¿De derechas o de izquierdas? Reproducción de la Tribuna de “El Mundo” de nuestra coeditora Elisa de la Nuez

Me comentaba un amigo mío, experto en la materia, sobre la tan anhelada reforma del sistema educativo español que lo importante no era quien la hiciera, sino que se hiciera de una vez. He recordado esta anécdota a raíz de las primeras declaraciones de los líderes de Podemos sobre el acuerdo alcanzado entre PSOE-C’s (que suponemos se habrán leído) ya que al parecer hay una «regeneración de derechas» y otra «de izquierdas», en función del partido que pretenda ponerla en marcha, incluso aunque las medidas concretas coincidan y estén recogidas en los respectivos programas electorales. Así parece que suprimir aforamientos o diputaciones es de derechas si lo propone Ciudadanos, pero es de izquierdas si lo propone Podemos, siendo incompatibles no ya las propuestas sino los partidos. O bien resulta que estas medidas de lucha contra la corrupción por las que clama literalmente la sociedad española (la corrupción es el segundo problema para los españoles según el último barómetro del CIS) son «secundarias» y no merece mucho la pena detenerse en ellas. En fin, creo que este tipo de discursos demuestra el trecho que todavía le queda a nuestra clase política para acomodarse a la nueva situación y a los cambios que quiere la sociedad española, empezando por el más evidente: que los partidos se pongan de acuerdo en las cuestiones fundamentales.

Esta actitud resulta especialmente llamativa en un partido nuevo y que ha denunciado con claridad y eficacia la corrupción y el clientelismo político, pese a lo cual va a coincidir con el PP votando en contra de un acuerdo que sienta las bases para acabar con ambos. Que el líder del PP tenga la percepción de la realidad seriamente dañada no es una novedad, es lo que llevamos viendo desde el 20-D, pero que la pueda tener también la cúpula de Podemos da que pensar.

Quizá el problema es que los líderes de Podemos tienen -no sé si por juventud, por ideología o por ambas cosas a la vez- una fe en las personas que sinceramente no compartimos los que ya tenemos más años y conocemos de cerca el funcionamiento del poder. No creo que el problema de España sea el de cambiar de políticos; creo que hay más bien que cambiar la forma de hacer política, cambiando incentivos, valores e instituciones. No se trata de sustituir a los malos y corruptos gobernantes del PP por otros buenos y angélicos que representan «a la gente» suponiendo que, con los mismos incentivos y la misma falta de controles y de rendición de cuentas, se van a portar mucho mejor. De hecho, algunas actuaciones en los ayuntamientos «del cambio» recuerdan a la vieja política, como esos contratos ‘a dedo’ por 17.999 euros (a partir de los 18.000 euros hay que sacarlos a concurso).

En definitiva, no es razonable esperar comportamientos distintos si no cambiamos las reglas de juego. Quizá al principio los nuevos detentadores del poder resultan más comedidos, pero el comedimiento les suele durar poco (mi personal estimación es que al cabo de dos o tres meses el alto cargo ya está convencido de estar en posesión de la verdad y ha dejado de escuchar a los que le dicen lo que prefiere no oír). Porque si algo nos enseña la historia y la política es que cuando se puede abusar del poder con impunidad se hace, aunque sea persiguiendo los más nobles ideales. Y una lección esencial de esta crisis es quenecesitamos instituciones fuertes, controles y contrapesos que funcionen como en las democracias avanzadas, en las que -y no es casualidad- los efectos de la gran recesión no han sido tan demoledores. Nada nuevo bajo el sol. Ya decíaJames Madison en los ‘Federalist papers’ que hay que controlar a los que ejercen el poder, ya que como los hombres no somos ángeles «al organizar un gobierno que ha de ser administrado por hombres y para hombres la gran dificultad estriba en esto: primero establecer un gobierno capaz de controlar a los gobernados y después que se controle a sí mismo».

Por esa razón es tan importante volver a colocar a las instituciones y a las reglas de juego por encima de las personas, y eso se aplica a todos los líderes políticos, incluidos los nuevos. En ese sentido, no es comprensible que se vote en contra de reformas que parecen muy sensatas no en función de su contenido sino en función de quien las propone. Ese tipo de comportamientos resulta un tanto infantil y presupone distinguir entre los buenos políticos (los propios) que son los únicos que representan a la «gente» y todos los demás, los malos políticos, que aunque propongan exactamente las mismas medidas que los buenos no son de fiar. Se ve que sus electores no son tan «gente» o por lo menos no son «buena gente». Pero en una democracia avanzada este planteamiento es demasiado simple. Hay que respetar a los electores de todos los partidos y evitar los murosque no llevan a ninguna parte, máxime cuando se pretende etiquetar ideológicamente cuestiones tales como la reforma electoral, la supresión del gasto político clientelar, las medidas anticorrupción, la lucha contra el capitalismo de amiguetes o la despolitización del Poder Judicial. Estas reformas no son de derechas o de izquierdas, son las reformas necesarias para limpiar el terreno de juego antes de que los equipos vuelvan a salir a jugar con sus colores de siempre o con otros nuevos: pero sin reglas trucadas.

Sinceramente, lo mismo que me cuesta saber a partir de una endodoncia si mi odontólogo es progresista o conservador, ya que lo que me importa es que me dejen de doler las muelas, también me cuesta calificar de «progresista» o «conservadora» una medida como la de suprimir los aforamientos para evitar la impunidad. Creo que oponerse a este tipo de medidas en función de quien las proponga es vieja política. Y no deja de ser curioso que Podemos y el PP se vayan a poner de acuerdo precisamente en torpedear una reforma en profundidad de nuestro sistema político que pretende acabar con el abuso del poder por parte de los partidos políticos y sus clientelas y la ocupación de las instituciones.

