Momentos decisivos: elecciones, el artículo 155 y su ejecución

El pasado viernes hacía yo un largo hilo de tuits (se puede ver aquí) en el que exponía mi particular visión del problema catalán hasta ese momento y en concreto de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, cuyo anuncio se preveía para el día siguiente. Señalaba en él que una aplicación del artículo 155 “de mínimos” -expresión que se había usado varias veces como opción deseable- no podía entenderse sino en el sentido de que las medidas tenían que ser proporcionales y adecuadas a la situación que trata de resolver, pero no como algo puramente testimonial o para cubrir el expediente que no solucione nada o incluso sea contraproducente. La fuerza coactiva del Estado debe usarse cuando proceda y sin fallar, porque si no se destruye la propia esencia del poder. Por eso me parecieron un error político -por muy profesionales que fueran- las actuaciones policiales del 1-0: no consiguieron en la práctica parar el referéndum y sirvió a los sediciosos para hacerse propaganda.

La aplicación por el gobierno del artículo 155 no fue, sin embargo, de mínimos en el sentido formal, dado que previó medidas que iban más allá de la simple convocatoria de elecciones para enero, como indiscretamente Carmen Calvo dejó caer. Había mucho más: cese del ejecutivo catalán, limitaciones al Parlament, control de mossos y medios de comunicación públicos, lo que evidencia que el gobierno español ha comprendido que el reto al que nos encontramos no es de índole representativa sino de legalidad, por lo que antes de la convocatoria es preciso restituir mínimamente el Estado de Derecho lo que, en la situación actual, no significa anular leyes inconstitucionales (cosa que se ha hecho) ni sancionar conductas penales (que también se ha hecho y se hará), sino simplemente parar la dinámica de unas estructuras de poder catalanas que han decidido presentar una oposición directa, frontal, colectiva y casi física a la normativa vigente contra la cual ni sentencias ni negociaciones (que no sean capitulaciones) son remedio alguno.

Por eso yo me he manifestado en contra de una aplicación del 155 limitada a la convocatoria de elecciones. Convocar unas nuevas elecciones inmediatamente significaría tanto como mandar un mensaje a la población que dijera: “habéis votado mal, es preciso hacerlo otra vez, hasta que lo hagáis bien”, lo que además de no ser demasiado correcto puede no solucionar problema alguno: si simplemente se repitiera el resultado de las últimas elecciones lo único que habríamos conseguido es aplazar el problema. Por supuesto, si el resultado fuera otro totalmente distinto quizá se mejorara la situación, pero ni eso lo podemos asegurar ni tampoco nos encontramos aquí con un simple problema de gobierno –en el que pueden entrar en juego diferentes intereses políticos a corto plazo- sino ante un verdadero problema de Estado que exigirá soluciones de Estado, con visión a largo plazo. Por supuesto, ha de haber tarde o temprano elecciones -como muy tarde, en seis meses- pero esperemos que sea en otras condiciones.

Por eso mismo me está preocupando una especie que corre por las redes que es la posibilidad de que Puigdemont en estos días que quedan hasta la aprobación por el Senado de las medidas del artículo 155 pudiera convocar elecciones. Elecciones de acuerdo con lo establecido en la ley, que luego oportunamente se podrían convertir en plebiscitarias, constituyentes o cualquier otra cosa vigente o suspendida que permitiera alargar un poco más el culebrón. De hecho, en algunas noticias se señala que ello podría paralizar la aplicación del art. 155 (aquí y aquí) aunque Albiol parece decir lo contrario.

Desde luego, si yo estuviera en el lugar de Puigdemont es lo que haría, porque eso me permitiría tener un mayor plazo para enredar, me liberaría de las garras de la CUP de momento, seguiría en funciones una larga temporada y quizá evitaría la aplicación del artículo 155 si las ganas de que pase de ellos este cáliz impele a nuestro dirigentes a procrastinar un poco y encima quedar como unos grandes negociadores que han logrado resolver el problema acudiendo a las urnas. Por eso creo que aunque se produjera esa convocatoria creo que sería preferible que la aplicación del artículo 155 siguiera adelante anulándola o asumiéndola si se considerara posible.

Porque como decía antes, el problema que tenemos no es de gobierno, es de Estado. Es necesario restablecer las condiciones de seguridad jurídica y libertad necesarias para que el voto sea libre y desalojar del poder a personas claramente insumisas. Como dice en un reciente artículo García Domínguez, “sin la máquina de lavar cerebros de las madrasas de la Generalitat, sin los medios de comunicación del Movimiento funcionando a toda máquina durante las veinticuatro horas del día, y sin los centenares de chiringuitos insurreccionales financiados con cargo al Erario, esto volvería a parecer un sitio normal de la Europa civilizada en cuestión de meses. Por eso los que dentro de la sala de máquinas de la asonada todavía conservan la cabeza encima de los hombros, el cínico Mas por ejemplo, son tan sabedores de que perder ahora el control de la Generalitat significaría perder la partida”. Lo transcribo porque lo suscribo. Por supuesto, unos pocos meses no dan para solucionar los problemas de fondo de Cataluña, pero quizá si sirvan para desactivar las redes políticas clientelares que contaminan, entre otras cosas, el libre ejercicio del derecho de voto.

Por tanto, desde mi punto de vista, el control de la Generalitat es estratégicamente la acción más importante para desactivar la operación separatista. No el separatismo, claro. Y, obviamente, ha de hacerse bien y con todas las consecuencias. Eso significa que no se puede decir eso de que “me duele a mí más que a ti” o lo de “preferiría no aplicarlo”, en expresión que ya he usado alguna otra vez en este blog. Lamentablemente el Estado tiene por delante una labor enormemente difícil y arriesgada no sólo porque pueda haber movilizaciones callejeras, que ya se están anunciando, sino por la resistencia que previsiblemente pueda presentarse por parte de funcionarios o todavía peor, por mossos de escuadra, que no desobedezcan pero boicoteen las disposiciones que adopte el nuevo ejecutivo. Por eso, desde mi punto de vista, las personas encargadas del ejecutivo provisional catalán deberían, en primer lugar, estar en Cataluña y también ser de Cataluña. Las medidas que se adopten no pueden tomarse desde Madrid. Sería muy positivo que además se tratara de un órgano colegiado compuesto de personas de diversas tendencias ideológicas o de los diversos partidos constitucionalistas implicados y quizá incluyendo alguno con una mayor sensibilidad nacionalista: esto generaría mayor unidad, corresponsabilidad y daría un claro mensaje de que la cuestión no lo es de gobierno, sino de Estado, y se transmitiría además la sensación de que en este asunto se va a llegar a donde haya que llegar.

Conste que no quiero mano dura. Participo de la opinión de mi hermano Fernando expresada en su post de ayer: no se trata de castigar a Cataluña por sus malas acciones, ni sancionar una región rebelde, por otra parte muy querida para mí. Entre otras cosas porque no es “Cataluña”, sino una parte de su ciudadanía la que se comporta así. Se trata, simplemente, de que impere la ley, pero es imprescindible transmitir a quienes quieren impedirlo la idea de que se va a hacer todo lo que sea necesario y de que no va a ocurrir como con el referéndum que teóricamente no se iba a celebrar pero que finalmente se celebró, aunque fuera de aquella manera. Si el adversario es conocedor de que uno tiene “voluntad de vencer (querer), libertad de acción (poder) y capacidad de ejecución (saber)”, que es lo que se exige en los manuales de estrategia para vencer, tenemos mucho adelantado.

¿Qué precio vamos a pagar por ello? No lo sé, es una incógnita. Quizá, como dice Jabois en “Date un capricho”, se trata de una revolución de ricos que quiere darse el capricho de sentirse bolcheviques durante un mes y que ha arrastrado a mucha gente que cree que no tendrá factura cruzar el río con el escorpión encima y que cuando haya de pagarla los ricos ya habrán trasladado sus sedes. Y ya se ha empezado a pagar, precisamente con el traslado de estas sedes. Quizá si el precio se empieza a mostrar en toda su evidencia la razón vuelva a imponerse. Si no, habrá un precio alto que deberá pagarse si quiere mantenerse el entramado constitucional que tanto nos ha costado conseguir.

En los próximos días pueden ocurrir muchas cosas. Incluso que Puigdemont comparezca en el Senado y haga alguna propuesta que pudiera modificar los términos del 155. Me encantaría que fuera así, pero lo dudo porque el marco incumplidor en que se ha situado no parece permitirlo. Pero, como decía al final del hilo de tuits que antes enlazaba, creo que, si se resuelve bien, esta crisis puede reforzar nuestras instituciones porque en definitiva, “crisis” no significa otra cosa que “decisión”. Sólo hay que decidir bien. Y estar dispuesto a llevar a cabo la decisión.

Abierta la convocatoria para el hackathon del programa #HackTheJustice

Para la segunda edición de #HackTheJustice, que tendrá lugar del 17 al 19 de noviembre en el Madrid International Lab, los organizadores buscan 50 pioneros, agentes del cambio con ganas de mejorar la Justicia, que quieran dedicar una tarde de viernes, un sábado completo y una mañana de domingo a desarrollar en equipo tecnología para mejorar nuestra Justicia y el Estado de Derecho.

Las ideas que serán desarrolladas tienen unos objetivos tan necesarios como mejorar el funcionamiento del turno de oficio, luchar contra la violencia de género, hacer más comprensibles sus obligaciones y derechos al ciudadano, apoyar al exportador en el conocimiento de las normas comerciales o proteger al consumidor en sus compras de E-commerce (consultar ideas).

El Hackathon comenzará el viernes 17 y acabará el domingo 19 de noviembre y se celebrará en el Madrid International Lab, que está en la calle Bailén de Madrid 41. Los equipos serán multidisciplinares y por ello se buscan profesionales, con o sin experiencia de estos perfiles: juristas (abogados, notarios, jueces, etc.), programadores, diseñadores gráficos, creativos, profesionales del marketing, etc.

El objetivo es generar unos prototipos de herramientas informáticas (web o apps). Durante el Hackathon, everis pondrá a disposición de los participantes conjuntos de datos abiertos; Amazon Web Services (AWS) ofrecerá a cada equipo $100 de créditos promocionales en su plataforma y varios expertos, apoyarán a los equipos para que logren alcanzar sus metas.

Un nutrido jurado formado por relevantes profesionales del mundo de la Tecnología y del Derecho será quien juzgue las aplicaciones y decida los ganadores después de que cada equipo presente su prototipo.

 

Toda la información sobre #HackTheJustice está disponible en la página web del Instituto de Innovación Legal: bases legales, fechas, horarios y lugar de celebración puede consultarse aquí: https://institutodeinnovacionlegal.com/justiapps2017/hackathon/

 

Abierta la convocatoria para el hackathon del programa #HackTheJustice

Para la segunda edición de #HackTheJustice, que tendrá lugar del 17 al 19 de noviembre en el Madrid International Lab, los organizadores buscan 50 pioneros, agentes del cambio con ganas de mejorar la Justicia, que quieran dedicar una tarde de viernes, un sábado completo y una mañana de domingo a desarrollar en equipo tecnología para mejorar nuestra Justicia y el Estado de Derecho.

Las ideas que serán desarrolladas tienen unos objetivos tan necesarios como mejorar el funcionamiento del turno de oficio, luchar contra la violencia de género, hacer más comprensibles sus obligaciones y derechos al ciudadano, apoyar al exportador en el conocimiento de las normas comerciales o proteger al consumidor en sus compras de E-commerce (consultar ideas).

El Hackathon comenzará el viernes 17 y acabará el domingo 19 de noviembre y se celebrará en el Madrid International Lab, que está en la calle Bailén de Madrid 41. Los equipos serán multidisciplinares y por ello se buscan profesionales, con o sin experiencia de estos perfiles: juristas (abogados, notarios, jueces, etc.), programadores, diseñadores gráficos, creativos, profesionales del marketing, etc.

El objetivo es generar unos prototipos de herramientas informáticas (web o apps). Durante el Hackathon, everis pondrá a disposición de los participantes conjuntos de datos abiertos; Amazon Web Services (AWS) ofrecerá a cada equipo $100 de créditos promocionales en su plataforma y varios expertos, apoyarán a los equipos para que logren alcanzar sus metas.

Un nutrido jurado formado por relevantes profesionales del mundo de la Tecnología y del Derecho será quien juzgue las aplicaciones y decida los ganadores después de que cada equipo presente su prototipo.

 

Toda la información sobre #HackTheJustice está disponible en la página web del Instituto de Innovación Legal: bases legales, fechas, horarios y lugar de celebración puede consultarse aquí: https://institutodeinnovacionlegal.com/justiapps2017/hackathon/