivo que en la UE apenas es objeto de atención pública pero que es regularmente abordado por los geo estrategas USA (Brzezinski, Kissinger y su consultora, Foreign Affais, etc)
    2. Damos por sentado que cualquier forma de Libre Comercio es buena. Lo cual es falso incluso para la "academia" ortodoxa en cuanto los intercambios tienen lugar entre parámetros que generan externalidades. Es decir, costes de productos privados que pasan a ser públicos y han de financiarse con Impuestos (Costes Futuros) o Deuda (reducción de Capital Neto presente y futura).
    Además las cuantificaciones en PIB son ridículas. Inferiores, por ejemplo, a la reciente incorporación, también arbitraria, de los estimados por actividades delictivas (Droga y Proxenetismo). Incrementos supuestos y, como de costumbre, inverificables.
    Saludos cordiales

Los comentarios están desactivados.