Otra cuestión destacable en la que coinciden Podemos y PP es en su obsesión por los cargos, los organismos y las leyes. Resulta que lo primero que unos y otros se ‘piden’ son los ‘sillones’, quién va a ir a qué ministerio o quién va a ser vicepresidente y qué organismos va a controlar. ¿De verdad piensa alguien que, sin cambiar las reglas ni los incentivos un todopoderoso vicepresidente de Podemos se diferenciaría mucho de una poderosa vicepresidenta del PP? Porque eso es lo que ha pedido Pablo Iglesias, tener el mismo poder que tenía o tieneSoraya Sáenz de Santamaría. No me refiero a la ideología, claro está, me refiero a algo que es más importante: se trata de la forma de ejercer el poder. Un poder sin límites, ni contrapesos y sin rendición de cuentas tiende a la arbitrariedad. Claro está que Pablo Iglesias pensará que en su caso la arbitrariedad es necesaria para hacer el bien, mientras que la todavía vicepresidenta en funciones lo ha empleado para hacer el mal. Pero de nuevo la edad y las lecturas le curan a uno de estos espejismos: ya recordaba Burke que en una democracia no puede haber poder arbitrario. Que es otra forma de decir que el fin no justifica los medios.

Como jurista me llama especialmente atención la querencia por el BOE que demuestra Podemos, depositando una confianza casi mágica en la producción legislativa como forma de cambiar la realidad, y eso que no tienen abogados del Estado en sus filas. Confianza que carece de fundamento en un país que padece de hiperinflación normativa, donde abundan las leyes -y sentencias- que sistemáticamente se incumplen por quienes tienen el poder de hacerlo y donde la seguridad jurídica brilla por su ausencia. ¿Vamos a seguir legislando para la foto sin evaluar nunca si las leyes han servido para algo? Pues no parece un gran cambio.

Por último, no quiero dejar de hacer la pregunta del millón. ¿Qué pasa si el acuerdo alcanzado entre PSOE y Ciudadanos es lo suficientemente transversal para que les guste a alguno de los diputados de Podemos o del PP? Sobre todo a la vista de que se podrían evitar unas nuevas elecciones que los ciudadanos españoles no quieren y los partidos -o por lo menos eso aseguran- tampoco. Que cuando se hace este tipo de comentarios en público la gente se ría o se indigne y hable de «transfuguismo» nos da una medida del deterioro de nuestra democracia y del poco valor que se le concede al criterio, el valor y la ética de nuestros representantes políticos justamente en un momento en el que son más necesarios que nunca.

19 comentarios
  1. vp
    vp Dice:

    ¡¡Felicidades!!, impecable artículo, lo que nos falta es un equipo de gobierno que coincida con los puntos que usted defiende y que yo creo que apoyamos la mayoría de los españole. Mi pregunta es ¿Que podemos hacer?

  2. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Las palabras son de goma y se deforman.

    Sucede continuamente y no debemos sorprendernos de ver que "Progresismo" se ha hecho sinónimo de Regresión y Deterioro y que "Conservadurismo" exige con frecuencia la asunción de Riesgos y Responsabilidades personales.

    La denuncia de esta perversión del lenguaje debería ser una constante del comportamiento ciudadano cada día.

    De momento estoy leyendo el acuerdo firmado entre Pedro Sánchez y Albert Rivera. Da para un buen rato y no me sorprende que al día siguiente hasta El País publicase la advertencia de la UE.

    http://static.noticiasdenavarra.com/docs/2016/02/24/acuerdopsoecs_31279.pdf Lean, lean.

    Por cierto.
    El viernes pasado una amiga nos lee durante la cena el artículo de la ley alemana que establece la Subvención del Estado a los Partidos Políticos en 133 Millones de Euros. Máximo.
    Nosotros vamos por más de 300 Millones.
    No tiene límite el apetito de nuestros partidos.

    Saludos

  3. De Lege Ferenda
    De Lege Ferenda Dice:

    … y como los trabajadores no quieren hacer la revolución, inventaron a los Indignados.
    ¿Cómo los inventaron?
    Pues indignándonos, claro.
    Con ZP de Presidente del Gobierno. La debacle electoral que se le venía encima al PSOE era de traca. Y antes de irse, plantaron con la indignación la semilla de su regreso de hoy. Sin Conciencia.
    PLANTARON UNA INDIGNACIÓN QUE SE MANIFESTABA CONTRA ELLOS (recordemos que, entonces, gobernaba el PSOE, no el PP).
    Y cultivándola, gracias a la propaganda proporcionada por los medios sistémicos, y luego recolectándola por medio de los trotskistas, entristas y quintacolumnistas, la hicieron suya.
    Como estaba previsto. Ahora gobernarán con la activa pasividad de la derecha – los C’s de Javier Solana- y la pasividad activa de los podemitas -del “fan” de ZP, Pablo Iglesias-. Y lo harán tras obtener el peor resultado electoral de los últimos 30 años.
    Las Utopías han sido la manera en que los peores de entre nosotros han conseguido prosperar a nuestra costa; gobernarnos; la falacia –que parece lo que no es- el engaño con el que han conseguido para su causa egoísta, inhumana e inmoral, el esfuerzo de millones de personas de buena voluntad.
    Porque, el Socialismo que nos proponen hoy, ¿en qué se diferencia del Capitalismo de ayer? ¿En la propiedad de los medios de producción? ¿Es que me van a quitar el ordenador?
    "Cada uno recibe conforme a sus necesidades y contribuye conforme a sus capacidades".
    Qué bonito queda.
    Pero …
    ¿Cuál es mi capacidad? ¿Y la tuya?
    ¿Cuáles son mis necesidades? ¿Y las tuyas?
    No hay sustancia alguna. Todas las respuestas son subjetivas. O inexistentes sin más.
    Me pregunto, los de la nueva y vieja política de ayer y hoy, ¿Tienen remordimientos o sienten culpa? ¿Y vergüenza? ¿Asumen la responsabilidad de sus acciones?
    ¿O bien están libres de restricciones internas y de remordimientos de conciencia para hacer lo que les plazca? Qué gran ventaja “competitiva” de la que disponen frente al común de los mortales, en cuya naturaleza está la facultad de ponerse en el lugar del otro; la empatía.
    En fin, ¿es la PSICOPATÍA un elemento identificativo de los que nos gobiernan? ¿Quién asciende en una organización corrupta?
    Peor, ¿somos verdaderamente inconscientes de ello? ¿O votamos por psicópatas porque necesitamos ser “defendidos” por gentes sin escrúpulos? ¿Es el deseo de seguridad el que nos lleva a negar la existencia de una verdadera voluntad consciente en nuestras decisiones políticas? ¿Votamos lo que queremos, aunque nos lo neguemos incluso a nosotros mismos?
    El problema no es el capitalismo, ni el comunismo. Ni la Socialdemocracia; ni siquiera el fascismo. El problema estriba en la Naturaleza del Ser Humano. A él hemos de dirigir nuestra primera mirada.
    Saludos

