¿Presos políticos?

Durante las últimas semanas, los líderes del bloque secesionista, con la colaboración de Unidos Podemos a nivel nacional (entre otros), han tratado continuamente de incorporar la expresión “presos políticos”  al lenguaje político cotidiano. Este discurso repetitivo, que comenzó con el ingreso en prisión preventiva de Jordi Sánchez (presidente de ANC), y Jordi Cuixart (presidente de Òmnium Cultural), ha terminado instándose definitivamente después que la juez Lamela ordenase la semana pasada el ingreso en prisión de los ocho exconsellers de la Generalitat que no han huido de España.

En la época de los tweets (y retweets), los memes virales y los discursos políticos low cost, los principios goebbelianos son más efectivos de lo que nunca antes habían sido. Y la famosa frase atribuida al ministro de propaganda de la Alemania nazi –si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad-, constituye hoy el motor de una buena parte del discurso político. Por tanto, aún confiando en que la inmensa mayoría de los ciudadanos de este país cuentan con la madurez y lucidez suficientes para descartar la idea de que Oriol Junqueras pueda ser un preso político, no está de más aclarar la cuestión.

Lo primero que conviene tener claro es la definición de preso político. Según la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (ver aquí la Resolución 1900), para que persona privada de su libertad personal pueda ser considerada como un preso político debe concurrir alguna de las siguientes circunstancias: (i) que la detención haya sido impuesta en violación de una de las garantías fundamentales establecidas en el Convenio Europeo de Derechos Humanos; (ii) que la detención se haya impuesto por motivos puramente políticos sin relación con ningún delito; (iii) que por motivos políticos, la duración de la detención o sus condiciones sean manifiestamente desproporcionadas con respecto del delito del que la persona ha sido declarada culpable o de la que se sospecha; (iv) que por motivos políticos, la detención se produzca de manera discriminatoria en comparación con otras personas; (v) o, por último, que la detención sea el resultado de un procedimiento claramente irregular y que esto parezca estar conectado con motivos políticos de las autoridades.

Los cinco supuestos a los que se refiere la Asamblea tienen un denominador común: la privación de libertad, las circunstancias en que tiene lugar o la ausencia de garantías, deben tener su origen en motivos políticos. Y desde luego, analizando el supuesto concreto que nos ocupa, no se da ningún elemento –ni objetivo ni subjetivo- que pueda llevarnos a pensar que en España existan presos políticos. Lo que sí hay, como algunos han apuntado de manera muy elocuente, son “políticos presos” (ver aquí o aquí), porque aquí, desde luego, el orden de los factores sí altera el producto.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que todos los exconsellers que acaban de ingresar en prisión preventiva –y también los Jordisestán siendo investigados por la posible comisión de delitos específicamente tipificados en nuestro Código Penal. Y no está de más recordar que esta norma no es fruto del capricho de un estado opresor, sino que fue democráticamente aprobada por las Cortes mediante la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, y modificada posteriormente en varias ocasiones, con las mayorías previstas en el artículo 81 de la Constitución.

Centrándonos en el delito más grave de los que se imputan a los miembros cesados del gobierno catalán (el delito de rebelión), veamos la redacción del tipo penal (art. 472): Son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente para cualquiera de los fines siguientes: 1. º Derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución. […] 5. º Declarar la independencia de una parte del territorio nacional” (art. 472). Es fácil observar que el tipo penal se refiere única y exclusivamente a hechos, pero en ningún caso a la ideología u orientación política de la persona que pudiera llevar a cabo los mismos. Por tanto, ninguna relación existe entre el delito de rebelión y el ejercicio de derechos fundamentales de contenido político, tales como la libertad de pensamiento, conciencia y religión, la libertad de expresión e información o la libertad de reunión y asociación. Y lo mismo podemos decir respecto de los demás tipos penales en liza: sedición, malversación y otros delitos conexos.

Si viajamos en el tiempo a una época de nuestra historia recordada de manera constante (casi obsesiva) por los mismos que hoy se rasgan las vestiduras por el ingreso en prisión preventiva de los líderes separatistas, encontramos un claro ejemplo de norma cuya aplicación podía conllevar –y de hecho conllevó- la existencia de presos políticos. Me refiero a la la Ley de Responsabilidades Políticas, de 9 de febrero de 1939 (ver aquí), en la que se declaraban “fuera de la Ley” una serie de partidos y agrupaciones políticas (entre otros, Esquerra Catalana, Partido Socialista Unificado de Cataluña o el Partido Socialista Unificado de Cataluña), se declaraban “responsables políticos” a quienes hubieran desempeñado cargos directivos y se preveían determinadas sanciones, incluidas las limitativas de la libertad de residencia (extrañamiento, confinamiento, destierro o relegación a las Posesiones africanas).

Pablo Iglesias nació en el año 1978 (como nuestra Constitución), Irene Montero en 1988 y el célebre Gabriel Rufián en 1982. Yo soy el más joven (nací en 1989), y afortunadamente, los cuatro hemos tenido la suerte de nacer en un Estado social y democrático de Derecho. Hemos tenido la oportunidad de pensar y expresar nuestras opiniones de manera libre, militar en el partido político que tuviéramos por conveniente y, en definitiva, ejercer nuestros derechos políticos en el más amplio sentido del término. Por tanto, seamos sensatos y mínimamente rigurosos en el análisis.    

En segundo lugar, conviene aclarar que los investigados que ha ingresado en prisión provisional lo han hecho en virtud de un auto dictado por un juez independiente, imparcial y predeterminado por la Ley. Si alguien pudiera tener alguna duda sobre este extremo, le animo a lea las 19 páginas del Auto dictado la semana pasada por la juez Lamela (descargar aquí), para comprobar que no existe, entre los numerosos argumentos esgrimidos por el órgano judicial, ni una sola referencia a las ideas políticas o a la forma de pensar de los investigados.

Y ni que decir tiene que a pesar de que los investigados puedan estar o no de acuerdo con la resolución judicial que les ha conducido a prisión, lo cierto es que todos ellos han dispuesto y disponen de todas las garantías que nuestra Constitución les reconoce (presunción de inocencia, utilización de los medios de prueba para su defensa, derecho a no declarar contra sí mismos y a no declararse culpables) y por supuesto, tendrán la opción de recurrir la resolución ante el órgano judicial que corresponda, en el legítimo ejercicio de su derecho de defensa y conforme a lo previsto en la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Cuestión distinta es la opinión que las resoluciones judiciales puedan merecernos desde un punto de vista técnico-jurídico, pues aunque éstas deban ser acatadas en modo alguno están exentas de crítica. De hecho, en este blog se han publicado tanto opiniones favorables a la prisión preventiva de los Jordis y la libertad provisional de Josep Lluis Trapero (ver aquí), como opiniones contrarias al auto que ordenó la entrada en prisión preventiva de los exconsellers de la Generalitat (ver aquí). Incluso hemos llegado a plantearnos –yendo más allá del criterio de la Fiscalía- la posible responsabilidad penal de los 72 diputados que votaron a favor o se abstuvieron en la votación secreta que tuvo lugar el pasado 27 de octubre en el Parlament (ver aquí).

Como sobradamente conocen los lectores del blog, nuestro Estado de Derecho adolece de múltiples defectos en su funcionamiento. El sistema es manifiestamente mejorable. De hecho, si todo fuera perfecto y nada hubiera que objetar respecto de nuestras Instituciones, Hay Derecho ni tan siquiera existiría. Pero una cosa es opinar a favor o en contra de una resolución judicial, desde un punto de vista jurídico, y otra muy distinta es cometer la enorme irresponsabilidad de negarle toda bondad al sistema en su conjunto. Con esto quiero decir que, aun en el caso de que el auto de la juez Lamela se hubiera equivocado en sus razonamientos jurídicos, esto no significaría que los investigados hubieran ingresado en prisión por motivos políticos. A día de hoy, no existe ningún dato o evidencia que nos permita concluir que las condiciones de la detención hayan sido manifiestamente desproporcionadas, que haya habido discriminación en comparación con casos similares o que en el procedimiento seguido no se hayan respetado las garantías y derechos de los investigados.

Por último, resulta significativo que los ingresos en prisión hayan llegado en el momento más inoportuno desde un punto de vista político, y probablemente, en el peor momento posible para los intereses electorales del partido de gobierno, y a la postre, del bloque constitucionalista. Como señalaba Victoria Prego el pasado día 2, es más que probable que esta decisión judicial “encienda los ánimos de los soberanistas y complique mucho el desarrollo de la campaña” (ver aquí). Y en esta misma línea se situaba el contundente Editorial de El País del día 3, apuntando que “la contundencia de la justicia, paradójicamente, favorece a la causa independentista en su lógica victimista” (ver aquí). Desde luego, el tempo que está siguiendo por el Poder Judicial, en clara contraposición a los intereses del Gobierno, conduce igualmente a desechar la teoría de la conspiración.

