¿Es este el requerimiento del art. 155 de la CE?

Concretamente, el presidente Rajoy ha manifestado lo siguiente tras el Consejo de Ministros de hoy:

“El Consejo de Ministros ha acordado esta mañana requerir formalmente al Gobierno de la Generalidad para que confirme si ha declarado la independencia de Cataluña, al margen de la deliberada confusión creada sobre su entrada en vigor.

Este requerimiento, previo a cualquiera de las medidas que el gobierno puede adoptar al amparo del artículo 155 de nuestra Constitución, pretende ofrecer a los ciudadanos la claridad y la seguridad que requiere una cuestión de tanta importancia.”

Es decir, se trata de un requerimiento en el que solicita una aclaración, mientras que el requerimiento en el que está pensando el art. 155 es un requerimiento para que la Comunidad Autónoma adopte una serie de medidas para remediar una situación que atenta a la ley o al interés general. Si esa Comunidad obedece y adopta las medidas solicitadas, no procede que el Gobierno adopte ninguna, lógicamente. Por eso dice la Constitución, “en el caso de no ser atendido”. Ese es el sentido del requerimiento exigido por la Constitución, dar una oportunidad más a la Comunidad para revertir la situación, porque, si no, no tendría ningún sentido esa exigencia constitucional. Pero para ello hay que indicarle precisamente lo que está mal y debe ser corregido, así como las medidas a adoptar; todo ello de manera motivada, por supuesto.  Y otra pregunta ¿Pueden hacerse juntos esos dos requerimientos?

¿Qué le está pidiendo Rajoy a Puigdemont? ¿Que simplemente aclare una manifestación que éste ha realizado o es algo más? De acuerdo con el 155 si contesta que se ha declarado la independencia tiene que requerir a Puigdemont para que la deje sin efecto inmediato. Le tiene que pedir que rectifique, “y en el caso de no ser atendido”, entonces sí, presentará al Senado las medidas a adoptar. ¿Está incluida esta segunda parte en el mismo requerimiento?

Antes de pronunciarnos, esperemos a ver el texto íntegro del requerimiento, como buenos juristas y gente seria que somos.

10 comentarios
  1. Ignacio Gomá Lanzón
    Ignacio Gomá Lanzón Dice:

    Pues parece ser que finalmente se trata de un requerimiento propio del artículo 155, contra lo que de las primeras informaciones de los periódicos parecía deducirse.
    Aquí lo pueden ver:
    https://www.dropbox.com/s/1jnwmr24q5cur39/Consejo%20Ministros%2011-10-2017.pdf?dl=0
    Hay un primer requerimiento de aclaración de qué es lo que ha perpetrado por Puigdemont que debe contestarse hasta el lunes y si no se contesta o se dice que sí es la independencia, entonces tiene hasta el jueves para retractarse y de no hacerlo, 155.
    SInceramente, me parecía más probable una contestación de Rajoy a la gallega, pero me place constatar que no es así.
    Ese doble requerimiento condicionado como el de las resoluciones de las compraventas en las que se les notifica que si no se paga en dos días se entenderá automáticamente resuelto el contrato.

    Responder
  2. O'farrill
    O'farrill Dice:

    Los gobiernos de Cataluña ha estado haciendo cosas que, en mi modesta opinión, no habrían sido aceptadas a los demás. Es lo de siempre: el artº 14 de la C.E. interpretado “a posteriori” según convenga. Como su enumeración sería larga y están en la mente de todos, no hace falta explicitarlas. Desde hace mucho tiempo el artº 155 (que tampoco supone una declaración de guerra) debería haberse activado y evitado todo lo que ha venido después. Al no estar desarrollado (afortunadamente nos ahorramos trescientos artículos de redacción) su aplicación es simple: requerimiento previo por mandato del Parlamento (que es quien autoriza el Estatuto y por lo tanto el funcionamiento de las CC.AA.) por parte del gobierno. Tal requerimiento ya es un detalle de cortesía (como los del Tribunal de Cuentas) para que enmiende los “errores”. Si no se ha hecho en un plazo de tiempo se mueve el banquillo y se interviene el gobierno para que continúe la prestación de servicios públicos y para la convocatoria de elecciones inmediata. Eso sí, revisando las actuaciones anteriores y, en su caso, poniéndolas al servicio de la Fiscalía para establecer las posibles responsabilidades penales.
    Dicho esto, en la situación en la que estamos, el análisis de lo que se esconde detrás del comunicado y sus consecuencias jurídicas, sólo nos revela que se intenta ganar tiempo. Que no hay muchas ganas de aplicar el 155 (por las razones que sea) y que algunos acontecimientos, como el mensaje del jefe del estado o las manifestaciones contra la independencia, han forzado la reacción del gobierno, así como el posicionamiento del PSOE. Las tripas del ave sólo son interpretadas por quienes conocen el oráculo divino (los pactos y acuerdos existentes desde hace lustros).

    Responder
      • O'farrill
        O'farrill Dice:

        Hoy leo en la prensa digital (El Confidencial/ Vozpopuli) que, en el caso de ser contestado negativamente el requerimiento del gobierno español al supuesto (para mí hace tiempo que ha perdido toda la legitimidad) presidente de la Generalitat , sería suficiente para entender “que no ha pasado nada” y se consideraría al Sr. Puigdemont y a su gobierno “indultados”, siendo interlocutores válidos para las negociaciones posteriores. Sin comentarios, pero pido la misma “prudencia” para cualquier infracción por nimia que sea. Y es que seguimos aferrándonos a algo inexistente: el estado de Derecho.

  3. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    “Quan el que manen perdem la vergonya, els que obeeixen perdem el respecte”.

    Dice el Maestro Sun:

    “La guerra es el asunto más importante para el Estado. Es el terreno de la vida y de la muerte, la vía que conduce a la supervivencia o a la aniquilación. No puede ser ignorada”

    Eliminar este reflejo de nuestra cosmología social ha sido y es un aspecto fundamental de los estrategas de la Deconstrucción. Es fácil ver quiénes están en un lado y en otro.

    La Guerra –la contienda– se estructura en Cinco factores. En el Sun-Tzu clásico estos factores son.
    La Virtud, seguida, por este orden, del Clima, Topografía, Mando y Disciplina.

    Nunca se debe comenzar la Contienda sin estar en posesión de la Virtud. Hacerlo es receta segura para la derrota porque es la Virtud lo que permite la Cohesión entre Mando y Ciudadanía. Desde la virtud estamos –en la vida y en la muerte– sin temor. Al lado de lo justo, de la verdad.

    Es curioso que esta contienda se inicia en un momento en el cual la percepción de la Corrupción de gran parte de nuestras estructuras Políticas –nuestro mando– está en un punto álgido incluso sabiendo que ni siquiera ha comenzado a salir a la luz la corrupción real. La elección del momento para este rebrote de Urgellisme no es casual.

    Nuestra sociedad concreta, la de hoy, ha sido educada y empujada desde los medios culturales del Poder Social para Carecer de Criterios de Virtud. Evidentemente esto lo hacen quienes desean destruirla desde dentro y desde el poder.
    El gran pecado de Kant fue ese: Recordar que hay criterios de Virtud universales y por tanto una obligación pre política para el Poder. Una forma de ver toda la filosofía posterior a Kant es verla como un esfuerzo del Poder para poder tener las manos libres de las ataduras de la Virtud.

    Pero la Ciudadanía –fíjense en quién usa “pueblo” y quién “ciudadanía”– tiene aún clara conciencia de la verdad y de la mentira y por ello se sorprende cuando desde el Mando no se recurre a la Virtud para establecer la defensa de la Sociedad como conjunto de ciudadanos libres e iguales.

    El debate actual no se establece en el Campo de la Virtud sino en el del Derecho que es solo un instrumento del Poder Social, un mecanismo.
    El Derecho debe basarse en la Virtud y hoy no lo hace. Al contrario, se ha diseñando precisamente para que no lo sea y en ocasiones el Propio Derecho se Demuestra como un instrumento de Deconstrucción social.

    En la operación que nos ocupa, aún no se han comenzado a usar las poderosas armas de las que dispone quien ocupa el terreno de la Virtud si bien parece que el Gobierno de España ha comenzado a hacerlo tímidamente. Méndez de Vigo –¡Ay, cuando la prudencia es pecado!– ha comenzado a balbucear acerca de la Naturaleza Inmoral del sistema público de Enseñanza vigente en Cataluña. Una tímida voz en defensa de la infancia deseducada por la Inmoralidad Intrínseca del Nacionalismo.

