barcelona-11-septiembre

Diario de Barcelona: El Principe carlista y los orígenes del nacionalismo.

Hace unos días tuvo lugar en Barcelona, en el monasterio de Santa Ana, un acontecimiento insólito: Carlos Javier y Ana María de Borbón-Parma y Orange-Nassau, hijo -y esposa- de Carlos-Hugo de Borbón-Parma y de la princesa Irene de Holanda (Orange-Nassau), presentaron en público al heredero del carlismo y pretendiente de la Corona de España. Estas cosas solo pasan en Cataluña o en Navarra. Como procedo de una familia de tradición carlista –mi abuelo, Bartomeu Trias i Comas había sido diputado por Vic en 1918, Senador por Gerona en 1920 y por Barcelona en 1923, por la Comunión Tradicionalista- cuando Carlos-Hugo se trasladó a España en el año 1979 para presentarse a las elecciones generales, le traté durante unos meses junto a la princesa Irene, su mujer, y su hermana María Teresa. Me parecieron personas inteligentes, muy cultas y, sobre todo, imaginativas. Pateamos Navarrra de Norte a Sur y de Este a Oeste. Trataban inclinar el carlismo hacia un partido socialista y moderno. Era una rara combinación. Tan rara que fracasó en las elecciones generales de 1979 y Carlos Hugo ya no volvió a presentarse como candidato. En cambio, muchos militantes carlistas navarros de entonces terminaron en Navarra en Herri Batasuna; y los de Cataluña, o sus herederos, hoy pueblan las filas del independentismo.

Gran parte de esa ansia secesionista de Cataluña y de Navarra o del País Vasco –ya se que me dirán que no una a unos y otros- hay que situarla en esa defensa de los fueros con las armas durante las tres guerras carlistas que asolaron España durante el siglo XIX. Desde luego hay muchos otros ingredientes,  pero esos, los ingredientes más conservadores, mamados en las ubres del carlismo, fueron muy importantes. El historiador Jesús Pabón fija los elementos esenciales de los orígenes del catalanismo, de donde surgió el nacionalismo, en estos cuatro: 1º El proteccionismo económico. 2º El federalismo político en su doble vertiente, la de Pi y Maragall y la del particularismo –preferentemente catalán- de Valentí Almirall. 3º El tradicionalismo, con la recuperación del romanticismo (Duran i Bas, en lo jurídico; Balmes y Torras i Bages en lo religioso; y Esterlic en lo intelectual). Y, 4º El renacimiento cultural basado en la recuperación de la lengua que, según Pabón, “constituye la raíz más honda y más vieja del catalanismo”. Francesc Macià, siendo teniente-coronel participó junto a carlistas y federalistas, por ejemplo, en el movimiento Solidaritat Catalana.

Nada es por casualidad. Los desencuentros vienen de muy lejos, casi dos siglos en los que el catalanismo incipiente del XIX se convirtió en nacionalismo radical en la Segunda República, y tras los cuarenta años de franquismo, volvió a resurgir en su doble vertiente, la catalanista y nacionalista de Tarradellas, Unió, la Lliga y parte de Convergencia, sin cuestionar la unidad estatal de España; y la nacionalista de la otra parte de Covergencia y la Esquerra cuya meta última era, sencillamente, la secesión. Se echa en falta un debate sosegado sobre las consecuencias de esta hipotética secesión. Si fuese posible ese debate, con cifras, datos, estadísticas, no con falsedades, cifras trucadas o sentimientos, gran parte de los secesionistas, de aquellos que creen lo que se les dice sin una base crítica, se quedarían espantados de las consecuencias que esa secesión traería consigo. Si en Gran Bretaña se hubiese explicado, sobre todo a los jóvenes, las verdaderas consecuencias del BREXIT, habrían votado en masa en lugar de quedarse cómodamente en sus casas esperando que otros decidiesen por ellos.

Jhon Donne, el poeta metafísico inglés de principios del XVII, escribió unas meditaciones que bien vale la pena traer aquí, pues como anillo al dedo como anillo al dedo, encaja con lo que está pasando en Gran Bretaña, lo que ocurre en Cataluña y en España, y lo que puede ocurrir si determinados populismos aislacionistas triunfasen en el mundo. Una meditación que invita a la reflexión: “No man is an island, entire of itself; every man is a piece of the continent, a part of the main. If a clod be washed away by the sea, Europe is the less, as well as if a promontory were, as well as if a manor of thy friend´s or of thine own were: any man´s death diminishes me, because I am involved in mankind, and therefore never send to know for whom the bells tolls; it tolls for thee”. (Ningún hombre es una isla, autosuficiente. Cada hombre es un trozo del continente, una parte del todo. Si el mar se llevara un pedazo de tierra, Europa quedaría disminuida, del mismo modo que si fuera un promontorio o la hacienda de tus amigos o la tuya propia: la muerte de cualquier hombre me disminuye, pues formo parte de la humanidad. Por lo tanto, nunca preguntes por quién tañen las campanas. Tañen por ti. Traducción libre mía, perfectamente mejorable)

¿Queremos ser más pequeños, vivir con menos referencias, ser más pobres? Sigamos caminando hacia no se sabe dónde, como ese centenar de carlistas que asistieron en el monasterio de Santa Ana a la solemne y exótica presentación real, algo que probablemente ni la familia Borbón-Parma y Orange-Nassau, educada en la modernidad, puede creer sin sonrojarse. ¿Queremos ser grandes, formar parte de una cultura hispánica amplia en la que la lengua y la nacionalidad catalana tenga su pleno desarrollo, queremos seguir creciendo en riqueza en un mundo globalizado y, sobre todo, queremos seguir en paz? Busquemos, entonces, puntos de coincidencia y las sinergias vendrán, nuevamente, por añadidura. Hasta hace pocos años los catalanes éramos respetados en España. Ahora comienza a percibirse un cierto hartazgo. Es posible que el gobierno, hasta el día de hoy, no haya hecho nada, absolutamente nada, excepto enviar los problemas políticos planteados en Cataluña a los tribunales. Pero me temo que, aunque la actitud fuese otra, aunque en el futuro el gobierno de España buscase una solución que no fuese el referéndum sí o sí, la del gobierno de la Generalitat y la de su Parlament, mayoritariamente secesionista, no cambiaría. La Meditación XVII de John Donne sería un buen punto de partida antes de empezar a hablar. Quizás.

8 comentarios
  1. GM
    GM Dice:

    Sr Trias:

    Gracias de nuevo por su artículo, con el que estoy de acuerdo en prácticamente todo. Es evidente que, a pesar de que algunos se empeñen en demostrar lo contrario, hay muchas más cosas que nos unen que las que nos separan. No obstante, hay una cosa con la que no estoy de acuerdo: puedo dar fe de que los catalanes sois y seréis respetados en el resto de España. Que salga alguien diciendo que a ver si os independizáis de una vez o que haya gente que decida boicotear los productos catalanes no puede extrapolarse más que a quienes opinan o hacen eso (y muchas veces más que una opinión fruto de la reflexión es un calentón). Tontos hay en todas partes, incluidas Cataluña y el resto de España. Quienes conocemos Cataluña y la apreciamos sabemos que es un lugar maravilloso, que es mucho más que Barcelona y que está lleno de gente de todo tipo, pero la inmensa mayoría gente de bien. Es una pena que a veces la gente con malas intenciones sea la que más ruido haga.
    He tenido muchos debates sobre este tema con gente que conozco en Cataluña, y por desgracia es cierto que cuesta que sean sosegados cuando la opinión es diferente. Quizás forme parte de nuestro carácter latino, pues me daba mucha envidia poder compartir mesa con separatistas y unionistas escoceses y poder hablar abiertamente del tema sin que hubiese ni siquiera un atisbo de mal rollo, como se dice ahora.
    Dicho lo cual a día de hoy me conformo con que el Estado de Derecho, con todos sus defectos, pero único garante de que esto sea un país civilizado y no una selva, ponga en su sitio a quienes pretendan saltarse la ley.
    Saludos cordiales.

  2. Juan Pedro GUARDIA
    Juan Pedro GUARDIA Dice:

    La traducción debe estar bien; creo que ni yo, que tengo educación británica, la habría interpretado mejor.

  3. G.P.
    G.P. Dice:

    “Si fuese posible ese debate, con cifras, datos, estadísticas, no con falsedades, cifras trucadas o sentimientos, gran parte de los secesionistas, de aquellos que creen lo que se les dice sin una base crítica, se quedarían espantados de las consecuencias que esa secesión traería consigo.”
    Si alguien hubiera dicho cuando nos “hicimos europeos” que 20 años después España estaría en bancarrota, de rodillas ante Alemania, y batiendo records mundiales de desempleo, nadie lo hubiera creído. Y de hecho, nadie lo pronosticó. NADIE. ¿Por qué? Porque las decisiones que nos han llevado a esta situación estaban por tomar y “los de las cifras” estaban pregonando precisamente que entrabamos en Europa para que esas cosas no nos pasaran nunca más. De risa.
    El futuro no está escrito. De nada sirven las cifras, ni las verdaderas ni las falsas. Nadie puede saber qué pasaría con una hipotética Cataluña independiente. Las decisiones que determinarían cómo le iría están por tomar (tanto en Cataluña como en el resto del mundo).
    No hay “verdad científica” sobre el tema. Si la hubiera no habría debate.
    “Que viene el lobo” ya no engaña más que a viejos y tontos.

    • Juan Pedro GUARDIA
      Juan Pedro GUARDIA Dice:

      Se puede pronosticar con mayor probabilidad, científicamente, lo que podría ocurrir.

  4. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Felicitar al autor por traernos al primer plano la historia familiar carlista que solemos olvidar.

    Siendo rigurosamente cierta en sus raíces no debemos pasar por alto que esta gente, compartiendo raíces, tuvo ideas diferentes de las de sus padres o abuelos y que, de nuevo, las cosas volverán a cambiar –están cambiando–. Lo cierto es que nadie duda en estos territorios de la conexión con el carlismo.

    Pero todo cambia y lo suele hacer de modos insospechados.
    Cuentan en Azkoitia testigos presenciales que el padre de Arzallus, célebre e importante requeté, obligaba a cantar el cara al sol en el autobús que conducía tras la guerra entre la cuenca del Urola y San Sebastián.
    El padre de De Juana Chaos era médico ex-militar empleado tras la guerra en la fábrica de Legazpia de Patricio Echeverría. Allí se crió y se le fue pudriendo la mente a base de “querer ser”.
    De esto se trata, de una pulsión psicológica de pertenencia a lo nuevo y rechazo de lo propio. Anécdotas de estas a millares. En cada casa.
    Hoy ya están muy crecidos los nietos.

    A éstos se les ha obligado a estudiar en una lengua de la cual son conscientes de que no les sirve para casi nada y les han dado la tabarra como a nosotros nos la trataron de dar con la Formación del Espíritu Nacional. Sirvió para lo contrario.

    Uno de estos chicos, de Bermeo, médico y trabajando en el Hospital una provincia del norte, contaba hace unas noches que la siguiente frase se oye con frecuencia si algún amigo abertzale y misionero trata de que el grupo hable en euskera. “No hables en euskera, ya no estamos en el colegio”.
    Este asunto es una de las grandes preocupaciones del PNV que ha desplegado vigilantes lingüísticos por las calles para asistir impotentes a la desconexión. En Cataluña los niños también estudian con vigilantes lingüísticos. No va a funcionar.
    Es muy complicado educar obligando, la gente crece y prefiere ser libre.

    Por otra parte como apuntan GP y GM no es fácil pronosticar en estas cosas y en el Brexit menos.
    La noche del Brexit estuve viendo el especial de la BBC desde medianoche hasta las 5.30 de la madrugada. Ni un solo instante se habló de temas económicos.
    El distrito de Londres donde trabajé varios años, Camden Town, votó en un 80% quedarse en la UE. Hoy es un distrito de fuerte emigración de las ex colonias y mucho trabajador del otro lado del Canal. Sin embargo los distritos al sur y sureste del Gran Londres, donde vive mucha gente de las cúpulas de la City, votó lo contrario.
    Hoy hay demasiada emotividad.
    Un servidor no excluye, en absoluto, que las élites inglesas hayan decidido estratégicamente que el Continente nunca fue su mundo y que ancho es el Imperio. Mucho más ancho. Perfectamente british.

    El instinto y la historia continental es muy diferente de lo que predomina en las Islas. La EU en esto y en otras cosas está muy mal construida y no pasa nada por reconocerlo. Lo malo es pretender que no es así.

