La Gürtel, Rajoy y el principio de responsabilidad política

Quizás el párrafo más revelador de los 1687 folios de la sentencia de la Audiencia Nacional sobre la trama Gürtel, se contiene en el folio 232, en el apartado de hechos probados:

“…que procedían de la descrita “Caja B” de dicho Partido, o contabilidad “extracontable”, que él [Bárcenas] llevaba, de acuerdo con el tesorero, al margen de la contabilidad oficial, y que se nutría en la forma que se ha indicado, en buena medida, a base de ingresos o aportaciones que incumplían la normativa sobre financiación de partidos políticos, efectuados por personas y/o empresas que resultaban beneficiarias de importantes adjudicaciones públicas, y como gratificación por ese trato de favor.”

Y un poco antes se indica (155-156):

“…se creó en paralelo un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública central, autonómica y local a través de su estrecha y continua relación con influyentes militantes de dicho partido, aquí enjuiciados, que tenían posibilidades de influir en los procedimientos de toma de decisión en la contratación pública (…). Mediante el inflado de precios que se cobraban de las distintas administraciones públicas afectadas, la finalidad buscada era la obtención ilícita de importantes beneficios económicos a costa del erario público, o bien comisiones cuando la adjudicataria eran terceras empresas, que luego se repartían entre el Grupo Correa y las autoridades o cargos públicos electos o designados corruptos (…).También otras cantidades sirvieron para directamente pagar gastos electorales o similares del Partido Popular, o fueron a parar como donaciones finalistas a la llamada “Caja B” del partido, consistente en una estructura financiera y contable paralela a la oficial, existente al menos desde el año 1989, cuyas partidas se anotaban informalmente, en ocasiones en simples hojas manuscritas como las correspondientes al acusado BARCENAS, en las que se hacían constar ingresos y gastos del partido o en otros casos cantidades entregadas a personas miembros relevantes del partido (…).”

En fin, en el folio 162, termina denominando a la colaboración concertada entre el “Grupo Correa” y los respectivos cargos públicos, como una “empresa criminal conjunta”. Cualquier nueva sentencia derivada de un recurso difícilmente va a alterar esta relación de hechos probados.

En realidad, lo previsible es que el caso Gürtel todavía dé más disgustos al PP, porque están pendientes de resolución otras piezas separadas, ente ellas una que afecta directamente a la caja B del PP y a la destrucción del ordenador de Bárcenas, en el que el partido está directamente procesado. No obstante, la anterior relación de hechos probados es suficiente para plantearnos ya mismo el tema de la responsabilidad (por el momento solo política) del Sr. Rajoy, y cómo liquidarla. Recordemos que durante esos años -la sentencia centra básicamente su investigación entre los años 1999-2005, extendiéndose a algunos hechos puntuales posteriores- Rajoy ya era Presidente del PP (concretamente secretario general en 2003 y Presidente en 2004), nombrando a Bárcenas como tesorero del partido en 2008 (dimitió en 2010) y pagándole un sueldo hasta diciembre de 2012. El “Luis, sé fuerte” es de enero de 2013.

La defensa oficial del Sr. Rajoy consiste en afirmar que él no sabía nada de nada, que nunca se ha ocupado de temas económicos y que lo único que ha podido ocurrir es que ciertas personas hayan abusado de su confianza. De ello deduce que no debe asumir ninguna especial responsabilidad política.

Considero desenfocado el intento de discutir esa alegación de ignorancia, insistiendo en la idea, también formulada en la sentencia, de que su testimonio no es creíble. Ese debate solo tiene sentido en un juicio penal a la hora de determinar/modular una responsabilidad jurídica de este tipo. Pero es algo completamente intrascendente desde el punto de vista de la responsabilidad política. Y ello obedece, no solo porque en el ámbito político no haya presunción de inocencia (y efectivamente no la hay ni debe haberla), sino básicamente porque la responsabilidad política es objetiva, no subjetiva.

