¡Ay, Derecho! Legislando al peso. Las cifras de la X legislatura.

Cuando ahora oímos al Presidente del Gobierno en funciones reclamar un Gobierno de forma urgente porque hace casi un año que no mandan leyes al Parlamento, no está de más recordar una noticia de Europa Press que señala que en la X legislatura (la XI ya sabemos que no dio mucho de sí) se han aprobado nada menos que 244 leyes. De estas leyes nada menos que 75 (el 30%) tienen origen en Reales Decretos leyes, que son excepcionales para casos de “extraordinaria y urgente necesidad”, según el art.86 de la Constitución Española.

Lo curioso de la noticia no es tanto el increíble número de leyes aprobadas, una auténtica diarrea legislativa, sino que el Gobierno en funciones considere como algo positivo  la legislación “al peso”, subrayando que producción legislativa supera a la de las dos legislaturas anteriores, que tampoco estuvo nada mal. En concreto (siempre según la noticia de Europa Press) en la IX se aprobaron 197 y en la VIII 219. También en Reales Decretos-leyes vencen por goleada. Según los cálculos de Presidencia del Gobierno, se aprobó nada menos que una norma cada cinco días, eso es ritmo, eso es un gobierno, pasen y vean.

Eso sí, salvo a los esforzados juristas que tenemos que seguir este disparate, a los miembros de la clase política no parece preocuparles nada si estas leyes se cumplen o no, o, ya puestos a ponernos exigentes, si sirven para algo o no. En este blog hemos denunciado muchas veces esta manía patria de legislar para la foto, y hemos tratado de leyes sin ninguna aplicación o que han fracasado lamentablemente a la hora de conseguir los objetivos que se suelen proclamar a bombo y platillo en las Exposiciones de Motivos y en las ruedas de prensa de los viernes. Aquí tienen un ejemplo sobre la figura del emprendedor de responsabilidad limitada, pero hay muchos más. Realmente, sería imprescindible contar con un seguimiento exhaustivo para saber qué ha pasado después de la aprobación de una ley y tener algún criterio sobre su utilidad. Pero este tipo de consideraciones supondría poner en duda el sacrosanto principio de que el éxito de una legislatura depende del número de páginas de BOE rellenadas. Ya hemos superado la legislación para la foto y ahora estamos en la legislación al peso.  Todo un avance.

Pero más allá de llamar la atención sobre la urgencia de replantearnos esta forma de funcionar, propia de un país bananero, hay que recordar que en una situación de legislación motorizada  -y más si es vía Decreto-ley- el Parlamento no puede controlar lo que aprueba, sencillamente por falta de capacidad. Nada menos que una ley cada 5 días, y casi sin debate, no parece lo ideal para que las leyes salgan bien hechas. Claro está que si los parlamentarios no controlan todo lo que aprueban, seguro que hay gente que sí. No nos cabe duda de que algún grupo de interés habrá conseguido ver atendidas muchas inquietudes o intereses, y no precisamente en el Parlamento, sino a lo mejor en algún pasillo ministerial. Y es que como decía Tácito, “plurimae leges corruptissima republica”. Porque una señal clara de mal gobierno (y corrupción) es una legislación desbocada.

Esperamos con expectación el día en que tengamos un Gobierno que se sienta orgulloso de haber aprobado pocas leyes, claras y eficaces y que además se cumplan. Sería una muy buena señal. Pero si juzgamos por las primeras declaraciones del sr. Rajoy parece que tampoco va a ser en esta legislatura.

8 comentarios
  1. Hermes
    Hermes Dice:

    El Estado y las comunidades autónomas necesitan gran proyecto de simplificación normativa.

    Por otra parte, es necesaria más transparencia y proactividad en la actividad legislativa. El proceso del nuevo Código de Comercio ha sido muy opaco. Cómo se modificó de un día para otro la prescripción de 15 años y no se toca el resto? En fin, mucho que hacer.

  2. Colapso2015
    Colapso2015 Dice:

    En mi opinión un Gobierno no aprueba leyes, sino mandatos. La ley es cosa compleja que involucra muchas cosas, …, y para que exista base social la debe rogar la Nación. Es decir, la asamblea/votación directa publicita y el Estado ejecuta. Apoyándose si fuese necesario en el ejecutivo, el Gobierno, con sus mandatos.
    La difusa línea entre Estado, Nación y Gobierno no es correcta.

    • Colapso2015
      Colapso2015 Dice:

      No tengo claro lo que es la UE, debe ser, la quintaesencia del burócrata.
      El exGolmanSachs (lo de Grecia) y presidente del BCE afirma la investigación de la policía Eslovena (tongo en el rescate) es ilegal: "infringe el Protocolo de Privilegios e Inmunidades de la Unión Europea"

      ¿Qué es eso de “Privilegios e Inmunidades”? ¿Algún privilegio nobiliario?
      “Artículo 1. Los locales y edificios de la Unión serán inviolables. Asimismo estarán exentos de todo registro, requisa, confiscación o expropiación. Los bienes y activos de la Unión no podrán ser objeto de ninguna medida de apremio administrativo o judicial sin autorización del Tribunal de Justicia. Artículo 2. Los archivos de la Unión serán inviolables.”
      Es decir, se anula la soberanía nacional, tan cacareada para tragar con las deudas. Pero por otra parte se conforma un “cuerpo de Brahamanes”. Si bien, ese estar por encima del Imperio de la Ley (sin comillas), se presentaba en el ESM, y otros mecanismos de “estabilidad”. Resulta chocante ver las “leyes” recurren a los tribunales (UE), sin una policía de soporte.

