¡Compremos productos catalanes!

Imaginemos que en Cataluña se produjera repentinamente una enorme catástrofe natural, un terremoto o un tsunami que arrasara con todo su territorio, que dejara a la intemperie a multitud de personas, que arruinara las vidas, negocios y futuro de tantas y tantas personas inocentes.  Qué duda cabe de que tal desgracia provocaría de inmediato en toda España una reacción de pesar, solidaridad y deseo de ayudar a todas esas personas para que el dolor fuera menor y para que pudieran recuperarse cuanto antes. Y sería la actitud correcta y más humana.

Pues bien, Cataluña en estos momentos se encuentra azotada por una catástrofe, no natural sino artificial, pero cuyos efectos pueden ser tan demoledores como aquélla: un nacionalismo radical y profundamente antidemocrático ha decidido romper con el Estado de Derecho, incumplir las leyes que nos protegen a todos de la tiranía del poder ilimitado y lanzarse de cabeza a un delirio separatista enajenado por completo de racionalidad.

Esto, que tiene consecuencias políticas que han sido y seguirán siendo abundantemente comentadas en el blog, ya está afectando dramáticamente a las vidas y las economías domésticas de todos los catalanes, y es previsible que lo haga con mucha más dureza en los meses futuros. Una economía, la catalana, que en el año 2017 iba a recuperar el nivel anterior a la crisis , se está desplomando por momentos y se encuentra ahora en peligro de recesión, con todo lo que eso significa: despidos, cierre de empresas, ejecuciones bancarias por impago,  jóvenes con su futuro profesional restringido cuando no perdido del todo, ansiedad y angustia… Pobreza.  Un “desastre económico sin paliativos” a medio plazo, en palabras de un ex conseller de Artur Mas. La odiada crisis que creíamos haber superado.

Una catástrofe económica artificial generada por una deriva antihistórica, antieuropea y completamente estúpida amenaza a Cataluña y a los catalanes. Ante esto, ¿cómo debemos responder desde el resto de España? ¿Cuál será nuestra actitud?  Es inevitable que, en un primer momento, nos asalten un cúmulo variado de emociones, muchas veces contrapuestas entre sí. Las catástrofes las provocan en grado sumo. Pero aunque nos dejemos llevar por ellas, podemos y debemos elegir cuáles de esas emociones han de regir nuestro comportamiento.

No optemos por las emociones del resentimiento, el despecho, la venganza o la tristeza, negándonos a consumir productos o servicios que vengan de Cataluña para generar un boicot económico. Hay otras emociones igualmente poderosas y mucho más positivas que nos llaman en estos momentos de crisis: la empatía con tantas personas y familias a las que lamentablemente les esperan tiempos duros, sueños rotos, esfuerzos de tantos años que se truncan y un futuro económico peor, en vez de mejor; la conciencia de que esto es una catástrofe generada por unos señoritos aprendices de brujo que han jugado a ser luchadores por la libertad, que ya está afectando a millones de personas, y que en nuestra mano está no agravarla, sino, por el contrario, contribuir a suavizarla en la medida de lo posible.

España, ha dicho con toda justicia Josep Borrell, no tiene quien le escriba. No tenemos, o lo tenemos de manera muy imperfecta, un relato común que nos una a partir de los sentimientos, que nos explique por qué es mejor seguir caminando juntos en vez de separados. Quizá es que ese relato debamos escribirlo entre todos, y ahora se nos presenta una oportunidad de demostrar nuestro deseo de hacerlo. Para los que pensamos y sobre todo sentimos que España, a pesar de tantas cosas (a veces madre y siempre madrastra, que dijo el poeta) merece la pena como proyecto de convivencia y prosperidad comunes, estos meses dramáticos han de ser una llamada sin matices a la solidaridad activa.

