HD Joven: ¿Hay Derecho a felicitar la Navidad?

Como todo en esta vida, aunque cueste creerlo, habrá gente a la que estas fechas no le agraden demasiado. También habrá quienes las disfruten como la mejor época del año. En cualquier caso, es un periodo que, nos guste o no, siempre acaba llegando. Y a nosotros, por qué no decirlo, nos gusta.

Porque es época de volver al hogar, del turrón, de los dulces, de los regalos, de la nieve (aunque este año parece que en menor medida), etc. Es un período de reflexión, de descanso y de confección de nuevos propósitos de cara al próximo año. Siempre solemos mirar atrás y reflexionar sobre si ha sido el pasado un buen o mal año, pero la conclusión termina siempre siendo la misma: que seguro que el próximo será mejor que el anterior. Precisamente esa borrosa sensación, mezcla un poco de esperanza y de ambición, es la que mantiene vivo este blog y, en muchos sentidos, a nosotros mismos. Es la persecución del ideal de un país mejor el que nos empuja a seguir luchando y buscando fórmulas de alcanzar ese objetivo, sin importarnos lo difícil que ello sea, o el mucho trabajo que se precisa dedicarle.

Éste, en concreto, ha sido un año duro, largo, difícil y con altibajos. Desgraciadamente, hemos presenciado las atrocidades de las que tristemente es capaz el ser humano, a través del terrorismo. También hemos vivido las elecciones menos bipartidistas de la historia de nuestro país; parece que “el cambio” dejará de ser una utopía para convertirse en una realidad (o al menos eso parece). Esperemos que ocurra en el mejor de los sentidos y que, si es posible, podamos ayudar a ello.

No ha sido, en cambio, el año en el que supuestamente deberían existir los coches voladores y los monopatines flotantes, como nos habían dicho que ocurriría. Los únicos –grandes- avances en la tecnología son, de momento, los que nos ha dado la séptima entrega de la película Star Wars.

Sea como fuere, a lo largo de este año, nos habrá pasado de todo, cosas de las que sentirnos orgullosos y que nos habrán emocionado, así como situaciones que nos habrán hecho llorar y sentirnos desgraciados. No obstante, pase lo que pase, seamos creyentes o no, estas fechas son para sacar lo mejor de nosotros mismos, para olvidarnos de las presiones del día a día, de si estamos con el agua al cuello, de si ojalá tuviera esto o lo otro. Son fechas para estar con los nuestros, para sonreír y para querernos los unos a los otros, a pesar de nuestras diferencias. Efectivamente, del sentimiento navideño podríamos aprender muchas cosas que tal vez sirvieran para lograr una mejor gestión de nuestras vidas y aun del país.

HD Joven lleva casi un añito tratando de entretener a sus lectores cada viernes. No ha sido fácil, pero sí muy enriquecedor. Por ello, desde aquí queremos, aprovechando la ternura de estas fechas, agradecer a los editores de ¿Hay Derecho? la oportunidad que nos brindaron ofreciéndonos este proyecto. Como ellos ya saben, nos enorgullece formar parte de él y nos sentimos tremendamente afortunados de tener la oportunidad de aprender de todos ellos tan de cerca, pues son un ejemplo a seguir para todos los que, como decíamos al principio de este artículo, no confunden la ingenuidad con el idealismo, y luchan con valentía por un futuro mejor.

Como no podía ser de otra forma, también queremos mostrar nuestro agradecimiento a todas aquellas personas que nos leen y nos apoyan cada día. Sus comentarios nos ayudan a mejorar y a seguir escribiendo y buscando más jóvenes, que los hay (y muchos), comprometidos con los principios que propugna este blog.

Nuestro regalo para todos aquéllos que lean este mensaje navideño es el de transmitiros que nuestras ganas y nuestra ilusión por formar parte de vuestras vidas no ha hecho más que crecer. Esperamos poder seguir felicitándoos la Navidad muchos años más.

En fin, que ¿Hay Derecho? y HD Joven os desean una feliz Navidad y un feliz año nuevo. Deseamos que la felicidad y la ilusión llamen a vuestra puerta en estos días, pues es el mejor regalo de todos.

5 comentarios
  1. Carlos
    Carlos Dice:

    Cito vuestra primera frase: "Como todo en esta vida, aunque cueste creerlo, habrá gente a la que estas fechas no le agraden demasiado. " … "aunque cueste creerlo"… ¿Tan monolíticos ideológicamente sois que os cuesta entender que hay gente que no es cristiana porque tiene otra religión o ninguna en absoluto y sin embargo tienen que aguantar la institucionalización de una fiesta católica? ¿Tanto os cuesta creer que haya gente que pasa dificultades económicas y la presión consumista les agobia en estas fechas? ¿Tan difícil es empatizar con las personas que han perdido una parte de su familiares o se encuentran extrañados de ellas y sin embargo todos les preguntan si van a pasar las fiestas con la familia? De verdad… ¿en qué mundo vivís? Empiezo a pensar que debieráis dedicaros a otra cosa simplemente por la insensibilidad que mostráis en la primera frase de este artículo. O simplemente creéis/sabéis que la gente que se encuentra en esas circunstancias no os lee y por lo tanto da igual… Y sois gente que pensáis que defendéis valores en el estado de derecho, cuando de entrada manifestáis incomprensión por una parte, no sé si minorías o mayorías, a los que debe defender este estado de derecho… Empiezo a pensar que este blog que llevo siguiendo desde hace un tiempo no es para mí…

    • Usuario
      Usuario Dice:

      Premio al comentario más "pereza" Carlos. Churras con merinas y rábano por las hojas. Que tenga una feliz Navidad, usted y todos. Abrazos. Y gracias a los autores del blog por tantas cosas.

    • Joan Palau
      Joan Palau Dice:

      Voy a intentar justificar esa primera afirmación , en clave cronológica. Es verdad que pecan de optimistas. Seguramente su procedencia social , estatus y seguridad intelectual les mantiene al margen de la miseria de mucha gente. No creo que lo hagan con maldad. Simplemente sus , buenas , circunstancias les impide entender el mundo y sus trampas. En todo caso la causa del problema no son ellos.

  2. O'Farrill
    O'Farrill Dice:

    Amigo Carlos: probablemente no haya intención ideológica en el texto de HDJoven al escribir "aunque cueste creerlo". Quizá se refería a esas fiebres de fiesta (no religiosa) que invaden a la gente en estas fechas. Comidas, bebidas, compras, regalos, vacaciones, viajes…. Nada de rezos, misas o tradiciones ligadas al mundo cristiano. Es muy difícil escribir espontáneamente sobre algo sin que se cuele algún que otro matiz que provoque reacción, pero estoy seguro que eso no se pretende en este artículo "muy navideño". A mí personalmente me llama la atención de que se hable sólo de las "atrocidades del terrorismo" en plan muy de discurso oficial mediático, sin que se diga nada de las atrocidades de las guerras impuestas, de los millones de personas desplazadas de sus hogares, de los millones de seres humanos castigados por el hambre la miseria o la enfermedad y, de lo más importante, de las complicidades para que todo esto ocurra. Un saludo y mis mejores deseos para todos,

  3. Joan Palau
    Joan Palau Dice:

    Pues agradezco las felicitaciones
    . Es verdad que hay a quién las fiestas no nos son propicias. Pero es una buena costumbre , es como una tregua. Felicidades a todos y todas. Mi comentario no tiene nada de profundidad , pero los sentimientos son importantes. Soy independentista , pero me reconforta pensar que hay muchas cosas que compartimos.

Los comentarios están desactivados.