Historia de la crisis financiera en España (I): comparecencia ante el Congreso de Aristóbulo de Juan

Consideramos que es del máximo interés para los lectores de HD conocer de primera mano la opinión de un experto como Aristóbulo de Juan sobre el origen y el desarrollo de nuestra crisis financiera. Aquí tienen extractada la primera parte de su intervención ante la Comisión del Congreso que investiga la crisis financiera española. Por su extensión, hemos optado por publicar una pequeña serie de tres posts.

El origen de la crisis internacional

La crisis tuvo orígenes y manifestaciones diversas, en diversos países.

Por ejemplo, en EEUU, caso emblemático, la crisis encarnó principalmente en las llamadas hipotecas basura, distribuidas por todo el mundo a través de instrumentos de  ingeniería financiera:  titulizaciones,  conduits, etc.

En España, la crisis se centró básicamente en el sector inmobiliario y en particular en la financiación de los promotores.  Éstos adquirían suelo masivamente, en la expectativa de conseguir una licencia urbana y construir viviendas que encontraban fácil venta.

También se concentró el crédito en grandes obras monumentales de difícil rentabilidad.

La crisis bancaria llegó a España a partir de 2007. El colapso del mercado interbancario europeo afectó de manera especial  a las Cajas de Ahorro. Las cuales habían de basar su estrategia de crecimiento en obtener su financiación en el mercado mayorista.

Aún así, el grueso de la crisis en España tiene mucho que ver con la mala gestión y con la actuación del supervisor.

En nuestro sistema financiero, se daba una singularidad. Entrados ya los años 80, las cajas de ahorro españolas habían conseguido una legislación que les permitió plena libertad operativa y territorial. Pero fue principalmente la falta de derechos de propiedad, que hubieran permitido cambiar los administradores, lo que hizo posible que pésimos administradores gestionaran algunas cajas.  En las cajas que cayeron tampoco había sido infrecuente la injerencia política, debida con frecuencia.

El afán desmedido de crecimiento interregional en España y la implantación generalizada de incentivos (o bonus) para premiar a corto plazo el crecimiento del balance, financiándolo en los mercados de capitales, fueron factores decisivos en la mala gestión de numerosas cajas de ahorro y en su posterior insolvencia.

Así se llegó a una fuerte crisis, con muy fuertes costes para el estado. Costes a los que se sumaría el deterioro de la actividad empresarial y el desempleo.  Así como su impacto sobre la convivencia en nuestro país.

La inmensa mayoría de los supervisores del mundo, con sus poderosos servicios de estudios, eran conocedores de la anómala situación de la vida económica y financiera y de los riesgos de la formación de  burbujas financieras.

Pudo muy bien ser también el caso de España, donde existían herramientas legales y regulatorias para poner coto a la burbuja. Basta citar la “ley de Disciplina e Intervención de Entidades de Crédito” del año 1988.

Pero, hasta donde yo sé, ninguno de los muchos supervisores afectados en los diferentes países quiso tomar medidas para poner coto a la creciente burbuja y sus posibles efectos. Nadie quería “parar la fiesta”.  El impacto y el lucimiento que producía la burbuja a corto plazo, tenían un fuerte tirón: entre otras cosas porque se daba un fuerte crecimiento del PIB, y una abundante recaudación fiscal para el Estado y para los ayuntamientos.

Todo ello en un contexto de exceso de liquidez internacional, de una idea diferente de los  ciclos económicos y de posibles presiones de los gobernantes sobre los supervisores a favor de la inhibición.

En mi opinión, el tratamiento de la crisis por las autoridades españolas fue tardío, artificioso y… muy costoso.  Mucho más costoso que si hubiera contado con diagnósticos tempranos y certeros y se hubiera actuado sin demora y con medidas eficaces.

Es bien cierto que existían serios obstáculos exógenos para una actuación rápida y eficaz.

  • La supervisión del B.E. se veía a veces entorpecida por las competencias de las comunidades autónomas.
  • La aplicación simplista -por bancos, auditores y supervisores- de las normas internacionales de contabilidad, promulgadas en los años 2000, que dieron fuerte prioridad a las pérdidas incurridas y relegaron las esperadas.
  • La imposibilidad jurídica de las cajas de ahorro de emitir acciones o títulos equivalentes.