Compremos productos catalanes, porque miles y miles de personas que viven de sus negocios lo necesitan. Hay unos compatriotas, los que viven en Cataluña, en grave peligro, pasando angustia diaria y con un futuro ennegrecido, y necesitan nuestra respuesta. “…Ayúdennos y rescátennos a los de a pie, a los que dudamos por nuestros modestos ahorros, por nuestro trabajo, por nuestros hijos. De verdad, estamos con el agua al cuello, enterrados en la nieve, esperando una ayuda que no llega y deseando que todo esto pase, que se acabe de una vez.”, esto se ha escrito en un artículo de La Vanguardia titulado expresivamente: Help!!.

Compremos productos catalanes, porque debemos combatir junto con la buena gente que hay en Cataluña a los radicales extremistas que forman una parte del movimiento separatista, para los cuales, cuanto peor vaya todo, mejor, dado que su objetivo último no sería la secesión, sino la imposición de un régimen totalitario y xenófobo, para lo cual necesitan destruir la democracia y fomentar el caos.

Compremos productos catalanes, porque si, además de los sentimientos utilizamos la cabeza, la caída económica de Cataluña va a afectarnos a todos muy negativamente, como su prosperidad hasta hace pocos meses nos ha estado beneficiando.

Compremos productos catalanes, porque, como dice Manuel Jabois, al final la mayoría de los que han provocado todo esto saldrán indemnes, y pagarán los de siempre.

Compremos productos catalanes, porque siempre los ha habido y los sigue habiendo de enorme calidad, la cual solamente se logra con ímprobos esfuerzos y sacrificios durante muchos años por parte de los que los producen, y lo que cuesta años levantar puede ser destruido en pocos meses.

Compremos productos catalanes, demos un mensaje efectivo de apoyo y empatía (y de inteligencia), hagamos público que los compramos en conversaciones y redes sociales (#yocomproproductoscatalanes), impliquémonos cada uno en la medida de nuestras posibilidades.

Porque la única alternativa a ayudar es no ayudar, y esa negativa no puede ser una alternativa, compremos productos y contratemos servicios catalanes.

 

18 comentarios
  1. Isaac Ibáñez
    Isaac Ibáñez Dice:

    Este artículo, a día de hoy, me parece muy inoportuno. No se puede comparar esta catástrofe artificial con las naturales. Las naturales son, por regla general, imprevisibles y/o inevitables.
    La aplicación del artículo 155 CE trata de ayudar a superar esta catástrofe artificial y, sin embargo, ya se están produciendo voces discrepantes en el Partido de los Socialistas catalanes (los del famoso y nefasto tripartito de la ominosa época de Zapatero, de ruina económica y política para España).

    Ahora no toca fomentar el consumo de productor catalanes ni lo contrario.

    Centrémonos en lo que ahora toca y que expresó ayer Frances de Carreras:

    “Pulso al Estado, simplemente

    Es esencial restablecer el orden constitucional en Cataluña sin ceder en nada”

    https://elpais.com/elpais/2017/10/17/opinion/1508256850_414894.html

    “Salirse del lío en que estamos será complicado, pero nos saldremos si el Gobierno tiene clara una cuestión fundamental: que lo previo es restablecer el orden constitucional en Cataluña sin ceder en nada, que en esta labor se tienen que utilizar todos los medios legales necesarios, y que una vez cubierta esa fase, si algo hay que reformar, no debe ser para satisfacer a los nacionalistas catalanes sino porque así lo necesitan y acuerdan todos los españoles. Si esto lo tiene claro el Gobierno, la solución no será fácil pero está ya al alcance de la mano”.

    Responder
    • DOLORES LOPEZ RUIZ
      DOLORES LOPEZ RUIZ Dice:

      Completamente de acuerdo Isaac. No toca ahora este asunto, aunque comprendo y comparto lo que dice Gomá. pero no es el momento de iniciar esta campaña.

