Flash Derecho: No te quedes sin votar (o proponer) a los candidatos para el I Premio Fundación ¿Hay Derecho?

Queremos recordar a los lectores que siguen abiertas las votaciones para el ganador o ganadora del I Premio Fundación ¿Hay Derecho?. Los candidatos son propuestos por la ciudadanía por su destacada labor en la defensa del Estado de Derecho y/o lucha contra la corrupción, valores enseña de la Fundación.

Tras el proceso de votación un jurado formado por miembros de entidades colaboradores con ¿Hay Derecho? como Transparencia Internacional o +Democracia decidirá durante el mes de noviembre quién es el ganador entre los cinco primeros nominados.

La entrega del premio será a mediados de enero, con presencia a ser posible de todos los nominados para agradecerles su labor en defensa de los intereses generales.

Puedes consultar aquí las BASES DE LA CONVOCATORIA

Los nominados por el momento son:

Las propuestas de nuevos candidatos así como las votaciones podrán hacerse en la web www.fundacionhayderecho.com, recordamos, hasta el 31 de octubre

No dejes de emitir tu voto, o de nominar a otro candidato si crees que nos hemos dejado a alguien!!

Flash Derecho: No te quedes sin votar (o proponer) a los candidatos para el I Premio Fundación ¿Hay Derecho?

Queremos recordar a los lectores que siguen abiertas las votaciones para el ganador o ganadora del I Premio Fundación ¿Hay Derecho?. Los candidatos son propuestos por la ciudadanía por su destacada labor en la defensa del Estado de Derecho y/o lucha contra la corrupción, valores enseña de la Fundación.

Tras el proceso de votación un jurado formado por miembros de entidades colaboradores con ¿Hay Derecho? como Transparencia Internacional o +Democracia decidirá durante el mes de noviembre quién es el ganador entre los cinco primeros nominados.

La entrega del premio será a mediados de enero, con presencia a ser posible de todos los nominados para agradecerles su labor en defensa de los intereses generales.

Puedes consultar aquí las BASES DE LA CONVOCATORIA

Los nominados por el momento son:

Las propuestas de nuevos candidatos así como las votaciones podrán hacerse en la web www.fundacionhayderecho.com, recordamos, hasta el 31 de octubre

No dejes de emitir tu voto, o de nominar a otro candidato si crees que nos hemos dejado a alguien!!

El impopular populismo

No existe nada más particular en el mundo de la política que el populismo, ya que es odiado y querido simultáneamente con la misma contundencia. Este hecho llama la atención en tiempos tan revueltos como los actuales, en los que parece que el bipartidismo, que lleva algunos años estancado, está siendo cuestionado por muchas personas que, hartas de los problemas, han decidido impulsar cambios.

El populismo es característico de la demagogia y de la hipocresía política más conflictiva según muchos ciudadanos, que solamente quieren que les digan lo que, según las reglas de la razón, deben oír. Para algunos, constituyen la representación de la degeneración de la democracia, que caracterizándose por encontrarse el poder para elegir a los representantes de la sociedad en las manos de la ciudadanía, tiene debilidades que son aprovechadas por los dirigentes políticos para exponer lo que la gente quiere escuchar para obtener beneficios electorales.
Es cierto que las tendencias radicales y electoralistas son los frutos que pueden recogerse después de haber plantado inseguridad y descontento los partidos políticos principales en el sistema político de un país. Como dice Javier Sáez-Benito Suescun, “normalmente los propios populistas de izquierdas y de derechas, pues siempre actúan simultáneamente, ayudan a extremar este tipo de coyunturas, pero las situaciones se van fraguando antes, y poco a poco”.

Muchos ciudadanos son los que rechazan el populismo. También es odiado por bastantes dirigentes de la esfera política, que suelen pedir responsabilidad, aunque luego puedan incurrir en graves contradicciones al actuar también de modo populista.

El populismo también es querido, tanto en el lado conservador como en el lado progresista, ya que los que lo utilizan son conscientes de que, en el caso de ser aceptadas sus propuestas, tendrán éxito en el campo electoral, que es lo fundamental para los dirigentes políticos, siendo cierto lo que dice Ignacio Sotelo, que indica que ”mientras un populismo apela al bien común, y el otro demanda justicia social, ninguno de los dos se esfuerza lo más mínimo en sacar estos conceptos de la niebla espesa que los rodea” y que “en el fondo únicamente pretenden gobernar lo antes posible”.

En las formaciones, la eficacia de un político, realmente, se mide por su capacidad para ganar elecciones y por su aptitud para lograr buenos resultados en los comicios en los que esté presente como candidato. Eso se consigue mostrando una buena imagen y para poder alcanzar una proyección positiva hay que alegrarle el corazón a los votantes, aunque ello implique ir en contra de lo que dicta la razón.

Es posible encontrar ejemplos de actitudes populistas por parte de los principales partidos políticos. Podemos presentó la renta básica universal como una de sus principales propuestas, pero la desradicalización ideológica de la formación ha terminado acabando con la medida. Posteriormente, Juanma Moreno Bonilla, que fue el candidato a presidir la Junta de Andalucía con el Partido Popular, propuso implantar ese beneficio social. Después, Pedro Sánchez hizo pública su intención de establecer una renta básica ciudadana si consigue alcanzar la presidencia del Gobierno. El hecho más curioso es que fueron varios los dirigentes del Partido Popular y del Partido Socialista Obrero Español los que criticaron la medida que, finalmente, decidieron presentar como algo propio y que ya generó conflictos en Extremadura.

Todos los partidos políticos son, generalmente, populistas, aunque son muchas las ocasiones en las que sus dirigentes son críticos con medidas de carácter presuntamente populista, ya que saben que se juegan mucho en las batallas dialécticas y políticas actuales, constituidas, principalmente, por criticas constantes frente a las medidas propuestas por los rivales, que provocan que el tablero político tenga mucho humo y que en el mismo no haya una verdadera intención de arreglar los problemas existentes.

Conviven el miedo a que triunfe el populismo ajeno y el deseo de que el populismo propio tenga un gran éxito. No es extraño, porque puede ser determinante en cualquier proceso electoral que se desarrolle, ya que todas las formaciones intentarán siempre lograr parte del control de los poderes públicos, con todas las implicaciones que conlleva.

José Álvarez Junco señala que “movimientos políticos que carecen de programa y no cuidan las instituciones no son fiables”. Si hay menos populismo y más actividades racionales desde las formaciones políticas, se podrán rebajar los efectos negativos de la mala gestión que desarrollan muchos dirigentes.