      Es difícil clasificar eso de la UE. No es un Estado, un Gobierno o una Nación.
      Un club, o un cortijo de los señoritos,…

  3. Alcides Bergamota.
    Alcides Bergamota. Dice:

    El sistema está completamente descacharrado, con las piezas desconectadas unas de otras, sin engranajes. Faltan controles, contrapesos. Hay una apariencia de sistema que no resiste análisis alguno. Es un decorado de carton. Lo único que hay detrás son los partidos politicos que se han quedado con todo. Va a costar hacer que suelten la presa.

  4. O'Farrill
    O'Farrill Dice:

    Elisa toca un elemento crucial en la vida política: sus leyes o normas que regulan la convivencia. La cuestión es que hemos pervertido el sistema y asumimos que es el ejecutivo el que, para gobernar, tiene que MANDAR en lugar de OBEDECER.
    Obedecer las leyes que surgen de la representación de los ciudadanos, implica NO ESTAR POR ENCIMA DE LA LEY. Es decir, no poder cometer arbitrariedades en nombre de supuestas "razones de Estado" como viene siendo habitual no sólo en los gobiernos de España, sino de todo el mundo. La diferencia es que, en algunos casos, se trata de controlar realmente al ejecutivo y sus "mareas". El ejemplo de los británicos con el informe sobre la guerra de Irak, no parece que se vaya a realizar ni en EE.UU ni en España, sobre todo en cuanto a responsabilidades.
    Por ello debo volver una y otra vez al texto de la C.E. que permite ser interpretado en su ambigüedad de unas u otras formas, pero también me gustaría señalar como se ha implantado en nuestros medios y foros un lenguaje intencionadamente confuso acerca de lo que es y significan políticamente palabras como "estado" y "gobierno" ("el Estado soy yo, decía Luis XIV") y la captura del primero por el segundo cuando es ( o debería ser) al revés: el gobierno (empleados públicos desde el Jefe del Estado al último funcionario) al servicio del Estado (los ciudadanos).
    Las leyes surgen (o deben surgir) de los ciudadanos a través del Parlamento. Estas deben ser pocas pero claras y entendibles por cualquiera (hasta por los gobiernos) de forma que no haya lugar a la libre interpretación de nadie. Los cuerpos jurídicos de las AA.PP. deben ejercer control sobre cualquier veleidad legal y ninguna norma debería estar en vigor sin ajustarse a los principios y valores constitucionales. El hecho de promulgación de normas arbitrarias debería conllevar responsabilidades inmediatas desde los propios partidos y "de oficio" desde la Fiscalía del Estado y los tribunales correspondientes.

    • Colapso2015
      Colapso2015 Dice:

      Si bien, siendo permisivo, ese “Gobierno” (Government) pudiere encajar en Inglaterra o similar. En el continente (con otra tradición), el Gobierno es otra cosa, algo similar sucede con Estado.
      Más aún en España, donde imperio y nación surgen a la par.

      En mi opinión, Nación: conjunto de personas con una cultura y modo de vida, no necesariamente unificados. Estado, parte observable del monopolio de la violencia (funcionarios, empleados públicos,…) en un territorio necesariamente unificado. Gobierno, grupo ejecutivo superior del Estado.
      Legislativo, intermediario/vector entre el modo de vida de la Nación (no es un cuerpo) y el Estado (persona jurídica).

      A señalar, la parte más compleja es el Legislativo. Y es la única que diferencia una democracia de otras cosas.

  5. Luis Lapiedra
    Luis Lapiedra Dice:

    "Cuando ahora oímos al Presidente del Gobierno en funciones reclamar un Gobierno de forma urgente porque hace casi un año que no mandan leyes al Parlamento",
    Gracias a Dios.
    Y el placer que se experimenta cuando por la mañana en el despacho abre uno la página del BOE y lo mas heavy que se puede leer es el acuerdo entre el Reino de España y la República de Eslovaquia por el nos traemos dos osos grises para repoblar.
    En fin por mi podrían estar otro año mas, así nos daría tiempo a digerir todo lo que hemos tenido que aguantar en estos años.
    Gracias por el post.

    • O'Farrill
      O'Farrill Dice:

      Estimado Luis, precisamente el problema de los que reclaman un gobierno ya, se olvidan de que existe, pero ¡qué maravilla! está en funciones y no puede gobernar (imponer) su voluntad a golpe de BOE. La verdadera "alarma política" consiste en comprobar cómo el país sigue funcionando, incluso mejor que nunca y que, quizás, esto demuestra que sobran demasiados. Un saludo.

Los comentarios están desactivados.