    Por contra, La Corona sí ha ocupado sin rubor el territorio moral y ha dado una señal clara de que sabe de estrategia y de liderazgo moral más que otras instituciones del Estado. Es curioso que la Iglesia, los Obispos españoles, han sido incapaces de ofrecer una posición Moral clara.
    El Papa, Jesuita al fin y al cabo, también lo ha hecho. La unidad es un bien moral y material.

    El liderazgo, nadie se confunda, es una Virtud Moral o no es. Y el liderazgo estratégico es inviable desde la Inmoralidad.

    Creo que si no les permitimos desfallecer estaremos ante una oportunidad de arreglar algunos de los defectos inauditos de esta constitución.
    La falta de exigencia de Lealtad, por ejemplo. El predominio de la No-Virtud es letal.

    Saludos

    Responder
    • Jesús Casas
      Jesús Casas Dice:

      Ay! Sr. Oquendo. Virtus, además de un pueblo extraordinario de las Merindades de Burgos es una cualidad políticamente incorrecta porque en vez de lo que su etimología indica (ver esto, por el elenco https://es.glosbe.com/la/es/virtus) “virilidad” de “vir” de donde varón es algo de lo que no se puede hablar. Vir bonus, bonus et diligens vir, son expresiones que le condenan a uno al ostracismo de quienes ignoran la importancia de saber qué significan de verdad las palabras. Entendí que el Sr. Tena estaba investigando e iba a publicar sobre el asunto, pero no lo he visto. Una vez más, no puedo sino estar de acuerdo con lo que Ud. ha escrito.

      Responder
  4. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Buenas tardes.
    Lo que no he visto a casi nadie decir con claridad es esto: el Presidente Puigdemont y un grupo de diputados han dado ya un golpe de estado a su propio golpe de estado. Me explico:
    El art.4.4 de la no-Ley del referéndum indica que el Parlament y no el President deberá proclamar la independencia.
    La cuestión no se ha sometido a votación, luego el Parlament no se ha pronunciado conforme a su propio Reglamento.
    Sin embargo, Puigdemont ha asumido el mandato del “referéndum” y declarado in voce la independencia (ni Franco hizo eso en las Cortes de entonces).
    Ocho segundos más tarde dijo que pediría al Parlament la suspensión, pero no lo hizo ni se sometió a votación, como tampoco se votó la independencia, lo que tampoco estaba en el orden del día de la convocatoria, y no hubiera podido ser votado, salvo que en Cataluña no rige el estado de derecho desde hace tiempo.
    Sin votación pero con declaración NO suspendida, y por tanto en delito flagrante del President, se reunen extraparlamentariamente un grupo de diputados encabezados por Forcadell, Puigdemont y Jonqueras y se atribuyen la condición de “legítimos representantes del pueblo de Cataluña” lo que en sí mismo debe ser otro delito, y activan la no-Ley de transitoriedad en sus propios términos (transitoria o adicional tercera, mírenlo). Ese documento es una prueba penal.
    Finalmente, hacen como que no se enteran, porque son torticeros o no se enteran porque son romos.
    Luego llega el requerimiento del 155 (disponible desde el miércoles, luego el post estaba un poco cojo). Es una obra maestra política aunque me cueste admitirlo, pero las semanas próximas serán difíciles si Puigdemont no recula, pero ahora la responsabilidad es suya y el requerimiento no admite un “depende”.
    Lo que hace falta es aplicar el Derecho, todo el Derecho en su plenitud. No veo el sentido a que nos preguntemos aquí si Hay Derecho ( con mayúscula) (permitidme la primera persona del plural puesto que este es el único lugar de la Web en el que he aceptado publicar y participar) y luego queramos laxitud ante el advenimiento de una dictadura en una región.
    Lo que hace falta es una comisión de la verdad para que puedan hablar en Cataluña todos aquellos cuyos derechos fundamentales y civiles han sido sistemáticamente violados en un régimen de terror sofisticado so capa de tolerancia. O nos van a dar muchos más golpes de hoz!

    Responder
  5. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Y me atrevo a afirmar que no se votó nada en el Parlament el martes no porque no estuviera en el orden del día, sino porque hubiera ganado el “no” a la proclamación de independencia, que es un hecho no contemplado en la goebbeliabas o stalinianas no-leyes antes citadas, que parten de un sí o sí. El “referéndum” sólo fhe puesta en escena estilo Kim-Jong o Maduro para blanquear el sepulcro.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *