Cataluña: Panorama tras la elección

Un viejo amigo catalán, nacido y residente en una de las zonas más secesionistas de esa Comunidad, tras vaticinarme unos resultados electorales muy semejantes a los finalmente producidos me advertía: “pero eso no quita a que en Cataluña haya muy pocos independentistas de verdad, y partidarios de la vía unilateral todavía menos”. Pienso que analizar esta afirmación tan chocante es fundamental para vislumbrar alguna solución al grave problema que estas elecciones nos han dejado encima de la mesa.

A primera vista parece que nos encontramos ante una situación total de bloqueo. Y es que, paradójicamente, el resultado electoral ha confirmado tanto la “legitimidad” de la vía unilateral hacia la república, como su resistencia en forma de art. 155 y de la vía penal. Efectivamente, los partidos que defendieron la vía secesionista unilateral han obtenido otra vez una mayoría absoluta de escaños. No les ha penalizado ni el ridículo, ni la fuga de empresas, ni el desastre económico, ni las falsas promesas. Pero el hecho de que hayan vuelto a perder el voto popular, pese a la torpeza del Estado a la hora de gestionar el referéndum, la aplicación del art. 155 cesando al Govern y la orden de prisión para sus líderes, “legitima” a los unionistas para volver a aplicar estas medidas si es necesario.  Unos vuelven al gobierno de las instituciones de las que fueron desalojados, pero los otros saben que ellos también pueden volver a limitar cualquier desmán sin especiales problemas, pues cuentan con un cerrado apoyo nacional e internacional y, al menos, con el de la mitad de los ciudadanos de Cataluña. Unos tienen los escaños, pero los otros las leyes (no solo la Constitución, sino el Estatut aprobado por referéndum y cuya reforma exige dos tercios de los escaños). Leyes especialmente fortalecidas tras la victoria en el voto popular.

El problema parece agravarse aún más si nos percatamos de los incentivos personales a corto plazo. En una situación de bloqueo mutuo en el que la guerra está excluida, la negociación es la única forma de avanzar. Pero para negociar hay que ceder en algo, y el resultado electoral amenaza con penalizar cualquier movimiento en ese sentido. Rajoy no va a achacar a su absoluta desidia y torpeza su debacle en Cataluña, sino a la “firmeza” del mensaje de Cs. Y por ello temerá que cualquier cesión puede conllevar el mismo resultado en el resto de España. Puigdemont y Junqueras no pueden destensar la cuerda a cambio de nada, cuando la “normalidad” significa para ellos la cárcel en lo personal y la calificación de traidores en lo político.

“Traición”. Esa es la palabra. Cualquier cesión será calificada inmediatamente por unos o por otros como una traición a la patria, a Cataluña, a España, a la Constitución, al Estado de Derecho que se deja coaccionar por amenazas, a la Virgen de Monserrat o a la del Pilar. Y a los traidores se les cuelga, quizás solo figuradamente, pero no se les vota.

Por eso resulta imprescindible comprender que el electorado es mucho menos radical de lo que parece, tanto en Cataluña como en el resto de España. Muchos gritarán ¡traición!, pero votarán por la moderación si se les da la oportunidad para ello, cosa que en estas elecciones ha sido imposible.

En estas elecciones el votante independentista, con mayor o menor razón, ha equiparado la posible victoria constitucionalista como una victoria de Rajoy, es decir, como una derrota propia incondicional. Y una victoria de Rajoy significaría inmovilismo en el mejor de los casos (en financiación y competencias, aparte de olvidarse para siempre del referéndum) y en el peor un retroceso claro en autogobierno. Con una victoria constitucionalista Rajoy se hubiera visto reivindicado para sentarse de nuevo en el sofá a leer el Marca (“como os dije tantas veces, en Cataluña no iba a pasar nada”) y a dar carpetazo a cualquier reforma constitucional, sabiendo, incluso, que podría sacarle al resultado rédito electoral a nivel nacional. Muchos votos independentistas han pretendido huir de ese posible escenario y fortalecer a uno de los bandos de una negociación que ven necesaria e ineludible, no incentivar una nueva y suicida escapada al monte. El descalabro de la CUP lo demuestra.

Esta circunstancia convierte el que los constitucionalistas muevan ficha ahora en algo muy conveniente. Si los secesionistas fuesen marcianos irreductibles no cabría más opción que la firmeza y la resistencia numantina. Por el contrario, si resultase que dentro de ese sector existe mucha gente razonable, como parece previsible, eso significaría que es posible alcanzar acuerdos dentro del marco constitucional. Ello exige meter velocidad al proceso de reforma constitucional, no solo en su vertiente territorial sino también institucional. En el ámbito territorial debería incluir importantes reformas en materia competencial y de financiación pero también, como llevamos defendiendo algunos en este blog desde hace siete años, sería muy conveniente añadir una disposición adicional que permitiese celebrar, siguiendo los rigurosos estándares internacionales en la materia, un referéndum de independencia. Esa reforma debería aprobarse por referéndum por todos los españoles. Con esa cláusula se desatascaría en la negociación territorial cualquier planteamiento de suma cero y se evitaría tener que ceder financieramente más allá de lo justo rompiendo la solidaridad entre todos los españoles.

Esa posibilidad colocaría a los líderes secesionistas en una posición negociadora muy muy difícil. O ceder y encaminarse, tras una reforma competencial razonable y justa, a un referéndum de victoria casi imposible y en su caso dolorosa (pues debería reconocer la posibilidad de que las provincias que lo deseen permanezcan en España) o negarse a todo y terminar siendo desplazados por su propio electorado terrícola.

Desde el lado constitucionalista para casi lo mismo. Sería muy erróneo interpretar el masivo apoyo a Cs como un bloque petreo refractario a la posibilidad de negociación. En un momento de crisis mayúscula han optado por la opción más clara y limpia en contra de una vía ilegal y unilateral con la que no están de acuerdo. Pero también ellos, si se les da la oportunidad, estarán deseando premiar a los que de manera imaginativa sean capaces de alcanzar acuerdos y volver a colocar a su país en el cauce de la normalidad. No podemos olvidar que de persistir esta situación el precio que va a pagar Cataluña (e indirectamente España) en desarrollo económico y en oportunidades perdidas va a ser formidable y que un escenario a la venezolana no es impensable.

Unos deben renunciar al sueño de una república catalana inminente y otros al de una soberanía nacional  española inquebrantable de presente y de futuro. Como diría Maquiavelo, el sueño de lo mejor no nos debería llevar a despreciar la certeza de lo bueno.

12 comentarios
  1. juanlui
    juanlui Dice:

    Puffff… equidistancias…. y que hay del imperio de la ley ?
    Nada. Vd. propone lo de siempre y que no ha funcionado: la componenda politica. Es hora de pensar en los catalanes NO indepes.

    Responder
  2. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    El voto independentista (in pectore o declarado) permanece estable desde 1984. Ahora y en las últimas elecciones lo que se viene produciendo, a pesar de toda la exaltación y demografías varias, es la comprobación de un techo o incluso un mínimo descenso.

    Pujol era “indepe”. Todos sus hitos y sus actos de gobierno iban estratégicamente dirigidos hacia ese fin. Las razones de que esto haya finalmente salido a la luz pueden ser opinables pero la estabilidad de dicho voto, con un pico en 1992, está ahí. No incluimos en estos datos el confuso mundo del PSC que en mi opinión y desde Suresnes ha sido, entre otras cosas, una quinta columna del Independentismo. El Nacionalismo Identitario siempre es independentista excepto cuando la táctica coyuntural aconseja fingir.

    Además de las consideraciones que cita Rodrigo acertadamente hay dos factores que nunca antes han estado tan claros en la opinión general en España y que no se van a diluir porque el 155 no los ha resuelto.

    1. Un hartazgo brutal del abuso al cual ha sido sometida la población no “Indepe” por las políticas etnicistas de la Generalitat incluyendo sus reiteradas negativas al cumplimiento de sentencias educativas. Todo ello resultado de la imposición de una Política construida por Pujol hace ya casi 25 años.

    Estas políticas resultan no solo en violación de derechos básicos familiares e infantiles (ONU y Unesco, etc) sino que causan daño –medido por la propia Generalitat– a los niños hispanoparlantes en sus casas que son la abrumadora mayoría de la población.
    Hoy en Cataluña hay Niños que crecen buscando estar ocultos y acomplejados en su autoestima por el sistema educativo. La cosecha de rabia de estas generaciones está comenzando. En cierto modo son niños “Ana Frank” en sus colegios.
    Todos hemos escuchado en la radio a niñas pequeñas, de diez años, llorar asustadas en casa porque su madre escribía una nota a su profesora………….en español. Piénsenlo despacio porque el voto del PP lleva mucho tiempo resintiéndose de esta “tolerancia” por llamarle algo. ¿Por qué, pudiendo, no hicisteis?

    Del mismo modo, que la Izquierda haya contribuido y contribuya a sostener este maltrato institucional es inaudito.

    2. Conciencia por la Élite catalana –la Casta, mucho mejor– de un fin de ciclo en el poder por la Corrupción, el Robo y el Despilfarro a costa de servicios importantes.
    No ha salido a la luz lo gordo pero la gente y el Parlament lo sabe –ver declaraciones en Comisión del periodista Reixach–. Estamos hablando de Miles de Millones de euros. Alertados nuestros servicios por la DEA de los EEUU y detectados en los circuitos de blanqueo de las grandes mafias globales.
    No olvidemos que la Generalitat niega al Tribunal de Cuentas datos de 65 de sus entes corporativos. La tercera parte. Imaginen.

    En estas condiciones resulta obligado lanzar un órdago en espera de preservar sus intereses de “Casta Local”. Llueva o caigan chuzos de punta, la Independencia les resulta tan necesaria como el aire.

    Ambos factores llevan ahí mucho tiempo, demasiado, y sino se revientan y limpian terminarán por reventarlo todo.

    El tradicional Bipartito de España ha sido cómplice al menos por Insuficiente Acción. El 155 debió aplicarse hace décadas en cada sentencia incumplida.
    La victoria y el maduro mensaje de Inés Arrimadas es prueba empírica de lo anterior

    También ha cambiado la percepción pública del Nacionalismo Identitario que hoy ya se ve como una ideología totalitaria que impone la propia identidad y desprecia la de aquellos ciudadanos que eligen otras identidades. ¿Cómo es esto posible en la UE?

    A mi modo de ver la iniciativa con el nuevo gobierno de la Generalitat debe ser no caer en las cortinas de humo y Exigir el Cumplimiento de las sentencias incumplidas de modo que se recuperen libertades de educación básicas y que haya Transparencia en Cuentas y Gastos levantando al tiempo todo lo hasta ahora tapado de la corrupción institucional en la Generalitat y los Ayuntamientos.

    Las estrategias de templar gaitas con tanta podredumbre pendiente terminará por destrozar toda la estructura del sistema de Partidos y no habrá soluciones.

    Saludos y gracias por el artículo.

    Responder
    • juanlui
      juanlui Dice:

      De acuerdo en lo que comenta, pero falta una pata: nadie va a exigir al gobierno indepe que cumpla la ley, porque al gobierno de Madrid le interesa la tensión independentista como justificación del ruinoso estado autonómico, y así llevamos 40 años .

      Alemania.- ~70 millones hab. ~ 170.000 políticos.
      España.- ~45 millones hab. ~ 450.000 políticos

      ¿ Nadie ve lo que realmente está hundiendo a este país ?

      Responder
  3. Luis
    Luis Dice:

    Antes de aceptar la posibilidad de poner un referendum en Cataluña o cualquier otro territorio, habría que dejar claras y nítidas las consecuencias de esa independencia en todos los frentes: político, internacional, económico, social,… Nadie puede votar sin saber que consecuencias tiene aquello que se vota. Este ha sido el error del Brexit y eso genera frustración.

    Responder
    • juanlui
      juanlui Dice:

      ¿ Claras las diferencias ? ¿ Y quien las explica ? ¿ Los partidos políticos ? ¿ Los medios paniaguados ? No sé que edad tiene vd., pero ¿ Es que no se ha dado cuenta cual es la situación ?

      Pero si nos metieron una constitución española que no fue sino una bomba con retardo: todo se fió a la fidelidad de los nacionalistas… y para los nacionalistas la fidelidad es como la castidad para “la tacones”.

      Responder
  4. Juanmari
    Juanmari Dice:

    ¿Dónde están? ¿Hay indicios de su existencia? ¿Si nada penaliza al independentismo en votos porque suponemos que hay un sector razonable que persigue acuerdos?
    “Por el contrario, si resultase que dentro de ese sector existe mucha gente razonable, como parece previsible, eso significaría que es posible alcanzar acuerdos dentro del marco constitucional.”

    Responder
    • Juanmari
      Juanmari Dice:

      Corrijo. No es “porque” sino “por qué”
      Y añado. ¿Por qué el Parlament de Cataluña no insta una reforma constitucional? Tiene derecho a ello y el TC tiene dicho que las Cortes “deberían entrar a considerar”. ¿No será que se quiere hurtar la realidad de que hay una incapacidad de llegar a acuerdos entre catalanes? ¿No debería partir la iniciativa de quien quiere cambios constitucionales?

      Responder
  5. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    No comparto las tesis del autor, con el que comparto otras tesis sobre otros temas. Estoy más conforme con lo que escribe el Sr. Oquendo. Los secesionistas no serán marcianos (aunque incluso los que tienen mayor cociente intelectual acaban de demostrar que no incluye una percepción adecuada de la realidad) pero llevan decenios imponiendo un régimen protototalitario (para expresarme con diplomacia) y han esperado a la debilidad de España tras la crisis económica, para, apoyados en un clientelismo no transparente y sin mesura ninguna (el mayor ejemplo de caciquismo jamás visto desde los tiempos de Joaquín Costa), además de en unos medios intervenidos, y una política educativa digna de la formación del espíritu nacional, pretender salirse con la suya. ¿Referendum nacional (en toda España, ya que no somos una confederación, sino un Estado) sobre la secesión de una parte de España y la reforma de la Constitución? Adelante, a ver si lo aceptan los secesionistas que sólo quieren que vote un “sujeto constituyente”. No, no, aplicación más severa y estricta de la ley y movilización constante de los que estamos contra esta falacia inaceptable, como ellos llevan haciendo con nuestros impuestos y ante la lenidad y pasividad de los gobiernos y parte de la judicatura. Empecemos por formar asociaciones tipo ANC y OC y TVs, Webs y Radios como las suyas y que nos den lo mismo para igualarnos, en dinero y en tiempo. Lo mejor es aplicar de urgencia el decálogo de Dolça Catalunya (cfr.https://www.dolcacatalunya.com )

    Responder
    • juanlui
      juanlui Dice:

      Coincido con vd.

      Sólo un matiz: “sobre la secesión de una parte de España y la reforma de la Constitución? Adelante, a ver si lo aceptan los secesionistas que sólo quieren que vote un “sujeto constituyente”. ”

      Si ahora mismo se abriera el harto llamado “melón” de la constitución, sólo sería para que el estado, en posición de decúbito prono, dejarse “hacer” por los separatistas. Lo hemos visto con Rajoy, lo vemos con Sánchez y de Rivera… ¿ Qué decir ? Solo se atreve con la bandera de España si ponen la azulona de la UE al lado.

      Los nacionalistas llevan cuarenta años de infidelidad hacia la Constitucion, las leyes y las instituciones, y han pasado de la deslealtad al golpismo. ¿ Alguien da más ?

      Responder
  6. Enric
    Enric Dice:

    La argumentación del Sr. Tena, me parece muy razonable. Vistos los comentarios que suscita, si son generalizables a la opinión mayoritaria fuera de Cataluña, de difícil realización. Hablar de niños que lloran porque sus padres escriben notas en castellano, comparar con Anna Frank, etc, presenta como abominable a un sistema educativo que, aunque mejorable -y sin perjuicio de que puedan cometerse errores individuales-, se ha caracterizado y caracteriza por ser inclusivo e integrador. Una de las grandes riquezas de España es su diversidad, hemos de garantizar la igualdad de todos los ciudadanos, también de los niños; pero no su uniformidad. En Cataluña, no salen cortados por el mismo patrón. Lo difícil sería que fuera de otro modo, vista la diversidad,ideológica, y en otros muchos ámbitos,
    de quienes participan en la escuela. Basta con conocer a unos cuantos maestros/as y a unos cuantos padres/madres de las asociaciones de madres y padres, para darse cuenta de éllo.
    Saludos,

    Responder
  7. Francisco
    Francisco Dice:

    El autor del artículo parte de una suposición un tanto errónea y es conceder cierta confianza a los independentistas,confianza que dentro de Cataluña algunos no les damos.Podemos enumerar las muchas promesaas que por los años 80 nos hicieron Jordi Pujol y los suyos y que quedaron en agua de borrajas simplemente porque no pensaron nunca cumplirlas,tenían otras intenciones y se está viendo.A mí la situación de Cataluña me gusta y eso que la vivo en primera línea porque los separatistas se han quitado la careta y muestran ahora lo que son,a mí nunca me engañaron yo siempre sostuve que no había nacionalistas moderados como sostenían otros y los hechos me dan la razón.
    Para entender el problema catalán hay que entender que los nacionalistas nunca han estado en paz con España y los españoles, el autogobierno lo han considerado como una victoria suya que le han arrebatado al Estado español y que lo han conseguido sólo gracias a ellos los demás popr lo visto no hicimos nada,ante ese esquema cognitivo nada se puede hacer porque cualquier cesión o popstura flexible por nuestra parte siempre la tomarán como una victoria.
    Por otra parte también hay que exigirles su responsabilidad en la actual crisis económica que ha padecido España,pues fue el Tripartito Catalán el que más presionó en su día al gobierno de Jose Luis Rodriguez Zapatero de que se derogase las leyes que sostenían el Pacto de Estabilidad sin el cual no hay Euro,así como también en sus medios de comunicación se atrevieron a decir que con el Euro podían gastar a manos llenas porque el Euro era un sistema monetario compuesto de la aportación de diferentes monedas como el franco o el marco y que mientras estuvieran esas monedas aquí en España podíamos hacer lo que quisiéramos que estábamos protegidos de la inflación,cuando les preguntas si han hecho semejante afirmación y me consta que la han hecho dan la callada ppor respuesta como siempre acostumbran a hacer.
    En pleno “procés” han hecho afirmaciones de que conseguirían la independencia, se quedarían en Europa y en el Euro y en Bruselas harían la vista gorfa con respecto al cumplimiento del Pacto de Estabilidad,o sea que tendrían carta blanca para gastar a manos llenas.
    Estoy de acuerdo de que en Cataluña hay pocos separatistas convencidos que muchos que los votan lo hacen por pura memética y autoengaño,la prueba de ello es que ninguno compra los Bonos Patrióticos o las participaciones en la Caixa Catalana una entidad financiera para sufragar la Independencia,pero la veradad con esos mimbres pocos cestos se pueden hacer.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir
Los editores se reservan el derecho a publicar o no los comentarios, en función de su interés, conexión con el tema del post, extensión y calidad. En ningún caso se publicarán comentarios con contenido o tono ofensivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *