La tributación de la economía digital

Aunque la economía digital lleva ya años entre nosotros la preocupación por su tributación es de actualidad debido al aumento exponencial de su volumen.

¿De qué hablamos cuando hablamos de economía digital?  La denominada también “nueva economía” ¿Es tan nueva? En realidad, la economía digital no difiere mucho en esencia de la economía tradicional, al igual que ésta, consiste en la venta de bienes y servicios por una empresa. La novedad o diferencia viene dada por el medio utilizado para realizar las transacciones: la utilización de nuevas tecnologías de información y comunicación. Es decir, la utilización de internet para publicitar y realizar la actividad.

Esta diferencia, supone un gran cambio, la nueva economía es digital, en ella la comunicación se realiza a la velocidad de la luz, y virtual, no requiere de una base física para realizar la actividad. Estas características han supuesto un aumento exponencial de la economía on line, hace diez años solo una de las veinte grandes empresas mundiales por capitalización bursátil era digital, actualmente, la cifra se ha elevado a nueve. Estamos hablando de Google, Apple, YouTube, AIrbnb, Amazon, Netflix…

La utilización de estas nuevas tecnologías para la realización del negocio favorece la globalización del mismo y, consecuentemente, su deslocalización hacía otros países en busca de los denominados territorios de baja tributación o con una legislación fuerte sobre protección de datos que dificulta la comprobación por las distintas administraciones fiscales de los beneficios obtenidos por la venta de bienes y servicios en su territorio.

El esquema que utilizan estas grandes tecnológicas para eludir su tributación es similar. La matriz estadounidense crea una filial con sede en Irlanda, Holanda, Luxemburgo….donde remansa todas las rentas obtenidas en Europa. El actual Impuesto de sociedades existente en  las diferentes Administraciones fiscales requiere para su exigencia presencia física en el territorio del estado que lo exige. Por tanto, la empresa es sujeto pasivo del impuesto solo en Irlanda u otro territorio europeo con un Impuesto de Sociedades de tipo medio inferior al resto de Europa. A su vez, la matriz crea otra filial con sede en un paraíso fiscal (por ejemplo, Bermudas o Islas Vírgenes) a la que cede los derechos intelectuales. La nueva filial contrata con la filial europea la cesión de la utilización de la marca por un alto precio, con esta operación traslada los beneficios generados en Europa a Bermudas, Islas Vírgenes u otro país de baja o nula tributación.

Pero la economía digital, engloba no sólo el e-commerce (venta de bienes y servicios), sino también negocios de intermediación iniciados por chicos listos californianos que, ante la escasez de oferta hotelera o de transporte crearon la llamada economía colaborativa que pronto se convirtió en negocios millonarios. Las plataformas de intermediación basan su negocio en poner en contacto a sus usuarios para facilitar la venta de bienes y servicios. Estas plataformas digitales ubican sus sedes en Europa en legislaciones con fuerte protección de los datos personales o financieros y se amparan en estas leyes para proporcionar datos de las rentas obtenidas por sus usuarios a la administración entorpeciendo la labor de control de las rentas obtenidas por sus usuarios.

Es evidente que estas conductas crean una gran inequidad entre, comerciantes tradicionales y digitales, territorios y usuarios o no de plataformas. Por ello desde hace un tiempo las distintas jurisdicciones tratan de encontrar medidas para atajar el fraude o elusión fiscal que se da en este sector.

Para evitar la falta de control de retas obtenidas por usuarios de plataformas digitales los diferentes estados miembros han legislado sobre la obligación de informar a sus Administraciones Fiscales sobre los datos personales y económicos de las operaciones realizadas por sus usuarios en su territorio. En esta línea España aprobó con vigencia para el presente año una declaración de información de las plataformas digitales de intermediación en alquileres vacacionales.

Intentando solucionar, la inequidad que supone la creación por las grandes empresas digitales de una estructura fiscal para reducir a niveles ínfimos la tributación que les correspondería por las operaciones realizadas en un determinado territorio- donde no sólo no portan al erario público, sino que, además se benefician de las infraestructuras de telecomunicación sufragadas por el estado- hace tiempo que se barajan en ámbitos internacionales distintas medidas.

Los países de la OCDE y el G-20 iniciaron en 2013 el denominado proyecto BEPS, acrónimo de “erosión de las bases imponibles y traslado de beneficios”, que trata de combatir la elusión fiscal de las empresas multinacionales a nivel internacional. En el seno de la organización, 114 países están negociando una serie de normas para evitar la deslocalización y traslado de beneficios de un territorio a otros de baja tributación. Este proyecto no se refiere sólo a empresas digitales aunque les reconoce unos riesgos especiales. Pero salta a la vista que este mecanismo es lento y difícil de implementar.

En el ámbito de la Unión Europea, en septiembre de 2017, se propuso la “iniciativa conjunta para la imposición de las empresas que operan en la economía digital”, que se ultimó en marzo de  2018, con dos propuestas: El régimen definitivo,  en el marco de la imposición directa, que permitirá a los estados miembros gravar los beneficios que se generen en su territorio de empresas que no teniendo presencia física tengan “presencia digital” o un “establecimiento permanente virtual” y , un régimen transitorio, consistente en un impuesto indirecto que grava el 3% de ingresos generados por la publicidad on line, la actividad de intermediación de plataformas digitales y la venta de datos de usuarios.

Es esta última medida la que ha anunciado el ministro Montoro, un nuevo impuesto indirecto a las empresas digitales, que estima recaudar un monto de dos mil millones de euros en dos años. Es cierto que la implantación puede criticarse de oportunista, pues se anuncia justo después de que el gobierno se vea forzado a incrementar el coste de las pensiones para aprobar sus presupuestos, pero en ningún modo de injusta desde el punto de vista tributario. De hecho, Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos de la UE ha declarado “Lo veo de dos modos. Uno, prefiero tener una solución europea. No creo que necesitemos tener un mosaico de enfoques nacionales. Pero por el otro lado muestra una determinación de España de liderar con el ejemplo. España es uno de los principales apoyos de nuestra propuesta, así que pienso que esto allana el camino a una tasa digital europea”. 

Pero una solución europea conjunta es lenta y no puede permitirse que, mientras tanto, las mayores empresas del sector se beneficien de las arcas de los estados miembros sin aportar apenas euros. La medida transitoria sólo podría criticarse como elemento distorsionador del comercio, pero difícilmente puede ser así, para esquivarla la empresa debería dejar de vender en el territorio de implementación del impuesto y la pérdida sería más elevado que la medida fiscal, por otra parte, moderada ya que hablamos de un tipo de un 3%.

 Parece pues que, la medida tiene el beneplácito de su creadora, la Unión Europea, y como manifiesta su responsable económico pronto será secundada por otros estados miembros. De hecho existen iniciativas en Francia y en Reino Unido, las llamadas YouTube tax y Google tax, que también están de acuerdo en intentar paliar la inequidad tantas veces criticada de la baja tributación de las grandes tecnológicas.

3 comentarios
  1. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    No voy a entrar en la cuestión tributaria sino en lo que desacertadamente llamamos “nuevas” tecnologías.

    No hace cuarenta años todavía existían en Europa no menos de siete un ocho fabricantes de computadoras nacionales. En España había uno, en Inglaterra otro, un par en Francia, dos en Alemania, uno en Italia. Había un embrión de Internet en Francia –Teletext– y una floreciente industria de Software que cubría todos los niveles. Desde los Sistemas Operativos de cada “ordenador” a las aplicaciones de los Usuarios.

    A finales de los ochenta casi todo ello comenzó a desaparecer. Hoy en Occidente apenas queda un gran proveedor de HW con algunos especialistas menores, unos tres o cuatro Sistemas operativos específicos por tipo de dispositivo y una Red Monopolística cuyo monopolio están comenzando a romper algunos países que no quieren aceptar dependencias tan importantes en sus Infraestructuras y en sus aplicaciones. Hasta países pequeños como Corea –industrialmente como España en 1975– han comenzado a tener éxito en la ruptura de la dependencia en este campo.

    Europa está sorprendentemente ausente de dicho mundo y ocupa un lugar tan subordinado como cualquier país de África (quizás mayor por sus ataduras estructurales y funcionales) si bien la aún poco comprendida llegada de Trump ha comenzado a abrir los ojos a algunos dirigentes.
    Romper esa dependencia está, creo, muy por encima de las entendederas de la mayor parte de nuestros liderazgos políticos.

    Este es el mapa, y no es nada prometedor. Se parece mucho a lo que nos sucede, por ejemplo, con los Drones. Hemos visto en titulares que se disparan las inversiones en esta “nueva” industria. ¿En qué se “disparan”? ¿En producirlos?. De ninguna manera. Hasta ahí podíamos llegar.

    Se disparan en Permisos, Licencias, Homologaciones, Cursos, Normas y Controles. Es decir, “lo nuestro”. En nada tendremos Masters Bologna en “Drone management para hoteles con encanto”.

    Eso sí, lo llamamos “nuevo” cuando cualquiera de sus componentes tiene entre treinta y cien años de vida funcional y en muchos países que consideramos atrasados los jóvenes diseñan sus propios “drones” y algunos hasta tienen éxito comercial. Recordarán que lo mismo sucedió hace cincuenta años con los ordenadores más pequeños.

    Esta también es la UE. Un paraíso de la Regulación cuyos principales cerebros viven obsesionados con Control, Fiscalidad, Reglamentación, Normatividad, Leyes, ……………….
    Es decir, un entorno muerto en lo que a Creatividad e Iniciativa ciudadana se refiere.

    En 1950, Hayek –filósofo, jurista y economista– publicó un libro importante: “Los Fundamentos de la Libertad”.

    El luego Nobel austríaco entiende la sociedad y sus instituciones como un inmenso conjunto de agentes que con sus habilidades, su conocimiento –y también de su ignorancia de la que han de ser muy conscientes– , toman constantemente decisiones libres sobre producción, distribución, intercambio y consumo que manifestarían en cada instante todo ese conocimiento empírico generado en razonables grados de libertad.

    Este conocimiento se transmite de modo natural, fluido y osmótico, siendo asimilado y mejorado continuamente de una forma Imposible de ser imitada por mecanismo de control alguno.

    De esta forma, el ente social sería una especie de computadora autónoma con un número altísimo de mentes creadoras que informa a los agentes de las preferencias y rechazos de decenas de millones de personas y lo hace a través de cada intercambio haciendo la vez de una inmensa máquina mental de experimentación y aprendizaje colectivo.

    Un proceso incesante de prueba y error que apoyado en la mímesis y en los micro cambios constantes va abriendo camino y diseminando cada pequeño descubrimiento cotidiano .

    Esta es a mi modo de ver la clave de la fuerza de la libertad como mecanismo de Aprendizaje Empírico y Teórico constante. Un motor de conocimiento y creatividad tan diverso y poderoso que no puede existir en una sociedad regulada hasta en sus menores detalles desde las instituciones.

    No es un problema de capacidad de cálculo, ni de análisis transaccional. Es una cuestión muy diferente que nos habla de los Procesos Cognitivos y Creativos que se movilizan solamente en entornos de…………….. libertad y responsabilidad individual.

    La alternativa a este modelo, para Hayek, sería la progresiva Servidumbre e Inoperancia de un ser humano privado de la capacidad cotidiana de decidir y de actuar libremente sobre su vida y sometido a los dictados “normalizadores” de una dirección institucional y de los correspondientes procesos de control que se hacen, como veremos, insuficientes, opresivos y esterilizadores.

    Esta UE ha nacido subordinada y controladora, es decir, nace muerta en lo que a Autonomía y Futuro se refiere. Es una máquina burocrática y recaudadora en la cual se pretende “Funcionarizar la creatividad”.

    Saludos

    PS. Ver capítulo II de la Obra mencionada de Hayek. Se titula “El poder creador de la Civilización libre” páginas 47 a 65.

  2. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Imprescindible recuperar, leer y entender a Hayek, totalmente denostado por la “intelligentsia” académica hiper racionalista a la que con toda razón premonitoria -y no creo que pudiera sospechar en qué medida- acusó de “fatal arrogancia”.
    Se suele olvidar que Internet existe y es lo que es no por el resultado de una acción gubernamental diseñada y planificada por astutos burócratas sino por la acción de una miríada de individuos que descubrió su potencial ingente cuyos límites aún no comenzamos siquiera a atisbar.
    Se cae el mito de Europa. Estamos comprobando que España no era tan casposa como pensábamos. Al menos en comparación con nuestros socios, según vamos comprobando día a día.

  3. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Sobre la tributación de Sociedades Cyber..

    Creo que, como con todos los impuestos a Empresas, lo terminará pagando los tres tipos de personas físicas que pueden pagar: Trabajadores de la Compañía, Clientes de la Compañía y Accionistas de la Compañía.
    Las empresas no deben tributar sostenía Friedman.
    Y no andaba muy equivocado.

    Y por entrar en la cuestión tributaria………..

    https://www.elconfidencial.com/economia/2018-05-18/hacienda-declaracion-granada-fraude-multinacionales-desigualdad-impuestos-subditos-ciudadanos-equidad-nacionalismos-cantonalismo-fiscal-culpabilidad-inocencia-seguridad-juridica_1565286/

    35 catedráticos lanzan un ataque sin precedentes contra Hacienda

    El documento no tiene desperdicio. De hecho, es el ataque más demoledor contra el funcionamiento de la Hacienda pública que se recuerda. Lo firman 35 catedráticos de Derecho Financiero y Tributario reunidos este viernes en Granada para aprobar un manifiesto en el que se dice, entre otras cosas, que la Administración tributaria “no contempla a los contribuyentes como ciudadanos sino como súbditos”.

    Es más, según la llamada ‘Declaración de Granada’, en España no solo no se garantiza la presunción de inocencia a efectos fiscales sino que, además, es el propio Estado el que favorece la desigualdad tributaria………………………….

    Fin de cita.

    PS. Vamos, que poco a poco se va dando cuenta el personal docente de que un sistema basado en la compra del voto con cargo al presupuesto termina por se una fábrica de parados.
    Lo raro es que se atrevan a decirlo.

Los comentarios están desactivados.