Una propuesta para mejorar la eficiencia de nuestra Administración y nuestra democracia

En los países democráticamente desarrollados, los ciudadanos tienen dos salarios: Un salario que resta después de pagar impuestos y un salario en especie, en cuya financiación participa toda la población.

Este salario en especie está compuesto por el conjunto de servicios que la totalidad de ciudadanos recibe del Estado: educación, justicia, sanidad, seguridad ciudadana y defensa, infraestructuras

Hay tres etapas que merecen la misma atención social y la misma responsabilidad.

La etapa primera, la contribución social, suele ser discriminatoria, aportando más recursos los que obtienen más ingresos. Para que esta discriminación no perjudique la creación de riqueza y empleo ha de ser equilibrada porque, si los ciudadanos la consideran excesiva, la desmotivación reducirá su aportación al desarrollo de la economía. Si esta reducción fuera compensada por la actividad económica de los que claman por el incremento de la presión fiscal, el nivel de renta social se mantendría pero no siempre sucede este fenómeno.

La manera de incrementar los ingresos públicos que se ha revelado más eficaz y permanente, es la de crear las condiciones legales y financieras para la germinación de actividades empresariales que generen empleo y riqueza, lo que proporcionaría más base imponible, nuevos contribuyentes a la arcas públicas y a la seguridad social y reduciría las cargas sociales.

Desde nuestros primeros artículos, hemos reiterado que la  economía es la base de los derechos sociales y que , para tener un alto nivel de vida un país,  su sistema productivo ha  de alcanzar un nivel similar de competitividad.

No son de las promesas de los políticos sino del éxito de los productos y de los servicios nacionales en los mercados, de lo que derivan el nivel de renta de la población, la remuneración, la seguridad y la cantidad del empleo, la financiación de los servicios públicos y las prestaciones sociales y en definitiva, la calidad del Estado del bienestar.

Es, pues, la competitividad del sistema productivo el motor del desarrollo de los pueblos .

Sin tener en la sangre estas bases los pueblos están condenados a repetir sus crisis y al riesgo de quedar seducidos por estafadores políticos que aprovechándose de la buena fe de la ciudadanía ofrecen soluciones “sin esfuerzo” y “ sin acreditar su financiación “ para los problemas sociales. Son como los vendedores de productos tóxicos o fraudulentos que llevaron a la ruina a amplias capas sociales que se dieron cuenta , demasiado tarde, que la inversión , como la política, sólo ofreció beneficios a quien les estafó .

La crisis ha evidenciado la indefensión del consumidor frente a la gestión pública. Es de las pocas actividades que no se juzga la incompetencia como responsable directa de la ruina social.

En la segunda etapa, es fundamental que el Estado racionalice sus costos para que la atención de los ciudadanos cuente con la máxima financiación.

Es lógico que los responsable políticos, una vez instalados, sientan la preocupación de lograr su permanencia. Un modo de ampliar el número de votantes es el de utilizar los ingresos de todos, durante su mandato, de una manera partidista, con el objeto de asegurarse su reelección.

Los pueblos con poca madurez democrática se ven perjudicados, por su desidia en el control de la gestión pública, por un proceso de trasvase de recursos hacia finalidades o sectores sociales en función, no del interés general del país, sino de la opción política que lo dirige, dando lugar a un incremento del control social, cultural e informativo progresivo y a la creación de grandes bolsas de beneficiarios en estos sectores.

Esta fase es especialmente peligrosa para la población, porque reduce , si la extracción es importante, el flujo de recursos que van destinados a financiar el Estado de bienestar y porque, al favorecer el control de la información, contribuye a ocultar la malversación de los ingresos públicos y la incompetencia del gestor político, haciendo que los problemas económicos internos no sean detectados y corregidos, lo que incrementa la ineficiencia y la improductividad del sistema en todas las fases.

En estas circunstancias, el incremento de la presión fiscal de la primera fase quedará reducido en la segunda, sin que nunca vean los ciudadanos recompensa para su esfuerzo fiscal.

En las sociedades desarrolladas es muy difícil que los ciudadanos admitan una reducción importante de ingresos para verlos evaporados en una función tan insolidaria.

El nivel educativo y la madurez democrática de la Sociedad es básico en el cambio de comportamiento de la clase política.

También es importante la tercera fase, pues es la que determina la calidad del salario en especie. Como en una empresa con una administración competente, el Estado tiene la obligación de lograr una profesionalización de la función publica de manera que, a través de procedimientos de incentivación y reconocimiento de méritos, se encuentren los funcionarios mejores en los puestos de mayor responsabilidad y la prestación de obras y servicios públicos en manos de las empresas mas competitivas en precio y de mayor calidad.

