Reproducción del comunicado de la Plataforma por la Independencia del Poder Judicial en relación con las declaraciones de su Presidente sobre nombramientos judiciales

EL PRESIDENTE DEL CGPJ  y del TS compareció el viernes en la Comision de Justicia del Congreso donde interpelado sobre los nombramientos judiciales manifestó  que se habían hecho 111 nombramientos discrecionales de los cuales  habian sido cuestionados apenas  tres. Asimismo manifestó que “comparado  con otros Consejos vamos francamente bien “ . Respecto a la mínima presencia de mujeres en los altos puestos judiciales manifestó que las mujeres entraron mas tarde en la magistratura y que no se nombra a personas de 30 0 35 años, a lo que se une el hecho de que en ocasiones ninguna Magistrada se presenta a los concursos.

Ante estas manifestaciones que no se corresponden con la realidad  el Observatorio de nombramientos judiciales desea puntualizar :

-El  Observatorio de nombramientos judiciales ha examinado un total de 21.Los informes han sido publicados en la extranet y la mayor parte han tenido gran repercusión pública.

-Si el Sr Lesmes se refiere a que los nombramientos tienen escaso cuestionamiento interno ( dentro del Consejo ) tiene razón : solo ha habido votos particulares en dos o tres casos. Pero esto es algo que revela la grave patologia  que padece el sistema. El sistema  exige un reparto cuantitativo de los cargos como hemos denunciado en nuestros informes.

-El Sr Lesmes no puede referirse desde luego a la ausencia de contestación interna dentro de la Carrera, pues en una reciente encuesta realizada por el propio Consejo y contestada por 1258 jueces en activo   solo el 6 % de los jueces opinaban que los nombramientos respondían a criterios de merito y capacidad, con un significativo 11% que prefiere no contestar.

¿ Cree usted que en los nombramientos que realiza el CGPJ prevalecen los criterios de merito y capacidad?

Si 6%,NO 67% No sabe 16% y prefiere no contestar 11%.

-NO solo han sido cuestionados en los medios el nombramiento de la presidencia del TSJ de Murcia  ( que ha sido anulado por el TS),  la presidencia de la Sala de lo contencioso del TS ,o la presidencia del TSJ de Cataluña sino tambien la  presidencia del TSJ de Aragón  ( caso idéntico al anulado por el TS ),la presidencia de la AP de Albacete, la presidencia de la AN, la reciente de la AP de Barcelona,  o la presidencia de la AP de Valencia que motivó un comunicado de  varias asociaciones criticando duramente el nombramiento.

– En lo relativo a la presencia de mujeres en los altos cargos judiciales  el Presidente demostró en su comparecencia desconocer el último informe de estructura judicial de la carrera elaborado por el propio Consejo, según el cual en la franja de edad de 41 a 50 años las mujeres constituyen el 61 % y en la de 51 a 60 el 44,2 %. Luego no es la edad de las mujeres la que impide que accedan a los altos cargos.

-Tampoco lo es la falta de solicitudes, pues los informes nos han permitido constatar que las solicitantes mujeres también son preteridas de los cargos cuando presentan objetivamente más méritos que los hombres. Asi ocurrió en la AP de Vizcaya, o en la de Valencia  ( una de las aspirantes había sido condecorada por su desempeño jurisdiccional  frente  la escasa actividad jurisdiccional acreditada por el nombrado). También ha habido candidatas mujeres con méritos en los recientes nombramientos de TSJ de Castilla y Leon  y Castilla la Mancha  lo que no ha impedido el nombramiento de los presidentes  salientes para un tercer mandato . Y mujer es la  solicitante que ha obtenido el amparo del TS en la presidencia del TSJ de Murcia.

-Por último queremos reprochar la autocomplacencia del presidente en esta materia tan sensible.  Si considera que el Consejo lo esta haciendo” francamente bien “,  a pesar de la evidencia de los datos, los Jueces, que no le hemos elegido, tenemos un grave problema pues se seguirán produciendo nombramientos por razones de proximidad ideológica, o amistad, cercanía o confianza sin atender a criterios objetivos de mérito y capacidad como exige la ley.

4 comentarios
  1. O,farrill
    O,farrill Dice:

    Creo que el asunto va más allá de los nombramientos más o menos "justos" en el CGPJ que, por supuesto serán "legales" y, como tal, se ajustan al estado de derecho que tenemos. Lo que está en cuestión sigue siendo la separación real de poderes, funciones y competencias en lo que llamamos "democracia representativa" o "monarquía parlamentaria" o "despotismo democrático" (Tocqueville), donde las mayorías pueden imponer a las minorías sus formas de entender las reglas del juego. Es algo propiciado en la la C.E. donde se remite la mayor parte de su articulado a su interpretación posterior por las leyes, es decir a quienes gobiernan en cada caso. De ahí tanto "marrón" remitido al TC donde, suponemos, cabe cualquier interpretación de la legalidad y donde se volverán a imponer los votos mayoritarios en la misma. Todo por la mayor representatividad parlamentaria de unos u otros. Lo que está en cuestión es la propia organización institucional y el entramado jurídico y político que, desde la Transición, empieza por cuestionarse más ampliamente a causa de la crisis. Antes, todo el mundo contento. Un saludo.

  2. Teseo
    Teseo Dice:

    Es aquí donde procedería hacerse la pregunta de un artículo anterior:

    ¿Una mejor información de los ciudadanos, nos protegería de las crisis?

    Yo creo que serían más apropiadas preguntas como:

    – ¿En qué planeta viven algunos?
    – ¿Existe algún tipo de trastorno de la personalidad de alguno de nuestros mandatarios?

  3. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Buenos días.

    Para proteger la Independencia del Juez y del Órgano sería mejor un sistema algo más clásico:

    1. Más Estricto escalafón. Que cada palo aguante su vela y no posibilidad de Interferencia ni red de protección con las reglas preestablecidas e impuestas a la capacidad normativa del sistema. El Ciudadano está mucho mejor servido por funcionarios que por políticos. Con todos sus defectos la rueda no hay que inventarla cada día. Solo mantenerla bien engrasada.

    2. Solo una vía de acceso a la Judicatura: El mérito, una o más veces a lo largo de la carrera pero solo una vía. El 4º Turno ha destrozado, con razón. la Percepción pública de la pretensión de Independencia. Es imposible tener las dos cosas a la vez.
    Por muy buenos que fueran (que no son mejores que los de carrera) el efecto perverso de que Exista una vía de Corruptibilidad destrozaría hasta un universo de santos.

    3. Eliminación de la capacidad de Intervención –y Gestión de Medios de todo tipo incluyendo humanos– de los Gobiernos Autonómicos. Esto que hoy sucede es de coña.

    El resto creo que son temas no despreciables pero de menos entidad.

    Un Poder Limitado de partida es una garantía mucho mejor que un poder fragmentado y controlado por agentes externos que es lo que hoy hemos creado. Y no accidentalmente.

    Por otra parte también habría que Reflexionar sobre si se puede tener un Poder Independiente sin Soberanía.
    Hoy ni España ni muchos otros países Europeos tienen siquiera una fracción de la soberanía que tenían hace 50 años. Lo de la Rendición de Breda es un Prodigio de Independencia ante lo que hoy sucede.

    ¿Cómo podemos dar lo que no tenemos? Y esperemos a que llegue el TTIP. Nos vamos a enterar.

    Ignorar este hecho así como la politización –y corruptibilidad– de los Tribunales Europeos a los que Nos Hemos Sometido (poniendo en cuestión todo el sistema nacional) es otro factor que no nos permite plantear estos temas con eficacia real.

    Un saludo.

  4. G.P.
    G.P. Dice:

    Para proteger la Independencia del Juez y del Órgano sería mejor un sistema algo MENOS clásico (o más "clásico" en el sentido histórico): sorteo al azar de los puestos y su reemplazo rápido por el mismo sistema para evitar que "crien".
    Y eso vale para todo órgano de decisión del universo… y más allá, pero no le interesa a nadie por aquí. Como a nadie le interesa por aquí una democracia real en la que la mayoría de los ciudadanos REALMENTE (con un parlamento amplio y elegido al azar) sea la que decida las políticas del estado. Repito: una VERDADERA democracia ("¡¡que gobierne la chusma!!").
    No nos engañemos: por aquí no queremos que desaparezcan las élites, lo que queremos es que nos beneficien a nosotros. No queremos que haya democracia REAL, lo que queremos es que las élites tomen esas medidas políticas que son las "buenas" para el país, y que "casualmente" son las buenas para nosotros.
    Pues se les han adelantado: ya hay otros tomando las "buenas para el país" (y buenas para ellos…).
    ¿Quieren realmente cambiar las cosas y no solo sustituir una élite por otra? Trabajen por la lotocracia. No hay otra salida. Pero si triunfan gobernará el pueblo, no ustedes.

Los comentarios están desactivados.