Flash Derecho: progresa la idea de un presidente independiente

Quizás por ser uno de los blogs de referencia de este país, sin duda por nuestra independencia y contrastada solvencia, hemos recibido de varios de los principales líderes políticos surgidos de las últimas elecciones el encargo, lógicamente discreto, de sugerirles algunos nombres de “independientes” para ocupar el cargo de Presidente del Gobierno si al final la actual situación de bloqueo lo hiciese aconsejable. Dada nuestra habitual política de transparencia y diálogo abierto con los lectores, queremos, siguiendo el imperecedero ejemplo de la CUP, que sean ustedes los que tengan la ultima palabra. Prometemos que aquí no habrá empate y que la última palabra no terminará siendo la nuestra.

Efectivamente, la idea parte de la sugerencia de Errejón de que se buscara, como medio de salir del bloqueo para llegar a un acuerdo sobre un posible Gobierno de coalición, un presidente independiente (aquí). En principio nos parece un concepto novedoso e interesante, digno de un partido emergente y con escaso respeto por la trasnochada tradición patria de elegirlo entre los lideres de los partidos que concurren a las elecciones. El caso es que la idea ha calado en otros partidos, pues parece que son muchos los militantes que prefieren cualquier sujeto de derecho al líder de su propia formación.

Los consultantes nos han sugerido algunos nombres, quizás un tanto heterodoxos, con la finalidad de tantear entre la sociedad civil cómo serían recibidos. Vamos allá a ver qué les parecen a ustedes.

El Partido Popular nos ha sugerido el nombre de Mariano Rajoy. Según ellos reúne todas las condiciones para el cargo. Es un hombre de consenso, dialogante, que sabe escuchar y que si no tiene que decidir, pues no decide. Un hombre ideal para la situación que se avecina. Frente a nuestra objeción de que quizás pudiera estar demasiado marcado por el pasado inmediato, nos alegan que en realidad la idea de que Rajoy ha sido Presidente del Gobierno y del PP estos años es un bulo sin fundamento. Por Génova hace años que no le ven y por no conocer no conoce ni al tesorero del partido ni al que han presentado como número dos por Segovia. Bueno,  a considerar.

Por su parte parece que el PSOE no vería mal como presidenta a Sor Lucía Caram, por entender que abarca un amplio espectro de simpatías políticas al aunar en su persona la religiosidad, su espíritu radical y reformista, que podría contentar a los votantes de Podemos, y su independentismo, que agradaría a muchos votantes nacionalistas. Además es catalana y mujer. En fin, que da a todos los palos, como aspira a hacer el propio partido. Sinceramente, esperamos que no progrese esta candidatura, no ya porque la falta de experiencia de gobierno de dicha Sor la convierta en una candidata poco idónea (al fin y al cabo los lideres de los partidos emergentes tampoco la tienen, afortunadamente podemos decir) sino, sobre todo, porque no nos parece que el método de selección respete los principios básicos de mérito y capacidad recogidos en nuestro ordenamiento jurídico para ocupar puestos públicos. Aunque eso hay que reconocer que al PSOE nunca le ha preocupado mucho.

Otro de los candidatos barajados, en este caso por Podemos, ha sido el ex Juez Garzón, que ha manifestado en ocasiones sus simpatías por plataformas cercanas a esta formación política (ver aquí) y que quizá no sería mal visto por el PSOE, con el que ha mantenido una particular relación amor-odio.  En todo caso, además de los problemas mencionados en cuanto al proceso de selección, hay que reconocer que en este momento de subidón regeneracionista que padecemos la perspectiva de tener como Presidente a alguien no demasiado riguroso con el Estado de Derecho no nos convence. Desde este blog destacamos la importancia de que el futuro Presidente o Presidenta sea una persona comprometida con el respeto sincero al ordenamiento jurídico. O al menos que no haya sido expulsado de la carrera judicial.

Precisamente Ciudadanos considera que si es preciso salir del bloqueo con alguna fórmula imaginativa, lo mejor sería aplicar los criterios objetivos que se establecen en la Administración para la selección de puestos como, por ejemplo, una oposición o un concurso oposición con un tribunal formado por miembros de cada uno de los partidos pero con voto ponderado en función del número de escaños. También sugiere algunos de los instrumentos de que dispone el sector privado, como la posibilidad de acudir a un Head Hunter que, de una manera profesionalizada, realice una búsqueda de la persona más idónea,  de lo que podría encargarse una de nuestras grandes consultoras, tipo housewaterwatchcooper.  Sin embargo, la propuesta no nos deja de parecer un poco ingenua y contradictoria con la tesis de un partido que ha hecho de la lucha contra las puertas giratorias uno de los focos de su campaña. A ver si el elegido al final va a ser Mariano Rajoy…

En fin, esperamos sus sugerencias queridos lectores. Nosotros por nuestra parte defendemos un concurso internacional en el que se publique el perfil en varios idiomas en los principales medios del comunicación nacionales y extranjeros y en el que se abra un periodo de al menos un mes para optar al puesto. Por otro lado hay que ser cuidadoso especificando bien las condiciones para que nadie se llame a engaño sobre lo que el candidato o candidata se puede encontrar así como sobre la cuantía de las retribuciones ( una vez desterrados sobres y otras prebendas) y la ejemplaridad de la conducta que en esta nueva etapa la sociedad española parece exigir. También han de ponerse de manifiesto las ventajas del puesto para no espantar demasiado a los interesados, tales como la bondad del clima, el número de familiares que se puede contratar a dedo como personal auxiliarlas, las vacaciones en Doñana, la ausencia de medios de comunicación demasiado críticos y la inexistencia de un periodo de prueba….