A pesar de todo, que nadie tenga la menor duda de que los tres representantes electos a los que me refería antes seguirán repitiendo hasta la saciedad que en España hay “presos políticos”, quizás por negligencia o tal vez de manera dolosa, es decir, tratando deliberadamente de difundir una afirmación objetivamente falsa y sin ningún fundamento. Las consecuencias electorales de esta forma de proceder están por ver, pero el daño a las Instituciones es incalculable. Mientras tanto, desde las páginas de este blog seguiremos defendiendo el Estado de Derecho, desde la imparcialidad, independencia y rigor que se nos exigen cada día.

El pasado 8 de octubre, Josep Borrell pronunció en su ovacionado discurso (ver aquí) una frase que para muchos ha pasado inadvertida, pero de un inmenso y profundo significado. Ante los gritos de “Puigdemont, a prisión”, el expresidente del Parlamento Europeo exclamó: “No gritéis como las turbas en el circo romano, a prisión van las personas que dice el juez que tienen que ir”. Pues eso, lo que sirve para unos sirve para otros: que tomen nota los que estos días se dedican a pedir repetidamente la liberación de los “presos políticos”.

 

*Rectificación: el post ha sido modificado en su párrafo 8º, a fin de eliminar cualquier referencia a Alberto Garzón, Diputado del Grupo Parlamentario de Unidos Podemos. 

35 comentarios
  1. Mª del Rosario
    Mª del Rosario Dice:

    Me gusta mucho su artículo porque me hace sentir cosas bonitas. Es genial que exista gente con tanta sapiencia jurídica y siendo tan joven, y qué buen juicio. Ha desmontado todos los argumentos de estos descarados, qué insolencia el considerarse presos políticos, con la que está cayendo, haber si lo arreglamos.

    Usted sí que sabe, gracias.

    ¡Viva Borrell, todo un referente de nuestra democracia! Ojalá hubiese muchos como él. Otra cosa sería.

    Un beso.

    • MFB
      MFB Dice:

      Estimada María del Rosario. Muchas gracias por sus palabras. Me alegro de que le guste el post. Un abrazo

    • MFB
      MFB Dice:

      Estimado Gauffre: le agradezco mucho su comentario. Acabo de modificar el post y he puesto una nota de rectificación al final. Disculpe el error.

  2. Rafael
    Rafael Dice:

    Leyendo su comentario llego a la conclusión de que en Venezuela tampoco hay presos políticos, ni en Turquía.
    “Juez predeterminado”: si el fiscal actúa sabiendo qué jueza está de guardia para que se quede con el asunto, hay posdeterminación.

    • MANUEL NOVAL PATO
      MANUEL NOVAL PATO Dice:

      Creo que sería interesante que leyeras el artículo entero. Sobre todo cuando se dice: “Si alguien pudiera tener alguna duda sobre este extremo, le animo a lea las 19 páginas del Auto dictado la semana pasada por la juez Lamela (descargar aquí), para comprobar que no existe, entre los numerosos argumentos esgrimidos por el órgano judicial, ni una sola referencia a las ideas políticas o a la forma de pensar de los investigados”.

      Gracias

      PD.- Y por cierto la Fiscalía actúo en cuando se proclamó la DUI

    • MFB
      MFB Dice:

      Estimado Rafael: ¿podría ser tan amable de desarrollar la idea? Me gustaría saber exactamente de qué parte de mi post se podría extraer que en Venezuela y Turquía tampoco hay presos políticos.

      Un abrazo.

    • Rafael
      Rafael Dice:

      Según el comentario “están siendo investigados por la posible comisión de delitos específicamente tipificados en nuestro Código Penal”. Lo mismo se dice, siempre, en cualquier país: todos los encarcelados están siendo investigados o han sido condenados por delito tipificado en el Código Penal. Como argumento no sirve porque no evita que se usen procedimientos e interpretaciones legales para encarcelar a alguien por motivos de cualquier calado.

  3. jose luis mazón costa
    jose luis mazón costa Dice:

    Esas prisiones preventivas son la obra del fanatismo españolista que presta un pésimo servicio al Estado de Derecho y a la propia unidad de España.
    Ni existe rebelión en toma de acuerdos meramente documentales a lo sumo prevaricación que no conlleva privación de libertad ni riesgo de fuga en quienes voluntariamente acuden al juez ni peligro de reiterar infracciones ligadas a un puesto público que ya no tienen. Un despropósito es ese encarcelamiento que por añadidura alimenta el voto indepentista. Por supuesto que en estas circunstancias estos personajes temerarios son sacrificados como presos políticos de un uso dictatorial del derecho penal. Mirad como el Supremo no aprecio el riesgo de fuga con Forcadell. Este país sigue siendo dirigido por personajes de la España de charanga y pandereta devota de Frascuelo y María de espíritu burlón y alma quieta amantes de sagradas tradiciones y de sagradas formas y maneras hasta que le llegue su hundimiento. Que llegará y estas cosas crean masa crítica. Pobre España.

    • David Fdez.
      David Fdez. Dice:

      Lo que sí son “de charanga y pandereta” son los comentarios de iluminados sabelotodos que en tres líneas despectivas se despachan un auto de una juez de la audiencia, alardeando de su incapacidad lectora al no asimilar lo que dice el autor del post sobre los “requisitos” para ser preso político, y concluyendo que estos señores lo son… porque sí. ¡Olé!

      • Rafael
        Rafael Dice:

        Mismamente, la detención se ha producido de manera discriminatoria en comparación con otras personas (requisito para ser preso político).

    • Rosa Ana Dulanto Banda
      Rosa Ana Dulanto Banda Dice:

      Rafael: pero no por las mismas personas, no por el mismo tribunal. La discrepancia entre jueces es parte inherebte de este Estado de Derecho tan denostado, imperfecto sí, como dice la nota, pero existente al fin y al cabo: en este país HAY Estado de Derecho, al contrario de lo que se quiera hacer pensar. Ejemplo de esta libertad, siempre ajustada a una ley y una normativa que permiten eso, la interpretación, se pueden ver todos los días: a unos una multa más baja y a otros más alta, unos a prisión preventiva y otros no, a unos se les desahucia y a otros no, un tribunal autonómico dicta una sentencia y una instancia superior la revoca, etcétera. ¿A alguien se le había ocurrido alguna vez decir que esto hace que el Poder Judicial es por ello autoritario, interesado, fascista, antidemocrático, manipulado, “vengativo”? No, o pocas veces, pero ahora parece que el tremendismo está de moda.

    • Francisco
      Francisco Dice:

      Permítame usted un comentario si tiene la suficiente modestia para aceptarlo,soy un ciudadano español que hace más de 50 años vive en Cataluña y como usted comprenderá las cosas del independentismo catalán las vivo en primera línea.Estas detenciones no le van a dar ni un voto más ni un voto menos al independentismo,porque en Cataluña todo son “faves contades” o dicho de otra manera como se dice en catalán ” de tants caps tants barrets”(de tantas cabezas tantos sombreros) esto quiere decir que el separatismo son los que son y ni uno más,precisamente el problema que han tenido y por eso no han podido llegar a la independencia es que la gente como yo no les hemos apoyado porque estamos escarmentedos de lo que pasó anteriormente con los estatutos.Está muy bién que una juez los haya encarcelado entre otras cosas porque los separatistas y así nos lo hacían saber, estaban convencidos que nunca entrarían en prisión porque conseguirían la independencia por el apoyo de la UE,pero los hechos son tozudos.Espero que no le moleste este comentario de un fanático españolista.

  4. Isaac Ibáñez
    Isaac Ibáñez Dice:

    Hasta para el más tonto de los tontos queda claro que no son presos políticos, son (presuntamente) delincuentes comunes que han cometido delitos de los más graves que tipifica nuestro código penal y que pretenden hacer saltar por los aires el Estado de Derecho.

    Hoy recoge el diario El País la última desfachatez de este indecente (Puigdemont). Una de ellas, demuestra claramente su talante antidemocrático: “Si las elecciones son normales y en libertad, con respeto a todas las elecciones, si se puede aplicar el programa de los independentistas, entonces el Gobierno será legítimo… y tendrán que hacer frente a un Gobierno que quiere aniquilar nuestra lengua, arruinarnos… tendremos que reconstruir las bases que el Estado español ha querido destruir”.

    Es decir, “si se puede aplicar el programa de los independentistas, entonces el Gobierno será legítimo…” El Gobierno será legítimo si ganan ellos, los herederos del gran partido ladrón (el del 3%, el que utiliza sus instituciones, incluidas las culturales -caso Palau- para robar a los catalanes), y los que han malversado el dinero público para financiar el independentismo.

  5. Jose Joaquín de Rojas Roca de Togores
    Jose Joaquín de Rojas Roca de Togores Dice:

    Enhorabuena por el artículo, me ha gustado mucho. Es accesible para cualquier persona medianamente razonable, lo difícil, por no decir imposible, será convencer a aquellos que hace tiempo han sustituido la razón por el sentimiento. Eso no tiene solución, y el resultado, ya lo estamos viendo, es frustración y resentimiento. Lo que nos queda….. Dudo que los partidos constitucionalistas mantengan mucho tiempo la compostura, más que nada tengo dudas por el PSOE, al tiempo…

    • MFB
      MFB Dice:

      Muchas gracias por el comentario. Ahora es el momento de que los partidos constitucionalistas demuestren estar a la altura del momento histórico. Pero ante todo tendremos que esperar a ver que sucede el 21-D en las urnas.

  6. Rodrigo Tena Arregui
    Rodrigo Tena Arregui Dice:

    Hay un punto importante que valdría la pena comentar, y es que para justificar la calificación de presos políticos se insiste en que no ha habido violencia contra las personas o las cosas, al menos general, o incitada específicamente por los acusados. Esto les diferenciaría radicalmente de otros presos que en su momento también se llamaron “políticos” en España (el mismo Otegui) pero cuya complicidad con una banda violenta quedó acreditada judicialmente. Es decir, estos últimos también actuaban por motivos políticos, pero causando daño en personas y cosas.
    Es evidente la diferencia moral y en eso no voy a entrar, pero lo que queda claro es que en cualquier democracia una persona puede ser condenado a penas muy graves de cárcel sin que haya roto ni un brazo, ni un plato, ni robado un duro, y eso tiene una justificación muy clara, relacionada con el bien lesionado, por muy inmaterial que este sea.
    El primero que lo explicó perfectamente fue Locke, en sus ensayos sobre el gobierno civil. Cuando una persona rompe el pacto político, aunque lo haga sin violencia, se coloca y nos coloca de nuevo en el estado de Naturaleza. Al liberarse dicho sujeto de sus ataduras civiles, nada me indica que no pueda seguir en esa deriva de la forma que a él le plazca en defensa de sus intereses, por lo que la autopreservación propia del estado de Naturaleza me permite actuar de manera inmediata contra él, incluso de forma violenta. Con mayor motivo entonces, la sociedad civil puede defenderse del mismo modo.
    Esta claro que a ese sujeto Locke nunca le llamaría un preso político.

    • MFB
      MFB Dice:

      Rodrigo: muchas gracias por tu comentario. Lo que indicas es efectivamente una de las claves de toda esta discusión. Probemos a “sacar” del Código Penal todos aquellos delitos en que no hay violencia contra las personas o las cosas: estafa, defraudación a la Hacienda Pública, apropiación indebida, cohecho… ¿Estarían de acuerdo lo que sostienen el discurso de los “presos políticos” en que todas esas conductas dejasen de constituir delito? Creo que no, y eso demuestra la inconsistencia de su argumento.

  7. Andrés
    Andrés Dice:

    Serìa deseable que el autor enlazara las declaraciones de Alberto Garzòn sobre “presos polìticos”, que le llevan a aseverar que “A pesar de todo, que nadie tenga la menor duda de que los tres representantes electos a los que me refería antes seguirán repitiendo hasta la saciedad que en España hay “presos políticos”, quizás por negligencia o tal vez de manera dolosa, es decir, tratando deliberadamente de difundir una afirmación objetivamente falsa y sin ningún fundamento.”
    De haber existido tales declaraciones (yo no las conozco), Garzòn las habrìa rectificado, tal y como le indican en otro comentario, en una entrevista para El Paìs (https://politica.elpais.com/politica/2017/11/05/actualidad/1509906384_133736.html)
    Asì que, cuanto menos, su profecìa ya no se ha cumplido.
    Gracias de antemano por su respuesta, Sr. Fernàndez, que nos aclararà si el suyo ha sido un fallido augurio, un error o “quizás por negligencia o tal vez de manera dolosa, es decir, tratando deliberadamente de difundir una afirmación objetivamente falsa y sin ningún fundamento.”
    Un saludo.

  8. Alfredo Granell
    Alfredo Granell Dice:

    Totalmente de acuerdo. Todos los democratas voten a quien voten o ,también , los que no votan , deberían estar de acuerdo con este articulo.Sin ley , hay selva y en la selva manda el más fuerte o por lo menos el que más grita. Dejemos trabajar a los jueces y a nuestro sistema judicial que es garantista de los derechos de todo el mundo.

    • MFB
      MFB Dice:

      Muchas gracias por su comentario, Alfredo. Ya no pido que todos estén de acuerdo con el artículo (sería demasiado ambicioso) sino que me conformo con traer un poco de objetividad y sosiego a un debate que está siendo dominado por las bajas pasiones… Un abrazo.

  9. Eduardo
    Eduardo Dice:

    “El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha insinuado que los ‘exconsellers’ encarcelados este jueves podrían haber evitado la prisión incondicional si hubieran adquirido ciertos compromisos en sus declaraciones. “Si hubieran dicho que aceptaban la Constitución y que dejaban de estar en la línea delictiva, a lo mejor alguna cosa habría cambiado.” El Periódico, 3 de Noviembre de 2017: http://www.elperiodico.com/es/politica/20171103/fiscal-general-maza-exconsellers-prision-6398844

    Estas declaraciones de Maza -que firmó el escrito de querella-, de ser ciertas, abren un serio interrogante acerca de si han existido motivaciones políticas detrás de la actuación de la Fiscalía.

    • MFB
      MFB Dice:

      Buenas tardes Eduardo: sobre la necesaria reforma en profundidad de la Fiscalía se han escrito numerosos post en este blog. Si perjuicio de ello, creo que en este caso lo determinante es que quién decide sobre la libertad de los reos es la Juez instructora, quién hasta la fecha no ha dado muestra alguna de falta de imparcialidad e independencia. Y es precisamente en este punto (entre otros) donde debemos poner el foco para concluir si los detenidos son o no “presos políticos”. Un abrazo.

  10. Jose J. Pousa Velázquez
    Jose J. Pousa Velázquez Dice:

    Lo más triste realmente es la necesidad de escribir un artículo semejante para negar una afirmación absurda y difundida por medios afines al independentismo radical.

    En nuestro ordenamiento jurídico existen garantías penales suficientes y además contamos con la teoría del hecho. A estos sujetos no se les investiga por pensamientos o ideas, sino por hechos y actos concretos. Ideas materializadas en acciones que están tipificadas como delito por nuestro Código Penal. Un código que se estructura en ley orgánica y por tanto cumple con las exigencias de ley cierta, válida, justa y eficaz.

    Ya basta de falacias propagandísticas. Ya basta de “victimismo histórico y chantajista”. Ya basta de crear la falsa imagen de condena cuando en realidad se trata de una medida cautelar. Ya basta.

    • MFB
      MFB Dice:

      Muchas gracias Jose por tu contundente apoyo. En efecto, ojalá no tuviésemos que escribir sobre cosas que son (o deberían ser) obvias… Un abrazo.

  11. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    El índice británico de clasificación mundial del 2016 “Democracy Index 2016”, reparte los países en grandes grupos : Democracia plena (1/20), Democracia imperfecta( 21/76), Régimen híbrido( 77/116) y Régimen autoritario ( 117/167) . La clasificación sitúa a España en el puesto 17º del ranking mundial de calidad democrática, por delante de EEUU, Italia y Francia. España está integrada en el grupo (solo 20) de Democracia plena y están situados en el grupo de Régimen autoritario: Venezuela en el 117, Cuba en el 128 y Corea del Norte, el último en el 167.
    En El Periódico de Catalunya , Luis Mauri añadía 2 índices más, el austríaco “ Global Democracy Ranking 2013-14 ( España, 19º, Japón 20º, Israel 24º, Italia , 27º y Venezuela, 97º) y el estadounidense “ Freedom in the World 2016”, que otorga a España 95 puntos sobre 100, a Francia , 91, EEUU, 90 o Italia , 89 mientras que a Venezuela , 35 , a Cuba ,16 y a Corea del Norte, 3 .
    En El PAIS (28-4) “ Maduro se fotografía con una “estelada” junto a activistas independentistas” daba la imagen de que la conducción del independentismo podía llevar a destinos contrarios a lo prometido(ejm Dinamarca)
    Además. la reiterada defensa de Maduro de Tardá ( ERC ) en el Congreso, la última el 5 de septiembre , en la que pedía “ respeto a las decisiones de los tribunales venezolanos “ , permitía concluir que la admiración por este régimen represivo y autoritario es mayoritario en el movimiento independentista.
    Lo que evidencia que los radicales comportamientos políticos de sus gestores son un avance de lo que les espera a los ciudadanos si acaban dirigiendo Cataluña.
    Un. “régimen autoritario “que limitará las libertades y los derechos de los que no piensan como ellos, incompatible con los principios y las leyes de la Unión Europea, por eso “ sus proyectos constitucionales” ( ejm menos independencia judicial) no tienen nada que ver con las democracias plenas. Si Cataluña sale de la UE, con ellos nunca volverá, no es su sistema.

  12. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    LA SEPARACIÓN DE PODERES EN LA REPÚBLICA ( explicando lo de menos independencia judicial))
    XAVIER ARBÓS,, catedrático de derecho constitucional publicó un artículo “ Un país nuevo, un Estado peor”, el 30 de agosto pasado en LA VANGUARDIA,de donde entresacamos este texto sobre el nuevo régimen de independencia judicial.
    “La configuración del Poder Judicial en España es criticada por la influencia que ejercen los partidos en los nombramientos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Pues bien, la LTJ, a mi juicio, plantea un modelo en que la independencia judicial es aún más vulnerable. La clave está en la regulación de la comisión mixta de la sala de gobierno del Tribunal Supremo y del Gobierno de Catalunya (art. 72). Bajo la presidencia de quien ostente la del Tribunal Supremo, tiene como vicepresidente al consejero de Justicia. Se le añaden cuatro miembros de la Sala de Gobierno, elegidos por ella, y cuatro personas designadas por el Gobierno. Ya hay así una proximidad inapropiada entre el ejecutivo y el Poder Judicial, peligrosa para la independencia de este si consideramos que de esta comisión depende el nombramiento del presidente del Tribunal Supremo, entre otras atribuciones. Pero es que, además, resulta que dependen del Parlament los nombramientos de los presidentes de las salas en que se divide funcionalmente el Tribunal Supremo: los designa por mayoría absoluta la cámara. No hay una intervención directa comparable en el Consejo General del Poder Judicial. Y cuando intervienen el Congreso y el Senado para designar ocho de sus veinte miembros, se requiere una mayoría reforzada de 3/5 para que cada cámara designe cuatro…
    La LTJ sería equivalente a una constitución provisional, norma suprema y organizadora de los poderes del nuevo Estado. Sin embargo, en lo concerniente al Poder Judicial, empeora el marco institucional de su independencia y menosprecia el consenso necesario en las intervenciones parlamentarias. ¿Un país nuevo? Quizá. Pero así, sería peor.”

  13. Pedro
    Pedro Dice:

    Disculpa, pero creo que en este caso, si no todas, casi todas las circunstancias que plasmas en el párrafo tercero para la consideración de preso político, se manifiestan en las detenciones e ingresos provisionales en prisión de las personas acusadas.
    Vulnerándose claramente el ordenamiento jurídico ya que es mas que obvio para cualquier persona que haya pasado por una clase de derecho penal que no se han cometido los delitos imputados, ni siquiera se dan los requisitos objetivos de los tipos delictivos.
    Por otro lado, totalmente de acuerdo en que una mentira repetida hasta la saciedad se convierte en verdad, así es como hemos llegado a pensar que España es un estado de derecho, social y democrático, simples patrañas vacías y bien alejadas de la realidad.

  14. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    ¿Violencia?

    Claro que existe violencia en Cataluña. Claro que es ejercida por los golpistas y su red clientelar financiada con Impuestos.
    El Auto de la Fiscalía lo explica estupendamente.

    Pero es que, además, lo sabemos todos y no podemos caer en la trampa farisaica de que solo la amenaza del tiro en la nuca o el garrotazo en la cabeza es “Violencia”.

    Violencia son cosas cotidianas en Cataluña de la mano de estos personajes que se han apoderado del Poder en la Tarraconensis,.

    Por ejemplo……

    1. Director de Instituto cesado hace unos días por pedir que se le entregase por escrito –como es su derecho– una orden que suponía la comisión de un delito.

    2. Madre de niña de once años explicando las lágrimas de su hija para que no escribiese en español –lengua mayoritaria de los hogares de Cataluña– una nota al colegio para explicar una ausencia.
    ¿ No es violencia psicológica y daño perpetuo lo que se ha perpetrado con esta niña que ya se sabe “judía” en su tierra?

    Piénsenlo despacio porque tiene tela.

    3. Colegio de Gerona que sugiere a unos padres que si van a insistir en que su niña reciba parte de sus clases en español, como es su derecho, deberían ir pensando en cambiarla de colegio.

    Esto multiplicado por millones ha sucedido durante los últimos treinta y cinco años. Y no hemos querido saber que estaba pasando.

    Hoy, todavía es mayoritaria la población hispanoparlante que vive sometida a esta violencia y a este abuso institucional.

    Y todos los políticos lo saben. Hasta los más cínicos y sectarios. Algunos como el propio Arturo Mas se encargan de recordar que están vigilantes y que están tomando nota en cada pueblo.

    La sociedad catalana vive inmersa en formas de violencia impropias en el Siglo XXI.

    Saludos

    • Rafael
      Rafael Dice:

      Por tanto, ¿también es violencia el siguiente caso (multiplicable también en el tiempo)? Estudiante que no puede estudiar en una lengua española, distinta del castellano, porque no hay profesorado contratado al haberse recurrido la convocatoria de contratación que, además del título profesional, requiere tener conocimiento de esa otra lengua española.

  15. Javier
    Javier Dice:

    Gracias, Miguel, por la argumentación. Te agradecería si pudieras comentar acerca de la siguiente idea. Se dice que la democracia española no es militante en el sentido que uno puede tener, por ejemplo, ideas republicanas o independentistas. Ahora bien, organizar/participar en un movimiento social/político en favor de una república o de la independencia de un territorio (i.e. pasar de las ideas a los actos) no es legal y estaría sujeto al delito de rebelión. Si es correcto lo expuesto, ¿no está el ordenamiento jurídico penalizando a unos posicionamientos politicos y, por consiguiente, beneficiando a otros?

  16. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Su pregunta, D. Rafael, creo olvida elementos importantes para poder ser formulada con rigor.
    Este es el mapa lingüístico de la propia Generalitat.
    Español como lengua familiar: 3.3 millones.
    Catalán como lengua familiar: 1.9 millones.
    Ambas lenguas indiferentemente: 0.6 millones
    Idiomas extranjeros: 0.5 millones.

    Por otra parte es bien sabido que –debido al monolingüismo educativo forzado e ilegal– los estudiantes catalanes cuyo idioma en casa es el español tienen el doble de fracaso escolar que aquellos que usan en casa el único idioma en el que, ilegalmente, se desarrolla la educación en Cataluña.

    El informe de la Generalitat que trae esta información se titula: ”Informe sobre el risc de fracàs escolar a Catalunya” y lo publica el Consell de Treball, Econòmic i Social de Catalunya. Es del 2011.

    Supongo que dado que es usted persona inteligente y objetiva entenderá que su pregunta haga fruncir el ceño por sesgada.

    Las leyes en España nos obligan a conocer la lengua española –mal llamada castellano como si fuera una lengua regional en vez de una de las más extendidas del mundo–. En algunos lugares de España hay que aprender otra lengua: Bable, Valenciano, Mallorquín, Galego o Euskera batua.

    Pero como puede ver en Cataluña la mayoría de la población tiene como lengua madre el Español y, reconocido por la ONU y por la UNESCO, el derecho a ser educados en ella como muestra de un mínimo respeto a la infancia en su propia Nación.

    Cómo será la cosa que en Cataluña ha surgido la Asociación de Profesores Pro-Bilingüismo. https://profesoresporelbilinguismo.wordpress.com/
    Es lo mismo que si, para luchar contra el maltrato, no nos protegiera el Estado y nos viésemos obligados a fundar una “Asociación de personas contra el maltrato”

    ¿A dónde hemos llegado que para hacer lo legal y lo decente, lo que más beneficia a todos los educandos, los ciudadanos tengan que asociarse y hacerlo en contra del Poder dominante que incumple las leyes?

    Y, pregunta usted, si una familia de Solsona se desplaza a Madrid ¿Pueden sus niños ser educados de modo bilingüe o exclusivamente en catalán?

    Pues eso ya lo intentó Esperanza Aguirre hace muy pocos años en Madrid y no hubo demanda por parte de los padres catalanes que viven en Madrid. Que son muchos.

    Es más si el poder político nos permitiese decidir ¿Qué cree usted que elegirían los padres para sus hijos?

    No estamos hablando de “desplazados” sino de catalanes residentes en “su” tierra chica a los que se les niega por un gobierno sectario, contra leyes y sentencias, un derecho cuya violación les hace grave daño.

    Me permito recordarle que la Cantidad influye en la Cualidad. Y que tres millones no son lo mismo que diez personas.

    Saludos

Los comentarios están desactivados.