El auto del juez Llarena con ocasión del viaje de Puigdemont a Dinamarca

Afirmaba Maquiavelo, al analizar las causas de la pérdida de la república florentina, que lo que verdaderamente atribuye fortaleza a un Estado y lo convierte casi en invencible es la aplicación de sus leyes (sean buenas o malas) sine ira et estudio, sin acepción de personas, sin admitir excepción alguna por coyunturales motivos políticos, caiga quién caiga, perjudique a quien perjudique, sean estos aliados o enemigos. Y ello, principalmente, por el mensaje que se envía a la ciudadanía, pues si las leyes se ven como moldeables en función de las circunstancias del caso, nadie terminará respetándolas. Los partidarios de la “astucia” deberían leer más a Maquiavelo, ya sean políticos o jueces. Seguro que se iban a llevar una buena sorpresa.

Lo anterior viene a cuento del auto del juez Llarena de 22 de enero por el que  se decide “denegar la orden de detención internacional de D. Carles Puigdemont i Casamajó que se peticiona [por el Fiscal], posponiéndola, en su caso, a un momento en el que el orden constitucional y el normal funcionamiento parlamentario no puedan resultar afectados por su emisión (…).”

La denegación se basa en dos argumentos. Uno de ellos (el invocado en segundo lugar) es el ya esgrimido en su momento para revocar la euroorden (riesgo de que se denieguen parcialmente las órdenes de detención, lo que dificultaría tratar de manera homogénea a todos los encausados, con el consiguiente trato de favor para el huido). Ya criticamos en su momento ciertas incongruencias argumentativas de esta fundamentación (“Las decisiones del juez Llarena se contradicen”) por lo que a ese post me remito. Basta decir ahora que aunque el instructor utilizaba criterios de oportunidad que chirrían un poco al jurista, la cosa quedaba contenida dentro de los límites del decoro.

Sinceramente, en este último auto “danés” el juez debería haberse quedado ahí. Pero no. No se sabe por qué motivos ignotos hace descansar el peso fundamental de su decisión en una serie de consideraciones que desbordan los límites de la argumentación jurídica, para entrar en motivos de estrategia política cortoplacistas que el propio Maquiavelo hubiera considerado contraproducentes. El auto nos explica que Puigdemont buscaba su detención para facilitar su investidura como President, sorteando así los obstáculos levantados por los letrados del Parlament a la investidura telemática del que voluntariamente no quiere comparecer por el motivo que sea. El juez Llarena nos advierte de que no va a caer en la trampa preparada por el astuto Puigdemont para facilitar sus objetivos políticos. En definitiva, nos indica que prefiere dejarle libre ahora con la finalidad de perjudicar sus opciones políticas, para luego detenerle (si se vuelve a dar la oportunidad) cuando la ocasión política haya pasado

Sin duda interesa políticamente al Estado español y a Cataluña que este hombre no sea investido President, con la finalidad de evitar el daño reputacional que a todos nos iba a producir esa situación surrealista propia de La Codorniz, pero eso queda totalmente al margen de la competencia de un juez penal obligado a aplicar la ley al margen de sus consecuencia políticas. Si considera que el riesgo de reiteración y de fuga es suficientemente alto como para justificar su prisión provisional, debe ser congruente y ordenarla, con independencia de las estrategias políticas de los protagonistas del caso. Si Puigdemont es astuto, lo será también para no volver a ofrecer la ocasión de su detención viajando de nuevo a Dinamarca una vez que su oportunidad de investidura haya pasado. Políticamente quizás interese un Puigdemont libre pero no presidente, pero penalmente interesa un Puigdemont preso aunque sea presidente.

