Aún quedan juristas en Cataluña

Consumado el ataque al Estado de Derecho que supone la aprobación y publicación por las bravas de la Ley del referéndum en el Parlament catalán, así como la aprobación del referéndum ilegal creemos necesario hacer unas breves consideraciones sobre lo sucedido. La primera y más evidente es que los golpes de Estado del siglo XXI no se están dando a lo 23-F, con guardias civiles armados entrando en los Parlamentos si no a la turca, a la polaca o la venezolana, desde las propias instituciones, cuyo verdadero sentido y finalidad se retuerce y se desvirtúa. Por eso resultan más difíciles de reconocer y los problemas de legalidad –que son evidentes- se entrecruzan con los de legitimidad, dado que los Parlamentos, a diferencia de los guardias civiles, sí son elegidos democráticamente.

Desde este blog ya hemos explicado en una serie de entradas que en el Estado de Derecho no hay atajos y que ningún Parlamento puede saltarse las reglas del juego por mucha mayoría que tenga. Lo que sí puede hacer es cambiarlas por los procedimientos establecidos, y si no tiene la mayoría suficiente o carece de las competencias necesarias  tiene que conseguir los acuerdos y los consensos  políticos necesarios.

Afortunadamente siguen quedando juristas en Cataluña que dicen lo mismo que nosotros desde Madrid, lo que tiene mucho más mérito. Así queremos destacar la labor del Secretario General del Parlament de Catalunya, Xavier Muró que se ha negado a publicar el texto de la Ley en el diario oficial y ha dado orden a sus letrados de hacer lo mismo (aquí).

Por tanto, los juristas funcionarios del Parlament han defendido, como es su deber, la legalidad vigente, habiendo sido sustituido en las tareas que le corresponden por los propios diputados, que obviamente no son letrados del Parlament. También hay que recordar la postura del Consejo de Garantías Estatutarias ha sido muy clara en cuanto a que el procedimiento para la aprobación de la ley del referéndum es ilegal y vulneraba el Estatuto y la Constitución (aquí)

En todo caso, el espectáculo del día 6 de septiembre no ha podido ser más esperpéntico mostrando claramente que el abandono de las reglas de juego conocidas abre infinitas posibilidades al todo vale y al fin justifica los medios.

Desde Hay Derecho insistimos en que deben de utilizarse los innumerables recursos legales existentes en el ordenamiento jurídico español -y también europeo- que están a disposición tanto de los diputados de la oposición como de los funcionarios y técnicos que deseen ver amparados sus derechos y garantías. Todo ello con independencia de abordar de una vez la gravísima crisis política, institucional y democrática que esta deriva pone de manifiesto pero que es preexistente y que el Gobierno del PP se niega a reconocer.

En todo caso, toca estar en los próximos días a los funcionarios y profesionales que defienden la vigencia del Estado democrático de Derecho en Cataluña, como los funcionarios y juristas del Parlament o a los Secretarios de los Ayuntamientos donde se pretende celebrar el referendum. Desde Hay Derecho, todo nuestro apoyo y también nuestra admiración porque ahora mismo están en las trincheras donde se juega nuestro futuro- Los funcionarios de los Ayuntamientos son el siguiente dique que va a recibir la ola: los funcionarios del Ayuntamiento que en breve recibirán presiones para torcer la legalidad y aunque ya nos consta que Mataró, Tarragona, Santa Coloma de Gramanet y Castell-Platja d’Aro, al menos, se han pronunciado en contra de la cesión de locales.

Ahora bien, los funcionarios, los juristas y, en suma, los ciudadanos no pueden quedarse solos en la defensa del Estado de Derecho. Precisamente éste implica la cesión de la violencia, del recurso a obtener la justicia por la propia mano y del propósito a la prosecución de los intereses propios sin límites a unas instituciones que, a cambio, se compromete a administrar justicia, imponer sus resoluciones y actuar en interés del conjunto. Si el Estado renuncia a ello será el caos, porque no se puede exigir a nadie que sea un héroe. O  una tragedia, porque en el conflicto sin reglas ganará siempre el más fuerte…o el más decidido.

Nosotros no tenemos todas las claves de la política, de los delicados equilibrios e intereses que condicionan la compleja y lenta maquinaria del Estado. No sabemos si la pasividad de las instituciones responde a claves que se nos escapan. Pero, lamentablemente, aunque es preferible resolver los conflictos de una manera racional y consensuada, a veces es inevitable decir “basta”.