La idea de que la responsabilidad (en general) es más objetiva que subjetiva, es una idea clave que se encuentra en el origen de nuestra civilización, pero que en los últimos siglos ha sufrido una peligrosísima erosión. Tanto en Grecia como en Roma, lo único que importa es el resultado, al margen completamente de la intención. El principio es tan omnipresente que se extiende incluso a la responsabilidad penal, castigando en su inicio con el mismo rigor el homicidio voluntario que el accidental. Desde luego, en el ámbito político no admite ninguna excepción, como demuestra trágicamente el Edipo Rey de Sófocles, forzado al exilio por un hecho en el que no había concurrido la más mínima culpa por su parte.

Pese a las presiones del agustinismo político y la influencia del pecado en todos los aspectos de la vida social, entendido como falta moral voluntaria, Santo Tomás todavía es capaz de mantener el principio clásico objetivo en el ámbito político (aunque muy suavizado al aproximarlo a la negligencia). En la Summa Theologica (IIª.-IIae, Qs.62, VII), precisamente al analizar la responsabilidad derivada del robo, defiende que esta alcanza al que es causa indirecta del hecho, a saber “cuando no se impide lo que se puede y debe impedir, ya omitiendo el mandato, que reprimiría el hurto; ya negando el auxilio, con el que podría evitarse; ya ocultando el hecho acaecido”. Por eso son responsables “los gobernantes, que están obligados a custodiar la justicia, si por su descuido se multiplican los ladrones (…); porque las asignaciones que disfrutan son como estipendios instituidos para que mantengan la justicia en la tierra”.

Pero lo que la secularización hereda no es precisamente esta visión escolástica, sino la contraria basada en la voluntariedad y la culpa. Para Kant, el resultado tiene una importancia completamente subordinada a la intención. Y este principio, dominante desde entonces en la moral y en el Derecho penal, se extendió paulatinamente a territorios donde su aplicación es completamente improcedente, como el ámbito jurídico-civil, empresarial, e incluso político. Hoy todavía vivimos en la confusión, fomentada por el interés de los que se ven beneficiados por ella (desde Marck Zuckerberg, alegando que desconocía la cesión de datos a CA, a Mariano Rajoy).

No obstante, en las últimas décadas se han hecho esfuerzos doctrinales por delimitar campos y reivindicar la línea objetiva en la mayoría de ellos. Desde el punto de vista de la filosofía general podemos citar a Lucas, Domenech o Jonas. En el ámbito más específico de la filosofía jurídica merecen destacarse los trabajos de Honoré (Responsibility and Fault) y de Cane (Responsibility in Law and Morality). Precisamente Honoré defiende la perspectiva objetiva desarrollando el concepto de “outcome responsibility”, un importante intento de desvincular la culpa de la responsabilidad. Existen determinadas situaciones que funcionan como fuentes generadoras de responsabilidad con absoluta independencia de la culpa e incluso de los simples actos, como son la creación de un riesgo, la percepción de un beneficio, estar mejor situado que otro, etc. Pero entre ellas destaca la de asumir un cargo. Puede ser el simple cargo de padre o madre, o de Presidente de un partido, o de Presidente del Gobierno, pero cuando se acepta el cargo se asume una garantía por el resultado (al estilo griego) y correlativamente una responsabilidad por el fracaso, completamente al margen de las buenas o malas intenciones.

La perversa voluntad de confundir planos ha llevado al PP, por el contrario, a defender la “doctrina del fusible”, que consiste en diseñar la organización para blindar al Presidente de cualquier conocimiento por lo realizado en el ámbito económico, de tal manera que si existen malas prácticas solo se queme el tesorero, alegando los demás completa ignorancia de lo actuado. No obstante, esa voluntad de no querer saber o de dejar hacer, no solo se aproxima mucho a la culpa, al menos en su variedad de negligencia al estilo tomista, sino que exacerba al máximo el principio de responsabilidad por los “outcomes”: como si negarse a asumir la responsabilidad de vigilancia connatural al cargo eximiese (en vez de multiplicar) de la responsabilidad por el resultado.

Como demuestra la relación de hechos probados (no vamos a repetirlos), el resultado es tenebroso y la responsabilidad política del Sr. Rajoy inconmensurable: por defraudación de dinero público, por percibir un beneficio ilegítimo, por trucar la competición electoral, por generar ineficiencias en la contratación pública, por defraudar al Fisco y, sobre todo, por deteriorar hasta el infinito el prestigio de nuestras instituciones, clave de bóveda de la convivencia democrática.  La cuestión ahora es cómo liquidarla.

La responsabilidad jurídica civil se ventila con la restitución. La penal se verá en su momento, en su caso. La moral queda para el ámbito personal. Pero “responsabilidad” viene de “respuesta”, y en el ámbito político, para la gravedad de estos hechos, no cabe otra respuesta que la dimisión. Sin que sea posible acudir al socorrido refugio de volver a presentarse a unas elecciones con la finalidad de que el baño electoral cure todos los pecados, interpretando de manera espuria el voto conservador que, con la pinza en la nariz, apoya una (supuesta) línea política, como medio para cancelar su responsabilidad personal. En ese caso, aunque hipotéticamente el PP sacase mayoría absoluta con Rajoy como candidato, la “respuesta” todavía quedaría pendiente. (Otro tema es la responsabilidad de los electores, pero eso queda para otra ocasión).

Pero si también para dimitir el Sr, Rajoy se mostrase nuevamente irresponsable, como parece,  entonces será responsabilidad de la clase política adoptar las medidas necesarias para que los ciudadanos podamos pronunciarnos de inmediato. En democracia, las graves crisis reputacionales que afectan al sistema solo se resuelven votando.

 

13 comentarios
  1. teilhard
    teilhard Dice:

    “…que los ciudadanos podamos pronunciarnos de inmediato. En democracia, las graves crisis reputacionales que afectan al sistema solo se resuelven votando” -dice el Sr Tena. Sin embargo nuestra Constitución no invoca a los ciudadanos ante tales crisis, si no que remite a sus representantes. Es decir, entiende que la representación otorgada es suficiente para exigir estas responsabilidades políticas sin intervención del ciudadano. ¿Quiere significar por ello el autor, que la nuestra no es una democracia por este motivo ?

    En fin lo principal no es exigir responsabilidades , bien sean objetivas o subjetivas. Lo principal es configurar un sistema que no de lugar a tener que exigirlas. En este punto, mas enfocado que el Aquinate estuvo el “pulidor de lentes” al afirmar: “Por consiguiente, un Estado cuya salvación depende de la buena fe de alguien y cuyos negocios sólo son bien administrados si quien los dirigen quieren hacerlo con honradez, no será en absoluto estable. Por el contrario, para que pueda mantenerse sus asuntos públicos deben estar organizados de tal modo que quienes los administran, tanto si se guían por la razón como por la pasión, no puedan sentirse inducidos a ser desleales o a actuar de mala fe“

    Mucho me temo que nuestra consitucion. no ha querido organizar los asuntos públicos de tal menera si no que ya fue concebida con el pecado original de hacernos depender de la buena fe de los pocos.

    Saludos

    Responder
  2. Rodrigo y lo digo
    Rodrigo y lo digo Dice:

    Resumen para vagos (léase con voz gangosa): “Señor Rajoy, ¡váyaseee!”.

    No da para más.

    Estamos aquí discutiendo del éter, de si nuestro hilustre presidente debe hacer esto o lo otro. Como si importase.

    Nos gobierna una oligarquía política y aquí aun seguimos con el “como si”.

    Que siga la fiesta, y también me sumo: “pues yo pienso de que está mu mal que Rajoy no dimita. Habría de que mirarlo. Emos de cuidar nuestra damucrasia”..

    Responder
  3. Ricardo Díaz Vivo
    Ricardo Díaz Vivo Dice:

    “Crisis reputacional”, “convivencia democrática”, “outcome responsibility”, etc. ¡Qué mareo! No sé si estoy oyendo el telediario o estoy en una reunión de trabajo en un sitio tope molón y cool, como una multinacional pompera de rompe y rasga.

    Al fondo de su tesis, sobre que ser responsable es, etimológicamente, responder, le comunico lo que Rajoy sin duda dirá: “respondo”. O mejor: “ya respondí en su momento; son hilillos de corrucsión”.

    Plis, plas. Y aqui paz y después glooria. Que es lo importante. Alabado sea, y blanqueado. Una reformita y listo. Quod erat demonstrandum.

    Responder
  4. O'farrill
    O'farrill Dice:

    Copio: “entonces será responsabilidad de la clase política adoptar las medidas necesarias….” ¿De verdad seguimos creyendo que hay una “clase política” (o casta según algunos) real? ¿De verdad creemos (y esperamos) que tomarán las “medidas necesarias” sobre algo importante y grave?
    Estimado Rodrigo, creo que no es posible esperar “regeneración” de algo descompuesto desde hace muchos años y que está larvado en el propio texto constitucional con una redacción determinada.
    También creo que es un error hacer esa división ficticia entre lo “político” y lo “ciudadano” ya que, lo primero, es consecuencia de lo segundo. Todo lo que afecta a los seres humanos es “política”, incluso las cuestiones más íntimas como las de “género”, “creencias” o “religiones” (por cierto sigue la casilla de la Iglesia Católica en el IRPF y nadie que yo sepa dice nada). Son los ciudadanos los que se “constituyen” y los que crean las normas de convivencia social. Cuando dejamos a la “clase política” que lo haga ya vemos los resultados.
    Ha llegado lo que Toffler llama “tercera ola” para sustituir la descomposición propia de la segunda. Está casi todo por construir con arreglo a parámetros y criterios nuevos donde la “clase política” ya esté amortizada. No sólo en España, también en el resto del mundo. Depende sólo de nuestra voluntad y de nuestra disposición el construir con materiales mejores, más simples quizás, lo que nos depare el futuro. Ese “tic-tac” que ha marcado nuestras vidas ha ido perdiendo su sentido y se está parando (o se ha parado ya aunque muchos no parezcan darse cuenta).
    Un saludo.

    Responder
  5. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Me temo que las graves crisis “reputacionales” de la democracia –representativa y de partidos– no se resuelven votando. A lo mejor hasta se agravan votando.

    De hecho no hacemos más que votar y no paran de crecer las esferas de corrupción del sistema. Esto es especialmente cierto en las elecciones Autonómicas y Municipales que es donde, de verdad, se ha producido y se está produciendo el grueso de la corrupción y la gran corrupción que tratamos de no ver.

    De regalo los “partidos” han vuelto a pasarnos la factura de “sus primarias” sin que ningún protector de la ciudadanía haya susurrado lo más mínimo. Los nuevos partidos, los primeros que se han apuntado a la rica pasta.

    Y, de paso, seguimos sin que ningún partido haya intentado recuperar legislativamente la sistemática Deconstrucción de Controles Presupuestarios y de Gasto llevada a cabo por el PSOE entre 1984 y 1996. A pesar de tener en los cajones la correspondiente reforma legislativa.
    (Nota 1).

    El Entorno: Estamos entrando en un momento donde la descomposición de la UE se acelera, España no es, de lejos, más corrupta que Francia o Italia y abordamos este periodo en máximos de desunión, con unos niveles de INCOMPETENCIA y EGOISMO INFANTIL inauditos en nuestra clase política.
    Esta semana tenemos la bomba de que –probablemente excediendo sus poderes– el Presidente de Italia veta a un ministro de economía porque a éste no le gusta el Euro.

    El ministro vetado es este señor. https://it.wikipedia.org/wiki/Paolo_SavonaComienza a salir a la luz quién de verdad gobierna y en nada será evidente el papel instrumental de los partidos.

    Esta semana tres de mis conocidos –que no son de los que meten la cabeza en la arena– han comenzado a preparar su marcha a otras geografías.

    Esto ha dejado de ser “business as usual” y lo más temible es que las élites –no las económicas que ya hace mucho que se han ido– siguen tocando en la cubierta como si nada.
    Un apunte para ilustrar la Hipocresía Imperante.
    Todos los casos del Partido Popular no suman 300 millones de Euros y nos hemos pasado años (¿cinco?) con los trajes de Camps en Titulares.
    Mientras tanto los miles de millones se silencian en Cataluña y en Andalucía.
    Muy serios, no somos. Muy responsables, tampoco. Y además no solo nos dejamos tomar el pelo sino que apoyamos a los que tapan el hedor.
    Hay élites en España. Pero se auto marginan o, como mucho, se suman al carro de los partidos –viejos y nuevos, como si no fueran instrumentos ajenos a nosotros– con lo cual en muy poco tiempo estas élites se convierten en otra red clientelar estructural. Otra forma de corrupción.

    Saludos cordiales.

    Nota 1.
    Para un detalle exhaustivo de las leyes y controles derogados en dichos periodo ver el capítulo IV –Democracia y Corrupción– de la segunda parte de la obra colectiva: “España democracia y Futuro”, Tirant lo Blanch. 2017.

    Nota 2. Un detalle de entorno de otra de “nuestras” guerras delegadas. China ya está sobre el terreno para la reconstrucción de lo que hemos destrozado con falsedades, trampas y silencio corrupto.
    http://www.todo-mail.com/content.aspx?emailid=11093

    Responder
  6. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    LA PRÓXIMA CRISIS ¿TAMBIÉN DIRÁN QUE ERA IMPREVISIBLE Y DE ORIGEN EXTERIOR, COMO LA ANTERIOR?

    “Es importante que los dirigentes públicos auxilien a las víctimas de las crisis pero es mejor para los ciudadanos que cuenten con gestores competentes que las eviten “

    El 19-3-16 en Hay Derecho publiqué un artículo ( Corrupción, incompetencia, inmadurez e irresponsabilidad) en el que denunciaba la falta de solvencia y seriedad de buena parte del sector informativo y de nuestros dirigentes políticos que , en contra del interés general , estaban ignorando los graves problemas sociales .
    …:”Uno calibra el reto que supone para los gestores públicos y lo compara con el nivel de preparación y el comportamiento actual de muchos de nuestros políticos, ocupados en batallas partidistas y en problemas que sólo a ellos obsesionan y el tratamiento de buena parte de los medios que han acabado en especializarse en escándalos , temas triviales y de entretenimiento y, con total pasión, en el enjuiciamiento de personajes públicos y especialmente de políticos “ enemigos” , vapuleados sin ningún tipo de prevención ni de garantía , en lugar de proporcionar una solvente información a sus clientes que les permita defenderse del inquietante futuro y empieza a temer que España tiene un problema de corrupción, que seguramente acabará resolviéndolo, pero hay además otros, de inmadurez, irresponsabilidad e incompetencia, que tardarán un poco más.
    Lo curioso es que, si los “nuevos representantes” promovidos por la frivolidad de gran parte de nuestros medios, por su tan evidente ineptitud, nos llevaran a otra gran crisis serían estas empresas las primeras en saborear la ruina (como les pasó en la anterior). Todo ello si no son sustituidos o eliminados por los que promocionaron con tanta alegría, porque les mejoraban los índices de audiencia. Ahora bien, siempre podrán excusarse de cómo nos iban a avisar de tamaña desgracia si fueron incapaces de anticipar la suya.”.
    Continuará 2

    Responder
  7. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    El 25-10-17 en un artículo publicado en Notarios y Registradores , :“SEGURAMENTE, EL FUTURO YA NO ESTÁ EN NUESTRAS MANOS” hicimos la siguiente previsión
    “La falta de adaptación de nuestro sistema autonómico ..lo hemos considerado un error gravísimo.
    El sobrecoste autonómico, origen de buena parte del endeudamiento público, nos ha llevado a una situación límite.
    Si se produce una elevación general de tipos de interés o de nuestra prima de riesgo ,el ajuste, entonces, ya no lo harán nuestros políticos que tienen que cuidar a su clientela, sino los prestamistas exteriores que tendrán otra preocupación mayor que la electoral.
    La gran deuda (1.124.961m.en julio) especialmente provocada, en los últimos años por la puesta en marcha del mecanismo de liquidez autonómico y municipal, hace que tengamos una posición vulnerable.
    El FMI y la Comisión nos avisan de que el control del gasto autonómico es” crítico para que España logre cuadrar las cuentas públicas”.
    El tipo de interés medio se ha podido reducir desde el 4,07% en 2011 al 2,59 en agosto pasado por los resultados positivos de nuestra economía que han provocado la confianza de los mercados financieros y la actuación del BCE.
    Pero los datos del presupuesto de 2017 , ponen los pelos de punta si se produjera un incremento importante del coste de la deuda : IRPF 78.027 m. , Impuesto de Sociedades 24.399 m ., IVA 67.463 m, intereses 32.171m.
    La Autoridad Independiente de R F calculó en más de 200.000 millones el importe empleado en los mecanismos de financiación para las Comunidades Autónomas en el período 2007 a 2015 ( 20 puntos de los 65 del PIB incrementados en el total de deuda, mas otros 8 puntos por intereses = 86.501millones ).En este mes de octubre se ha publicado que AIREF ha calculado que 200 puntos más de prima equivalen a 15.000 millones de euros.
    El incremento de la inestabilidad política o el cambio de la dirección económica a rutas menos rigurosas, seguramente intensificará la reconversión”.

    Responder
  8. Roberto Mazorriaga Las Hayas
    Roberto Mazorriaga Las Hayas Dice:

    No se han aprovechado los años de tipos de interés artificialmente bajo para reducir deuda y déficit, ni para poner racionalidad en el despilfarro generalizado, ni en el gigantesco trasvase inter-generacional de Renta (v. Kotlikoff) que es el sistema piramidal de la “seguridad social” española. Se sigue dando de más a quien no cotizó o cotizó poco: una empresa privada de seguros jamás podría plantearse tal actuación: iría a la quiebra, si es que antes no meten a sus directivos en un manicomio o en la cárcel por quitar de unos para dárselos a otros (que chillan o votan más).

    En fin, no veo solución. Siempre es el sector privado el que se aprieta el cinturón y tira del carro. Especialmente con la balanza exterior, quién lo diría. Cero deberes hechos en el sector público.

    Y es incluso peor un PP socialista, gestionando la quiebra poco a poco, tacita a tacita, caminado por el filo de la navaja y confiando en que los mercados de deuda pública, leáse el Banco Central Europeo va a seguir sosteniendo la deuda pública española; que un gobierno de Podemos-PSOE y nacionalistas-independentistas por 8-12 años y vayamos así más rápida- y directamente a la quiebra para poder empezar de cero; pero sacando las conclusiones adecuadas como las conocen por experiencia propia,en vivo y en directo, en todos los países del Este de Europa.

    El daño a largo plazo es realmente menor en la segunda alternativa, y surge una generación que sabe que solo se prospera trabajando, y no con un “Estado” siempre creciente, y creciente y creciente, del que muchos millones viven directa o indirectamente.

    Como comentaba Antonio Banderas en España la mayoría busca ser funcionario de por vida o vivir del Estado de otra manera (paro, renta general de inserción, subvenciones de todo tipo, empresas reguladas, Observatorios, consultorias, regulaciones), cuando no ser directamente político y ganar unos sueldos impensables para ellos y ellas en el sector privado.