Es de gran rentabilidad para la ciudadanía el que el Estado utilice cuantas técnicas de gestión mejoren las prestaciones sociales y reduzcan el coste de las mismas. Serian practicas contrarias, por ejemplo, las adjudicaciones politizadas de obras y servicios en favor de ofertas publicas o privadas, inferiores en precio o calidad a sus alternativas, ya que redundaría en un encarecimiento o en un deterioro de las retribuciones sociales de los ciudadanos y la politización de la función publica en beneficio de funcionarios afines. En ambos casos se produciría, igualmente, un fraude a la Sociedad.

Y finalmente, es fundamental la competencia del gestor público, la calidad técnica de su equipo y la elaboración de un programa serio y solvente, dirigido al bien común y no a ganar las elecciones. Un Estado no puede ser eficiente si sus dirigentes no lo son.

Un gestor diligente, cuya única preocupación sea el bienestar ciudadano, estará atento a los éxitos de otros gestores públicos, en relación a los temas que más preocupan a la ciudadanía ( ejm en relación al paro o a calidad de los servicios públicos), para aplicarlos en su propio país de la manera más inmediata y con ello, intentar su rápida solución.

La competitividad del Estado dependerá de la relación entre el coste fiscal y la calidad del salario en especie que proporciona a sus ciudadanos.

 

 

6 comentarios
  1. juanfga
    juanfga Dice:

    Disculpen el comentario. Hasta ayer todas estas entradas las leía con una cierta ilusión. A partir de hoy creo que, en la práctica, valen muy poco. Al 90% de nuestros legisladores todas estas propuestas les importa cero. Y además se escudarán en sus votantes para seguir haciendo nada. Siento el pesimismo. Por otra parte, muy interesante artículo. Enhorabuena

  2. Colapso2015
    Colapso2015 Dice:

    Una de esas frases que soltó Bill Gates aprovechable fue: Los ordenadores han venido a resolver problemas que antes no existían.

    Otro tanto de lo mismo con la administración de funcionarios (mercenarios del Estado),…

    Pongamos un ejemplo práctico referente a la "fiesta de la democracia".
    Los miembros, miembras, membretes y membrillos de la mesa electoral perciben sobre 62 €. Para recibir el " ingreso" se requiere una cuenta bancaria de forma forzosa, es decir para ser ciudadano no se requiere la nacionalidad sino una cuenta Bancaria. En esta sociedad bancarizada se requiere un certificado de cuenta, que según el banco y los activos asociados al cliente puede rondar de "gratis" a 30 €. Pongamos 10€ de media gasto,.., sumamos desplazamientos, comida,…,etc.
    ¿Quien gana en "la fiesta de la democracia"?, los que ganan todos los días, los bancos + Estado,…

    El Estado moderno, si no está diseñado y domeñado por una democracia (que no es el caso) se convierte en lo que es. Una gran maquinaria de favores.