      Responder
  2. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    UNA REVOLUCIÓN “EFICIENTE Y SOLIDARIA” DESDE CATALUÑA : LA REACCIÓN DE LOS CONTRIBUYENTES
    Los graves problemas actuales de nuestro régimen autonómico, creo que se deben al desconocimiento y por lo tanto, a la falta de preparación de la ciudadanía y de gran parte de los dirigentes políticos, sociales y medios de información, ante el enorme reto que nos planteaba este proceso de unificación europea, que ha permitido que la situación se deteriore hasta extremos inimaginables, como el caso de Cataluña.
    Mientras los grandes países europeos pasaban a convertirse en una especie de provincias de un nuevo Estado, para asegurar el futuro económico y social de sus pueblos, nuestro país continuó un proceso contradictorio con las obligaciones que había asumido como socio de un proceso de integración política y económica generando, en paralelo a la creación de nuevos órganos y funciones supranacionales con sus costes correspondientes ,una estructura territorial inadecuada e inviable económicamente y desarrollando una fragmentación legal contraria a los fundamentos económicos y al régimen constitucional comunitario.
    El sistema autonómico (que si se reconvierte nos parece tan fundamental como el resto de administraciones), tal como evolucionó, sin orden ni control, se ha acabado convirtiendo en un sistema obsoleto, ineficiente, ruinoso para los ciudadanos y fuente de escándalos continuados al aflorar, sin descanso, todo tipo de casos de despilfarro de recursos, de corrupción y de incompetencia en buena parte de nuestra geografía.
    La idea de Ximo Puig de hacer unos nuevos” Pactos de la Moncloa para cambiar el modelo territorial”, aunque tardía, sería solo útil si en la comisión se les da una voz preferente a los que se han quejado de su funcionamiento, los empresarios y los contribuyentes y menos responsabilidad han tenido en su construcción. Si no es así , en manos de ellos y sus expertos, seguramente nos costará todavía más , aunque con un envoltorio más atractivo.

    Responder
  3. Segismundo Alvarez Royo-Villanova
    Segismundo Alvarez Royo-Villanova Dice:

    Yo creo que el post es totalmente oportuno. La estrategia de los (malos) políticos es ganar poder a través del enfrentamiento, y hacer creer que ellos SON los catalanes: así consiguen que estos se agrupen a su alrededor y que los no catalanes consideren a estos ( y no a los políticos corruptos y/o iluminados) el problema.
    Gracias Fernando

    Responder
  4. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    LA INDEPENDENCIA : LOS BENEFICIARIOS Y LOS “ OTROS”

    Hace ya bastante tiempo, un conocido me preguntó si la independencia de Cataluña nos iba a sacar de la crisis económica y le contesté que dependía ¿ A donde vendes tus productos? y me contestó a Madrid, País Vasco , Valencia.. y una buena parte, aquí.
    Le contesté que, si al día siguiente, los madrileños, valencianos y vascos te compran más te irá mejor y si te compran menos, peor, salvo que los catalanes te amplíen las compras. Y lo mismo pasará con Cataluña. Las ventas las determinan los clientes no los políticos .
    Otra cosa, son los “ mediáticos” dirigentes y los sectores amigos, de la cultura, de la información, de la economía, del derecho y de la sociedad… que se beneficiarán inmediatamente. ( + los que aspiran a colocarse en el nuevo régimen).
    Para ellos, el sistema ya les va bien, así es lógico que lo vendan sin defectos, beneficiándose de que a “la política” todavía no le ha llegado la normativa de protección del consumidor.
    Por poner un ejemplo de lo anterior, en el ABC del 17-9-17,en un artículo sobre las televisiones autonómicas, en la sección de Cataluña recogía el dato de que mientras Mediaset tenía 1.266 trabajadores para toda España , TV3 tenía más de 2.000 para solo el ámbito catalán. Aun así, estaba tocando fondo, el pasado mes de abril con un 9,6% de cuota.* La solución para salir del bache, según el CAC, era que necesitaban cerca de 137 millones complementarios. No se les ocurrirá echar a la dirección, reducir gastos y cambiar la línea partidista. Tal vez porque a ellos no a los contribuyentes, ya les va bien.

    * De un articulo en EL ECONOMISTA del 7/2/17 “ La televisión catalana TV3 dispara sus costes de personal y gasta más que Mediaset y Atresmedia”… CCMA matriz de TV3 ha elevado un 33% desde 2012 el gasto de personal hasta 159,6 m. en 2015 a pesar de la caída de la audiencia de un 20,28 % desde 2012.. Mediaset, 83,4 m y Atresmedia, 44,97 m son los gastos de personal de 2015.

    Responder
  5. Fernando Gomá Lanzón
    Fernando Gomá Lanzón Dice:

    Gracias por los comentarios. Leyendo algunos y sus puntos de vista, me reafirmo en que no es que sea oportuna una visión de este tipo, que llama a la ciudadanía y no al poder, el cual tiene sus propias obligaciones, es que se requieren con urgencia y de manera reiterada muchísimos más mensajes como el que refleja el post. Como éste de Borrell: https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/borrell-no-boicoteen-productos-catalanes_94211_102.html. O éste: https://www.elimparcial.es/noticia/182289/opinion/contra-el-boicot-a-los-productos-catalanes.html. O éste: https://blogs.elconfidencial.com/espana/matacan/2017-10-18/el-boicot-a-los-catalanes_1462579/.

    Responder
  6. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    He seguido comprando productos de la Tarraconensis Hispanica. Faltaría más. La gente no tiene la culpa porque, como decía Tocqueville hace casi 200 años, ………..”tendrán que votar lo que les digan”. Trescientos millones año cuesta el montaje creador de opinión y clientela Indepe.

    Lo que nos concierne a todos es que las Taifas levantiscas llevan 40 años sin supervisión real ni limpieza de fondos. Si alguien espera que no haya nada problemático bajo esa incuria estructural que se vaya buscando medicación.

    Damos toda una lección a los griegos solo con una Cataluña que, mucho antes de la cacicada escapista que acaban de organizar sus élites políticas,…………………… oculta los fondos y las cuentas de 65 Entes Públicos. (Nota 1)
    Y no ha pasado nada.
    Ni un solo Inspector de Transparencia pública se ha quejado. ¡Si Varoufakis lo hubiera sabido!!

    Esto sucede en una región cuyos gobernantes han manejado miles de millones blanqueados fruto de la Red de Extorsión más importante del mundo occidental. (Ver en YouTube la declaración jurada de Reixach en el parlamento autonómico)

    Me temo que si empezamos a levantar alfombras el mundo volverá a asombrarse.

    Saludos

    PS. http://www.abc.es/espana/abci-generalitat-oculta-tribunal-cuentas-fondos-65-entes-201710160349_noticia.HTML

    Responder
    • Jesús Casas
      Jesús Casas Dice:

      Pues ya ve, Sr. Oquendo, que he encontrado donde discrepar. Las felonías y crímenes en grado de inducción, tentativa y comisión de algunos políticos catalanes (y no tan catalanes, porque algunos de Podemos y confluencias están más allá del límite) no serían tan graves si una parte no menor (aunque no la mayoría) de la sociedad catalana no se hubiera dejado arrastrar por el adoctrinamiento y propaganda hacia la ceguera cerril en la que se encuentran. Ayer comprábamos una botella de aceite de primera prensada. Mismo precio, la de Jaén, por supuesto.

      Responder
  7. JAVIER TRILLO
    JAVIER TRILLO Dice:

    Comparto con entusiasmo la brillante iniciativa “contracorriente” de mi amigo Fernando y discrepo abiertamente de los que la tachan de inoportuna. No confundamos las cosas. El “problema catalán” no se va a resolver así y el obvio que la aplicación del artículo 155 CE es ya inevitable. Pero esta inicial premisa no nos debe llevar al enfrentamiento, sino todo lo contrario, con la mayoría de la sociedad civil catalana, principal víctima de ésta deriva independentista. Cataluña ha sido secuestrada por una “banda” de pseudopolíticos mediocres e irresponsables y entre todos tenemos que hacer lo posible por rescatarla. Y aunque la primera reacción pueda ser de legítimo rechazo de todo aquello que viene de allí, también allí viven y respiran como nosotros muchas personas de bien, que son los que realmente lo están pasando mal. Yo tengo un hermano en Barcelona desde hace muchos años y muchos amigos y compañeros y no quisiera abandonarlos a su suerte. Esta es una emergencia nacional y como tal hay que enfocarla y tratarla, y en eso se asemeja mucho a una catástrofe natural. De ese modo desmontaríamos una más de tantas falacias esgrimidas como argumentos por los independentistas, como es el victimismo del “España no nos quiere”. No es el momento de analizar la existencia real de esa supuesta desafección, incluso si, de existir, ha sido “ganada a pulso” por muchos catalanes, a base del constante lloriqueo. Es el momento de apostar por ayudar a los rehenes de “Catalbanya”. Bravo Fernando!!

    Responder
    • Isaac Ibáñez
      Isaac Ibáñez Dice:

      Estimado Javier:

      No me gusta que me encasillen en ningún bando. He escrito claramente que “Ahora no toca fomentar el consumo de productor catalanes, NI LO CONTRARIO”.

      Que cada uno haga lo que mejor estime, sin adoctrinamientos de ningún tipo.

      Sigo sosteniendo la inoportunidad del artículo, porque sería posible que por el buenísmo y tibieza que caracteriza a algunos de nuestros conciudadanos, al socaire del post se volvieran “locos” y fomentaran un desaforado aumento del PIB catalán y que los “jordis” y la horda de descerebrados que les siguen (por eso del probado adoctrinamiento que a través de la mala educación que con el dinero público les han dado y con el atontamiento producido por los medios de comunicación públicos catalanes) vocearan a los cuatro vientos que ese aumento de la productividad es una clara consecuencia del triunfo de los “seres superiores” respecto a la España tonta que hasta la fecha les ha estado robando.

      No nos distraigamos.

      Responder
  8. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    EL BOICOT Y LOS OTROS
    Si añadimos a la publicidad y subvenciones a los medios otros conceptos (coste de las televisiones y medios oficiales, compra institucional…) parece evidente que se han destinado un buen montón de los recursos de los contribuyentes a favorecer la causa independentista.( + control educativo , cultural…)
    Aun así, según el barómetro del C.E.O. de la Generalitat publicado a final de marzo de este año, el 48’5% de catalanes votaría contra la independencia y el 44’39%, a favor. Pero en la de Metroscopia-EL PAIS, incluye una respuesta importante, si la independencia comportara la salida automática de la UE (como es evidente), el porcentaje de los contrarios ( 49%) se ampliaría al 53% y la de los favorables( 44%) descendería al 40%.
    Si el resto de promesas las sometemos al análisis de los expertos: el brillante futuro para los pensionistas, un nivel de paro parecido a Austria, estabilidad financiera y presupuestaria, un país como Dinamarca en nivel de vida y gestión pública ..y pedimos que nos aclaren los costes del nuevo estado y por ejemplo, la presión fiscal que soportarán sus ciudadanos, seguramente estas diferencias se irán ampliando y a más velocidad cuanta más gente vaya pensando que todo es un cuento y más aún si intuye que es un fraude.
    Si después de tanto control de medios , educación y cultura hay una base tan grande entre el electorado contraria a la independencia y que se ampliaría con una mejora de la información ,quiere decir que “ los otros” son bastantes más Lo que pasa es que como muchos de ellos tienen trabajo profesional y/o empresarial de producción de bienes y servicios y no tienen tiempo ni ganas para hacer continuas manifestaciones ni tampoco aspiraciones de colocarse y/o beneficiarse con el nuevo régimen, no salen en las televisiones . El boicot perjudicaría fundamentalmente a “los otros” que continúan siendo solidarios e intentando mantener los mismos vínculos de siempre. Estoy con Fernando que no se les puede defraudar.

    Responder
  9. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    D. Fernando, por mi parte quisiera estar de acuerdo con lo que Ud. propone, pero no puedo. Padece cierto síndrome de estocolmo, dicho en el mejor de los sentidos, como buena es la intención de su escrito. Para empezar, los productos “catalanes” son los que tengan una denominación de origen protegida o similar en esa Comunidad Autónoma, y no todos los que las empresas con sede social en Cataluña (¿Todavía queda alguna?) venden. No existen “productos catalanes” en la Unión Europea ni en la Organización Mundial del Comercio, existen productos españoles. ¿Comprar productos de una compañía española con sede en Cataluña si no se ha manifestado expresamente contra la ruptura desleal y criminal de la convivencia constitucional? NO. Con mayúsculas. Del resto, muy particularmente de los valerosos empresarios que llevan tiempo pronunciándose con claridad, como el Presidente de la Cámara de Comercio de España, como siempre, si son de calidad y a buen precio, pero cualquier contrato que implique prestaciones bilaterales (y acabo de revisar uno) que quedan bajo la incertidumbre de las medidas de facto que el Govern y el Parlament quieran tomar, además de la llamada a la desobediencia de más de un grupo radical, debe ser dejado en el cajón para firma hasta que veamos si la contumacia de estos políticos y de una parte de esta sociedad reflexiona sobre la situación a la que nos han llevado, incumpliendo la Ley y las sentencias, la garantía de nuestros derechos y libertades, realizan donativos y cubriendo con oro de nuestros impuestos a organizaciones que ya deberían haber sido judicialmente disueltas. La totalidad de España ya ha consentido suficientemente el victimismo vasco y catalán concediendo fueros e inversiones que sólo han recibido menosprecio a lo largo de la Historia (no la mentira histórica inventada por ellos). Esperemos de los catalanes que actúen como chilenos o japoneses ante este tsunami y no como haitianos (dicho sea con todo afecto a los haitianos), esto es, que se pongan manos a la obra (“a la reina”) ellos los primeros para acabar con esta barbarie que ya ha ido demasiado lejos.
    Mi propuesta es más matizada: va Ud. a comprar un producto de una empresa catalana porque le “agrada”, mire la Web y vea si hay una manifestación expresa contra el independentismo. Si no la hay, no lo compre. Si la hay, adelante. Medias tintas, no compre. Los bancos con sede en cataluña no se fueron con claridad, se fueron porque el lunes de la semana en que lo hicieron estuvieron a punto de tener que ser intervenidos. ¿Qué sufre el PIB de toda España? Ya nos recuperaremos. De peores hemos salido. Esta crisis constitucional no va a servir de nada si todo sigue igual y la amplísima clase media española no exige de todos (de las autoridades y también de sus conciudadanos, sean empresas o particulares) el cumplimiento de nuestros deberes. Lamento no estar de acuerdo al 100% con Ud., pero ya ve que no estoy tampoco en desacuerdo.

    Responder
  10. Pablo
    Pablo Dice:

    Nunca me han gustado los boicots, pero en estos meses el mayor daño al independentismo han sido los cambios masivos de sede social de empresas, y estos se deben al miedo a los clientes. Conozco empleados del Sabadell y la Caixa en Madrid, y esos días hubo retiradas de millones de euros en las oficinas. Si no lo hacen acaban intervenidos. La principal motivación para la independencia de Cataluña es económica. Simplemente no compartir los ingresos fiscales con regiones más pobres y al mismo tiempo, eso sí, seguir conservándolas como mercado. En Cataluña había y habrá engañados que se piensan que van a seguir vendiendo al mercado español y europeo como ahora, y manteniendo las ventajas de la ciudadanía europea que da el tener la nacionalidad española. Pero ahora ven que no, que eso no sería así.

    Responder
  11. Gonzalo Atela
    Gonzalo Atela Dice:

    Magnífica iniciativa.
    Esto es, ciertamente, lo que no esperan los fanáticos facistoides. Vivimos en un escenario lose – lose, no lo hagamos peor. El boicot solo refuerza a los fanáticos.
    Gracias Fernando!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *