¿Nuevas ideas para una reforma constitucional?

El pasado 20 de noviembre diez prestigiosos catedráticos publicaron un documento unitario bajo el título Ideas para una reforma de la Constitución. Su motivación principal, como se reconoce desde el primer momento, habría sido la crisis de Estado provocada por el intento frustrado de secesión de Cataluña en los últimos meses y que desembocaría en la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Y su propósito residiría en lograr un reencuentro, o sea, a lo que parece, una pacificación de la cuestión catalana.

El presente comentario busca analizar y comentar someramente su contenido.

Para empezar, y vista la premisa de la que se parte, no puede extrañar que las  reformas propuestas se dirijan a buscar una solución para el problema catalán, orillando otros posibles ámbitos de reforma, como los que se suscitaron por el Consejo de Estado en su informe de 2006 (sucesión a la Corona, mención de las Comunidades Autónomas y cláusula europea). No obstante, la mayoría de las reformas que se defienden tendrían, como luego se verá, un alcance general.

No faltan consideraciones prudentes a dicho documento, como que la cuestión catalana es un problema político, la apelación a la moderación, la llamada al Gobierno para liderar el proceso de reforma,  y que el consenso debe ser referirse más a la apertura de un diálogo sincero a partir de la propia Constitución que al resultado final, siempre incierto.

Lo que en cambio suscita menos aplauso son las medidas concretas que se proponen (apartados III y IV). Ninguna de ellas es realmente novedosa, pues en mayor o menor grado, con una u otra presentación, han sido defendidas en los últimos años por diversos pensadores. Ítem más, algunas de estas ideas aparecieron en anteriores trabajos de concretos miembros del equipo proponente.

Así, es un lugar común decir que las deficiencias del sistema autonómico son las que han atraído hacia el independentismo a una parte de la sociedad catalana. Por tanto, siguiendo esta argumentación, habría que reformar la organización territorial para erradicar o neutralizar esta amenaza. Para ello se defiende la aplicación de las técnicas del federalismo.

Es aquí donde surgen nuestras dudas. Pues, sin duda, la organización territorial es muy deficiente, merecedora de reformas apropiadas, como las que brindaría la importación de fórmulas federales. Pero pensar que con ello se va desmontar la amenaza separatista es un tanto arriesgado.

El problema catalán (como tal vez el vasco) es un problema esencialmente político, como se reconoce por los autores, por lo que la aplicación de unas técnicas, federales u otras, podría suponer alguna mejora para el funcionamiento del conjunto, pero probablemente se quedaría corta en lo que importa. Ojalá todo fuese un problema técnico.

Así, una de las ideas que plantea el documento es constitucionalizar el reparto de las competencias, de tal modo que sea la propia Constitución la que fije lo que se reserva al Estado, en la inteligencia de que las restantes pasarían a manos de las Comunidades Autónomas. Punto tan importante habría necesitado mayor desarrollo, aclarando si este reparto sería general, igual para todos, o si habría matizaciones. No obstante lo anterior, el propósito resulta plausible, pues de este modo se establecería de una sola vez lo que quedaría para los poderes centrales y lo que correspondería para los territoriales, evitando así negociaciones y manipulaciones posteriores sobre lo que debía corresponder a los segundos, que es la principal fuente de la ingobernable heterogeneidad competencial.

Se aboga por la vigencia de cláusulas generales, como la de prevalencia del derecho estatal, punto este en el que también habría sido deseable una mayor concreción.

En conexión con lo anterior, el documento defiende hacer de los estatutos de autonomía un equivalente de las constituciones, que quedarían despojados de su carácter de ley orgánica. Serían los parlamentos autonómicos los que libremente los aprobarían sin más sometimiento que el respeto a la Constitución como norma superior. Se ocuparían de las cuestiones organizativas de la correspondiente comunidad, pero sin regular las competencias asumidas, pues lo mismo vendría dado por la propia Constitución.

Ambas medidas, ciertamente, nos acercarían más a lo propio de un Estado federal (en lo sustantivo ya lo somos), según lo observado en EE UU, Alemania y, tras su reforma constitucional, Italia. El sistema resultaría más coherente, y evitaría la rigidez de la situación actual, donde la dificultad para reformar o actualizar tales estatutos supera a la de la propia Constitución, lo que conduce a buscar soluciones por cauces inapropiados.

Por su carácter primario el documento Ideas deja sin aclarar aspectos importantes, como cuándo y el cómo de la derogación de la vigente distribución competencial. Pero se entiende que su respuesta quede aplazada, si es que ahora solo se trata de lanzar ideas muy básicas.

Pero lo que no se plantea el documento es la cuestión clave de si la reforma serviría para conjurar la amenaza secesionista. Esto es ¿satisfaría este modelo federalizante a los independentistas hasta el punto de disuadirles de su empeño rupturista? La verdad es que, vistos los antecedentes de tantos años, se hace difícil contestar afirmativamente.

Es más, el nuevo modelo, más lógico y justo, privaría a las comunidades con fuerte presencia nacionalista de las ventajas que el sistema de 1978 las ha deparado, por la vía de soluciones estatutarias a medida. Lo que también conduce a una impresión pesimista.

De otra parte, aunque los estatutos dejasen de ser la fuente de las competencias propias, ello no impediría la búsqueda de estatutos radicalizados en otros aspectos. Si el estatuto catalán de 2006 amenazó principios constitucionales (reconocimiento como nación, relación bilateral con el Estado, monolingüismo oficial, administración judicial, etc.), tras su criba por el Congreso de los Diputados, cabe pensar que sin ese filtro  se derivarían medidas igual o más peligrosas. Ciertamente, siempre cabría su impugnación ante el Tribunal Constitucional. Pero, aparte de que el precedente de la STC 31/2010 no trae precisamente buenos recuerdos, ello sería la prueba de que la cuestión seguiría sin pacificar.

Otra idea, bastante tópica, es la abrir cauces de participación de las CC AA en el Estado, proponiendo para ello otro lugar común, como es hacer del Senado una auténtica cámara de representación territorial, según el modelo del Bundesrat alemán. Esta cámara intervendría en la aprobación de leyes básicas del Estado, que luego desarrollarían las comunidades, conectaría a las mismas con la Unión Europea, coordinaría las conferencias sectoriales, y codecidiría la financiación territorial. Siguiendo el modelo alemán, el nuevo Senado estaría integrado preferentemente por miembros de los gobiernos territoriales, que actuarían como representantes territoriales y no del pueblo español en su conjunto. De este modo, se alcanzaría una colaboración y  coordinación territorial que hoy no existe en grado suficiente.

Tal propuesta, bastante extendida en los últimos años, puede ser interesante, pero desde luego no puede presentarse como algo inherente al federalismo. Fuera del caso alemán, no se encuentra en Estados federales tan reconocidos como los EE UU y Canadá, por ejemplo. Y en Alemania se explica en buena parte por la historia remota y próxima de dicho país, ya que surgió como parte de una confederación de estados (Confederación Germánica o Deutscher Bund) y la cuatripartición del país tras la segunda guerra mundial, o sea, por unas circunstancias difícilmente trasplantables a otras latitudes.

Pero en la Alemania actual el Bundesrat ha derivado en un órgano que obedece más a la dinámica de los partidos políticos (oposición tradicional entre CDU-CSU y SPD) que a la puramente territorial que se deduce de su enunciado formal. O sea, que aunque no puede despreciarse su aportación a la integración territorial, tampoco puede mitificarse como cauce único o decisivo.

De este modo, los autores de Ideas deberían haberse planteado si la reforma según el modelo Bundesrat no se acabaría saldando en una situación como la alemana, de tal modo que la dinámica del Senado se acabase asemejando a la del Congreso. Esto supondría que no habría sensibles diferencias con la situación actual. En ese caso, su aportación a desmontar la amenaza secesionista sería muy escasa.

Es más, probablemente la mutación alemana sea incluso deseable, pues en caso contrario, esto es, si los territorios persiguiesen su interés particular en ese órgano al margen de consideraciones ideológicas o de partido, el mismo podría convertirse en serio contrapeso al órgano de representación de la voluntad popular, la cámara baja. Y con ello, sería la propia democracia la que quedaría debilitada. Si la democracia tiene su epicentro en la voluntad de un conjunto de ciudadanos libres e iguales, residenciada en la Cámara baja, toda restricción de esa voluntad sería una restricción de la propia democracia.

En el capítulo de la financiación el documento se limita a demandar que la Constitución incluya normas  y principios básicos y que las comunidades participen en su concreción. Tampoco es decir mucho, pues al margen de lo que se piense sobre algunos de los principios defendidos (igualdad social y ordinalidad, por ejemplo), lo cierto es que como tales principios la intervención de la LOFCA seguirá siendo imprescindible para su desarrollo. Por lo demás, esta ley aporta más flexibilidad y adaptabilidad que lo pueda aportar la Constitución, por lo que no debería recibir tan baja consideración.

