defensa-competencia

Democracia y Ministerio Fiscal

 

Comparto año de nacimiento con nuestro vetusto reglamento, 1969. Soy un poco más antigua que él, apenas unos meses, pero mientras yo me he educado en democracia ahí sigue anclado el Reglamento Orgánico del Ministerio Fiscal. Nadie ha tenido interés en aprobar un reglamento constitucional, los fiscales de a pie, como se dice ahora, sí pero a ellos casi nadie les escucha.

Todos evolucionamos con los años, unos mejor y otros peor, pero las normas, si nadie las modifica,  quedan ancladas en el tiempo en el que se promulgaron, reflejo de una sociedad que ya no existe y de un Ministerio Fiscal, siendo éste el caso, que no debería existir.

LLevo ya 20 años en la Carrera Fiscal, para algunos seré aún muy joven y para otros una veterana. Lo triste es que tengo la impresión de que vamos de mal a peor.  El primer día en el Centro de Estudios, antesala del ejercicio como fiscal, me dijeron eso de aquí nos tuteamos todos pues somos todos compañeros. Luego te das cuenta de que no es siempre así y de que eso que me dijeron y que debería ser un principio básico que sustente nuestras relaciones con frecuencia se olvida. Somos una carrera jerárquica, cierto, pero esa jerarquía bien entendida debe servir de cauce únicamente para lograr la unidad de actuación imprescindible para darle un tratamiento igualitario al ciudadano,  hasta ahí.

Creo en el trabajo en equipo y en la calidad de respuesta al ciudadano. Y conjugando todo eso no entiendo como puede defenderse como bueno un proyecto de actuación de un Fiscal Jefe que pretende supervisarlo y controlarlo todo. Lo primero que hay que decir es que esa pretensión resulta inviable en cualquier fiscalía provincial, que les voy a contar de las Fiscalías especializadas. Es imposible que una sola persona, o dos personas si se recaba el auxilio del o la Teniente Fiscal, puedan controlar un número importante de procedimientos complejos. Además les digo que si pueden hacerlo preguntémonos para que sirve la plantilla de esa Fiscalía, que lo lleven todo los controladores, sin duda ahorraríamos mucho dinero pero evidentemente no es viable como tampoco lo es querer controlarlo todo. En segundo lugar cualquier Fiscalía está formada por profesionales cualificados y como tal deben ser tratados, con respeto mutuo y confianza.

Creo en una fiscalía moderna y democrática en la que se respete la autonomía de cada Fiscal, siempre con observancia de la ley y de las consultas, circulares e instrucciones de la Fiscalía General del Estado. Creo en una Fiscalía en la que el debate y la discusión se vean como algo cotidiano y beneficioso, y no como un acto de rebeldía. Y creo que un buen jefe es aquel que sabe sacar lo mejor de sus fiscales, que sabe motivarlos, pese a la escasez de medios con los que trabajamos en justicia porque los encargados de suministrar esos medios no parecen interesados en que funcione de verdad, de forma eficaz y rápida.

Y les digo todo esto porque comienzo a hartarme de que se venda como un buen proyecto de Jefatura el intento de controlar todo lo que se hace por unos compañeros que están en una de las fiscalías más complejas y especializadas de España, la Fiscalía Contra la Corrupción y el Crimen Organizado. En nuestro país sólo está contemplado legalmente el visado de los escritos de calificación y sin embargo parece extenderse la idea de que los jefes o coordinadores deben fiscalizarlo todo. ¿Retrocedemos en democracia interna, en confianza mutua? Son fundamentales las labores de coordinación de cualquier Jefe pero cada uno debe ser responsable de su trabajo.  Y para el buen funcionamiento de la Institución creo fundamental la lealtad y la mutua confianza.

Estoy muy harta de que se falte al respeto a los fiscales, mucho más a los valientes que pese a los mimbres que tenemos, recuerden ese reglamento de 1969, defienden su trabajo hasta las últimas consecuencias y llegado el caso hacen uso del 27 del EOMF, mecanismo legítimo de discrepancia.  Estoy muy harta de que ante los hechos gravísimos y muy lamentables que hemos vivido en los últimos cuatro meses se ponga todo el acento en la necesidad de matar al mensajero. Precisamente por mi educación democrática considero que la prensa cumple una función fundamental en el funcionamiento de cualquier Estado de Derecho y que si bien hay que perseguir las filtraciones de sumarios secretos, también es un deber democrático perseguir las corruptelas que se cometan y  eliminar toda injerencia política en el funcionamiento de la justicia. Y desde luego denunciar los abusos y malas praxis cuando se produzcan, lo exige la  limpieza del Estado.

Se habla de que necesitamos un Código Ético y en efecto lo necesitamos pero sin olvidarnos de la cabeza de la Institución. Se pone el acento en los deberes éticos de los fiscales de base y se olvidan los de la cúpula. La diligencia, la prontitud en el despacho de los asuntos… cuestiones sin duda esenciales. Ahora bien en los proyectos que se manejan se dice que se permiten los regalos adecuados a los usos habituales, sociales y de cortesía y con ello se viene aceptando como normal la  asistencia gratuita a palcos de fútbol y corridas de toros. Creo que tenemos un sueldo digno que nos permite abonar la entrada a esos espectáculos y si no llegas a fin de mes siempre es mejor verlo desde casa. Lamentablemente en los últimos meses hemos visto la influencia que puede tener el recibir este tipo de regalos ¿De verdad ese abogado o particular que nos invita como fiscales va a recibir un trato igualitario, como el resto de los ciudadanos, cuando tenga un asunto que le afecte?  Nada se dice de recibir dinero de entidades bancarias para la organización de cursos asociativos o para lo que sea,  y cuestiones como ésta que se vienen produciendo pueden poner en cuestión nuestra imparcialidad. Nada se dice de la obligación de ser muy riguroso en materia de incompatibilidades y de transparencia, en el deber de abstención de los miembros del Consejo Fiscal siempre que se tenga interés directo o indirecto en un asunto, en que no se puede usar el Consejo Fiscal como tranpolín para el acceso a puestos de libre designación.

Si de verdad queremos hablar de ética hablemos de que la libre designación no es un cheque en blanco, de que hay que motivar los nombramientos y no apelar al aire fresco o al talante o personalidad del elegido. Se deben baremar y comparar de verdad los méritos de unos y otros. Si queremos hablar de ética hablemos de transparencia sin mentiras. No se puede ocultar información relevante ni a la Carrera ni a la prensa, y mucho menos informar a la ciudadanía faltando a la verdad. Y si eso ocurre es un hecho que hay que tildar de muy grave y actuar en consecuencia, no insistir en que aquí no ha pasado nada porque sí ha pasado, y la Institución y los fiscales no debemos sufrir este bochorno.

Se dice que ética y estética tienen mucho que ver. Lo cierto y verdad es que cuando hablamos de ética profesional en el ejercicio de la función pública no podemos dejar de lado la estética de nuestro trabajo y lo importante que es la imagen que transmitimos a la sociedad que estamos en la obligación de servir. Imagen que lamentablemente en los últimos meses ha dejado mucho que desear. Pese a ello se sigue oyendo la cantinela de que aquí no ha pasado nada, que son asuntos personales. Los fiscales debemos tener un comportamiento intachable como  fiscales y como ciudadanos y las cuestiones personales pueden afectar y mucho a nuestra imagen y credibilidad.

Para terminar añado que sería bueno que de una vez por todas cesara toda injerencia en nuestra gestión interna y se respetara la autonomía de nuestra Institución. Autonomía que sin duda debe ser reforzada, pero para antesdeayer porque como siempre llegamos tarde.

4 comentarios
  1. Teilhard
    Teilhard Dice:

    Como todo sistema complejo, el sistema fiscal se haya directamente influido por su entorno: el SISTEMA SOCIAL ( Niklas Luhmann).Por eso resulta ingenuo pretender que no se vea influido por la corriente de simulación y disimulación que nos arrastra y en la que desde su origen navega nuestra misma constitución. En este sentido no hay peor constitución que la que simula una realidad que no es ( Ferdinand Lasalle: ¿que es una constitución? ). Y como prueba palmarla de lo que se dice es la reciente venta por 1 euro del Banco Popular, cuya pacífica aceptación por unos y otros, cuando no alabanza, arrambla con los principales institutos de nuestro ordenamiento jurídico: la soberanía, el estado de derecho y el estado social, la propiedad privada, etc.

    Lamentablemente nuestros fiscales son seleccionados entre personas de memorización y biblioteca cuando quizás lo quien ahora necesitásemos fueran heroes intrépidos rebeldes y creativos.

    Volvemos sin remedio al Leviatan de Hobbes, a la razón de estado de Maquiavelo, y a la servidumbre voluntaria de la Boetie y nos alejamos del “homo homini dei” de Spinoza.

    Una y otra vez nos negamos a mirar la historia y sus causas profundas, por ello cual Sisifo nos vemos obligados a repetirla.

    Saludos

  2. Dan Evans
    Dan Evans Dice:

    Enhorabuena por el artículo. Espero que la institución consiga acomodo y que algún día tengamos un Fiscal General del Estado que defienda la institución. Por el bien de los fiscales y del resto de ciudadanos.

    Saludos

  3. O, farrill
    O, farrill Dice:

    Enhorabuena a la autora no sólo por su artículo, sino por su valentía a la hora de poner negro sobre blanco las muchas (demasiadas) debilidades del mundo de la Justicia, cuya ineludible reforma ya he comentado en varias ocasiones. También mi felicitación a Teilhard porque pone el dedo en la llaga en su brillante comentario. En efecto, todo tiene una relación con los modelos de sociedad y el nuestro (occidental) todavía deja mucho que desear por mucho que se nos publicite siempre señalando que los hay peores. Quizás el problema es que hemos tocado techo y estamos en plena caída después del choque. Ocurrió con los ángeles que se creyeron Dios. Hemos creado toda una mitología democrática que se nos escapa entre los dedos o se derrumba ante la prueba de sus consecuencias. Tenemos miedo a la verdad y la mentira hipócrita se ha apoderado del sistema para maquillar convenientemente los hechos. Nos estamos haciendo trampas en el solitario como sociedad incapaz de asumir ( y en consecuencia exigir) responsabilidades. La sociedad “anómica” que describía muy bien Dalmacio Negro es la que tenemos, más volcada en el hedonismo festivo que en el enfrentamiento de los problemas de todos. Unas vacaciones sustituyen a otras y, en el intermedio, el circo tecnológico nos tiene entretenidos.
    A pesar de todo el ser humano -espero- sabrá sacar conclusiones sobre su captura mediática y política, para construir con nuevos materiales una sociedad más justa, racional y equilibrada para afrontar el futuro.
    Un saludo.

  4. misael
    misael Dice:

    Gracias a la autora por su brillantes post.
    Lamentablemente el deterioro de nuestra democracia no hace sino agravarse por momentos.

    Cuando zp llegó al poder fue cuando me di cuenta lo fragil de nuestra democracia. Aquel le dió la vuelta, cual calcetín, a algunos postulados democráticos. ¿ Qué tal la ley del divorcio, que aceleró la desunión de muchas parejas, base de muchas familias y base a su vez de una sociedad estable y libre ? ¿ Qué tal la ley de violencia de género que convirtió al varón heterosexual en bulto sospechoso ? ¿ Qué tal la amonestación pública de la ministra De la Vega a la presidenta del TC, Mª Emilia Casas ? ¿ Qué tal imponer una ley de memoria histórica, que pretende que el estado tenga una historia monotemática ? ¿ Sigo ? Todas esas zetapeicas “adquisiciones” aún permanecen y han pasado al formar parte del imaginario colectivo.

    Ya se vio que nuestra joven, y prontamente corrupta democracia, y no hablo de chavos, no tenía buenas raíces, buenos fundamentos: la sola voluntadm del que detentaba el cargo del presidente del gobiernom daba al traste con figuras jurídicas que jamás hubiéramos pensado fueran violadas: la propiedad privada, la independencia judicial, la presunción de inocencia, la igualdad ante la ley, etc.

    Así las cosas, sólo nos queda ver como todo se va precipitando. Ayer teníamos una justicia mejor que hoy, y hoy mejor que mañana. Cuidado! que ya andamos sobre cascotes.

Los comentarios están desactivados.