    Lo dejó bien documentado Wilfred Trotter en 1916 en “Instinct of the Herd in Peace and in War”. El libro disecciona las importantes diferencias entre el poderoso instinto gregario de Alemania y de Inglaterra.

    Buenos días y muchas gracias por el artículo y comentarios.

  5. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    “No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos los mismo”.Veo, sin sorpresa , que retorna el espectáculo con la estatua de Franco y los juicios de franquismo y hoy, en El Confidencial en el artículo “ Un humilde séquito de Colau en su gira americana de solo..22 personas”, que nuestros mimados políticos catalanes vuelven a las andadas. Imaginaos como se pondrían “los tertulianos” si esto lo hubiera hecho la Rita. Esto me permite recordar el análisis que hicimos sobre los fundamentos de la ruina de Cataluña en el período 2002/10 ,en el que el enorme crecimiento de recursos públicos que deberían haberse vertido en la solución de los problemas sociales derivados de la crisis fueron despilfarrados por la clase política más ineficiente y antisocial.
    “La nefasta gestión fue especialmente potenciada por los graves defectos estructurales derivados del sistema de gobierno múltiple de partidos con programas diferentes y hasta contradictorios.
    En esas condiciones, es muy difícil pactar un programa de gestión pública que ajuste los gastos sociales a los ingresos y estimule la economía con medidas en favor del sector productivo y más si sus principios ideológicos son contradictorios con esos objetivos.
    La manera de evitar fracturas que pongan en riesgo la continuidad de una coalición de estas características, es la de no tratar temas que puedan generar conflictos entre ellos, así queda paralizada una parte importante de la gestión.
    Para que esto no se note demasiado, los dirigentes políticos se convierten en máquinas de distracción popular con mucho cuento, mucha memoria histórica, especialmente sobre la Guerra Civil que encienda pasiones y controversias, mucha revisión de errores y gastos de los anteriores, continuos gestos que llaman la atención pública y promesas de imposible cumplimiento. Mucha mirada al pasado y poca al futuro para intentar resolver los problemas que más afectan a la ciudadanía. Se promocionaron con la crítica y luego continuarán con la misma.

  6. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    En definitiva, espectáculo permanente, mucha propaganda y poca gestión y sin pulso económico, como los problemas y la falta de recursos van aflorando, más deuda e impuestos.
    Se paralizaron muchas actividades empresariales e inversiones en infraestructuras productivas ante el desacuerdo entre los componentes del tripartito, por la visión “ecológica y social” de una buena parte de sus miembros.
    Una constante fue la mala gestión pública hasta en la época en que más se habían reducido los ingresos.
    En marzo del 2.008, Mas denunciaba que “al dejar CIU el gobierno, había en la Generalitat ,129.510 personas contratadas, sin contar las empresas públicas, ahora la cifra se ha elevado hasta las 178.948
    De Sala i Martin, en su conocido artículo sobre “ El rescate de Catalunya”..” Todos sabemos la lista de malgasto : construcción de aeropuertos y otras infraestructuras absurdas, despilfarro masivo en un Forum de las Culturas lamentable, aumento del gasto sanitario como si la bonanza tuviera que durar toda la vida, cartillas para todo el mundo, contratación de amigos, parientes y afiliados (“la menjadora”), encargos de estudios de consultoría, campañas de publicidad con fines electorales, estaciones de metro decoradas por los mejores y más caros arquitectos y diseñadores del mundo…. Resumiendo: una vergonzosa demostración del escaso respeto que el Govern de la Generalitat tenía por el dinero del contribuyente”
    Los gastos de la Generalitat, en 8 años, pasaron de 16.081,39 millones de euros en 2.003 a 32.518,73(y falta el gasto oculto y el desplazado) en el 2.010, la deuda subió de 10.918 millones a finales de 2.003 a 32.974 millones a finales del 2.010.
    Dos factores harán que no volvamos a tener lo mismo, nuestro enorme endeudamiento y la altísima presión fiscal.
    El día que “el sistema” no pueda alimentar la red de propaganda (hasta en las redes sociales) todo esto se denunciará como “el progresismo de amiguetes” y dará lugar a feroces críticas ¿o no? DIF

Los comentarios están desactivados.