La parte IV, reformas en relación a Cataluña, es desde luego la menos técnica y la más política y, por tanto, la que más se presta a contestación desde este punto de vista. Aquí no se encuentran referencias al Derecho comparado, sin duda porque no las hay.

Así, se defiende el reconocimiento de la singularidad y la presencia de órganos de colaboración bilateral. Creemos que los autores deberían meditar sobre lo que significa que tales medidas sean desconocidas en las democracias más reconocidas y si su introducción no supondría paradójicamente otro paso en la desarticulación del Estado.

Algunos miembros del grupo abogan por la incorporación de una disposición adicional para Cataluña, sin reparar si lo mismo no llevaría a una carrera de agravios comparativos.

Se postula la presencia de elementos simbólicos e identitarios, como si la única identidad legítima en una democracia no fuese la de ciudadano sin más. También que el estatuto puede incluir la denominación de esta comunidad que mejor responda a su identidad histórica, sin aclarar si esto se refiere a un término tal vez legítimo, pero desde luego con una fuerte potencialidad política, como es el de nación.

La parte V y última se reduce a un apunte sobre el método.

Aquí se parte de que no se pueden abordar todas las reformas a la vez o con un objeto demasiado amplio. Por eso, muy prudentemente se aconseja realizar la reforma por fases o acudir a reformas sucesivas. En el aspecto orgánico se sugiere la creación de comisiones  o ponencias mixtas, integradas por políticos y expertos, aspecto en el que no se puede estar más de acuerdo.

000

En definitiva se trata de un documento oportuno, por cuanto defiende la reforma de la Constitución para buscar su mejora y evitar la petrificación de su texto, aspecto que se refuerza por la firma de destacados especialistas de muy diversos orígenes y escuelas. No deja de ser encomiable el serio esfuerzo que se adivina en los mismos para lograr unas conclusiones comunes.

Pero en cuanto al contenido, el documento dista de ser convincente. Algunas de sus propuestas pueden ser positivas, pero mucho nos tememos que en general y en lo principal son inadecuadas para afrontar el embate del secesionismo y nacionalismo.

 

 

18 comentarios
  1. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Los autores del trabajo en cuestión establecen como objetivo la “cuestión Catalana” y resolverlo a través del “Reencuentro”. Es decir la ruta que nos ha traído hasta aquí.

    En mi opinión el objetivo está profundamente equivocado por muy buscado que sea por la monstruosa clase política que hoy vive del estado autonómico.
    Es un objetivo buenista –en sintonía con los tiempos y con Chamberlain– y tampoco va a molestar a ningún actor importante excepto a una Ciudadanía que lleva 35 años pagando las facturas –facturas no solo económicas– del insostenible monstruo endeudando para ello a varias generaciones que ya se saben condenadas a ser mucho más pobres que sus padres y abuelos.

    Una realidad demasiado tangible que no se quiere abordar de frente: No se puede tener la suegra borracha –el delirio autonómico– y la bota llena –un futuro mínimamente atractivo–.

    Creo, además, que los ilustres profesores — con abrumadora presencia del clientelismo catalán entre ellos– fingen ignorar la naturaleza totalitaria del Nacionalismo para poder “Reencontrarse”. Por favor, a estas alturas.

    En suma, es obligado remitirse a las Lecciones de Bourdieu a principios de los Noventa –en el College de France– sobre la técnica del Recurso a las “Comisiones de Expertos”`para entender que estas cosas nunca pueden ser resueltas por técnicos porque siempre se limitan a las “demandas del poder” percibidas por ellos.

    Cuando tenga otro ratito trataré de redondear lo anterior pero es lo que está en la calle y en muchos foros incluyendo foros catalanes no nacionalistas que son la mayoría sin un duro de dinero, ni ayuda, ni locales, nada. Por no tener el Estado no tiene en Cataluña Patrimonio digno de tal nombre. Ni para tener un foro civil público o para reunirse en un lugar no controlado por los nacionalistas.

    ¿De verdad sabemos dónde vivimos?

    Saludos

  2. Iñigo de Loyola ROMERO DE BUSTILLO
    Iñigo de Loyola ROMERO DE BUSTILLO Dice:

    Ya el ex-Presidente de la Gen.Puigdemont ha declarado que nada de reformas constitucionales:independecia si /si con negociación …o sin ella..
    Cataluña,hoy por hoy,no necesita una reforma constitucional, sino una “conllevancia” como decía Ortega.-O vamos a una Reforma CE para instroducir una clausula de Claridad a la Canadiense para Cataluña,Pais Vasco etc etc ….

  3. O'farrill
    O'farrill Dice:

    Sobre el documento presentado en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, ensalzado por una parte de los medios de comunicación, existen muchas reservas, -tal como se recoge en el propio artículo y las siempre valiosas aportaciones de Manu Oquendo. No señores, la reforma constitucional no puede hacerse de forma parcial e interesada (lampedusiana) para dejar el conflicto latente, sino que debe abordar todo su contenido para ser actualizado, mejorado y corregido en sus muchos dislates. Esa es la tarea pendiente que NO HARAN LOS POLITICOS sino los ciudadanos, la sociedad civil transversal que no busque “rendimientos” interesados en su redacción, sino simples y sensatas reglas de convivencia y control eficiente de los llamados “poderes públicos” que, como es lógico, no se van a controlar a sí mismos más allá de las apariencias.
    Conozco algunos textos que se han preparado sobre posibles reformas, pero todos son parciales, incompletos y restringidos al ámbito autonómico. Pero también conozco alguno que parte de la revisión crítica, objetiva y desinteresada de todo el texto constitucional artículo por artículo nacido desde un foro civil como punto de partida e invitación a otros foros de la sociedad para colaborar en el mismo de una forma abierta, altruista y generosa de participación política.
    Un cordial saludo.

  4. Hipólito G. Maestro
    Hipólito G. Maestro Dice:

    Reformar, ¿para qué? Si funciona perfectamente. No le demos más vueltas que es peor. Nuestro sistema no es el mejor, pero es el menos malo de los que existen. La Constitución que con tanto esfuerzo nos dimos es buena, como sabe cualquiera.

  5. Cmideas
    Cmideas Dice:

    Se habla mucho de reforma constitucional, pero ¿hasta donde hablamos de reforma? y ¿hasta que punto una reforma puede variar principios elementales bajo el nombre de reforma?. ¿Estamos hablando de una reforma democratica o una reforma utilitaria?, ¿quien debe reformarla?, ¿quien marcará quien propone las reformas? ¿que son “politicos” y expertos?. Estamos sustituyendo el termino “representante” o perteneciente a partido politico por el de “politico”? ¿cuando hablamos de nacionalismo nos referimos solo al nacionalismo catalan o al español que esta tan imbuido que parece que solo existe el otro ? Sobre estos puntos no esta mal ponernos en antecedentes ya en el siglo XVIII se extiende la idea de que las constituciones pertenecen al pueblo y no a los gobiernos o a los partidos , y menos a los cargos nombrados mediante una constitucion ya que pueden tener otros intereses. Y la capacidad de proponer cambiar y modificar a de ser de los pobaldores , de los ciudadanos . Vease Thomas Paine “En los dos casos que se mudaron las constituciones, los gobiernos que existían no tuvieron parte alguna. El gobierno no tiene facultad de mezclarse en discusiones cualquiera, tocante los principios, o modo de formar o cambiar las constituciones. No es para provecho de los que ejercen el poder del gobierno, que se establecen constituciones, y los gobiernos que originan de ella. El derecho de juzgar y obrar en todas esas materias, pertenece a los que pagan y no aquellos que reciben.”.
    Demos un salto y veamos ciertos hechos relevantes: 1. Actualmente ningun español menor de 57 ha votado la constitucion, el devenir generacional causa estas cosas. 2. Las circunstancias en que se aprobo esa constitucion ha cambiado (o deberian haber cambiado ya que todavia estan presenten ciertas carencias educativas democraticas) 2. La constitución ya fue reformada en 2015 sin consulta al soberano . 3. El nuevo jefe de estado ha venido a raíz de una sucesion hereditaria votada por una generacion anterior. Es decir gran parte de la población existente (el soberano) no voto la constitución anterior, no voto su reforma y no voto al jefe de estado, y las circunstancias del momento han cambiado. Es decir como ya preveían esos los pensadores de la democracia representativa han perdido derechos politicos comparada con la anterior. La que es mas preocupante cuando se habla de reforma se habla de una “reforma” interesada, es decir hablamos de reformar lo que interesa decir, hablamos como hace el consejo de estado de la sucesion a la corona , pero no hablamos de la corona. Un proceso de “reforma” no puede ser excluyente , ni negar todas las opciones al debate ciudadano, al soberano , a cada ciudadano que es el “politico” en democracia representativa , que delega representacion pero no pierde titularidad. La base de una democracia es entender a todo ciudadano como politico , por eso se protegen sus derechos civiles y politicos. No se puede hurtar todo el debate a la ciudadania, ni dejarla por devenires de “expertos” y “politicos” ignorante de todos los puntos posibles a “reformar” o a “constituir”. Es decir ahi que tener la valentia de ejercer , exponer y hacer publico ,y someter al debate , la reflexion y el analisis publico desde el preambulo hasta su ultimo articulo. Actualmente la constitucion tiene en debate muchos puntos desde su preambulo que empieza considerado “la nacion española” como ente realizador en lugar de “el pueblo soberano” o las mujeres y hombres de este estado” , u otras maneras donde no sea un ente nacional el creador, si no los seres los que crean la constitucion . Bajo este punto de vista la critica al preambulo, que aqui expone algun comentario ha de ser tenida en cuenta.
    De aqui saltamos a otro punto el articulo 1.3. La forma de gobierno. Es notable oir al rey decir que españa es una “democracia parlamentaria” pero la forma politica es monarquia parlamentaria. Y otra manera de democracia es la republica que a efectos de sistema de eleccion del jefe de estado, control publico y transparencia presenta ciertas ventajas y mejoras democraticas que la sucesion hereditaria entre ellas el ser sometida a voto (voto que es el primer sistema de control publico que puede disponer un estado , aunque hay mas o pueden implementarse mas ) .
    de ahi llegamos al articulo 2 (naciones y nacionalidades ) que es una ilogica taxonomica proveniente de las circunstancias de su tiempo . Y asi podriamos saltar articulo a articulo , examinando , debatiendo cada punto desde todo el titulo de la corona hasta la falta de laicidad del estado, desde la falta de proteccion de determinados derechos fundamentales , hasta una organizacion del TC que no supone una buena garantia de division de poderes, la organizacion territorial etc, lo que se quiera …etc. No quiero alargarme pero me preocupa que cuando oigo hablar de “reforma”, sea solo un debate amañado por solo unos sectores hurtando al debate publico el ir punto por punto, analizando, proponiendo y aprobando, es decir poniendo a disposicion de todos los ciudadanos un debate abierto de todo el texto y no en reuniones de despacho. POr eso tambien hemos de decidir qi queremos hasta en su desempeño una reforma profundamente democrática o simplemente una utilitaria para pasar el trance. OIgo decir aqui que nuestro sistema es el mejor ¿en base a que y para quienes? ¿el mejor democraticamente hablando o el mejor utilitariamente hablando para grupos de individuos? , pero es el menos malo de los que existen, esa frase es adjudicada a la democracia como todo, no a una constitucion y tambien es hurtar el derecho de las proximas generaciones que nos sigan a mejorarla . Porque constitucion no es lo mismo per se que democracia y la democracia tiene un caracter evolutivo..

    • O'farrill
      O'farrill Dice:

      Suscribo totalmente todo lo expuesto por “Cmideas”. Esa es la razón por la que iba mi comentario anterior de que los “políticos” (un sector con intereses partidarios) no pueden ni van a hacer una verdadera reforma constitucional en la línea de Thomas Paine, sino los ciudadanos que desean convivir sin exclusiones ni rencillas entre ellos. Lo han hecho muchos pueblos a pesar de las diferencias de ideas y creencias a lo largo de muchos años.
      Magnífica la frase “El derecho de juzgar y obrar en todas estas materias, pertenece a los que pagan, no a los que reciben”. Ahí radica la cuestión, en que (según recordaba Pedro de Vega) el “constituyente” ha sido capturado por el “constituido”, el administrador se ha apropiado de la finca. Un saludo.

  6. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    El conjunto de sabios, sorprendentemente, no solo elige muy mal los Objetivos de la Reforma –razones ya explicadas– sino que en los grandes bloques de actuación cometen errores de bulto desde la óptica de los ciudadanos.

    Esta es la perspectiva que nos debe interesar porque los ciudadanos son no solo el soberano sino quienes habrán de pechar con ella y pagarla.
    Me identifico pues con la afirmación del Sr. O’Farrill que sí se ha estudiado la cuestión muy a fondo. La ciudadanía debe participar y no estar a la espera del maná de quienes, –de momento y en apenas 40 años–, nos han producido la más monstruosa deuda que los siglos han visto y que sufrirán varias generaciones.

    El grupo de Sabios parece estar actuando en nombre y representación de grupos Ajenos a la Ciudadanía y perpetuando así un sistema de No Representación nefasto.

    Es también evidente que siendo sabios, como son, han tenido en cuenta al menos los Poderes Supranacionales y la inmensa Masa Política regional que hoy vive del estado autonómico.
    Esto es muy perceptible hoy día en el mundo académico que, en general, vive muy pendiente de los poderes autonómicos que ya sabemos como se las gastan presupuestariamente.

    De hecho en el grupo de Sabios, había cuatro o cinco catalanes. Una apreciable y ominosa mayoría y todos ellos incapaces de calcular las implicaciones y los costes del engendro que proponen. Pero sí se han cuidado de crearse un cauce para estar permanentemente en “el candelabro” per in saecula saeculorum por mor de la metodología de implantación elegida.

    Tres ideas que nos presenta el artículo:

    1, Constitucionalizar Competencias. Supongo que en el sentido de Cristalizarlas a fuego. Lo de cada casta………intocable aunque se machaque a la ciudadanía española que ya pasa definitivamente a súbdito de autoctonía.

    2. Constitucionalizar Estatutos. Esto equivale a crear “Estados Regionales” con soberanos diferentes del Soberano Español. Una vez creados ex Novo es posible “Federalizarlos”.

    3. Meter a las Autonomías en el Senado. Es decir, el destrozo definitivo que alejaría más aún las cámaras legislativas de la Ciudadanía Española y de la Idea de que estas cámaras nos representan a todos.

    Me consta que en el grupo de Sabios hay pocos tontos y, lamentablemente, esto lleva a la conclusión de que ese órgano sobra porque no representa nuestros intereses. ç

    Para el próximo comentario trataré de hablar de dos cosas sobre las que pasamos siempre sin enterarnos.

    1. Esta crisis económica y de valores arranca en esta constitución que es de la tipología post 2ª Guerra Mundial y por tanto no ajena a los intereses imperiales.
    Si alguien cree que lo uno es independiente de lo otro creo sinceramente que se equivoca. Nuestros Sabios al profundizar en la vigente estructura y hacerlo sin meridiana claridad están de hecho perpetuando las actuales tendencias seculares hacia el empobrecimiento y la muerte de una civilización.

    2. Estamos ante Constituciones Telocráticas (lo opuesto a una Nomocrático) Cerradas, no abiertas. En esta constitución como, en todas las de la UE a 27, hay muy pocas opciones reales y las que son constitucionalmente obligadas (en general las líneas socialdemócratas) llevan indefectiblemente a donde estamos: El Despotismo Democrático creador y redistribuidor de Miseria creciente.

    Por último, las constantes referencias a Alemania, viniendo de demostrados Sabios, suenan fatal. Todos ellos saben que México copió su Constitución de la de los EEUU. ¿Y? El texto sin alma nace muerto.

    Recordemos que, de dos grandes países de la UE, (UK y Alemania) el primero ha decidido irse y el segundo –su BundesWehr– tiene un escenario en sus planes estratégicos en el cual la UE ha dejado de existir a la vuelta de 20 años. ¿Se les ha escapado esto a nuestros Sabios? ¿Cómo nos quedamos si se materializan escenarios que para alumnos más aventajados son plausibles?

    Saludos cordiales y muchas gracias por el artículo

  7. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    Una reforma interesante (aunque creo que es algo que podría hacerse sin necesidad de reforma formal) es la del art. 5, que fija la capital de España en Madrid. Los organismos públicos del Estado deberían descentralizarse, con Ministerios en Barcelona, Valencia, Sevilla o Bilbao. Lo mismo los órganos judiciales, incluso el TConst (en Alemania no está en Berlín), y legislativos y fiscalizadores (Senado, Tribunal de Cuentas…). Si Barcelona llevase 40 años siendo co-capital de España, con cinco ministerios y el Senado allí residenciados (p. ej.), el discurso centralista del nacionalismo no podría hoy sostenerse.

    • O'farrill
      O'farrill Dice:

      Estimada Lucía: no se trata de reformar uno u otro artículo de la C.E., sino de aprovechar la oportunidad para -al menos- tener una constitución que sea realmente del “constituyente” actual. Una constitución reforzada ante los “poderes públicos” que la han maltratado, vejado, modificado e interpretado a conveniencia. Tampoco se trata de atacar al régimen del 78 (al que me considero ligado por muchas cosas), sino de entender que la Historia y la Sociedad se han movido muy rápidamente y hay que ponerse no sólo a su nivel, sino de ir más allá en el tiempo y que todo lo que nos viene no nos coja desprevenidos. Un saludo.

    • Cmideas
      Cmideas Dice:

      Esa propuesta no se si llamarla reforma o retroceso (de hecho una propuesta se llama “retorno”) , donde su base estructural parece ser la “nacion”, la idea de “identidad nacional” , la recentralización y con aspectos preocupantes en algunas de sus modificaciones. Preferiría uno que se llamara “recuperar la democracia”.

      • Manu Oquendo
        Manu Oquendo Dice:

        Estimado Sr. Cemideas

        La parte principal de lo propuesto por dicha obra –en la que han trabajado personas de gran experiencia y formación así como algunos responsables directos de la Transición– se refiere al Título 8 que es, precisamente, el que ha sido “un desastre” en boca de la mayoría de los padres de la constitución aún vivos. Corregir el título 8 que es el responsable textual de la Fragmentación que no descentralización es sin duda un progreso.

        Si echa una ojeada al texto verá que la Educación no figura en él porque se había entregado antes de la Constitución a las mal llamadas comunidades históricas –agravado por el hecho de la falta de libertad de educación y de educación en libertad que existe en el conjunto de las Autonomías cuyos textos son la base de un retroceso educativo sin paragón hasta los últimos lugares del Mundo.

        Sería una gran iniciativa legislativa popular exigir la recuperación por parte del Estado de la Competencia Educativa para darle un mínimo de Rigor y librar a las familias de la actual dictadura identitaria sin opción. Se nos llenan los Currículos educativos de lenguas que son un lastre –casi nadie las elegiría libremente– y se abandonan estudios esenciales.

        No es la única pero junto a la recuperación de la Sanidad –por razones de economías de escala ya que fragmentada es insostenible e injusta– a las Fuerzas de seguridad pública –estamos presenciando la deslealtad de dichas fuerzas involucradas en delitos graves y en coberturas de delitos de los poderes autonómicos–, y la judicatura para librarla de las exigencias de los poderes regionales no cabe duda que la mayoría de los ciudadanos lo vería bien. Hay encuestas sobre esto con hasta en algún caso el 81% de apoyo y en cualquier caso la opción preferida por más del 30% es la eliminación total del Estado Autonómico.

        Solo con ello habríamos dado un paso de gigantes en la dirección del Progreso.

        Al no hacerlo estamos perpetuando la Taifa y la imposibilidad de una Ciudadanía Libre (con capacidad de elección sin coacción) e Iguales en derechos. Amen de tirando a la basura cada año entre 28,000 y 90,000 millones de euros innecesarios que no tenemos ni vamos a tener.

        No hacerlo niega dicha libertad y dicha Igualdad no solo en España sino la de la propia UE.

        ¿O es que se podrá hacer en la UE lo que resulta imposible aquí?

        ¿Es o no es progreso recuperar lo perdido?

        Saludos cordiales.

  8. cmideas
    cmideas Dice:

    Estimado Manu y agradeciendo el debate de ideas:
    1- Uno de los principales problemas es el salto generacional y el articulo 3 de la constitución que es de ilogica taxonomica , un sinsentido traído por una visión de unidad nacional de la dictadura que no distingue los conceptos nacion y estado, y una visión mas abierta de la transicion.(Vease Martin Pallin)
    El texto que se expone es altamente preocupante en el sentido democratico , y en parte supone un retroceso al tomar a esa “unidad nacional ” como referente y no la democracia como referente, . En el aspecto educativo en el area democratica el problema esta no en la centralización sino la educacion en derechos humanos y democracia (vease acuerdos unescO) , las ultimas reformas educativas aprobadas sin consenso y con amplia oposicion de los sectores , la bajada de filosofia y otras asignaturas y ciertos recortes que afectan a la calidad del sistema. Cuando en el s XVIII se interpela a la educacion universal por parte de Condorcet se hace para que el conocimiento impida la tiranía y posibilite el avance de la ciencia y el conocimiento asi como la capacidad de las personas de hacer posibles sus derechos , no para crear “emprendedores o “mano de obra” .
    Pero es que la opción que se propone es democraticamente preocupante :
    1. Utilizar que paises tengan leyes para evitar que haya partidos que promuevan dictaduras para introducir una prohibicion de partidos que no promuevan dictaduras sino otras formas de gobierno como republica u otra conformacion territorial o otras naciones “2.- No se permitirá la existencia ni acción de Partidos o Grupos políticos que se propongan la eliminación
    o quebrantamiento de situaciones o derechos reconocidos por la Constitución como metaconstitucionales,
    como la Libertad o la Nación Española, aun cuando se pretendiera llegar a ello mediante reforma
    constitucional.” Es un paso muy preocupante y una deriva y confusion de terminos muy preocupante en democracia cuando ademas con ella se intenta una prohibición del pluralismo politico .
    Otras propuestas como la eliminación del senado pero que al elegir al CGPJ sea el congreso el que elija 8 vocales del CGPJ ,no solo no mejora una de por si mala division de poderes sino que la empeora. El texto parte de una premisa “una nacion” y una reforma que parece realizada contra los que no tienen esa idea no en pro de mejoras democraticas, me parece altamente involutiva en democracia en esos puntos al ser mas una reforma adhoc para contener los otros nacionalismos (el español de “unidad nacional” tambien es nacionalismo ) , que una reforma prodemocratica . Tambien es curioso el trasvase de las comas en el apartado leyes organicas.
    Un saludo.

  9. cmideas
    cmideas Dice:

    Por aclarar: cuando me refiero a la educacion en derechos humanos y democracia como problema me refiero a la falta de educacion en DDHH y democracia (Vease Unesco Congreso de montreal) , asi tambien como es problema de falta de educación democratica la no deslegitimacion total de regimenes dictatoriales anteriores (desde la jefatura de estado se ha tardado 40 años en referirse al regimen anterior como “dictadura”) , asi como no adoptar como política de estado la verdad justicia y reparacion , o la impunidad , sin aplicar los tratados internacionales ni recomendaciones de la ONU. Cambien hay otras amenazas democráticas como la desigualdad y la corrupcion que pueden ser mas dañidas democraticamente que tener otro sentimiento nacional y pueden aumentar la desafeccion .

  10. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Estimado Cmideas.

    Recordará que, además de Condorcet, otros personajes han marcado el retroceso que mal podemos llamar “educativo y que se viene produciendo acusadamente desde los años 70 del siglo XX. Una fecha que marca un fin de época también económica.

    En el año 75, La Trilateral, dirigida ya entonces por Brzezinski, encargó un célebre informe titulado “The crisis of Democracy”. No “democracies” sino “Democracy”. Nos conviene leerlo despacio.

    El informe termina con siete recomendaciones. La nº 5 se ocupa de la Educación y dice que…………. además de ser aldeana, anclada en el pasado y en exceso “compartamentalizada” estaba ya entonces produciendo un número tan excesivo de universitarios que inevitablemente resultaría en un dramático descenso de su calidad y con el agravante de que no habría empleo para ellos.
    Este informe fue preparado por equipos trabajando para Crozier, Wataniki y Huntington. Aquí: http://trilateral.org/download/doc/crisis_of_democracy.pdf

    Pues bien, en España nadie debió de leerlo porque pasamos de 10 a cerca de 90 universidades, casi duplicamos los años de escolarización formal con respecto a las anteriores generaciones y conseguimos, efectivamente, reducir el nivel educativo de los educandos.

    De la palabra democracia hay registradas académicamente nada menos que 650 acepciones cada una con su contenido emocional. De tal modo que ya es imposible que tenga el menor significado. Se ha convertido en un significante vacío gracias al cual avanzamos hacia la etapa profetizada por Tocqueville: El Despotismo “democrático” cuyas procelosas aguas ya navegamos.

    Como bien dice usted no es casual que filosofía y tantas otras materias desaparezcan de la enseñanza. ¿Para que vamos a estudiar latín si con variantes del occitano podemos manejar el rebañito?
    No es casual.

    Un saludo cordial

    • cmideas
      cmideas Dice:

      Manu, no digo que Condorcet marcara el retroceso, al contrario, es la vision de la educacion como la veia Condorcet (laica, cientifica , filosofica ..) la que ha retrocedido en aras de una educacion enfocada no al conocimiento sino al “mercado laboral” . Igual me he explicado mal. ¿”Despotismo democratico”? no lo veo , Alexis de Tocqueville ya hablaba de cosas que en España vamos por detrás o retrocediendo , por que Tocqueville hablaba de un EEUU (Revolucion creado por las ideas de Paine, Condorcet y otros ) republicano, sin sistema hereditario, con gran separación de poderes, amplia libertad de prensa y expresion , libertad religiosa y estado laico . Vamos mas hacia una involución democrática en esos aspectos por determinadas leyes y a otros ni hemos llegado.. Tocqueville habla de una democracia que iba por delante en esos términos de la Española. Meter a Tocqueville para traerlo a España es como dispararse en el pie.

      • cmideas
        cmideas Dice:

        La tirania de la mayorias , sobre la que alertan Tocqueville o Russell puede producirse cuando la gente confunde el sistema democratico con el simple voto de las mayorias y eso es cuestion educactiva , una educacion democratica que hace falta.

Los comentarios están desactivados.