Faltan ellas

Si las mujeres son mayoría en muchas profesiones jurídicas, ¿Por qué no se encuentran en los actos públicos? La nueva sección ‘Faltan ellas’ llega a Hay Derecho para evitar que esto ocurra con tanta frecuencia, siguiendo la técnica anglosajona del “name and shame”.  Se trata de conseguir que cada vez haya más presencia de mujeres en los eventos que se organizan en el sector jurídico.

Las mujeres tienen menos visibilidad en el ámbito jurídico y queremos cambiar esto. Salvo excepciones, los representantes de los grupos profesionales jurídicos suelen ser hombres. También la mayoría de los participantes como ponentes o expertos en jornadas, seminarios, mesas redondas, etc.

En Hay Derecho queremos contribuir con esta pequeña actuación a poner de manifiesto la falta de mujeres en espacios donde se debaten cuestiones técnico-jurídicas en las que es perfectamente posible encontrar a especialistas femeninas.

Las cifras así lo muestran. Los jueces y magistrados españoles son mujeres en un 53 por ciento de los casos, según un informe del Consejo General del Poder Judicial de 2017. Además son más jóvenes: en la última convocatoria de Jueces ellas son el 70%. La cifra de abogadas en el mismo año llega al 44 por ciento del total. En cuanto a la Fiscalía, el 63 por ciento de sus componentes son mujeres, según datos de la Fiscalía General del Estado. Por otro lado, actualmente hay en España 863 notarias y 1.888 notarios. Las registradoras son ya el 42% por ciento del colectivo, pero el Colegio de Registradores recuerda que en la última convocatoria de oposiciones la presencia femenina asciende a un 80%. Es decir, mujeres juristas hay  muchas, cada vez más. Y en todas las especialidades.

Por eso, si acudes a una jornada, seminario, conferencia, mesa redonda sobre cualquier aspecto relacionado con el Derecho en cuyo programa solo figuran hombres, nos gustaría que nos lo contases. ¿En qué evento han faltado ellas? Con esta iniciativa Hay Derecho quiere concienciar a la comunidad jurídica de la escasa presencia de mujeres en este tipo de actos. También nos gustaría que, con el tiempo, sean los propios hombres que acuden a estas jornadas los que exigiesen la presencia de mujeres expertas en las materias a tratar.

Para ello, necesitamos que simplemente nos mandes un pequeño párrafo con la convocatoria de que se trate y con el link correspondiente a la dirección de correo electrónico info@fundacionhayderecho.com

Puedes hacerlo con tu nombre y apellidos o de forma anónima. Nosotros nos encargaremos de publicarlo en esta sección y de darle difusión. Quizás así, podremos ayudar a los organizadores, ponentes, profesionales y público que acude a estos eventos que se pregunte por qué faltan ellas.

 

 

26 comentarios
  1. Félix
    Félix Dice:

    Acabo de anular mi suscripción a “Hay Derecho” por esto.

    Estoy absolutamente harto del feminismo, y no me importa decirlo. Harto. Te levantas y pones la redio. Un debate sobre una a la que le han preguntado si piensa tener hijos en una entrevista de trabajo. Pones la televisión. Una mujer que la pagan menos. Lees una web. Lo mismo. Es todo el día, a todas horas.

    Y por supuesto opiniones como la de un Premio Nóbel de Literatura, Vargas Llosa, diciendo que el feminismo radical es el mayor enemigo actual de la cultura, se ignoran. El feminismo radical es un pensamiento totalitario que pretende imponer un pensamiento único, como el comunismo o el nazismo.

    Ustedes se suman a ese movimiento. Hay que presionar para que nuestra forma de pensar se imponga. Otra nueva campaña, otra más. Tenemos que imponer la presencia de la mujer. ¿Por qué? Porque sí. Y si no presionamos y agitamos, lo decimos, denunciamos… Imponemos. Coaccionamos a la sociedad.

    Y si ahora en una mesa redonda resulta que los cinco mejores expertos son hombres, no podrán hablar los cinco. Porque ustedes lo publicarían, lo dirían. Tenemos que poner dos mujeres. Si no, la “pena de telediario”. ¿Que las dos mujeres no saben nada? Pues es lo mismo. O eso o la “pena de telediario”.

    Estoy total y completamente en contra de su decisión. Estoy en contra de las imposiciones. Estoy en contra de la coacción para imponer el pensamiento feminista. Coacción no física, claro. Pero como no acates lo que te decimos, sales “en los papeles”.

    Me parece una completa vergüenza lo que hacen.

    • Carlota Tarín
      Carlota Tarín Dice:

      Y qué ha hecho Usted, Félix? Se ha dado de baja de la lista de distribución de correo gratuita? Una enorme pérdida, Félix, enorme.

    • Rubia lista
      Rubia lista Dice:

      Sí, comprendo que el feminismo resulte amenazador. Cita usted a Vargas Llosa, muy bien traído, un hombre al que probablemente si su mujer no hubiera dedicado por completo toda su energía a la carrera de él, jamás habría ganado el Nobel. Comprendo que “señoros” como Vargas Llosa teman al feminismo. Yo voy a citar a Amelia Valcárcel, a la que considero la voz más autorizada (junto con Mary Daly), que dice que el feminismo es un efecto indeseado de la Revolución Francesa, y también dice que no sabemos cuán gruesa es la piel del patriarcado porque acabamos de empezar a arañarla y cicatriza rápido. Pues ahí estamos, las feministas, somos cada vez más, y tenemos la alegría de comenzar a construir un mundo nuevo, en el que las mujeres tengamos poder más allá del ámbito doméstico. Y la incertidumbre, que también es una forma de alegría, de no saber cómo va a salir esto. . Comprendo que esto le angustie y le dé miedo. Pero nos mueve la alegría y la alegría es imparable.

  2. lordran
    lordran Dice:

    Un minuto de silencio por la opinión que nadie conocerá nunca de Vargas Llosa sobre el feminismo porque solo se la publican en El País.

  3. lordran
    lordran Dice:

    Friendly reminder también de que los hombres que quieran contribuir a eliminar este sesgo machista que invisibliza y minusvalora a las mujeres, pueden hacerlo declinando participar en aquellas actividades a las que sean invitados y no cuenten con mujeres entre sus participantes.

    • Pepoe
      Pepoe Dice:

      Friendly disclaimer de que de ninguna de las maneras preguntaré por el sexo de los participantes en algún evento jurídico en el que también participe yo. Es más, exigiré que acrediten que las mujeres que participen no los sean en condición de cuota florero.

  4. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Comparto la necesidad de que ninguna mujer sea excluida por el mero hecho de serlo, pero añado que ninguna debe ser incluida por el mismo mero hecho. ¿Una mesa redonda con cuatro expertas está bien y una mesa con cuatro expertos está mal? Creo que están Uds. errados. Como estoy en contra de cualquier iniciativa “name and shame” (un linchamiento digital en toda regla al igual que un “escrache” es una coacción), pero “¿Hay Derecho?” es un blog de una fundación privada y de sus editores, por lo que, aunque se haya construido también con el esfuerzo de muchos colaboradores, están en su derecho a hacer lo que estimen oportuno, lo único que veo que puedo hacer es volver a leerlo ni escribir comentarios hasta que no me informen de que esta iniciativa se ha reconsiderado, con tanta tristeza como dejé el Foro de la Sociedad Civil donde conocí a dos de sus editores que me invitaron a colaborar, lo que hice con agradecimiento.
    Ni por un momento se me pasa por la cabeza mirar qué tienen entre las piernas los cuatro ponentes que tengo que designar para una mesa redonda que he de moderar en un congreso jurídico en junio. Si todas son hembras estupendo, si todos son machos también y si son hermafroditas lo mismo, si uno es negro, otro pielroja, otro asiático y otro aceitunado, magnífico, pero si las cuatro son desteñidos, también estupendo. Si alguien lo denuncia en este blog o en cualquier otro, mejor que mejor, como cuando alguien me dijo aquí que no escribiera “La Coruña”, sino “A Coruña”, faltaría más que me quieran incluir en el pensamiento único. Estarán los cuatro allí en función de su mérito y capacidad.

    • Ana
      Ana Dice:

      Estimado Jesús, justamente de eso se trata: de seleccionar a los mejores en función de su mérito y capacidad. La cuestión es quién y en base a qué criterios y sesgos inconscientes (que todos tenemos) decide. ¿No le resulta llamativo, como bien explica el texto, que siendo las mujeres más de la mitad de los profesionales del Derecho, estemos tan escasamente representadas en los ámbitos de mayor visibilidad y poder? ¿Acreditamos menos méritos o tenemos menos capacidad? ¿O es que simplemente no somos miembros de los “all-boys clubs” donde se toman las decisiones?

      • Carlos
        Carlos Dice:

        Y no se ha preguntado vd por qué cuando invitas a una mujer a un evento amablemente lo rechaza porque prioriza otras cosas? Es cansado estar permanentemente con esta polémica. Qué los mejores estén en el mejor sitio si es eso lo que quieren y si quieren otra cosa pues que decidan sobre su carrera. No se puede estar forzando la situación todos los días.

  5. Guillermo
    Guillermo Dice:

    ¿Qué criterios va a utilizar Hay Derecho para decidir que un panel es discriminatorio para la mujer? ¿Cómo valorareis la capacidad de ponentes de campos distintos al vuestro? ¿Y qué pasa con la información que os falta sobre la elección (una primera opción de ponente había rehusado, resulta que esos eran los que era más fácil contactar o los que querían ir, o los conocía el organizador…)?

    Y, por último, en caso de que hubiera sido posible escoger a un hombre o una mujer ¿por qué debe hacer esa elección Hay Derecho y no quien organiza el panel? ¿Acaso siempre que se elige un hombre en vez de una mujer hay discriminación? ¿Cómo lo sabréis en cada caso concreto?

    Básicamente, ya que vais a hacer a poner shame en alguien, ¿cómo vais a estar seguros de que no estáis metiendo la pata?

  6. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Queremos aclarar que Hay Derecho no decide ni valora nada, pone en marcha una sección para que quien quiera pueda comunicar eventos jurídicos donde todos los ponentes sean hombres. Los motivos pueden ser muchos, pero el dato que buscamos es simplemente ese. Es un tipo de iniciativa que se ha puesto en marcha en muchos otros países y organizaciones internacionales y parece que funciona razonablemente bien en el sentido de contribuir a llamar la atención de los juristas (y los ciudadanos).

    • Félix
      Félix Dice:

      De la Nuez, ponen ustedes una sección en marcha para presionar. ¿O es que sólo es por curuiosidad o por estadística? Presionan en favor de una causa. Una forma que pretende imponer un pensamiento único de forma coactiva. Y ustedes se suman a eso.

      ¿Me puede explicar por qué no ponen una sección por ejemplo sobre denuncias falsas? ¿Por qué no un espacio para el que conozca un caso lo cuente?

    • Guillermo
      Guillermo Dice:

      Este es un blog magnífico, que realiza una labor necesaria y encomiable, y por eso voy a seguir leyendolo y recomendandolo.

      Dicho esto, me gustaría plantear una cuestión sobre esta iniciativa. No estoy seguro de que mi línea argumental vaya a ser correcta así que agradeceré cualquier comentario.

      Para ilustrarla, partimos de la existencia de una discriminación que da lugar a una menor presencia de la debida de mujeres en los paneles. En supuestos (creo que) análogos se ha propuesto el uso de cuotas. Me parece que, a pesar de las críticas que reciben por diversos motivos, pueden ayudar a ejemplificar el problema que le veo al name and shame. Las cuotas me parecen una medida de carácter general para un problema identificado de manera también general.

      Sin embargo, cuando acudimos a un caso concreto debemos estar seguros que efectivamente se cumple aquello por lo que castigamos. No podemos sencillamente calificar de machistas las elecciones de los ponentes porque creamos que puede haberlo en un número de ellas, sino que deberemos asegurarnos de que se excluyó a las mujeres por el hecho de serlo (consciente o inconscientemente) en ese caso concreto. Si no actuaramos así, no estaríamos usando datos generales para castigar actuaciones individuales? No supondrían un daño (tildar a una persona o institución de machista es algo serio) arbitrario, al no haber reunido las pruebas de ese machismo? Y si creemos que puede haber sesgos que inconscientemente nos lleven a elegir hombres, no sería el shame más injusto aún?

      Por último, como sabemos que el name and shame funciona porque llama la atención de los juristas y no porque les asusta el posible escarnio público?

      • Félix
        Félix Dice:

        Guillermo, es mucho más sencillo. Varias personas han contado la misma experiencia, que corroboro.

        Cuando quieres organizar algo, te vuelves loco para encontrar ponentes. Hombres o mujeres, pero si son mujeres mucho más.

        A todo el mundo lo que le encanta es cobrar los cientos de euros de rigor por contarnos su tesis otra vez. La gente tiende a contar lo que ya sabe. Como tenga que hacer algo nuevo, es dificilísimo. Tienes que encontrar a alguien con tiempo, con ganas, creativo, y que no tema los errores. Es tremendo.

        Yo no he conocido jamás, nunca, un caso de discriminación de la mujer en el ámbito académico. Nunca. Ninguno. Sí he conocido muchísimos de negativas de mujeres a participar en actos públicos. Básicamente por un tema de seguridad. Si no hay una versión oficial, si algo no es seguro y si no dominan hasta el último detalle una materia, no se ponen delante de un auditorio.

        Esta es la realidad que yo conozco. Y me atrevo a decir que es la que conoce cualquiera que haya tenido que organizar un acto docente en su vida.

        Y lo que yo creo es que detrás de todo esto hay lo que todo el mundo pretende: volver a contarnos la tesis. Hay que meter a mujeres como sea. ¿Y cómo lo hacemos? Pues que nos cuenten su tesis otra vez. Eso es lo que se busca con iniciativas así. Cobrar. Cobrar por volver a contar lo mismo otra vez. Presionar para que haya que poner mujeres y ellas elijan el programa. O sea volver a contar lo mismo.

        Y encima dicen que esto es “por la mujer”.

  7. Cruz Leal Rodríguez
    Cruz Leal Rodríguez Dice:

    Acabo de enterarme de esta feliz iniciativa de Hay Derecho y no me he podido resistir a felicitarlas a ustedes, señoras, Doña Elisa y Doña Carlota. Me dan motivos sobrados para recomendar su blog. Les deseo una gran tenacidad y resistencia a la par que paciencia y muchísimo humor para aguantar los cariñosos comentarios que ya les empiezan a dedicar. Un gran abrazo.

  8. Leoncio Prado
    Leoncio Prado Dice:

    ¿Por qué en Hay derecho hay cinco autores y solo dos autoras? Os voy a dejar de leer por machistas..
    En el mundo jurídico ¿ podría ser que los varones , aún minoritarios, son los más veteranos y por tanto los más expertos y por eso copan los seminarios? Podría ser…
    ¿o podría ser también que , aunque mayoritarias en este mundo , las mujeres tengan menos iniciativa o interés para la investigación y el estudio, y sean solo mayoritarias por las espléndidas condiciones laborales de estas profesiones funcionariales? Eso justificaría porqué sigue habiendo más artículos doctrinales y libros publicados de hombres que de mujeres, a pesar de ser minoria, y que yo sepa, a las mujeres no se les rechazan los artículos en mayor proporción que a los hombres, y mucho menos, por el hecho de serlo. Pero claro, esto está feo decirlo.
    En suma, todo lo que no se base en una correlación objetiva entre un hecho y su causa es pura demagogia, y eso es lo que hacéis al afirmar que la menor presencia de mujeres en conferencias es por machismo

  9. Félix
    Félix Dice:

    Hoy “El Confidencial” destaca un posible desfalco en la UNED. Lo hacen fundamentalmente profesorAS de Derecho civil. ¿Eso se comenta en el blog o esto no, que es que son mujeres y va contra la doctrina oficial? Tenemos una sección por si hay una mesa redonda con tres hombres. Pero no pasa nada si las mujeres roban, ponen denuncias falsas o se llevan el dinero público, ¿verdad? De eso no hay que hablar, ¿no?

  10. publiciano
    publiciano Dice:

    Hola:
    Entiendo que esta sección es una iniciativa oportuna, aunque no estaría de más tentarse la ropa y comenzar preguntando a los editores de este magnífico blog por qué más de tres cuartas partes de los colaboradores son varones.
    Saludos.

  11. María Martínez
    María Martínez Dice:

    Es una gran iniciativa, pero se queda corta: hay que publicar los nombres de los directores del curso o mesa redonda machista, su foto y su domicilio, y, si puede ser, hacerles un escrache. Así se construye una sociedad libre.

    Me temo que alguien en Hay Derecho ha perdido el camino.

  12. Alberto González-Mico
    Alberto González-Mico Dice:

    He organizado numerosas mesas redondas sobre temas jurídicos. No pocas veces me han exigido los organizadores que incluya cuota femenina y he necesitado Dios y ayuda para encontrar alguna mujer que quisiera participar. ¿A quién puedo quejarme? ¿A Hay Derecho?

    • Carlos
      Carlos Dice:

      Totalmente de acuerdo. Hay que justificar cuotas pero los intereses de cada uno son distintos

  13. O'farrill
    O'farrill Dice:

    Por desgracia la opinión de Alberto González-Mico es una realidad. Desde hace muchos años y en distintos ámbitos nunca he conseguido que las mujeres estuviesen también. Quizás es porque no tenían interés para ello. Hablo desde la participación política, académica o empresarial. Habría que preguntarse el porqué de esta actitud. ¿Comodidad, falta de oportunidades o falta de interés? En mi entorno más cercano constato que hay de todo un poco pero, claro está, no es representativo. En muchos casos son ellas mismas las que se autoimponen preferencias por otros asuntos diferentes: bien familiares, bien de relaciones sociales, bien de carácter mediático. En otros han decidido compatibilizarlos y lo han conseguido. Son situaciones que tienen más que ver con las circunstancias personales que con cuestiones específicas.
    Dicho esto creo que caer en la discriminación por sexos (tanto si es positiva como negativa) es un gran error. Todos somos personas con distintas capacidades y voluntades de ejercerlas. Ni se puede imponer una cuota ni obligar a nadie a participar en lo que libremente debe decidir cada uno. En todo caso creo que el blog busca más el conocer el porqué de estas situaciones más que denunciarlas, ya que -probablemente- no existirían razones para ello. Nadie debe faltar y nadie debe sobrar a la hora de aportar lo mejor de cada uno a la convivencia social siempre que sea en uso del libre albedrío.

  14. Félix
    Félix Dice:

    Acabo de volver de El Corte Inglés de Castellana, Madrid, y puedo asegurar firmemente lo siguiente. En su espacio de arte, hay 22 cuadros. De los 22 cuadros, 20 son de mujeres y 2 de hombres. ¿Cómo se explica que si suponemos que la mitad de los artistas son hombres y la mitad mujeres el 90 por ciento de lo que hay en el Corte Inglés de Castellana sea obra de mujeres? ¿Se está diciendo que el hombre actual es un incapaz? ¿Se convocará a El Corte Inglés para que dé explicaciones?

    Por cierto, hablemos un poco de mujer y arte. Si hay un nombre odiado por las feministas es el de Luisa Roldán. En España se la ha ignorado completamente. Es muy conocida y cotizada en Estados Unidos, pero aquí nada.

    Porque Luisa Roldán fue escultora de cámara de Carlos II y Felipe V. Y claro, si una mujer, allá por mil seiscientos y pico, tenía un nombramiento oficial como escultora de la Corte, al amparo del propio Rey, ¿dónde queda eso de que estaba postergada? Pero si se las nombraba para el puesto más importante al que podía optar a un escultor!! Luisa Roldán suponeró en reconocimiento oficial a muchos hombres.

    Solución: Luisa Roldán no existió. La mujer ha estado postergada en el arte. Lo repetimos muchas veces, por falso que sea. Forma parte de la verdad a imponer. ¿Es que existen acaso pintoras en el siglo XVII?

    Olvidamos que en el siglo XVII no existían grandes almacenes en los que comprar óleos y lienzos. Había que ir al campo a recoger los materiales para fabricarlos. En el siglo pasado todavía hubo gente que murió en España en la boca de un lobo. Ir al campo a recoger una planta podía ser, literalmente, jugarse la vida. Y por esto básicamente no había pintoras. En cuanto los materiales pudieron comprarse en tiendas, pues claro que las hubo. Esto es toda la discriminación histórica de la mujer en el arte.

    De la que ya digo que es buen ejemplo Luisa Roldán.

    Pero bueno, a lo importante. Espero que se aclare pronto lo de El Corte Inglés.

  15. O'farrill
    O'farrill Dice:

    Ayer tuve ocasión de asistir a una pequeña charla de Alicia V.Rubio sobre el “feminismo” actual. Es autora de un libro cuyo título es muy descriptivo: “Cuando nos prohibieron ser mujeres y os persiguieron por ser hombres”. No se lo quiso editar nadie y acabó por distribuirlo por Amazon. Es más, la única librería que lo tiene es Elkar de Vitoria.
    En dicha charla parecía confirmarse que todo este movimiento no es inocente o idelista, sino que responde a intereses económicos (siempre el dinero) de quienes se han aferrado a esta vía de subvenciones públicas. Las cifras manejadas son muy importantes y de ahí los “lobbys” que lo sustentan. También parecía que no ha sido la “ocurrencia” improvisada de nadie, sino que obedece a un diseño previo relacionado con el “exceso” de población en el mundo. Toda teoría es interesante y alguien debería profundizar en ella (como en el caso de las ONGs conocidas ahora como “economía social”).
    Estamos tan manipulados y nos han infantilizado y sometido hasta tal punto, que somos un magnífico caldo de cultivo para colarnos el relato interesado de cada cual. Luego lo acogeremos según las propias circunstancias lo que impedirá la objetividad del análisis.
    En todo caso, insisto en mi comentario anterior: por encima de todo somos personas y nadie debería entrar en la “guerra” interesada de géneros.
    Un saludo.

  16. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Muy de acuerdo con O´Farrill en lo de Alicia Rubio, magnífica mujer valiente y gran libro prohibido. Cuando no te publican por miedo estás en el buen camino.
    https://www.amazon.es/Cuando-prohibieron-mujeres-persiguieron-hombres-ebook/dp/B01MZIQQO0/ref=dp_kinw_strp_1/260-7053772-7442735

    La mejor forma de hundir una sociedad que históricamente ha sido relativamente exitosa es sembrar la discordia, romper sus instituciones sociales naturales y modificar a la fuerza sus valores y arquetipos de comportamiento. Los transmitidos por mímesis y selección natural por resultados. Lo espontáneo.

    De este modo se garantiza el enfrentamiento interno, la desaparición de élites ejemplares –tema sobre el cual Javier Gomá ha hablado mucho y bien aunque quizás no todo lo que debiera– la eliminación de fuerzas motoras y su insostenibilidad demográfica.
    Barato para nuestros adversarios. ¿No?

    Este plan comienza en la posguerra y se está materializando ahora en un empobrecimiento generalizado de la mayoría de la población a ambos lados del Atlántico. Constancia.

    Esta labor de derrumbe desde dentro la comienzan los ideólogos desplazados a la metrópoli en los años 60. Uno de los grandes panfletos impulsores de la estrategia es en librito de 1965 muy difícil de encontrar hoy. “A Critique of Pure Tolerance” con tres cortos artículos de Wolff, Barrington y Marcuse. En mi opinión una joya y una reliquia.

    El ciclo natural de la Ideología de Género es la extinción. Como dos y dos son cuatro.

    La cuestión es si vamos a esperar o le damos un empujoncito. Lo que ahora vemos es que menos del 10% de la población mundial se extingue porque dentro de esa sociedad alguien tiene un buen business en el negocio funerario.

    Tradicionalmente la civilización judeocristiana ha tenido éxito por ser hombres y mujeres rebeldes. Como soy mayor veo envejecer a las ideólogas de género de mis tiempos de universidad. Solas, la mayor parte sin hijos y muy cabreadas con sus ya muy ancianos padres cuando estos aún viven. Alguna de ellas patológicamente cabreada.
    Lo peor es que el carácter se les ha estropeado. Alguna ha recuperado su femineidad perdida durante décadas y se la ve más feliz.
    Decía Sartre que “L’enfer sont les autres”. Supongo que su genial compañera, Simone de Beauvoir, lo sabía y se paró en el punto justo de su lucha.
    Hay quien cree en los ciclos naturales y prefiere dejar que las cosas sigan su curso. Parece que comienza un cambio de ciclo. La tentación de no hacer nada es fuerte.
    Pero el caso es que es difícil resignarse a no hacer nada. Decían mis abuelas que era pecado.

    Buenos días

Los comentarios están desactivados.