La actuación al margen de las repercusiones políticas de sus decisiones es lo que atribuye a la Judicatura de un Estado de Derecho su imponente autoridad, que traslada así de manera indirecta al propio Estado. Importa no solo su potestas, sino especialmente su auctoritas, como supo ver con su agudeza habitual Maquiavelo. El juez Llarena podía haber tomado la misma decisión apoyándose solo en el segundo argumento de su auto. Que haya decidido esgrimir el primero con esa contundencia, indica lo alejado que se está todavía de comprender en ciertas instancias dónde reside la esencia de un Estado de Derecho. Pero desgraciadamente, todo esto no pasa por casualidad (aquí). El informe GRECO, tampoco.

11 comentarios
  1. Oriol
    Oriol Dice:

    Simple y llanamente : no utiliza la euroorden para evitar hacer un ridiculo de la justicia española en Europa, o sea, denegarian la extradicion o solo la limitarian a hechos menores porque en Europa SI QUE HAY INDEPENDENCIA JUDICIAL. Solo hace falta ver donde sale España en las clasificaciones de independencia judicial, al lado de Botswana y para dejarlo mas claro, donde ha quedado De Los Cobos haciendo el ridículo solicitando una plaza en el TDH sin obtener ningun voto : un expresidente del TC mintiendo sobre su nivel de ingles y frances. Cuando van Europa, los ponen en su sitio. Mientras tanto Puigdemont paseandose tan tranquilo por media Europa y la justicia española haciendo un ridiculo espantoso.
    Solo quiero recordar una opinion de Jose Antonio Martin Pallin : La fiscalia se inventa una novela y el juez Llarena se la cree y mantiene a Junqueras y los Jordis en prision.

    • Diego
      Diego Dice:

      Creo que no sabes cómo funciona una eurorden. En ningún momento la Justicia belga entraría a valorar si se ha cometido o no delito, no analiza cuestiones de fondo, simplemente se limita a decidir si el delito por el que se solicita la orden de detención y entrega es subsumible en alguno de los que prevé la Decisión Marco. El problema se da cuando dicha normativa europea está hecha para delitos comunes a todos los países, como pueden ser robos, violaciones, falsedades documentales, etc., no para delitos contra el propio funcionamiento del Estado o sus instituciones. Es precisamente esta circunstancia la que hace que Puigdemont vaya a Bélgica, no que la justicia española sea imparcial y la del resto de países sea la pera limonera, porque cualquier jurista con un mínimo de conomiento de derecho comparado sabe que los tribunales belgan pronuncian fallos diferentes según la zona territorial sea favorable a uno u otro nacionalismo.
      Repito, la justicia belga ni juzga delitos, determina solo si están previstos en la normativa de detención y entrega o no,.

    • Cristóbal Pasadas
      Cristóbal Pasadas Dice:

      Convendría que nos aclarara a qué clasificaciones o rankings internacionales se está refiriendo. Más que nada para que podamos confirmar la validez de los datos y de los criterios en los que se basan para saber si hay algún tipo de sesgo en sus afirmaciones. Como lo de Botswana me suena a mantra indepe debo decirle que esa clasificación a la que creo que se está refiriendo se hace a partir de una encuesta a empresarios de diferentes países, siendo el cupo de encuestados para España de cien empresas que son miembros del foro que hace la encuesta y la pregunta relativa a la independencia judicial en España es única y se pide una valoración con puntuación de escala Likkert de 1 a 7. Tengo mis serias dudas de la metodología de esa clasificación y de la representatividad de la muestra. Dudas que no tienen nada que ver con el hecho de que el asesor científico principal de ese ranking sea un tal Xavier Sala i Martin, jejeje…

  2. Ramón García
    Ramón García Dice:

    Estoy de acuerdo.

    Como la acusación de delitos tan extremos como rebelión. Se olvida que la función de la justicia es impedir que se competa un delito castigando a quien lo comete. Cuando Puigdemont proclamó la independencia, pudo elegir entre llevar a cabo una sublevación, con los mossos defendiendo la “nueva república” o no hacerlo. En su decisión pesó que en el primer caso habría sido acusado de rebelión con gravísimas penas. Nos interesa que en el futuro siga siendo así, que todo el mundo sepa que si se subleva, tendrá que afrontar una condena de rebelión, y si no, no.

    Como dice este post, y como dijo Victor Lapuente aquí https://elpais.com/elpais/2017/10/23/opinion/1508760806_244756.html el Estado tiene un poder físico enorme: puede detener a los independentistas enseguida. Para que ese poder sea máximo, debe ser predecible.

  3. Pablo
    Pablo Dice:

    El auto no busca oportunismo político ni parar políticamente a Puigdemont. El auto se constriñe a evitar el perjuicio que conlleva la continuación del delito, anunciada a bombo y platillo por Carles. Es más, razona que la detención conllevaría asentar la ilegalidad puigdemita, y precisamente un proceso penal lo primero que busca es eso.
    Por otro lado, en al fase inicial de investigación del delito es muy habitual este tipo de resoluciones judiciales que pretenden evitar un abuso de derecho procesalmente hablando, y con habilitación normativa válida.

    • Cristóbal Pasadas
      Cristóbal Pasadas Dice:

      A ver, no soy jurista y por tanto no puedo opinar sobre los intríngulis procesales y penales de este caso. Ahora bien, me muevo en un entorno de cierta altura cultural y académica y puedo asegurar que las decisiones del juez Llarena tienen una buena aceptación en general como dotadas de sentido común de la vida cotidiana. Se trata de situaciones de hecho para las que no hay antecedentes y, sin embargo, al presunto delincuente se le aceptan todos los tipos de estratagemas posibles a su favor, porque es un demócrata, y al juez lo atamos de pies y manos para que no pueda reaccionar ante esas estratagemas porque es un franquista fascista que retuerce la ley, vaya vaya… Miren, se entiende muy fácilmente que en este caso excepcional la euroorden no puede funcionar porque el juez nacional que está aún en fase de instrucción no tiene atados todos los cabos y, sin embargo, al juez del país de destino de la euroorden ya hay que darle una calificación exacta de los delitos para que el si pueda ya adoptar una decision definitiva, cosa que el juez de origen no puede hacer. Díganme por favor si este simple hecho sería aceptable por ejemplo para la dignidad catalana en una hipotética situación de independencia. Pienso modestamente que no.

      • Francsico Perez
        Francsico Perez Dice:

        “El juez nacional que está aún en fase de instrucción no tiene atados todos los cabos” , ya ves va como loco intentando encontrar rastro de malversacion, ya que es consciente que de rebelion o sedicion no va a poder instruir un caso plausible, hasta el legislador lo ha reconocido (Lopez Garrido) por lo tanto necesita la malversacion como un clavo arediendo ya que si no, el delito de esobediencia aun rtribunal o no acatamiento de sentencia no conlleva penas de carcel, y aunque sea discrecionalk, el justificar la prision cautelar de los Jordis y demas politicos en prision, para despues, en caso de no existir malversacion no tener condena de prision , lo dejaria con el culo bastante al aire para elr esto de sus dias, aunque claro por supuesto seguira teniendo una carrera judicial existosa, que para eso afinan lo que haga falta

  4. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Supongo que puede haber discrepancias, ¿dónde no? pero, en general y por debajo del ruido mediático, el juez Llarena y el resto de magistrados que hasta ahora han intervenido me parece que se están comportando de forma sensata y ajustada a la ley y a la jurisprudencia.
    Trabajan por otra parte en terreno abierto y sin precedentes en la UE frente a un batallón de juristas que han dispuesto de meses y de años para diseñar estrategias y tácticas muy meditadas. El riesgo de caer en trampas procesales derivadas de legislaciones de otros países es alto y podrían contagiar al resto de causas.

    Mientras tanto es de esperar que el 155 se traduzca en querellas criminales adicionales y en un río de pruebas documentales que no estaban a disposición de los Instructores y fiscales hace solo un mes y medio.

    Recordemos la furgoneta que estaba siendo destruida por los Mozos o el espionaje sistemático de la oposición y del Gobierno de España que está saliendo a la luz. Tampoco me parece nada banal la solicitud de C’s para entender qué pasó antes de los atentados de las Ramblas y de Cambrils. ¿ Estará siendo diligente el gobierno temporal de la Generalitat? Yo sí lo espero.

    Los Mozos, por otra parte, deben como mínimo hacer lo mismo que Convergencia: Cambiar de nombre. Esa policía es un peligro en cualquier sistema que se pretenda democrático en países de ciudadanos libres e iguales. No puede seguir así y habrá que hacer algo.

    Antes de ayer, Puigdemont fue interpelado por una profesora en Dinamarca. Esa profesora hizo portada al día siguiente: “Desde la época Nazi no se había escuchado en Europa nada parecido a lo que dice este Señor.”

    Bastante más preocupación que con los jueces debemos tener con la bisoñez de algunos ministros del Gobierno que, si hubieran sido prudentes y cautos, deberían haber traído a algunos jubilados desde la reserva para pedirles al menos asesoría durante el “process”. La LOGSE es implacable, llega a todos lados y estamos viviendo sus frutos.

    Por cierto, ayer, The Guardian, traía esto. https://www.theguardian.com/commentisfree/2018/jan/24/brexit-europe-future-eurasian-europeans-asia

    Mientras descendemos por el infinito fractal del aldeanismo autóctono se nos recuerda la existencia de proyectos y de una comunidad real Euroasiática. Un inmenso campo de acción en el cual los miembros de la UE somos una minoría muy acusada y decreciente. Habría que añadir que tampoco somos autónomos y que seremos los que mejor vivimos pero estamos en riguroso declive económico desde los años 70. China ya tiene 400 millones de habitantes con mejor nivel de vida que los de la UE y sigue creciendo a 3 veces nuestro ritmo por no hablar de que nos están superando tecnológicamente en muchos frentes. Mirarse el ombligo es peligroso.

    El declive sería aún mayor si no estuviésemos inundados de deudas que las generaciones anteriores no han sufrido.

    ¿Alguien cree que la fragmentación minimalista a la cual estamos sometidos desde dentro y desde la UE es fruto del azar?
    ¿A quién beneficia esta permanente mitosis? A ninguno de los ciudadanos de la UE. Ni a los hijos de Puigdemont.
    Parece que ya hemos caído en la cuenta.

    Buenos días

    • Francsico Perez
      Francsico Perez Dice:

      despues de su extenso comentario, acabo reafirmamdome que no existe nacionalista mas peligroso que el que no sabe que lo es.

  5. hutopyko
    hutopyko Dice:

    No estoy de acuerdo, porque lo que ha presupuesto el juez es un abuso de Derecho o fraude de Ley, en este caso procesal. Otra cosa sería que desde Bruselas o Copenhague siguiera planeando o ejecutando el plan secesionista que se está investigando, lo cual no parece que ocurra, sino que simple y llanamente es un señor prófugo de la justicia que quiere dar a conocer al mundo la injusticia de su situación y la de Cataluña, que como hemos visto, con escaso éxito.

    • que
      que Dice:

      El éxito del Sr. Puigdemont ha sido darse a conocer en ámbitos internacionales a nivel personal con una propaganda mediática gratuita que le servirá para afianzar su futuro como “personalidad relevante”. Ni él mismo se cree lo que dice mientras se divierte jugando con el Estado que lo ha promovido, le ha dado de comer y no lo ha cesado por deslealtad cuando debía (el control de frontera, registro de vehículos y del alcantarillado y otras extravagancias nos está retratando. ¿No es más fácil poner un agente de inteligencia controlando sus movimientos?). El sabrá las bazas que puede usar para evitar que lo detengan. Tanto las procesales como las “extra procesales” (que también cuentan). Sabe que es una pieza importante porque conoce mucho de todo y de todos (Pujol:” los pájaros que pueden caer de los nidos si se agitan las ramas”). Mucha “omertá” alrededor de todo el asunto que parece incompetencia y miedo (¿a qué?) por parte de las instituciones del Estado. Un saludo.

Los comentarios están desactivados.