La intervención de Rajoy del pasado jueves es, en este sentido, esperanzadora: lo cortes no quita lo valiente y si en muchísimas ocasiones le hemos criticado duramente,  el contenido de este discurso es el correcto . Al menos en el terreno de las palabras no desmerece un editorial de Hay Derecho pues defiende que lo que no es legal no es democrático, que España no es una imposición ni una ocurrencia, destaca que la propia legalidad estatutaria catalana ha sido violada y ampara a los funcionarios afectados, y demuestra comprensión a los ciudadanos que se encuentren dolidos por declaraciones y actitudes injustificables y absurdas. Merece la pena ser leído (aquí)

En lo único en que no estamos de acuerdo es en que “nadie pudo imaginar jamás que asistiríamos a un espectáculo tan democráticamente deplorable”. Era perfectamente imaginable porque se lleva anunciado años sin ningún tipo de pudor y finalmente se ha hecho realidad. Esperamos que, apercibido ya de lo que ocurre de verdad, el Estado democrático Derecho sea capaz de ganar este envite.

 

 

 

7 comentarios
  1. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    Quieren irse para no repartir ni redistribuir su mayor riqueza con las regiones más pobres.

    En lugar de proponer cambiar las cosas -lo que haya que cambiar- juntos y en la dirección de la igualdad (social, cultural, territorial…), eligen irse.

    A pesar de que dentro de España durante siglos y siglos han logrado mucha mayor riqueza y desarrollo que las demás regiones, aun así es poco y quieren irse.

    Eso les importa la igualdad. A ellos ¡¡¡a los que se dicen de izquierdas!!!

    Los de ¿Esquerda? , los de CUP, incluso Podemos -que no rechaza el referéndum-: ellos, los que se dicen de izquierdas…, pero en verdad egoístas e insolidarios, quieren irse.

    Ni siquiera lo dicen claramente. Lo disfrazan de banderas y mentiras para irse.

    Responder
  2. M. Ayuso
    M. Ayuso Dice:

    Lo han hecho por su interés, nada más, como es natural y compresible por cualquiera. Para no perder su puesto en una batalla separatista condenada al fracaso. Basta ya de tonterías. Esto no tiene nada que ver con el Derecho ni con los juristas. España es una nación, y no depende de ley alguna. Como sabrán, las Constituciones dejan de regir mediante golpes de Estado o crisis. ¿Qué Constitución de las históricas españolas se respetó para aprobar la siguiente? ¿Y en Francia? No, España no es que esté unida por la Constitución o el Estado de Derecho, expresiones vacías. España existía antes de tales cosas y permanecería unida aún sin ellas.

    Dejen de hacer el ridículo afirmando una «causa sui» de proporciones bíblicas: España tiene una Constitución, que, además, creó España. No sean acomplejados, como todos los partidos de la infausta Transición, que no se atreven a afirmarlo para que les confundan con su causante, el franquismo del que son herederos y epígonos, en religioso consenso. Mañana la Consitución puede dejar de regir, ¿qué dirán entonces para impedir la sedición?, ¿alegarán otra ley o reglamento en su favor?

    Sea.

    Responder
  3. juanlui
    juanlui Dice:

    No sé donde lo escuché: la secesión catalana deriva de un sentimiento supremacista. Qué raro se hace escuchar eso, cuando en España lo supremacista viene encardinado en noticias relativas al Ku Kux Klan. Pero es que ahí están los medios patrios, tergiversando la realidad durante los últimos 40 años.

    Para mi la esencia de todo lo que ocurre en España se responde con una pregunta ¿ Son respetables todas las opiniones ? Para el españolito medio, sometido a una gran ración de adormidera, la respuesta, después de unos momentos de duda, será que sí. Y ahí está el error, porque no son respetables, ni CONSENTIBLES, aquellos grupos políticos ni personas que defienden posturas antidemocráticas y de destrucción del estado.

    En Cataluña hay muchas personas que defienden y defenderían más claramente sus principios constitucionales, si el estado, al que representa Mariano Rajoy, no les hubiera abandonado. Les abandonó cuando permitió la transferencia de competencias básicas y les volvió a abandonar, y meter el miedo en el cuerpo, cuando ante la promulgación de leyes fascistoides, como la de la rotulación de negocios, no movió ni un dedo.

    Entre todos la mataron y ella sola se murió.

    Responder
  4. Ramonet
    Ramonet Dice:

    Pretender reducir la solución del problema catalán a un punto de vista jurídico, es no haber entendido absolutamente nada (y no quererlo) de lo que sucede en Cataluña.

    He consulta este bloc para leer, des de un punto de vista científico, que análisis se hacían del problema catalán. Mi decepción ha sido mayúscula.

    Ninguna propuesta de solución más allá de la imposición y de mensajes implícitos catalanofóbicos, nada nuevo en el horizonte del nacionalismo español incapaz de negociar nada más allá de la imposición forzosa que tanto redito político da a las formaciones políticas que lo promueven en España.

    ¿Y luego se sorprende de lo que ocurre en Cataluña?

    Responder
    • Lole
      Lole Dice:

      Su decepción es obvia. Porque desde un punto de vista científico las pasadas acciones de los independentistas son insostenibles.
      Si usted esperaba una declaración sesgada, tipo CatDem, se ha equivocado de página.
      No sé en qué se basa usted para hablar de imposiciones y de catalanofobia. ¿Prejuicios?

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *