Crónica de urgencia de la manifestación de Barcelona

Estación de Atocha 7:00 AM. Mucha gente, casi todos con banderas. La mayoría entre 40 y 60 años, algunos con sus hijos mayores. No hay ninguna bandera catalana, pero no es tan fácil comprarla en Madrid. Hablo con alguna persona que piensa hacerlo en Barcelona para llevar las dos.

Esto es un AVE,  y predomina gente de aspecto más que acomodado -pero también los lectores de El País. Yo he comprado la Vanguardia, y leo el editorial que suplica al President que no haga la DUI, porque se ha descubierto que la independencia low cost no es posible.

Los anuncios de megafonia de RENFE  son todos en castellano, catalán e inglés.

Llego al bar y el ambiente es festivo -demasiado para mi gusto-: la gente habla muy alto y hay momentos que empiezan con los cánticos. Hablan por supuesto  de lo único: sobre la información que da La Vanguardia respecto de las manifestaciones, la preocupación por la posible violencia, la entrevista de Rajoy…

Yo también me pregunto qué es lo que va a pasar hoy. A pesar de los anuncios sobre las contramanifestaciones, me preocupa más el éxito de la convocatoria que la seguridad. Ayer estuve hablando con catalanes (de nacimiento o adopción) y no parece que haya que ser muy optimista: algunos no irán por desidia y otros por miedo. El miedo no es físico sino de exclusión. De hecho, la propia manifestación ha sido ya ha sido un motivo más de tensión. Unos amigos llamaron a sus “hermanos” catalanes para ir juntos y la conversación terminó tan mal que no vendrán ni unos ni otros. Otros llamaron a sus primos de Barcelona, no independentistas, que también escurrieron el bulto diciendo que se iba a filmar y que no querían ser señalados. Otros que me encuentro en el tren me cuentan que cuando llamaron a sus amigos de Barcelona para decirles que venían, estos se sorprendieron, porque apenas les sonaba la convocatoria y no les parecía significativa. Aunque son de origen alicantino y no independentistas, estaban tan saturados y desanimados que costó convercerles (irán).

También yo me pregunto si tiene sentido venir desde Madrid a esta manifestación: lo hacemos para apoyar a los catalanes que se sienten españoles y son tachados de malos catalanes (o de no catalanes) y por mi admiración poe Sociedad Civil Catalana, los convocantes, pero aún así tengo mis dudas.

Caminamos hacia el teórico inicio de la manifestación pero es imposible acercarse. Está todo colapsado por la gente, pasamos más de dos horas sin movernos. Los gritos: “Viva España” y “Visca Cataluña” son quizás los que más se han repetido. Hay muchos otros: “Que vote España”, y saltan; “Mossos sí, Trapero no”; “Puigdemont a prisión”;  ahora este: “Oe, oé, oé, oé, oé, oé”. Me empiezo a cansar del gentío, esto de las manifestaciones no es lo mío (y es agotador  estar de pie sin moverse).

Lo bueno de estar quieto es que puedes hablar con los de alrededor. Un chico joven, muy fuerte y moreno, que vive en Sant Feliu de Guíxols, me dice que allí la gran mayoría no son nacionalistas, que lo que se dice de Gerona es falso, pero también que la gente no dice nada para no crearse problemas.

Una señora dice que su hija es Mosso d’Esquadra y que hace 4 días que no se habla con ella porque tuvieron una discusión sobre la intervención policial del 1-O. Dice que su hija no es independentista. Hay más historias parecidas: no se manifiestan contra el independentismo porque saben que su trabajo y sus relaciones sociales podrían sufrir. Muchos habrían salido si estuvieran en su propia ciudad. Algunos han nacido en Cataluña, otros vinieron de otras zonas de España pero llevan muchos años aquí. Unas señoras de Barcelona se sorprenden de que haya venido gente de fuera, y hasta se emocionan y nos dan las gracias, lo que nos produce vergüenza. Esto no es el AVE: predomina gente de clase media, y los hay de todas las edades. Eso  sí, niños ni uno, y a mi me parece que los jóvenes – que los hay- están infra representados.

Agotados tras el madrugón y la ultra lenta procesión decidimos abandonar. Pasamos por el excéntrico Palau de la Música: el edificio es genial, precioso y de una extravagancia  casi humorística.  Pero también es hoy un monumento a la corrupción, un recuerdo más del sistema clientelar que nos ha llevado a todo esto.

Salimos por una calle trasera. En esa calle estrecha, ya solos, me doy cuenta de lo que va a ser el día de mañana. No son muchas, pero todas las banderas que cuelgan de los balcones son  esteladas. No resulta difícil de imaginar lo duro que va a ser volver a la rutina habitual para los que hoy están aquí tan animados, sonriendo y cantando. Volver a las relaciones difíciles con mucha buena gente, y a temer el matonismo de algunos malvados. En la soledad de esta calle estrecha y oscura, sin el apoyo de la masa, todo cambia y es fácil sentir incomodidad o miedo. Yo esta tarde estaré en Madrid pero a los que se quedan, no sé si el recuerdo de hoy les producirá satisfacción o amargura.

Por esas calles sin gente llegamos, pero tarde, a los discursos, que leo en el móvil mientras comemos un wok: de Vargas Llosa me gusta que recuerde que la opción de Cataluña no es ser cabez de ratón o cola de león, sino lo mejor de un gran país. De Borrell me gusta todo mucho, y especialmente su intransigencia con la manipulación informativa de los poderes públicos y su poca afición a la demagogia: nada de halagar las bajas pasiones de los manifestantes, sino todo lo contrario.

Unos amigos han quedado a comer con unos catalanes (por los cuatro costados) que conocieron trabajando en el extranjero, y también el subidón de la manifestación se disipa. Han dudado mucho si ir a la manifestación por la seguridad de los niños y se han quedado en sus afueras. No creen que la situación vaya a mejorar y se están planteando, también, irse de Cataluña. Dicen, por ejemplo,  que en los días pasados nadie ha comentado ni en el trabajo ni con los amigos nada sobre la manifestación, y que mañana tampoco se hablará de ello. En un momento dado se quejan de la balanza fiscal y de las autopistas de peaje. Me parece increíble es que estas dos cuestiones, necesitadas de estudio serio y seguramente de reforma, se hayan podido convertir en un “casus belli” en sentido literal, porque no hay que engañarse, la  situación es casi prebélica.

Después de comer paseamos hasta la playa de la Barceloneta: hace un día precioso,  con viento para que los veleros alegren el mar, y sol para que miles de personas disfruten de la playa. Nos sentamos en un banco: al lado, un matrimonio joven charla y de vez en cuando sus dos hijos menores de 10 años se acercan con sus patinetes o con su pelota de fútbol, descalzos. Aunque los  padres parecen extranjeros, viven aquí a juzgar por el uso que tiene la pelota. Al cabo de un rato nos preguntan si hemos estado en la manifestación y si ha habido mucha gente. Les decimos que sí, que según las fuentes de 350.000 a un millón. El es francés y ella habla un español perfecto, con un acento que localizo. Me dicen que no han ido a la manifestación porque tenían miedo por los niños, pero que nos agradece mucho que hayamos ido, sienten que les hemos sustituido. Llevan 11 años viviendo en Barcelona: para ellos es su ciudad, pero desde el referendum están pensando en que no se quieren quedar aquí.

De vuelta paramos en una panadería y tomamos un estupendo café con croissant. Cuando vamos a pagar una señora que estaba al lado charlando con el que despacha nos pregunta de donde somos y nos agradece que hayamos venido. De camino a la estación el taxista nos comenta que la ciudad está llena de gente,  y decimos que seguramente es por la manifestación. Dice que más gente aún tenía que haber venido, que era muy imporante, y que tenemos que venir a la próxima. Le comento que los que tienen que salir son ellos , los que viven aquí y me da la razón. Pregunto de donde es originalmente y me dice que es de Colombia, y que los latinos quieren ser españoles pero no todos, que una pequeña parte son ya independentistas.

Me alegro de haber venido, pero no me voy alegre. A pesar del éxito inesperado de asistencia, va a ser difícil que esto sea un punto de inflexión. O los callados se organizan y mantienen el pulso o revertirán a los mismo, y los planes de huida (las personas físicas tardan más que las jurídicas) se mantendrán.

10 comentarios
  1. Lucas
    Lucas Dice:

    Muchas gracias a Segis por tu preciosa y atinada crónica.
    Cuando resurgen amenazadoramente las peores fuerzas identitarias, me vuelven a la memoria y releo las palabras del gran sabio Julio Caro Baroja (Estudios Vascos, XII, San Sebastián 1984 y recogidas en “El Laberinto Vasco”
    , de donde las cito, bajo la rúbrica “Identidad en la derrota?”):
    “ Si hay una “identidad hay que buscarla en el amor. Ni más ni menos. Amor al país en que hemos nacido o vivido. Amor a sus montes, prados, bosques, amor a su idioma y sus costumbres, sin exclusivismos. Amor a sus grandes hombres y no sólo a un grupito entre ellos. Amor también a los vecinos y a los que “no son como nosotros”. Lo demás, es decir, la coacción, el ordenancismo, la agresividad, el lanzar las patas por alto, ni es “signo de identidad “, si no es entre energúmenos alcoholizados, ni es vía para construir o reconstruir un país que acaso pasa por la mayor crisis de su Historia y que está muy desintegrado desde todos los puntos de vista”.

    • Segismundo Alvarez Royo-Villanova
      Segismundo Alvarez Royo-Villanova Dice:

      Gracias, Lucas, muy bueno lo de Julio Caro Baroja. Nihil novum…

    • Rafael
      Rafael Dice:

      Como muestra de amor algunos gritan “a por ellos” (y se lo dicen a un grupo armado). Ese también es un grave problema de España que no se aborda y todo el mundo calla.

  2. Curro
    Curro Dice:

    Gracias Segis por el artículo y por haber venido a acompañarnos a los que nos sentimos tan abandonados.
    Creo que tienes toda la razón: parte de la Cataluña silenciosa y “silenciada” salió ayer. Ojalá muchos se atrevieran a manifestarse en su vida cotidiana, pero eso aquí no es fácil. Héroes hay pocos, por desgracia, incluso entre los que tienen el privilegio de poder permitírselo.
    Un saludo desde Bcn.

  3. Concha ocaña
    Concha ocaña Dice:

    …,En la soledad de esta calle estrecha y oscura, sin el apoyo de la masa, todo cambia y es fácil sentir incomodidad o miedo… así me imagino a los catalanes no partidarios de la sin razón. Muy bueno, Segis.

  4. Leticia
    Leticia Dice:

    Gracias, Segis, por tu cronica, espero que no de una muerte anunciada… La suscribo en su totalidad y añado, pues yo tampoco pude avanzar y también hablé con los de mi alrededor, que casi todo el mundo que estuvo alli, tambien era la primera vez que iba a una manifestación. La mayoria tiende siempre a esperar que otros arreglen nuestros problemas, y me parece que es una tendencia humana dificil de cambiar. Por suerte para ellos, como dices, no es posible la independencia low cost, y en muchos casos ya se empieza a ver que el dinero esta por encima de las ideas

    • José I.Braquehais García
      José I.Braquehais García Dice:

      En los años 1968 a 1973 viví en Barcelona donde nacieron mis tres hijos mayores,y leyendo tu crónica dudé si hablabas de Barcelona y de Cataluña.Fué Besalú(Gerona) donde comencé a ejercer mi profesión,y sólo me quedan los recuerdos de una tan entrañable acogida por parte de todos y especialmente por la familia del farmaceútico que aún la recuerdo con honda emoción.Se me ocurrió un día volver a verlos y el destino para algunos y la providencia para otros me deparó la triste alegría de ser el último y definitivo abrazo.Me enseñaron la increíble belleza de la belleza de esa tierra y la cordialidad y bondad de sus gentes.
      Luego fué la gran Barcelona,culta,laboriosa y abierta,donde encontré y dejé muy buenos amigos.Y ahora me pregunto,y os pido ayuda por no saber responder :¿Cómo puede haber ocurrido esto que tan fielmente describes en tu crónica?.
      Un fuerte abrazo.
      Luego gozé de la gran Barcelona,culta,laboriosa y abierta,y hasta me siento deudor p

      • Segismundo Alvarez Royo-Villanova
        Segismundo Alvarez Royo-Villanova Dice:

        La razón es un atavismo de nuestra condición humana: el miedo, el institnto de supervivencia nos hace especialmente vulnerables a las presiones del grupo, a las manipulaciones victimistas, a los deseos de venganza.
        Cito a Zweig: “Por mi vida han galopado todos los corceles amarillentos del Apocalipsis, la revolución y el hambre, la inflación y el terror, las epidemias y la emigración; he visto nacer y expandirse ante mis propios ojos las grandes ideologías de masas: el fascismo en Italia, el nacionalsocialismo en Alemania, el bolchevismo en Rusia y, sobre todo, la peor de todas las pestes: el nacionalismo, que envenena la flor de nuestra cultura europea” Siempre me ha impresionado que a pesar de ser perseguido por judío tuviera la visión tan clara de que el nacionalismo, ese agrupamiento histérico frente a “los otros” era el principal enemigo.

Los comentarios están desactivados.