  3. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    El PENEDÈS ECONÓMIC , antes del 20-D, me envió un cuestionario sobre como, desde una notaría, se ve nuestra actual situación económica y la previsión para el 2.016.
    Os lo reproduzco para completar este artículo y el anterior sobre los efectos de la independencia, con un ejemplo actual, el de Grecia.
    Aprovecho para desearos unas felices fiestas porque está en nuestras manos conseguirlo, lo del feliz 2.016, no tanto.
    “ Lo que he apreciado en el despacho, más que un crecimiento de operaciones, que ha sido modesto, es un cambio en los receptores del crédito.
    Durante el período del boom iba destinado, en su mayor proporción, a la inversión inmobiliaria y a un consumo suntuoso que no se correspondía con el nivel de renta de los consumidores, lo que provocó una inflación de precios en los inmuebles y un crecimiento del déficit comercial exterior y del endeudamiento general, hasta niveles históricos.
    Ahora se concentra, fundamentalmente, en el sector productivo, por lo que al mejorar su solvencia, se asegura el crecimiento de la producción, del empleo y hasta de los ingresos públicos y las prestaciones sociales.
    De esta manera, se están asentando las bases para un crecimiento mas estable y real , siendo difícil que alcancemos el ritmo vertiginoso de los años de la burbuja inmobiliaria, cuyo motor principal fue el crédito ( y no el trabajo).
    Nuestra previsión para el 2016 es que, si continuamos la política de ajustar los gastos a los ingresos públicos (a la que estamos obligados por nuestros compromisos con la UE.) y en mejorar la competitividad de la economía (también), el crecimiento puede seguir.
    Pero si, como consecuencia de la inestabilidad política cambiamos de dirección, seguramente para los mercados financieros no tendremos la misma solvencia y si conseguimos su financiación, los tipos de interés subirán a un nivel difícilmente asumible para los ciudadanos, las empresas y el sector público que acumula un endeudamiento creciente, derivado de la falta de ajuste de su gasto a la reducción de ingresos que se produjo durante nuestra gran crisis.
    En esta situación de pérdida de confianza exterior, la disminución del gasto público se tendrá que acelerar e intensificar, debido a las dificultades de financiación y el incremento de los costes financieros que se irán comiendo una mayor proporción de recursos.
    Este ajuste traumático lo tendrán que ejecutar políticos que han prometido mejorar las prestaciones, con la consiguiente frustración social.
    Es lo que está actualmente pasando en Grecia que a lo que se llama la “rendición de Tsipras ante los acreedores” (recorte de pensiones, desahucios, edad de jubilación …) de momento , en menos de un mes ( 12 de noviembre y 3 de diciembre ) ha costado al gobierno, 2 huelgas generales, con las correspondientes manifestaciones de ”indignados”.
    Uno de nuestros principales problemas es el deterioro progresivo de la calidad de nuestros políticos estimulada por la falta de responsabilidad por su incompetencia o por el fraude a los ciudadanos. Basta comparar el nivel profesional de los que crearon la constitución con los que actualmente pretenden modificarla o sustituirla.
    A bastantes de ellos se les puede aplicar lo que se criticaba de la “nueva “cocina, “nada en el plato , todo en la cuenta” , adaptándolo por el “ nada en la gestión, todo en la propaganda “..Un abrazo, Daniel Iborra

  4. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Es interesante ver las reacciones que ha producido el artículo incluyendo en ellas el comentario del propio autor.

    El primero, Juanfga, se declara escéptico sobre el sistema y sobre nuestra capacidad para corregirlo en positivo, es decir, para que sus resultados mejoren en lo que nos afecta. Creo que todos estamos de acuerdo.

    El segundo, Colapso, se queja de que los Gobiernos nos obligan a ser clientes de los Bancos (muy cierto).
    Esta obligación no es distinta de otras formas de impulsar el PIB, la Recaudación y la Actividad.
    Por ejemplo con los Cambios Obligados de canales analógicos a Digitales, la compra Obligada de Bolsas en el supermercado, el cambio de Bombillas por unas que cuestan entre 10 y 15 veces más de lo que costaban las viejas, la Obligación de Reformarte la Vivienda antes ya Homologada, o la masa de Reglamentaciones que –so pretextos varios– han convertido la vida en una Cárcel Reglamentaria donde nada se puede mover si no ha sido Regulado y Tasado previamente.

    El Tercero, del propio autor, nos cuenta que en su zona –agroalimentaria– hay actividad crediticia incremental para financiar actividades productivas y que esto es más sano que el habitual recurso al Ciclo Mortal: Traer Emigrantes, Ponerlos a hacer Casas para que luego las compren y vivan en ellas gracias a Dinero Prestado con facilidad a coste casi negativo con dinero sin valor. Igualmente de acuerdo.

    El Sistema es incapaz de Reforma Estructural entre otras cosas porque la Ortodoxia Académica vive del Sistema y reprime cualquier cuestionamiento o denuncia del Paradigma. Quienes lo hacen (Keen o Reinert entre otros) tienden a desaparecer del mapa académico y caen en el olvido.

    Las reformas estructurales necesarias (cambio en las políticas Industriales y Comerciales, por ejemplo) afectan al diseño Geopolítico y por eso nos movemos en una dirección que nos empobrece colectivamente y todo se ha vuelto Apariencia y Falsedad.

    Pero dado lo absurdo de la Dirección en la que nos lleva la Ortodoxia Política y Académica (por ejemplo, generando escasez artificial regulando la vida hasta su asfixia anaeróbica) la cosa cada vez está más cruda.

    Por otro lado la perversión Estructural de nuestro Sistema Económico ( la Economía solo es un Subsistema del Gran Sistema de Poder) alcanza a sus Métricas que no miden lo que Pretenden Medir: Riqueza Real. Solo miden Actividad. El "Flujo Circular" que explican los textos de introducción a la materia.

    De ahí que la Abundancia de Agua sea menos Interesante que la Escasez de Agua. Quizás por eso no se ha iniciado la construcción de un nuevo embalse o trasvase desde los ochenta. El agua escasa y cara……… interesa. La abundancia –perfectamente posible– no interesa.

    Decía Séneca que "La Economía –el Ahorro– es fuente de grandes Rentas –Ingresos–".

