HD Joven: Joan Tardà y la pervivencia del mito de 1714

Joan Tardà, diputado en el Congreso por ERC, realizó un discurso enérgico y muy claro en la fallida sesión de investidura del socialista Pedro Sánchez. Sin embargo, más que su impetuosa valoración acerca de la actualidad y el futuro de la política española y catalana, es la irrupción de la historia en un momento de la intervención lo que llama mi atención: “…en el año 1981 llegó el portazo […] a una verdadera reconciliación entre Cataluña y España 300 años después de habernos aplicado el Decreto de Nueva Planta por el que se anexionaba Cataluña al reino de Castilla invocando al derecho de conquista”. No sería el único “recurso histórico” al que acude Tardà: “…somos un país anexionado y el paso de los siglos no ha hecho prescribir los derechos de Cataluña sobre su soberanía”. Sigo el resto de su exposición un poco perplejo: lamentablemente, Joan Tardà no es el primero ni tampoco el último político que recurre a la historia de una forma sesgada y mitificada para justificar y argumentar proyectos políticos. Los nacionalismos necesitan de elementos emocionales, de mitos, que cohesionen y den sentido al colectivo, a la nación. El nacionalismo catalán, como todos los nacionalismos, se ha edificado sobre ficciones históricas, pero, ¿qué tiene 1714 para que se emplee de forma tan recurrente? Debemos puntualizar, antes de comenzar, que el suceso del asedio de Barcelona por las tropas borbónicas pasó desapercibido o falto de consideración hasta muy a finales del siglo XIX, cuando se rescata la figura de Rafael Casanova, líder de la resistencia, y se establece el día 11 de septiembre como día festivo y conmemorativo nacional catalán. Es por tanto un referente muy tardío, y sólo se consolidará popularmente al institucionalizarse de forma oficial con la democracia.

La primera cuestión en la que debemos detenernos es en los actores y en el propio sentido de la Guerra de Sucesión española: en ningún momento fue un conflicto entre España y Cataluña ni tampoco un movimiento de secesión o independencia catalana de la Monarquía hispánica. Se trató de un conflicto entre los partidarios del heredero al trono, como así se recogía en el testamento de Carlos II tras su muerte en 1700, el Borbón Felipe de Anjou, y los del archiduque Carlos de Austria. El propio archiduque se intitulará siguiendo la numeración castellana como Carlos III. Tampoco podemos caer en la reducción simplista de circunscribir territorialmente a las facciones dinásticas, pues en Castilla fue tan importante la presencia de austracistas como de borbónicos en los reinos de la corona aragonesa. Esta guerra sucesoria, de ámbitos y escenarios internacionales, se cierra para España con los acuerdos alcanzados en el Tratado de Utrecht de 1713. Pero, ¿por qué Cataluña mantiene la lucha de forma aislada y solitaria hasta 1714?

Retrocedamos en el tiempo hasta 1701 y 1702 cuando, tras ser aceptado sin problemas por los castellanos, las Cortes catalanas consiguen todas las concesiones y prerrogativas planteadas al recién jurado rey Felipe V. ¿Qué es lo que hace que la élite dirigente catalana “se pase” al bando del archiduque Carlos cuando arriban las tropas austracistas a Cataluña en 1705? Probablemente, el mal recuerdo que se retenía en ciertas regiones como resultado de las continuas guerras contra Francia era una reacción lógica ante la dinastía borbónica. Sin embargo, el factor determinante no estuvo en las opciones y preferencias políticas de la sociedad, sino que lo encontramos en la indefensión de las ciudades ante la capacidad militar de los combatientes. No había en Cataluña una posición mayoritaria a favor del archiduque: la ocupación de Barcelona por los austracistas en 1705 propició la salida de entre 6.000 y 9.000 catalanes borbónicos de la ciudad. Felipe V vería en esta “rebelión” un delito de lesa traición que no estaba dispuesto a pasar por alto, lo que, unido a las experiencias de la supresión de fueros en Aragón y Valencia en 1707 -matizadas y corregidas posteriormente-, no favoreció a que los catalanes valorarán la posibilidad de aceptar a Felipe V como rey. Sin embargo, este posicionamiento dejará de tener sentido, primero, tras la marcha del archiduque a Viena en 1711 para convertirse en emperador y, posteriormente, tras el descabezamiento del movimiento austracista como consecuencia de Utrecht: el austracismo como opción política había fracasado. Siguiendo en la línea de los Tratados de Utrecht, en uno de los acuerdos llegados entre España e Inglaterra se daba la posibilidad de amnistiar a todos los catalanes participantes de la guerra, además igualar sus privilegios a los de los castellanos. Esto hubiese implicado, por ejemplo, la participación de la burguesía comercial catalana en el comercio indiano, rompiendo el monopolio sevillano.

No obstante, en julio de 1713 serían rechazados los acuerdos del Tratado de Utrecht por las Corts catalanas y se declaraba la guerra a Felipe V. Rafael Casanova figura conmemorada en cada Diada, fue uno de los líderes de esta resistencia inútil que arrojó unas cifras de muertos y niveles de destrucción material del todo evitables. La historiografía suele estar de acuerdo en cuanto a las cantidades, muriendo alrededor de 6.000 austracistas y entorno a 10.000 soldados del ejército borbónico. Aquí debemos valorar el papel que juega la resistencia catalana y sobre todo de Barcelona frente al rey en este asedio, pues el papel “victimista” que el nacionalismo le ha atribuido es del todo discutible a tenor de las cifras. Por otro lado, hay que tener presente que entre los miles de defensores muertos, no sólo había catalanes, sino austracistas procedentes de Aragón, Valencia o Castilla. Vuelve a ponerse de manifiesto que el conflicto distaba mucho de ser un movimiento nacionalista catalán y sus postulados.

En cuanto a la Nueva Planta de 1716 y sus consecuencias, en el ámbito político, si bien se produce una supresión de las instituciones catalanas, no es Felipe V quien suprime la Generalitat, sino que había sido asimilada por el Consell de Cent al controlar todo el poder de Cataluña ya desde el asedio de barcelonés. Desde el punto de vista de la fiscalidad aunque, efectivamente, se produce un aumento impositivo, hubo una mejor distribución y eficacia en tanto en cuanto la administración borbónica mejoró su organización -como novedad, se grava fiscalmente al estamento eclesiástico-. Comparativamente y con todas sus connotaciones, la Nueva Planta catalana fue más indulgente con la que se aplicó, por ejemplo, en Valencia -Cataluña mantuvo su derecho civil-. Hay que mencionar la presencia militar en Cataluña, mayor en número de efectivos y de mayor extensión temporal que en otros territorios. Algo lógico si nos atenemos a lo expuesto anteriormente. Los nacionalistas han querido ver aquí la opresión política y cultural de un país, una imagen muy del todo equívoca. No podemos perder de vista que los Estados modernos no se constituyen de la misma forma que los Estados contemporáneos que surgen de las revoluciones liberales. El Estado moderno y su organización social es heredera del mundo medieval: los lazos de feudovasalláticos siguen teniendo vigencia en la vertebración social y política. Por tanto, la aplicación del derecho de conquista responde al delito de lesa majestad, es decir, se justifica el derecho de conquista en tanto en cuanto hay un cuestionamiento de la autoridad del rey en su territorio.

Otro aspecto a tener en cuenta de la Nueva Planta es la lengua, la castellanización cultural de Cataluña, proceso que venía desarrollándose durante los siglos XVI y XVII por el propio peso económico, demográfico e institucional castellano en el conjunto de los territorios de la Monarquía hispánica. No podemos olvidar también, que la lengua de la corte del archiduque Carlos era el castellano.

Por último, debemos hablar del despegue económico que se va a producir en Cataluña durante el siglo XVIII. Si bien la terrible y desastrosa presión fiscal de la Monarquía durante el siglo XVII no alcanzó de igual forma a los territorios de la Corona de Aragón que a los castellanos, esto le permitió capear con mejores garantías el contexto de crisis económica. El siglo XVIII será para Cataluña un siglo de expansión económica, y los cambios que introdujo la nueva dinastía borbónica en la administración influirían positivamente en ellos.

En conclusión, el relato que el nacionalismo ha creado de la Guerra de Sucesión, sus consecuencias y del sitio de Barcelona de 1714, es una historia falseada, mitificada, realizada desde un tono victimista, repleta de prejuicios, presentismos y odios hacia “lo español”, que en absoluto se corresponde, como hemos podido ver de un modo muy somero, con la realidad histórica. Todo ello, para sustentar una idea nacional del todo irracional y desfasada, en un mundo que tiende hacia agregaciones políticas superiores en lugar de procesos de disgregación y ruptura. No niego con ello que en Cataluña exista una identidad particular que entiendo, además, debe ser reconocida. Pero no me parece de recibo que se utilicen los recursos, los canales y los espacios públicos para fomentar el odio y la división de una forma tan burda como lo ha hecho Joan Tardà en la pasada investidura: algo no se debe estar haciendo bien cuando las pasiones dominan el rigor histórico en una sociedad como la catalana.

18 comentarios
  1. Isaac Ibáñez García
    Isaac Ibáñez García Dice:

    Esta gente vive de la incultura rampante en su sociedad y que ellos mismos se encargan de promocionar para su propia supervivencia y seguir viviendo así del "cuento". Puro rufianísmo político.

  2. Juan Pablo
    Juan Pablo Dice:

    Muchas gracias Eduardo por tu esclarecedor post. Ojalá los nacionalistas catalanes se quitaran la venda de los ojos y dejaran de intoxicar a la ciudadanía con falacias y mitos catalanistas. Pero claro, con la venda es más fácil que el 3% pase desapercibido, alegando el "Espanya ens roba"…

  3. G.P.
    G.P. Dice:

    Como de costumbre, confundimos dos debates:
    1.- Si debe haber referendum.
    2.- Si hay razones para votar sí.
    El hecho de que uno piense a la pregunta 2 que no, no significa que no se pueda responder a la primera que sí.
    Mi opinión:
    A la pregunta 1, sí sin lugar a dudas. Un parlamento elegido democráticamente ha pedido hacerlo. El parlamento escocés lo pidió y se hizo. es lo lógico. ¿Por qué en nuestro país esto significa el fin de España, la muerte térmica del universo y el apocalipsis zombi todo el mismo día, y en Gran Bretaña no?
    A la pregunta 2. Yo opino que no, porque los catalanes son exactamente iguales que el resto de los españoles (lo que no necesariamente significa algo bueno… pero ese es otro tema). Pero yo no vivo en Cataluña, así que yo no tengo que votar, por lo que mi opinión en en realidad irrelevante. La importante es la de los habitantes de Cataluña (que por cierto sabemos que mayoritariamente es contraria a la independencia, gracias al tonto pseudo-referendum que organizaron).
    ¿Y los mitos? Que se los crea el que quiera. Todos los países tienen sus mitos, si no no existirían. Mayor mito que el de Jesucristo no hay en el mundo, y la mayor parte de la gente cree que existió realmente. ¿Qué más da? Tardá solo es un clérigo más de su "religión".

    • Teilhard
      Teilhard Dice:

      Es usted un verdadero buscador de la verdad. Hacen falta mas como usted. Saludos

    • lofless
      lofless Dice:

      Hola GP. Te comparto mi opinión. Dado que no nacemos con los derechos debajo del brazo, nos regulan unas leyes de convivencia (y civilización) que "supervisan" que respetemos esos derechos con los que no nacemos. Esos derechos y obligaciones se enmarcan en leyes. Esas leyes, en democracia emanan del pueblo. En este caso el pueblo español, conjunto de ciudadanos libres e iguales ante la ley. Dado que Cataluña es una comunidad española tu voto es relevante porque en él reside tu porción de soberanía. Otra cosa es que para ti no lo sea. Es respetable. Por ahí han puesto el ejemplo. Un vecino que vive en un edificio no puede independizar su piso o apartamento del resto sin que todos los demás voten. Justamente porque está previsto que siempre haya alguien que quiera "joder la marrana" al resto, se han desarrollado leyes de convivencia en todo ámbito. Si no, estarían los que "joden la marrana" y los que tomaríamos medidas contra los que joden la marrana y así hasta el infinito y más allá. Nos puede gustar más o menos el sistema (cada vez menos porque las democracias han enmascarado estas dictaduras de poder económico y corporativo abusivas y excusadas por la esas mismas democracias…redondo). Pero un país democrático, España, es un concepto de ciudadanos y no de territorios. Son los ciudadanos los que – supuestamente – deciden. Saludos. 🙂

  4. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Puestos a resumir esta es mi síntesis.

    1. La interpretación que difunde la Generalitat en su sistema escolar es Falsa. No se entiende a santo de qué hay tanto paño caliente con demostrados falsarios.

    2. Lo que hoy se conoce como Cataluña, nace con un genocidio de la población Nativa de la Tarraconensis del AD 409. Documentado por mucho que traten de sumirlo en la bruma del olvido y la confusión. Nos invadieron y colonizaron.

    3. Los censos Medievales arrojan una población que nunca excede los 380,000 habitantes (260,000 cuando la peste) y solo tras los decretos de Nueva Planta y el traslado desde Valencia del Tráfico con el Reino de Nápoles y Avituallamiento de los ejércitos de España en Europa comienza a crecer la Población que 50 años después había alcanzado los 800,000.

    Es decir, durante 1300 años la población nunca pasa de 380,000 (Castilla llega a 6 millones) y, de repente, Tras los Decretos de Nueva Planta llegan a Tarraco mejores leyes, salen del feudalismo y en 50 años Duplican la Población.

    Ver cualquier texto de historia medieval de España no producido por la máquina de Mentir y Embaucar que es La Generalitat. El Vives, por ejemplo.

    4. Llevamos años con esta tabarra para cautivos y de momento nadie es capaz de explicar satisfactoriamente cosas tan elementales como las siguientes.

    4.1 ¿Cómo se puede sostener que "Decidan" los vecinos del ático con vistas a la playa negando el voto al resto de los Vecinos? Silencio.

    4. 2 ¿Qué base legal tienen o pretenden tener para la pretensiones de los Indepes? Ninguna. Ni en derecho Internacional ni en sentido común.

    4.3 ¿En qué se parece España al caso Canadiense o al Escocés? En nada.

    4.4 ¿Qué Diputados tenemos que las memeces y los insultos de Tardá y Rufián se quedan sin respuesta?

    4.5 ¿ Por qué se tiene tantas contemplaciones con elementos tan totalitarios como estos? ¿Qué es eso de la…………………."Identitat"?

    5. Last But Not Least_ ¿Por qué hemos de ser clarísimamente perjudicados todos porque lo busquen unos cuantos que causan un claro y objetivo daño al Común?

    El día que se encuentren con gente seria delante se acaban estas sandeces. En este Parlamento no está esa gente.

    Hoy ya han incurrido en delitos graves y perfectamente tipificados y, en prueba de la naturaleza terminal de este Estado, nadie mueve un dedo.

    Mucho menos Mariano que ya podría ser Imputado por No hace Nada ante la Sedición. Esto también está tipificado.

    Por cierto.

    En este momento Mariano Rajoy está en perfectas condiciones estratégicas para hacerlo (Cumpliendo la Ley) y barrer en toda España incluyendo los millones de Españoles machacados y abandonados a ser manoseados por los nacionalistas sin tener defensa por ausencia del Estado.

    El Procès ya es Constitutivo de Delito de Rebelión Tanto por Violencia Física Como Psíquica porque busca la Independencia de un Territorio Nacional y Alterar la Constitución (CP 472).

    Un delito Penado con hasta 30 años y no solo por Consumación sino en Tentativa (16.1), la Inducción, Promoción o Sostenimiento (473), Provocación, Conspiración y Proposición (477).

    Hace mucho que se están dando todas estas fases delictivas incluyendo los Delitos en los que Incurren las Autoridades que No Hayan Resistido o cumplido con su obligación (482).

    Tienen suerte de que la Ciudadanía esté ausente y los Partidos a "Pachas"

    Saludos

    • G.P.
      G.P. Dice:

      Manu Oquendo dice: "Tienen suerte de que la Ciudadanía esté ausente y los Partidos a "Pachas"
      ¿"Tienen" o tenemos? ¿Qué pasa si empezamos a encarcelar dirigentes políticos uno tras otro y nos encontramos con un enfrentamiento civil de grandes proporciones que no controlaremos? ¿Qué pasará cuando llegue el inevitable primer muerto? ¿La política es solucionar problemas o empeorarlos? ¿Cómo le explicamos a la opinión pública europea que tienen un conflicto civil sangriento delante porque nos negamos a usar el democrático método de las urnas como en Canadá y Gran Bretaña (si ni siquiera yo lo entiendo)? ¿Cuál cree que será la solución que verán razonable ante una escalada de violencia?
      ¿Cuándo vamos a entender que un problema político no se soluciona metiendo gente en la cárcel? Los tiempos en que los problemas políticos se solucionan con la fuerza ya han pasado.
      Pongámonos en perspectiva: un parlamento reconocido y democráticamente elegido ha pedido hacer un referendum. La mayor parte de los ciudadanos de esa región quiere hacerlo y todos lo sabemos. Otros países lo han hecho ya. Más de 100 años de reivindicaciones (reconocidas, pues de ellas nace ese parlamento) les avala. ¡Es imposible defender el no a un referendum!
      Defendamos en vez el no a la independencia : ahí es donde vamos a ganar. Limpiamente, democráticamente, y sin montar un pollo.

  5. Teilhard
    Teilhard Dice:

    Sr Oquendo, por encima de las leyes penales está la constitución y por encima la soberanía del pueblo. Esta no ha de entenderse de todo el pueblo, si no que basta con una parte de el. Y Cataluña huele a pueblo. Ademas el resto del pueblo calla, luego otorga.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Querido Teilhard, leamos pues la Constitución, las Leyes, las Sentencias y el Código Penal y dejemos de usar a hijos ajenos para forzar identidades. Todo lo dicho está en ellas y, si me apura, en los Informes internos de la Generalitat.

      Solo hace falta trasladas estos procesos a la Audiencia Nacional.
      Blair lo hizo durante cinco años y de "rebelión" nada de nada. Todo lo contrario. Todos los países a los que tratamos de Homologarnos tienen leyes como las nuestras. Y las cumplen.

      Lo que no se puede hacer es dejar a la gente Indefensa durante 35 años como ha sucedido aquí.

      Saludos Cordiales

      PD. Recordemos que la población de niños de familias hispanoparlantes de Cataluña (los obligados a la Inmersión que son la abrumadora Mayoría…………..tienen el Doble de Fracaso escolar que los niños en cuya casa se habla catalán. Informes de la Generalitat bien conocidos.

      Cuando en Alabama se reconoció que los negros podían ir en el autobús de los blancos y en cualquier asiento………………… la Guardia Nacional se hizo cargo del asunto.
      ¿Cuál es el problema?

      El problema es que aquí no hay gobierno. Hay "mandados".

    • De Lege Ferenda
      De Lege Ferenda Dice:

      ¿Que ofrece España a Cataluña, que pueda interesar a los Catalanes?
      ¿Corrupción?
      No la necesitan, ya tienen la suya.
      ¿Un proyecto de convivencia ilusionante?
      Cuando la Comunidad de Propietarios decide en contra de los intereses de uno de los propietarios -o de una minoría de ellos-, los afectados, ¿no pueden vender su casa e irse a vivir a otro lado? ¿Pueden quizás acudir al proceso judicial en el que el tercero decisor es imparcial -no independiente, imparcial?
      Cuando España tenga un proyecto ilusionante, los Catalanes querrán ser también españoles, no lo duden.
      El problema es Constitucional; el referéndum ha de ser nacional, no autonómico.
      Por mi parte, además, entiendo que el régimen de mayorías que un tal referéndum exigiría ha de ser diferente en cuanto a la "primera fase" (referéndum nacional, sobre si los catalanes pueden o no votar su voluntad de seguir o separarse de España; y las consecuencias concretas de tal decisión, para todos los españoles; también para los catalanes a la fuga) bastaría una mayoría simple para continuar el proceso con la segunda fase, esto es, votación en Cataluña. En esta fase, las mayorías han de ser cualificadas, pues los que se oponen a la secesión son titulares de "Derechos Adquiridos".
      Nos falta el proyecto ilusionante, nacional, que es la verdadera baza de los nacionalismos; no solo del catalán.
      Pero en lugar de ilusionar, jugamos a atemorizar. Como bien señaló el Sr. Tardá en el Congreso, ¿es que van a encarcelarnos a todos?
      Muchos querrían que así fuese. Y los medios magnifican estas aguerridas tentaciones, las hace brillar y les da esplendor.
      Pero, ¿no vemos que esto es, precisamente, lo que excita el separatismo?
      ¿O alguien se quedaría a vivir en un edificio en dónde es constantemente vilipendiado? Yo me querría ir; y haría lo posible por poder.
      ¿Soy separatista? ¿Sedicioso quizás? ¿Me encarcelarán por pensar así?
      Saludos

    • De Lege Ferenda
      De Lege Ferenda Dice:

      Para evitar malas interpretaciones aclararé que en tal eventual referéndum nacional, mi voto sería NO a la Independencia de Cataluña. Pero, tras el referéndum, aceptaría el resultado. Aunque fuese "SI".

  6. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Defendamos de una vez la aplicación del art.155 CE, como hace años que vengo haciendo. Comiéncese por los Mossos, la Hacienda y la Educación. Tardá cometió incitación a la sedición al amparo de la tribuna de oradores del Congreso, con excesos verbales de toda índole y su habitual mal genio a voces. Si hace eso un diputado de "derechas" (creo que eso incluye a Ciudadanos ahora, no lo sé porque Stalin y Hitler son lo mismo sea del color que sea su bandera) no sé qué habría pasado en los "medios".
    Gracias por su post, Sr. Corona, le falta dar una bibliografía.

    • E. Corona
      E. Corona Dice:

      Efectivamente, por falta de espacio tuve que obviar la bibliografía:
      – KAMEN, H.: España y Cataluña: historia de una pasión. La esfera de los libros, Madrid, 2014.
      – ANTÓN PELAYO, J. Y SIMÓN TARRÉS, A.: "Los orígenes del estado moderno español. Ideas, hombres y estructuras", en FLORISTÁN, A. (coord.): Historia de España en la Edad Moderna, Ariel, Barcelona, 2011, pp. 221-242
      – MOLAS RIBALTA, P.: "El Estado borbónico", en FLORISTÁN, A. (coord.): Historia de España en la Edad Moderna, Ariel, Barcelona, 2011, pp. 565-575
      – GONZÁLEZ ENCISO, A.: "Los reinados de Felipe V y Fernando VI (1700-1759)", en FLORISTÁN, A. (coord.): Historia de España en la Edad Moderna, Ariel, Barcelona, 2011, pp. 577-609

      Me alegra comprobar que se haya generado debate, siempre tan necesario. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Saludos.

  7. G.P.
    G.P. Dice:

    A De Lege Ferenda:
    El problema es que si en el referendum previo en toda España sale NO, los nacionalistas catalanes no lo van a aceptar pues para ellos el resto de los españoles no deben decidir su futuro (como en Escocia, nos dirán). Y yo, conociendo a los españoles lo que creo que los conozco, creo que HOY saldría que no, y así no solucionamos nada.
    Pero: sabemos a ciencia cierta gracias al pseudo-referendum de Mas que no hay suficientes catalanes HOY para una independencia en un referendum regional en el que se exigiera, por ejemplo, un mínimo del 50% del censo a favor de la independencia. Con ese dato certero, podemos hacer un referendum regional previo al nacional que sabemos saldría NO. De esa forma no debemos hacer todavía el referendum nacional que crearía un conflicto mayor en caso del NO de la mayoría de los españoles. Quizás en el futuro haya una gran mayoría de independentistas (no lo creo, pero es posible), pero también es posible que haya en España en el futuro más gente abierta a la posibilidad de dar el "permiso" a una posible independencia sin graves conflictos. Por ello, para evitar el referendum nacional hoy, yo buscaría una vía para un referendum serio a nivel regional primero, en el que saldría NO a la independencia, nos evitamos el referendum nacional, y que una futura generación busque su vía para la situación política que ellos vivan (lo más posible es que el tema se deshinche bastante…).

  8. De Lege Ferenda
    De Lege Ferenda Dice:

    Estimado GP, huir de los problemas, o encerrarlos en el cuarto oscuro, no los resuelve; como mucho puede desactivarlos durante algún tiempo; en tal caso, volverán fortalecidos, no lo dudo. Ni creo que lo dude Rajoy, al que esperar hasta que escampe como estrategia le ha ido relativamente bien … durante algún tiempo.
    Al final, se trata de información, que sirve para hacer propuestas y tomar decisiones.
    Estamos "consagrando" los folios manchados de tinta, como si de religiones organizadas se tratase. El Libro es la Ley. Sin embargo, la realidad es un juego de tensiones dinámicas, en el que la Ley puede representar, bien el dominio de unos sobre otros, bien los acuerdos de unos con los otros.
    La realidad se impone a la Ley.
    Los que desean la independencia no pueden dejar de lado la opinión de las mayorías; y los que se oponen a ella, no pueden despreciar lo que desean las minorías. Sabiendo que en todos los casos se trata de situaciones cambiantes
    Creo que en toda esta polémica independenciera hay una gran ausencia: la conciliación.
    Obtener la mayoría no es obtener carta blanca.
    Por poner un ejemplo, que quizás sea una burrada, pero tiene precedentes históricos: ¿alguien estaría de acuerdo en que, por poner un ejemplo actual, el profesor Tardá fuese propuesto como MInistro de Asuntos Exteriores del Gobierno español?
    "Es una barbaridad", "de ninguna manera", son las respuestas incorrectas.
    "¿Y cómo controlamos al Señor Tardá?" "¿Y si lo nombramos Secretario de Estado?" "¿Y si nombramos al Secretario de Estado de otro partido, y a los Directores Generales entre Diplomáticos de Carrera?", son respuestas correctas; que llevan al diálogo, a la concertación y a a superación de divisiones, introduciéndonos en procesos tipo círculo virtuoso.
    ¿O pretendemos imponer la decisión de la mayoría a las minorías, sin más, y luego llamar a tal actuar "convivencia" o algún palabro biensonante sin significado real? Eso tiene un nombre, que hemos conocido durante 40 años (y otros 40 después).
    La Paz Social no puede alcanzarse imponiendo la voluntad de la mayoría. Así es como no se alcanzará.
    Pero claro, en la política espectáculo no caben medias tintas; hay que radicalizar a los tuyos, para que sigan siéndolo Y hay que hacerlo frente a los demás, para consolidar las divisiones fraternicidas.
    La política es otra cosa. El Arte no es morirse de frío; y la política no es contabilidad nacional. Es concertación; es cohesionar, facilitar la convivencia.
    Para insultarnos unos a otros no hacen falta Parlamentos.
    Me gustaría extenderme más, pero no me resulta posible ahora.
    Saludos, GP. Y gracias por sus comentarios. No solo por este …

  9. G.P.
    G.P. Dice:

    Estoy de acuerdo en buscar la conciliación, y por ello precisamente creo que hacer un referendum regional previo que sabemos que no va a cambiar el mapa de España irremediablemente (pero va a permitir el desahogo de la otra parte pues acepta su reivindicación) deja tiempo para esa conciliación (que sin duda la crisis política y económica a exacerbado). Yo no creo que eso sea "huir de los problemas" sino afrontarlos y creo, sinceramente, que es resolverlo de la única manera posible para que no ocurra nada que no tenga marcha atrás. Hay muchos no-nacionalistas que se sienten españoles que también quieren votar, y estoy seguro de que incluso entre los nacionalistas hay muchos que, por razones de "corazón", están deseando tener derecho a votar, mientras que por razones de "cabeza" irían a votar NO a la independencia. Hay que darles una salida. Su idea de un referendum previo nacional con un NO casi garantizado no arregla nada, e incluso que lo empeora todo: corta de raíz definitivamente una vía de soluciones que explorar. El problema es lo suficientemente grave como para no permitirnos cortar ni un solo camino posible. No nos dejemos llevar por "lo que nos pide el cuerpo".

Los comentarios están desactivados.