Pero existían también obstáculos al sistema de supervisión, susceptibles de ser superados

  • La dudosa voluntad política que percibían los mercados.
  • La errónea presunción oficial de que los precios inmobiliarios se recuperarían en dos años y de que las familias pagaban siempre las hipotecas. se consideró por tanto innecesario aplicar medidas contundentes.
  • El uso del dinero público pasó a constituir un “tabú” sin excepciones y que pudo resultar miope en algunas ocasiones en que era insoslayable.
  • La fuerte aversión de las autoridades a las intervenciones de las entidades. Como consecuencia, no deberían desvelarse las pérdidas de las entidades. Con lo cual, la supervisión quedaba mediatizada en su misión de comprobación y transparencia.
  • De hecho, la orientación de la inspección podía ser asesorar a las entidades para salvar formalmente sus dificultades regulatorias, en vez de identificar sus problemas de solvencia y de gestión y exigir su pronta corrección.

Sirva como ilustración que en octubre de 2007, la morosidad contabilizada en el sistema español era de 0,5% sobre el total de la cartera de créditos. Naturalmente, no incluía los abundantes créditos dudosos no contabilizados como tales. Cuatro años más tarde la morosidad aflorada superaría ampliamente el 15%.

Sin embargo, como he dicho, reinaba entonces el desconcierto. Faltaba la experiencia en las autoridades y, como queda dicho, la voluntad política era dudosa.

Las medidas adoptadas tras la explosión de Lehman, por las autoridades españolas se limitaron a insuflar liquidez en el sistema, mediante el llamado “manguerazo”. Y la relajación de determinada normativa, el “manguerazo”  consistió básicamente en adquirir activos buenos  a las entidades (a través del programa FAAF creado a tal fin) y avalando por volúmenes importantes sus emisiones de títulos.

Además, también reinaba la práctica de la refinanciación del principal e intereses de los créditos malos, que no solían contabilizarse como morosos.

Todavía en 2009, se produjo un giro hacia fórmulas experimentales de reestructuración.  Las autoridades seguían sin reconocer oficialmente la delicada situación del sistema. De hacerlo, entre otras cosas porque contrastaría con la ostentación de una supuesta prosperidad y de que nuestros sistemas bancarios y de supervisión eran tal vez los mejores del mundo occidental y constituían modelos a seguir.

Optaron por la creación del FROB (“fondo de restructuración ordenada de la banca”). Institución que vió la luz en 2009 y empezó a funcionar a finales de dicho año con un capital de 9.000m€.  Habían pasado 2 años desde el comienzo de la crisis.

El FROB financiaría con fondos del estado la integración de las cajas, con el fin de sanearlas y reducir drásticamente el número de entidades de un sector sobredimensionado en empleados y oficinas. Era también el camino para convertirlas gradualmente en bancos, mediante sucesivas disposiciones.

La actuación del FROB consistió en instrumentar operaciones de integración  de cajas,  a través de una figura regulatoria denominada “SIP” (o sistema institucional de protección).

  • Según el reglamento del FROB, las cajas componentes de cada SIP únicamente recibirían ayudas públicas si eran “fundamentalmente sólidas”.  Pero este requisito no se cumplió. Las cajas sanas existentes en el sistema eran muy escasas y se agruparon cajas de baja calidad. En entidades condicionadas a menudo por las autoridades autonómicas, de uno  u otro color, generando nuevas entidades artificiosas y muy débiles.
  • El propio Banco de España formulaba a continuación los diagnósticos de cada unidad, para así determinar la cuantía de capitalización a financiar por el propio FROB. Financiación que se efectuó mediante la suscripción de participaciones preferentes. Títulos onerosos y exigibles. Discutibles por tanto como tal capital y que resultaron altamente conflictivas.

Pero tal recapitalización resultó llamativamente insuficiente, pues los diagnósticos suponían una estimación muy optimista del patrimonio y de las pérdidas.  Pero ello iba a permitir a las nuevas entidades sobrevivir un par de años más con escaso capital y con pérdidas subyacentes. Que iban en aumento.

Debe señalarse que, en estos años, el FROB nombró nuevos consejeros en los SIPS-bancos, pero con un mandato limitado y en coexistencia con algunos consejeros y directivos anteriores.  A pesar de los nuevos directivos, no se produjo el giro necesario en la transparencia, en la recuperación de activos ni en las remuneraciones de las capas directivas.

Pero fue en 2012, cinco años después del comienzo de la crisis, cuando se produjo un claro cambio en el saneamiento del sector.  Cambio que fue muy positivo, pero que había de resultar claramente insuficiente.

En próximo capítulo se tratará del impulso a la cobertura de las pérdidas, del MOU, Bankia, la SAREB y el Banco Popular.

4 comentarios
  1. Máximo
    Máximo Dice:

    Muy interesante opinión entre tanto “ruido”, espero las dos siguientes entregas.

  2. Nicolás
    Nicolás Dice:

    La teoría austriáca del ciclo descifra las causas procedentes de la economía real (descoordinación de los agentes económicos que conforman la estructura de una economía), la reserva fraccionaria, el descalce de riesgos y plazos y la manipulación del tipo de interés por los bancos centrales, explican las causas financieras. En la próxima crisis financiera las causas serán las mismas y pobres de nosotros como creamos que las políticas keynesianas nos van a sacar de ella (lo que hay que hacer es menor gasto público cuya eficiencia nunca se puede conocer porque no hay precios para medirla, liberar la economía y que sean los empresarios los que oferten lo que en cada caso los consumidores quieren, respaldado por un ahorro real), la guerra de divisas, la manipulación pública de los tipos de interés y los QE de los bancos centrales, junto con la creencia de que los interventores públicos podran controlar los nuevos instrumentos financieros que se creen, nos han condenado a la siguiente grave crisis

  3. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    El relato del Sr. de Juan contiene, en mi opinión, algunas de las limitaciones derivadas de analizar un problema muy amplio desde la perspectiva de un sector.
    Por supuesto que si al analizar la crisis nos circunscribimos a sus efectos en el sector bancario es muy oportuno tener en cuenta las reflexiones y datos del autor del artículo. Pero la cuestión de fondo es que no podemos tomar esta crisis como una crisis financiera porque es mucho más que eso en sus causas y en sus efectos generales. Podemos creer que los problemas se resolverían si resolvemos los fallos de los bancos y de los numerosos reguladores. Pero el problema persiste y no solo en el sistema bancario.

    Para ver las dimensiones de esta crisis basta con comparar varios de los parámetros implicados y lo voy a hacer con unos pocos datos publicados y con los cuales muchos de nosotros estamos familiarizados.

    Estapa Aznar.
    Máximo de licencias de construcción de viviendas. ………….375,000
    Inmigrantes…………….1.7 millones
    Deuda bancaria con bancos y caja extranjeros ………….200,000 millones de euros.

    Etapa Rodríguez Zapatero
    Máximo de Licencias de nuevas viviendas…………..800,000
    Inmigrantes……………5 millones
    Deuda bancaria con el extranjero…………600,000 millones de euros.

    Titulares de Miguel Sebastián en 2007. “Aquí cabemos 66 millones”

    Es decir la crisis fue una Burbuja Keynesiana de Diseño donde la Banca y todo el sistema financiero hubieron de ser preparados minuciosamente para poder ejecutarla para, al final, ser incapaces de manejarlo no solo en España sino en muchos países más grandes y supuestamente “mejores”

    La preparación tuvo lugar desde muchos años antes para permitir, por ejemplo, la reventa masiva de Cédulas Hipotecarias que, evidentemente eran “Subprime” (¿podían no serlo con los datos a disposición de cualquiera?). El sistema financiero global llevaba años reorganizándose para poder redistribuir globalmente deuda titulizada. Es decir…………..pasar a terceros lo que su capital era incapaz de soportar. Uno de los instrumentos creados ad hoc para posibilitar este proceso fueron los Credit Default Swaps.
    Es una larga historia la que lleva el apalancamiento bancario de en torno a 10 a más de 70 veces que tenía Lehman que encima quiebra por los repos que la FED había dejado de “vigilar”.

    El estudio de esta crisis en sus aspectos estructurales trasciende de largo su aspecto más hablado, el financiero. Y es imprescindible para entender lo que estamos viviendo.

    Saludos y muchas gracias por los tres artículos del Autor.

  4. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Ademdum al post precedente.
    Por supuesto la Comisión de Ilustres parlamentarios no se atreverá a entrar en un análisis mínimamente serio de la Crisis. Ni de lejos.
    La construcción del verdadero Relato sería muy inconveniente.
    Los Banqueros son un perfecto instrumento al servicio del Poder. No solo hacen lo que se les dice y vigilan a sus clientes y se chivan de ellos si no son buenos. Hacen mucho más, cuando las cosas fallan como deben fallar porque era inevitable ponen la cara para que el Poder salga más o menos airoso y pueda repetir la burbuja.
    En eso estamos. En esconder la cabeza parlamentaria en la arena. Esto sí que es una inmensa vergüenza.

    Saludos

Los comentarios están desactivados.