  4. O'Farrill
    O'Farrill Dice:

    "Tiempo Liberal" allá por el año 2005 en su web anunciaba: "Otra forma de hacer política es posible" y, si se busca, posiblemente todavía esté por algún sitio.
    El artículo de Elisa requiriendo el apoyo para las reformas que se plantean en el acuerdo entre el PSOE y C,s para "evitar unas nuevas elecciones que los ciudadanos no quieren y los partidos tampoco" (según sus palabras) creo que precisa de alguna reflexión.
    En primer lugar el documento no parece ir más allá del reflejo de unas "buenas intenciones" que, en todo caso, deberían concretarse más, suponiendo que se trata de un "acuerdo de gobierno" que, por ahora, no está claro. Sobre todo para un PSOE donde lo más importante es presentar como presidenciable a Pedro Sánchez que, dicho sea con todo el respeto, o le contó al Jefe del Estado unas posibilidades irreales de formar gobierno o el Jefe del Estado así lo entendió cuando la realidad es muy otra. En todo caso podría achacarse a una ingenuidad y torpeza o una confusión de deseos con realidades en las nuevas generaciones.
    Dice Elisa que los ciudadanos no queremos nuevas elecciones. A gran parte de los ciudadanos no nos preocupa. Es más, probablemente una segunda vuelta nos puede ayudar a afinar nuestro voto. Así que, los ciudadanos estamos muy tranquilos en la situación presente donde hay un gobierno en funciones y las leyes e instituciones regulan la convivencia. Eso sí, sin que el BOE se resienta y respire satisfecho.
    Otro párrafo que me ha llamado la atención del artículo son las palabras atribuídas a James Madison: "…primero establecer un gobierno CAPAZ DE CONTROLAR A LOS CIUDADANOS y después que se controle a sí mismo." Seguimos con el CONTROL DE LOS ADMINISTRADOS EN LUGAR DEL PERMANENTE CONTROL DE LOS ADMINISTRADORES . ¿Porqué Europa se empeña en sovietizarse en lugar de liberarse? Ahí queda la pregunta pero sabemos que es el diseño impuesto en nuestra propia C.E.: "…. un estado SOCIAL Y DEMOCRATICO de Derecho". El sesgo ideológico de una norma-marco que debe ser neutral está claro, no sólo en su arto 1º sino en el desarrollo del texto. En España los cuatro partidos mayoritarios (e incluso IU) son socialdemócratas. Unos más conservadores, otros más radicales, pero todos "los mismos perros con distintos collares" (según el refrán), luchando no por ideas, sino por poder. Habría que saber la mano que mece sus cunas.
    Y llegamos con esto a la respuesta inicial de Elisa: "¿Derechas o izquierdas?". Ni una cosa ni la contraria. Los gobiernos conocidos estaban impregnados del espíritu colonial que nos guía desde hace mucho tiempo en una Europa incapaz de reaccionar con sus soberanías y sus esencias (que son muchas). En todo caso un gobierno de buenos gestores, éticos y honrados a los que pedir explicaciones y controlar desde la desconfianza natural que surge de la delegación de poder. Un gobierno que se ajuste a lo legislado por un parlamento real, no de papel y una eficaz independencia de tales poderes delegados. Para ello no hay más remedio que darle a la C.E. no un toque cosmético regeneracionista, sino una legitimidad que nazca del consenso social, que se entienda por todos y que todos la hagan suya porque es justa, incluyente (no excluyente), clara, corta y precisa en sus conceptos para que nada, ni nadie, los pueda interpretar según le convenga. Un saludo.

    • De Lege Ferenda
      De Lege Ferenda Dice:

      Estimado O'Farrill, pongámonos en el supuesto: hemos reformado la Constitución y hora tenemos un texto "corto, claro y preciso en sus conceptos".
      Pongámonos en la situación ex postpost, en que la interpretación de ese texto corto, claro y preciso, sigue estando maniatada por "la conveniencia" del intérprete.
      ¿Entonces qué? ¿Otra reforma?
      Vuelvo a poner el ejemplo arquetípico: El Artículo 24, 1º de la CE (de 1978, aclaro), y su "SIN QUE EN NINGÚN CASO PUEDA PRODUCIRSE INDEFENSIÓN".
      Es de una claridad manifiesta, ¿no te parece?
      Ahora bien, en el Juicio Ejecutivo, el precepto es absolutamente vulnerado por un listado cerrado -y corto, además- de causas de oposición.
      Esta aplicación de la legislación preconstitucional fue vista como incompatible con la claridad del art 24, 1º CE. Hasta el punto que la práctica totalidad de nuestros jueces de primera instancia (Civil), y la mayor parte de nuestras Audiencias Provinciales, plantearon la Cuestión al Tribunal Constitucional, que as resolvió EN CONTRA DE LA CLARA, CORTA Y TERMINANTE DICCIÓN LITERAL DE DERECHO FUNDAMENTAL ENUNCIADO EN EL ART. 24 CE, dió lugar a su Sentencia 14/1992, y las subsiguientes a ella, que resolvían en idéntico sentido otros cientos de Cuestiones planteadas por más jugados y audiencias.
      Así que no es el texto constitucional el problema; el problema es la IMPUNIDAD del aplicador del Derecho que se somete a los sabios dictados del poderos poder.
      La dictadura informativa que venimos padeciendo, ya se encargará de criminalizar al disidente. Son verdaderamente efectivos en ese cometido.
      Porque, y esto es relevante, mientras el ejercicio del poder público en e campo del Servicio Público de Información social está sujeto, en cuanto procede de autoridades o funcionarios públicos (medios nacionales), al castigo penal, por vulneraciones al "Derechito" a la libertad de información, el sujeto privado que proporciona efectivamente el Servicio Púbico informativo, no lo está.
      Pero si es un Servicio Público, evidentemente, por muy privada que sea la forma de prestación, la sanción penal debería afectarle también … ¿?
      Y en cuanto a la RESPONSABILIDAD del Poder Judicial, que te voy a contar que ya no sepas …
      Así que no nos anticipemos al camino, que será largo … o no será. Si somos capaces de arreglar lo que hay, entonces y solo entonces, será posibe avanzar hacia la libertad (que es responsabilidad). Mientras tanto, gastaremos la pólvora -escasa- en salvas.
      Un abrazo

  5. CLARA GUZMÁN
    CLARA GUZMÁN Dice:

    Estupendo Elisa. Te añado una reflexión más sobre el tema. Negociar y llegar a acuerdos post electorales tiene una particularidad tremendamente atractiva que los políticos serios deberían aprovechar: pueden proponer medidas, acordar reformas y políticas sin sufrir (al menos inmediatamente) el posible castigo de sus electores. Vamos, les pueden "traicionar" por el bien de país/del pacto y aún tendrán 4 años por delante (si finalmente gobiernan) para demostrar a los ciudadanos que les votaron que tenían razón y que lo que ellos pensaban que era una terrible traición y un error, se ha mostrado como una propuesta sensata que ha dado resultados. Todo forma parte del arte de negociar unido a cierta capacidad para ver un poco más allá de tus narices ¿no te parece? Menuda semanita nos espera…..

  6. Colapso2015
    Colapso2015 Dice:

    “votando en contra de un acuerdo que sienta las bases para acabar con ambos (clientelismo y corrupción)”*
    Ese acuerdo va a solucionar absolutamente n-a-d-a.
    The Federalist No. 51

    “If men were angels, no government would be necessary. If angels were to govern men, neither external nor internal controls on government would be necessary. In framing a government which is to be administered by men over men, the great difficulty lies in this: you must first enable the government to control the governed; and in the next place oblige it to control itself. A dependence on the people is, no doubt, the primary control on the government; but experience has taught mankind the necessity of auxiliary precautions.”

    El problema, cuando –la corrupción está en el relato–.
    Un relato corrompido, el gobierno está para controlar a los gobernados. Y no la inversa,…,los gobernados controlando…a lo Pericles.
    El segundo era aristócrata en tierras del griterío amenazador a la oligarquía (democracia), el primero alguien veía ese “griterío” (but by the superior force of an interested and overbearing majority) como un peligro para unos pocos (podríamos decir, los ricos).
    Y para ello precisa de un “Super Gobierno” (a lo Hamilton), donde los ángeles (bien pagados mercenarios/empleados públicos) estén seguros:
    “In the first place, it is to be remarked that, however small the republic may be, the representatives must be raised to a certain number, in order to guard against the cabals of a few; and that, however large it may be, they must be limited to a certain number, in order to guard against the confusion of a multitude.” The Federalist 10

    Montesquieu, magnífico entre el caos de sus escritos, aristocrata, tenía razón, de elección (democracia representativa) es necesariamente aristocrática, pero de los “aristoi”, los mejores, a los mejores mercenarios hay un pequeño salto. Sí señores, eso es la aristocracia el tan cacareado “gobierno de los mejores”,…,esos ”expertos”. Los mejores dentro de –el relato–.

    Lo corrompido está en –el relato–. Ningún órgano del Estado, los partidos políticos, ningún integrante de la sociedad estatal, los mercenarios públicos, se controlará a si mismo. Su cabeza no está preparada para ello. La única forma razonable, mantener el poder constituyente –del relato– vivo. La reglas de la constitución, primer e insuficiente paso…

    No se trata de hacer amigos, la política va de –poder– sometimiento, subyugar,DOMINACIÓN,…, no hay esas grandes bondades que los religiosos estatistas promulgan.
    Que, por otra parte, confunden usualmente con la ética (como en todas las religiones), algo individual (personalidad) que regula la actividad propia ante el mundo (incluidos congéneres). Y por lo tanto, absurdo aplicado a un grupo sin hablar de agregación dinámica (ethos).

    Por suerte, afortunadamente, el error, la imperfección hace la personalidad (la ética) moldee –el relato–. Y no precisamente en los “aristoi”, a pie de calle,…,por ejemplo en los Kynikos (perrunos). Si bien los Zinikos,…, hoy día son legión en el mundo del mercenarismo público/privado.

    ¿Si acaso hay humanidad, podría estar en el gobierno?

    *cepc.gob.es/docs/ley-de-transparencia/presentaci%C3%B3n-elisa-de-la-nuez.pdf?sfvrsn=0

  7. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    El énfasis del artículo me parece que está en la frase : "no es comprensible que se vote en contra de reformas que parecen muy sensatas no en función de su contenido sino en función de quien las propone".

    Sigo con la lectura del acuerdo y, francamente, no termino de encontrar la sensatez de muchas de las propuestas.

    Por ejemplo: Texto acordado: "Supresión de las Diputaciones Provinciales del Régimen Común……………." (página 64)

    ¿Es sensato eliminar las Diputaciones de unos territorios y no las de Otros? ¿Con unos sí me atrevo y con los otros no?

    ¿A quién conviene su eliminación en un momento en el que las Compañías del IBEX que viven del Presupuesto están promocionando abiertamente la Fusión-Agrupación de Pequeños Ayuntamientos para extender su control sobre la demanda y "su" mercado?

    ¿Cuánto tiempo va a ser posible esconder del público esta connivencia?

    La creación de nuevos órganos y entidades para reemplazar los existentes ¿Qué resuelve? ¿Mejor Control de los Gobernados al tipo Madison?

    Sigo leyendo –y reconociendo la mano bienintencionada de alguno de los negociadores técnicos– pero creo que lo lógico es esperar que este "acuerdo de gobierno o de investidura", resulte en:

    1. Más y Peor profundización en el Desastre Territorial (uno de nuestros problemas críticos) haciendo ya muy visible la Impotencia del Poder Estatal sobre gran parte de Su territorio.

    2. Incremento del Coste Fiscal y de los requisitos de Gestión, Administrativos y Operativos sobre el Tejido Empresarial (incluyendo pymes y autónomos a pesar de los intentos de ocultarlo). Menos empleo, de cajón.

    3. Creación de numerosos Organismos bajo falsas Premisas so pretexto, por ejemplo, de Impulsar la Investigación y todo ello sin impulsar la Industria porque es tabú para la UE ante quienes se postra. Más Gasto del que Destruye Empleo de verdad.

    4. Declaración de no reducción de Gasto –del mal llamado– Social mientras tratará de cumplir con los "Objetivos" con la consiguiente no reducción de Déficit en un momento de paulatina subida de tipos (y por tanto de gasto en Intereses). La UE ya lo ha advertido por escrito.
    Y encima el argumento está basado en una Mentira de Sánchez: El gasto Social entre 2008 y 2014 final no se ha reducido ni siquiera el 1%. Menos aún cuando se sepa el detalle del 2015.

    Voy a seguir leyendo pero el resumen que emerge es que vamos a peor y que seguimos sin reconocer abiertamente los problemas de fondo.

    Quizás le ha resultado inevitable, pero creo que Albert Rivera ha cometido un error estratégico. Si lo aquí firmado sobrevive, va a tener consecuencias en Cataluña porque no va a poder mantener su credibilidad (ya un tanto tocada en el tema territorial y otros) casi antes de empezar con, más o menos, la mitad de su electorado en el resto de España.

    Si vuelve a haber elecciones C's saldrá bastante tocado. Las posibilidades estratégicas del "in between" son limitadas.

    En resumen. Me parece que en este momento los Partidos van, oficialmente, por detrás del Análisis Ciudadano de los Problemas.

    En cierto modo es lógico porque, en las cúpulas y asesorías de la Partitocracia, están las estructuras de un poder en decadencia y la Sociedad Civil recibe el beneficio de numerosas Deserciones.

    Esto se está denunciando con preocupación por mucha gente. Alan Stoga, del Kissinger group, o Paul Mason, desde el ángulo Social demócrata, y ambos en Madrid en los últimos meses.

    Buenos días y muchas gracias por el artículo y los incisivos comentarios alguno de los cuales, el de Clara Guzmán, por ejemplo, se las trae.

    • Luis
      Luis Dice:

      El gasto corriente por usuario en sanidad y educación del conjunto de las Administraciones Públicas a precios constantes alcanzó su máximo en 2009 y desde entonces ha disminuido hasta el nivel de 2007. Es decir, no sólo ha habido una disminución clara (en 2009-2013) sino también una brecha de inversión (respecto del ritmo de inversión 2003-2009). Así que sí, el Estado del Bienestar español ha sido recortado. Y esto no lo digo yo sino el BBVA (gráfico R.3.2, p. 2; véase también el R.3.1 en cuanto a gastos por desempleo y pensiones): https://www.bbvaresearch.com/wp-content/uploads/2015/11/Situacion_Espana_4T15_R3.pdf

      .

      Por otro lado, creo que el artículo es injusto al criticar la presunta "sed de sillones" de Podemos. Me parece que es normal que exija una vicepresidencia un partido que ha obtenido sólo 300 000 votos menos que el PSOE y que aportaría más de un tercio de los diputados socialistas a una futura mayoría parlamentaria. Pero parece que el PSOE ha confundido a Podemos con una CiU cualquiera. Está visto que en España queda mucho por aprender en materia de gobiernos de coalición.

    • De Lege Ferenda
      De Lege Ferenda Dice:

      No me parce que nuestra falta de experiencia en "gobiernos de coalición" sea determinante. Lo determinante es nuestro exceso de experiencias en las mentiras del poder.
      Podemos, en efecto, no surge de la nada. Había un graso caldo de cultivo. Y la !izquierda de tonos pastel que nos hemos impuesto tras la muerte del dictador, actor fundamental en la construcción de las cadenas que hoy nos oprimen, debía reconducir -por las buenas o por las malas, lo veremos- a las víctimas del sistema liberticida, de nuevo hacia el redil.
      Grandes shows callejeros, excitados y financiados por el Poder sistémico, por el Estado profundo, acampadas, manis y talleres de abrazos, han funcionado como antes los cencerros. Localizada la disidencia, ahora hay que criminalizarla. Pero para esto, el sistema, tiene su organización ad hoc: esa autoproclamada izquierda -mentira mil veces repetida, que se come a la verdad- tiene una clara función; desactivar cualquier propuesta de cambio social que conlleve el acceso al sentimiento de libertad de las masas, que hartas de ser objetos, pretenden convertirse en sujetos.
      Para eso fueron creados Podemos, Ahoras y unidades populares varias que sustituyen -o lo pretenden- al entramado Carrillista que hizo naufragar la "primera transición". Mismo objetivo, similar modus operandi.
      Y eso es lo que -en mi opinión- se denuncia en el post. La falsedad de las propuestas de la pretendida izquierda moderna. De los hijos y deudos dela "vieja izquierda" parasitaria de los GAL, Filesas y ERES. De los que nos afanaron teefónica, endesa, repsol, … (Por cierto, al hilo de lo anterior, ¿alguien ha propuesto revisar el expolio bautizado como privatizaciones?).
      Denuncia que se sitúa al margen de convicciones personales; objetivamente. La manipulación de la ciudadanía por medio de la misma política lampedusiana de siempre, que ahora se llama "nueva política".
      Campaña de márketing, no política. Técnicas de ventas en el nuevo mercado del voto, en el que los de siempre tienen el dinero, y los demás la necesidad.
      Y si, hay que denunciar la mentira. Incluso aunque parezca que nada pierdes con ella; incluso que solo ganas.
      Porque la Libertad es un absoluto. O de todos o de ninguno. Porque se trata de responsabilidad. Y si uno no es responsable de sus actos, nos convierte a todos en responsables sustitutos. Esto se ve muy bien en el campo de la tributación. Pero está presente en el de la libertad; su visión es más difusa, pero más real a la vez.
      Saludos

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Dos apuntes, apreciado Luis

      El primero es que estoy de acuerdo con que es muy lógico y razonable que cualquiera que pacte con Pedro Sánchez debe exigir posiciones ministeriales en proporción a sus resultados y Podemos tiene argumentos sobrados para ello.
      Ya están gobernando así en algunos lugares en los que van, como la Guardia Civil, en pareja y vigilándose por cada Consejería o Concejalía.

      En el segundo punto, el mantenimiento grosso modo del gasto social es cierto y la tesis de la destrucción del estado de bienestar una falacia demagógica no exenta de irresponsabilidad.

      En el propio artículo que citas de los tres economistas Andrés, Doménech y de la Fuente –en mi opinión excelentes representantes de la Síntesis Neoclásica en España— verás que dicen lo siguiente.

      Cita………
      "………..Los defensores más extremos del aumento del gasto suelen basar su caso en el argumento de que los recortes a los que ha obligado la crisis se han traducido en el práctico desmantelamiento del Estado del bienestar, hasta el punto de que resulta imprescindible un rápido incremento del gasto para recuperar unos niveles mínimos de calidad en los servicios fundamentales que se han perdido durante los últimos años…………………………. Como veremos, los datos no son consistentes con esta tesis."

      Fin de cita.

      Por otra parte habrás observado que la serie que usan es.

      1. Desde el 2002 no desde el 2008 como el dato que citaba arriba.
      2. Per cápita en un periodo en el que entran en España entre 4.5 y 6 millones de emigrantes muchos de los cuales todavía siguen.

      Si descuentas esos factores verás que coinciden con Rallo al menos en el gasto total.

      El dato que yo he suministrado es de JR Rallo, otro buen economista pero de los heterodoxos: rama austríaca y liberal. Es decir, un outsider en España y en Europa. Ni cuenta ni contará porque esto es Socialdemocracia Institucional con pocas variantes.

      Rallo usa el 2008 como año base (reventón europeo de la Burbuja) y 2014 último año completo cuando escribe a finales del 2015.

      Usa gasto Social total (no solo el sanitario) y dice que el total desciende solamente un 2.3% (incluyendo prestaciones de desempleo) y un 0.4% si estas se excluyen por la reducción del desempleo.
      En su momento traje el enlace pero a esta hora no lo tengo a mano. Hemeroteca de La Razón. Lo que cae fuera de toda lógica– no Peronista, se entiende– es que tras haber vivido una Burbuja Especulativa de libro lo que no se puede plantear es que el gasto social crezca indefinidamente y mucho menos legislar para que su crecimiento fuera imparable tras su marcha como hizo Zapatero dejando un regalo envenenado para sus sucesores.

      Por ejemplo:
      Resulta que ahora nacen casi la mitad de niños que hace 35 o 40 años y todavía no se ha reducido la población de profesores y las Universidades se han multiplicado por 8 veces. Con peores resultados que las 9 anteriores.

      Y si del 2000 al 2011 entran cinco o seis millones de emigrantes jóvenes su peso en el gasto sanitario no puede ser como el de una sociedad envejecida que es la que genera el gran gasto médico.

      Toda esa masa de gente, de empleados públicos, está esperando una reconversión como las que hemos tenido que soportar (por decisiones políticas) en el sector privado en el cual nos hemos cargado el 45% de su peso en PIB y un número semejante de empleos.

      Esta reconversión pública no se atreven a plantearla pero es necesaria si se quiere revertir esta procesión hacia el cementerio que llevamos desde hace ocho años.
      La única alternativa a ello sería entregar a Syriza-Podemos las llaves del BCE borrando toda la deuda hoy impagada.
      Y hay quien se lo está planteando muy en serio.

      En fin, un saludo cordial y buenos días

    • Luis
      Luis Dice:

      Manu, algo interesante del documento que enlacé (y en parte lo hice precisamente por eso) es que los datos y la interpretación de éstos se contradicen. No creo que nadie tenga muy buena opinión de una empresa que no sólo reduce una inversión esencial hasta el nivel de años antes sino que tiene además un déficit de inversión respecto de su ritmo de inversión anterior. Pero claro, sólo hablamos del Estado, ese peligro que sólo conduce a la servidumbre.

      .

      La objeción de la fecha es irrelevante: simplemente pone la situación en contexto. La objeción de los inmigrantes es incomprensible: ¿ninguno ha trabajado en España, todos han sido una carga?

      .

      De la misma manera que supongo que no confías en economistas como Paul Krugman o Thomas Piketty (por no hablar de postkeynesianos como Steve Keen), yo no confío en absoluto en economistas austríacos como JR Rallo, como tampoco en neoclásicos. Que a día de hoy, 80 años después de Keynes y de su más que demostrado éxito (II Guerra Mundial, sin ir más lejos, o el ARRA yendo más cerca), haya quien confíe aun en recetas prekeyesianas es más que lamentable. En la Eurozona esto se debe, al menos en parte, en el hecho de que los economistas alemanes pasaron directamente del neoclasicismo al ordoliberalismo (una corriente del neoliberalismo, como es ampliamente sabido). En Alemania Keynes es desconocido, desgraciadamente para los demás europeos. Pero hay quien aun cree en la austeridad expansiva, el hada de la confianza, el presupuesto equilibrado (para un país con soberanía monetaria), la ley de Say, el librecambismo cuanto más ilimitado mejor, el sector público siempre ineficiente, el Estado del Bienestar como una carga siempre a reducir o que los bancos son intermediarios financieros y no creadores de dinero. Todo demostrablemente falso (véase Keynes, Bairoch, Mazzucato, Chang, Keen o Mirowski, por ejemplo). La economía austríaca, concretamente, bordea el magufismo (el oro, el Estado intrínsecamente malvado y tal).

      .

      Es interesante señalar que en tu comentario no hay la más mínima referencia a la productividad ni al modelo productivo español. No debe ser muy importante para ti, supongo.

      .

      Lo único importante para una economía es la existencia de recursos materiales y humanos y su completa movilización (a través del dinero). Y en España, como en prácticamente todo Occidente, hay gran cantidad de recursos desutilizados. En este sentido, es muy ilustrativo que se pueda pagar la guerra contra Al Bagdadi (o antes contra Hitler) pero no la guerra contra el paro. Cuestión de prioridades, supongo. Pero eso ya lo explicó Kalecki hace más de 70 años.

  8. O'Farrill
    O'Farrill Dice:

    Un tiempo atrás, en una conferencia del Club Liberal Español, se me ocurrió preguntar: ¿los liberales somos de derechas o somos de izquierdas? en esa referencia puramente espacial que nos ha legado la Historia. Conocí "C,s" cuando abrieron el piso de la calle Carranza en Madrid y se presentaron a las primeras elecciones. Les acompañé en el autobús que fletaron para recorrer Madrid y formaron parte de "Tiempo Liberal" acudiendo a las reuniones de este grupo junto con otros partidos, clubs y personas liberales en el Ateneo de Madrid. Ya por entonces se perfilaban posturas socialdemócratas (sobre todo en los rebotados de otras formaciones) y posturas liberales que pugnaban entre sí. Al final, la idea y marca de "Ciudadanos" se impuso para evitar la fragmentación de las supuestas derechas e izquierdas. Un partido transversal que sería imitado por UPyD posteriormente y que dejaría a "C,s" restringido al ámbito catalán por la voluntad de Rosa Díez apoyada por el propio PP (Telemadrid y sus tertulianos ) de Esperanza Aguirre como forma de neutralizar al PSOE.
    Siempre tuve claras las posibilidades de "C,s" a los que he seguido hasta no hace mucho tiempo (Movimiento Ciudadano) en Madrid, en que se produce una incorporación masiva de militantes procedentes de otras formaciones, con los resabios correspondientes y quedaban desplazados los militantes históricos.
    Uno de los mayores pecados en política es la soberbia o, lo que es lo mismo, el no saber digerir con sabiduría el aluvión de "popularidad" que se obtiene mediáticamente. Todos están pasando por esa agradable sensación de superioridad personal que los convierte en "casta". Da igual cómo se vistan o cómo se expresen. El resplandor del poder más o menos cercano los ciega y están dispuestos a lo que sea por arañar poder. Lo hemos visto con las contradicciones permanentes con que se expresan y cómo, desde la altivez inicial, se pasa a suplicar casi el compartir la tarta de gobierno. "Todo sea por el bien de España", dicen; "los españoles nos han pedido que pactemos" (mienten) y, sobre todo, estamos llenando los titulares de los medios de comunicación en la mejor campaña publicitaria que podíamos pensar. Luego habrá una segunda vuelta electoral donde se volverá a los insultos, descalificaciones personales y caras de perro, pero todos estaremos ya mejor informados sobre los "aspirantes al título", habremos sacado las conclusiones y decidiremos en consecuencia.
    Voy a terminar con otra cuestión que plantea Elisa. Los únicos no interesados en esa segunda vuelta son los propios partidos porque ¿y si van a peor? Un saludo.

  9. O'Farrill
    O'Farrill Dice:

    Una aclaración al estimado "De Lege Ferenda" sobre el modelo constitucional que tenemos. Es, fue una constitución puramente utilitaria para la reconciliación de los españoles. Probablemente, el 70% de los que la votaron no la leyó nunca y menos aún la reflexionó antes de aprobarla ya que el ideal reconciliador estaba por encima de todo. Ahora bien, el texto como construcción jurídica no tiene por donde cogerlo. No digamos como "constitución del pueblo". Sirvió además para introducir la legitimación de una ideología (la que nos habían asignado desde Washington) socialdemócrata para evitar la temida extensión del comunismo en Europa. Algo que nunca llegaría porque todos recibían sabios consejos y algún que otro apoyo para dejarlo descafeinado. De la lucha de clases y la Huelga Nacional para la conquista del poder por la clase obrera, se pasó a instalarse en cualquier rincón del poder por sus dirigentes, como muy bien denuncia Sergio Vilar en su "Crisis y nueva política de la izquierda española". "Todo atado y bien atado" como, amigo Chus, conoces muy bien. Una Constitución que está llena de contradicciones pero que, como muy bien dices, se subordina a las leyes que la desarrollan. Es decir, a los gobiernos sucesivos y a sus políticas partidistas que son los que "interpretarán" a su gusto un texto al que, al parecer, se puede violentar desde cualquier nivel de las AA.PP. sin mayores consecuencias. Un saludo.

  10. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Hola, Luis.

    Si analizas el efecto estadístico de incluir, en una población X, un diez o un quince por ciento de consumidores y productores de bajo coste y baja demanda de servicios sociales como sanidad–porque se concentran en segmentos de edad que no los necesitan tanto como la envejecida población "aborigen"– verás que tiene sentido y es muy importante la fecha de inicio de tu serie estadística a todos los efectos: PIB (Consumo) y Gasto social, etc. Aznar inició la burbuja de emigración en su segunda legislatura llegando a 1.7 millones y Zapatero subió el ritmo hasta llegar a cerca de 6 millones.

    También se puede ver que durante esta crisis nuestro sistema de Salud Pública ha subido en la apreciación de toda Europa donde estoy cansado de escuchar "Conserven su Sistema Público de Salud, no dejen que les pase lo que a nosotros". Me ha sucedido en UK, Alemania, Francia e Irlanda.

    No importa el País de Europa, en España estamos mucho mejor y con menos discriminación de beneficiario. Comparto plenamente este punto de vista y con experiencia muy directa.

    Sobre el asunto de la Productividad soy, efectivamente, un tanto escéptico. Me explico.

    La econometría y la macro hablan mucho de productividad pero a mi modo de ver no respetan su significado.

    La productividad es un fenómeno esencialmente de proceso industrial: "Produzco tantas unidades por unidad de tiempo" y "…………esta función varía así en función de determinados recursos a lo largo del tiempo".

    La productividad de un peluquero de señoras en Manhattan y en Lima, Perú, son las mismas y sin embargo el de Manhattan resulta mucho más "Productivo" por factores en los cuales la economía política no entra pero toma nota del hecho de que Manhattan es "más productivo" sin en realidad serlo.

    En manos de la macro esto tan sencillo se transforma en "resultado", no en "medio" instrumental, y se queda en una simple división de Precio obtenido por Unidad de Input sin tener en cuenta todas las externalidades excluidas del proceso.

    Solow, en los años 50, trató de explicar más de un siglo de crecimiento USA a base de los factores clásicos –Capital y Trabajo– y concluyó que menos del 20% del crecimiento se podía explicar por estos factores. "El resto –dijo–es la medida de nuestra ignorancia".

    Por eso hoy una Rosa vale cinco euros el día de San Jordi a las diez de la mañana y te la regalan a las diez de la noche en el paseo de Gracia. ¿Productividad Asintótica con el Cero? No.

    Creo que, sin despreciarla como indicador genérico de tendencia, es mejor no dejarse enredar por la productividad y mirar los valores absolutos y su evolución en el tiempo que es lo que hace Rallo con el gasto en este caso.
    —————–

    El problema de esta crisis es que ni la Ortodoxia (Síntesis Neoclásica y todos los sabores del Neokeynesianismo Socialdemócrata) ni el puro Marxismo que persiste y medra en muchas partes de la estructura Pública de esta sociedad, ni lo principal de lo "Austríaco", que también tiene parte de razón, son capaces de resolver esta endiablada situación.

    A uno le parece que sin cuestionar a fondo el Modelo Industrial que está impulsando el "Consenso" (incluyendo la producción de bienes de coste marginal cero como el Software y quién tiene que pagar las externalidades del sistema) esto no tiene solución para un Occidente cuya población es la que se va empobreciendo sí o sí.

    Y cuestionarlo significa negar argumentalmente el modelo Industrial Globalizador. En Occidente si lo cuestionas no sigues dando clase mucho tiempo. Pero esto tendrá que cambiar porque la verdad es un Tsunami.

    Tal es el agujero de estas escuelas que –el que más y el que menos incluyendo grandes banqueros globales– sueña con Borrar la Deuda y "Volver a Empezar" con el Banco Central Europeo y la FED imprimiendo papeles que inunden el globo.

    Con esto creo que definitivamente nos hemos escapado del tema. Mi dirección de correo es manuoquendo@yahoo.es

    Saludos

  11. Greg
    Greg Dice:

    Excelente artículo. Aceptar o rechazar una iniciativa en función del partido que la propone es el orden del día. Parece más importante identificar si un partido es de "izquierdas" o "derechas" que sentarse a analizar el contenido de su programa. De todas formas, es fácil ver iniciativas supuestamente de izquierdas que podrían caber perfectamente en un programa electoral de un partido de derechas. Sobre todo, en los extremos del espectro. Por ejemplo, la creación de un banco público está en el programa económico de Podemos, pero también en el programa político del Front National en Francia. Creo que las clasificaciones sirven precisamente como un atajo mental para la toma de decisiones sobre el voto. No hace falta leer y creer en el programa, solamente hay que saber etiquetar el político y su partido. Sabiendo que es así, los políticos mismos usan el mismo atajo de forma cansina porque sirve para determinar el voto. Etiquetar un político o partido del espectro opuesto es una estrategia de probado éxito. Por eso, C's es un partido peligrosamente de izquierdas y de derechas simultáneamente un función del interlocutor y el momento. Falta añadir la etiqueta de casta y de gente–un poco en desuso ahora por Podemos, pero exitoso en su momento. Y por supuesto: "catalán" o "vasco" contra "demasiado español" que también sirve como atajo para dividir.

  12. De Lege Ferenda
    De Lege Ferenda Dice:

    Ni de derechas ni de izquierdas: ESTAFADORES.
    Un botón (más), que muestra la verdadera naturaleza -falsaria- de estos de la nueva política de ayer y hoy:
    http://www.abc.es/espana/madrid/abci-detectan-203-votos-fantasma-avalaron-investidura-alcaldesa-getafe-201603020148_noticia.html
    "Detectan 203 votos «fantasma» que avalaron la investidura de la alcaldesa de Getafe
    Ahora Getafe, marca municipal de Podemos, consultó a sus miembros el apoyo a la líder socialista. Los sufragios se emitieron desde el mismo ordenador y en muy poco tiempo".
    Aclaro que la moción de votar a la candidata del P$ OEH!! salió adelante por mens de 100 votos – y más de 200 son falsos. Esta es la DEMOCRACIA del Socialismo XXI.
    Asi son las cosas, votos falsos para apoyar al P$ OEH!!
    El P$ OEH!! no es un partido político; es una máquina electoral engrasada con los presupuestos públicos; con el sudor de nuestra frente, con nuestro futuro.
    Escenarios de cartón piedra por los que deambulan malos actores, esto es "nuestra" política.

  13. De Lege Ferenda
    De Lege Ferenda Dice:

    Ayer, en el Congreso de los Diputados, el Diputado don Joan Tardá manifestó que el Tribunal Constitucional está "corrompido en sus funciones, vendido a los grandes partidos".
    Yo pienso como él; pero no soy Diputado, y TEMO que por manifestar mi OPINIÓN pueda ser imputado por estos delitos de opinión que sustituyen ventajosamente para el poder corrupto a la antigua censura. Una cosa es no publicar opiniones; otra es encarcelar a quien opina.
    El AFORAMIENTO DE LOS DIPUTADOS Y SENADORES está, entre otras cosas, para preservar la Libertad de Expresión de nuestros Parlamentarios, que es el último reducto que nos queda de ella.
    Pero como se ha pervertido su utilización, vamos a cargárnosla, en lugar de reintegrarla en su integridad a su función y naturaleza.
    "Ellos" se cargan nuestros Derechos, y "nosotros" nos comemos los mocos desde la más profunda ignorancia política.
    Quizás no sea ignorancia, sino cobardía. Malo o peor.

Los comentarios están desactivados.