    Hoy sería un paria.

    La cosa es y está complicada y simplificarla no es sencillo.

    Buenos días

    • Colapso2015
      Colapso2015 Dice:

      “Al hombre, sagrado para el hombre, lo matan por diversión y risas” Séneca

      El flujo, la escasez forma parte del relato. Donde la dignidad se adquiere a través de la participación en el poder, su juego.

      La distinción de Gobierno y Estado cobra valor cuando se mantiene un sistema de control del poder. No parece acertado cuando los integrantes del gobierno, forman y viven de la corporación estatal.

      Por otra parte, los ejemplos que cita no corresponden a la esencia del asunto, la legitimación del poder y la distribución del flujo capitalista; recordemos de “capitalis”.

      Por ello es radicalmente distinta la relación con el Estado forzosa a través de los bancos. Que por ejemplo iluminar con velas, luces de descarga, led, o acostarse temprano ( a pesar del GMT +2 impuesto).

      El segundo es una acción natural, mientras que el primero forma parte de un relato obligatorio con soporte de la coerción y la violencia.
      En el mundo fiduciario, la citada cuenta podría ser de depósito (no crédito como en los bancos comerciales) en el banco de España y para cada NIF.
      Si bien, el poder se ha disuelto en la hidra europea, euro incluido.

  5. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Estimado Colapso.

    Por discutir la letra pequeña durante el intervalo navideño.
    No estoy muy de acuerdo con su distinción entre uno y otro tema. Probablemente si me hubiera explicado mejor le habría ahorrado una nota que, pese a todo, me ha parecido de gran interés.

    Es cierto que Impedir a un comerciante regalar una bolsa de plástico, obligarle a cobrarnos por ella (IVA al 21% inclusive) y obligarnos a nosotros a pagárselo Parece diferente de obligarnos a tener una cuenta corriente y pagar una sustanciosa comisión a un banco por esta prestación a la cual nos obliga en numerosas transacciones el Estado.

    Por ejemplo nos impide ingresar la Seguridad Social de los empleados domésticos en una cuenta de la TGSS (como sucedía hasta hace unos años) y nos obliga a que nos sea cargado su importe en una cuenta corriente como una domiciliación normal.

    La verdad es que parece ser diferente pero son muy parecidos.

    Tras ambos hay un propósito recaudador: El IVA al 21% se devenga tanto sobre la bolsa o las bombillas led (de 10 a 15 veces el precio de las anteriores) como sobre la comisión bancaria.

    Tras ambos hay un propósito de incrementar el flujo monetario, lo cual incrementa el PIB nominal sin que exista otra cosa que un empobrecimiento del más débil de la Cadena (el consumidor) y un fortalecimiento equivalente de los Oligopolios que se desarrollan estupendamente en este sistema de Poder.

    Esta dinámica es Sistémica y acaba de recordárnoslo D. Dalmacio Negro en su último Opúsculo: "La ley de hierro de la Oligarquía" 2015, Política Mínima Ed.

    Tras ambos ejemplos hay un ejercicio de Coacción sobre el Ciudadano y aunque pudiera parecerlo, esto no sucede porque "El Capital" se lo pida al Estado, no.

    Esto sucede porque el Poder lo necesita para perpetuarse mientras trata de encontrar formas de evitar que se note que hoy, el Poder, genera Miseria porque es una máquina de Generar Deuda y Coste sobre los Procesos Productivos.

    La Generación Sistemática de Escasez (Real y Psicológica) es otra evidencia poco analizada. Para más adelante porque es otro tema que se las trae,

    De esto se ha dado cuenta casi todo el mundo menos quienes siguen viendo la realidad con las lentillas de una Izquierda que hace mucho cayó en el piélago de sus propias trampas.

    Lo que sí es cierto, y en esto creo que estaremos de acuerdo, es que la Importancia que para el Poder actual tiene el sistema Bancario — en los regímenes de Democracia-Totalitaria Occidentales– es el mayor de todos los tiempos: como mecanismo de Control y Vigilancia de toda la Población ( la no delincuente, que de eso se trata, de controlar a los normales).

    Por eso comienza a ser considerado como un Bien de Estado. Porque sin su capacidad de generar Dinero Subprime el Estado se enfrenta a una Bancarrota Secular de las que pueden ser recordadas durante varias eras geológicas.
    Como Tal, como Bien de Estado, debe ser cuidado en mucha mayor medida que las bolsas de plástico o las bombillas led o diodos emisores de luz.

    Feliz Navidad y gracias por el apunte.

Los comentarios están desactivados.