 

 

Flash Derecho: progresa la idea de un presidente independiente

Quizás por ser uno de los blogs de referencia de este país, sin duda por nuestra independencia y contrastada solvencia, hemos recibido de varios de los principales líderes políticos surgidos de las últimas elecciones el encargo, lógicamente discreto, de sugerirles algunos nombres de “independientes” para ocupar el cargo de Presidente del Gobierno si al final la actual situación de bloqueo lo hiciese aconsejable. Dada nuestra habitual política de transparencia y diálogo abierto con los lectores, queremos, siguiendo el imperecedero ejemplo de la CUP, que sean ustedes los que tengan la ultima palabra. Prometemos que aquí no habrá empate y que la última palabra no terminará siendo la nuestra.

Efectivamente, la idea parte de la sugerencia de Errejón de que se buscara, como medio de salir del bloqueo para llegar a un acuerdo sobre un posible Gobierno de coalición, un presidente independiente (aquí). En principio nos parece un concepto novedoso e interesante, digno de un partido emergente y con escaso respeto por la trasnochada tradición patria de elegirlo entre los lideres de los partidos que concurren a las elecciones. El caso es que la idea ha calado en otros partidos, pues parece que son muchos los militantes que prefieren cualquier sujeto de derecho al líder de su propia formación.

Los consultantes nos han sugerido algunos nombres, quizás un tanto heterodoxos, con la finalidad de tantear entre la sociedad civil cómo serían recibidos. Vamos allá a ver qué les parecen a ustedes.

El Partido Popular nos ha sugerido el nombre de Mariano Rajoy. Según ellos reúne todas las condiciones para el cargo. Es un hombre de consenso, dialogante, que sabe escuchar y que si no tiene que decidir, pues no decide. Un hombre ideal para la situación que se avecina. Frente a nuestra objeción de que quizás pudiera estar demasiado marcado por el pasado inmediato, nos alegan que en realidad la idea de que Rajoy ha sido Presidente del Gobierno y del PP estos años es un bulo sin fundamento. Por Génova hace años que no le ven y por no conocer no conoce ni al tesorero del partido ni al que han presentado como número dos por Segovia. Bueno,  a considerar.

Por su parte parece que el PSOE no vería mal como presidenta a Sor Lucía Caram, por entender que abarca un amplio espectro de simpatías políticas al aunar en su persona la religiosidad, su espíritu radical y reformista, que podría contentar a los votantes de Podemos, y su independentismo, que agradaría a muchos votantes nacionalistas. Además es catalana y mujer. En fin, que da a todos los palos, como aspira a hacer el propio partido. Sinceramente, esperamos que no progrese esta candidatura, no ya porque la falta de experiencia de gobierno de dicha Sor la convierta en una candidata poco idónea (al fin y al cabo los lideres de los partidos emergentes tampoco la tienen, afortunadamente podemos decir) sino, sobre todo, porque no nos parece que el método de selección respete los principios básicos de mérito y capacidad recogidos en nuestro ordenamiento jurídico para ocupar puestos públicos. Aunque eso hay que reconocer que al PSOE nunca le ha preocupado mucho.

Otro de los candidatos barajados, en este caso por Podemos, ha sido el ex Juez Garzón, que ha manifestado en ocasiones sus simpatías por plataformas cercanas a esta formación política (ver aquí) y que quizá no sería mal visto por el PSOE, con el que ha mantenido una particular relación amor-odio.  En todo caso, además de los problemas mencionados en cuanto al proceso de selección, hay que reconocer que en este momento de subidón regeneracionista que padecemos la perspectiva de tener como Presidente a alguien no demasiado riguroso con el Estado de Derecho no nos convence. Desde este blog destacamos la importancia de que el futuro Presidente o Presidenta sea una persona comprometida con el respeto sincero al ordenamiento jurídico. O al menos que no haya sido expulsado de la carrera judicial.

Precisamente Ciudadanos considera que si es preciso salir del bloqueo con alguna fórmula imaginativa, lo mejor sería aplicar los criterios objetivos que se establecen en la Administración para la selección de puestos como, por ejemplo, una oposición o un concurso oposición con un tribunal formado por miembros de cada uno de los partidos pero con voto ponderado en función del número de escaños. También sugiere algunos de los instrumentos de que dispone el sector privado, como la posibilidad de acudir a un Head Hunter que, de una manera profesionalizada, realice una búsqueda de la persona más idónea,  de lo que podría encargarse una de nuestras grandes consultoras, tipo housewaterwatchcooper.  Sin embargo, la propuesta no nos deja de parecer un poco ingenua y contradictoria con la tesis de un partido que ha hecho de la lucha contra las puertas giratorias uno de los focos de su campaña. A ver si el elegido al final va a ser Mariano Rajoy…

En fin, esperamos sus sugerencias queridos lectores. Nosotros por nuestra parte defendemos un concurso internacional en el que se publique el perfil en varios idiomas en los principales medios del comunicación nacionales y extranjeros y en el que se abra un periodo de al menos un mes para optar al puesto. Por otro lado hay que ser cuidadoso especificando bien las condiciones para que nadie se llame a engaño sobre lo que el candidato o candidata se puede encontrar así como sobre la cuantía de las retribuciones ( una vez desterrados sobres y otras prebendas) y la ejemplaridad de la conducta que en esta nueva etapa la sociedad española parece exigir. También han de ponerse de manifiesto las ventajas del puesto para no espantar demasiado a los interesados, tales como la bondad del clima, el número de familiares que se puede contratar a dedo como personal auxiliarlas, las vacaciones en Doñana, la ausencia de medios de comunicación demasiado críticos y la inexistencia de un periodo de prueba….