    Cada vez son menos los que piensan en trabajar dentro de un sistema de libre competencia y concurrencia global; y dar más de lo que se recibe intentando dejar una sociedad, país y planeta mejor a los que vienen detrás. Aquí el lema ha sido chupar mientras aguante y “el que venga detrás que arreé”. Demasiadas personas y sociedades paralelas muy diferentes en valores
    (“universos paralelos”) compartiendo el suelo de un mismo país. Llega un momento en que las hormigas ya no podrán con tanta cigarra.

    Responder
    • Alberto Bonfante López
      Alberto Bonfante López Dice:

      “Cada vez son menos los que piensan en trabajar dentro de un sistema de libre competencia y concurrencia global […]”.

      Acaso sea porque tal cosa no existe más que en la imaginación calenturienta de los ya colocados en alguna empresita privada. Los trabajos se consiguen mediante contactos, si no los tienes, estás fuera. Los contratos públicos, igual, mediante la corrupción. El Estado controla directamente, mediante sus presupuestos, el 40% de lo que la nación produce al año; indirectamente, con millones de regulaciones, quizá sea más de un 80%.

      Así que no se usted como Antonio Banderas. Comprenda que la gente hace lo que más le conviene dentro del entorno económico en que vive. Somos un país soviético, como tantos otros. Si no tiene enchufe, o te haces funcivago o a cobrar paguita. En este infierno fiscal no hay quien levante una empresa.

      Y la cosa es deliberada. Usted, en cambio, pone los carros antes de los bueyes: la gente es muy mala y vaga, y por eso quiere ser funci y blabla. Si le halaga la autoestima, adelante, siga, pero se nota que no se a visto usted en esa tesitura ni de lejos. Ni se le ocurre que el problema es muy otro.

      Responder
  9. Ángel
    Ángel Dice:

    Rajoy se tiene que ir, pero igual no, tiene que tener responsabilidad política pero de la otra no porque de otro modo no cabría entonces hablar de responsabilidad de ninguna clase y habría que hacer algo como por ejemplo que conociese la reglas del decoro y los límites que comportan pues no hay que preocuparse.

    Nuestro sistema funciona y ahí está la sentencia para demostrarlo solo hace falta unos retoques en materia de responsabilidad política para forzar a los sinvergüenzas a dimitir y nada más como Pablo Iglesias y su chalet jeje habría que hacer un pabliscito de esos bueno un rajoycito o emepuntocito y todo regenerado y palante.

    Ecselente blog, saludos desde Ecuador.

    Responder
  10. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Corrupción e incompetencia:
    Francesc de Carreras en un reciente artículo en EL PAIS “Mirarnos en el espejo” , el 23 de mayo de 2018 , incluye esta opinión “Siempre he pensado que hace más daño un político inepto que un corrupto, aunque moralmente sea más condenable este último”.
    Esta misma reflexión la hicimos en el tema de la gran crisis. Los dirigentes no supieron gestionarla, ni la vieron, creando una de las catástrofes económicas y sociales más grandes en España. Es posible que no se hubieran llevado dinero. Pero el daño que hicieron fue inmenso.
    Provocado por “ una gestión incompetente , potenciada por la falta de independencia y profesionalidad de una gran parte de sus medios de información y de instituciones de representación social y la apatía de buena parte de su población ( “ El desastre perfecto” Notarios y Registradores)
    De ahí que el profesor Joaquim Muns dijera que “hemos tenido la mala suerte histórica de que la peor crisis en muchas décadas haya coincidido con la peor clase política en muchos años”.

    Y todo puede empeorar:

    Para el que hubiera tenido dudas de la incompetencia, irresponsabilidad e inmadurez de la nueva clase política y de la falta de independencia, solvencia y honestidad de buena parte de nuestros medios, le habrá bastado solamente esta semana para que se les hayan disipado.

    Responder
  11. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    “Muchos medios españoles demostraron más diligencia enviando periodistas para relatar las desgracias de la crisis que en utilizar expertos que la avisaran”
    En abril nos viene la señal del cambio del marco general de la financiación por “la normalización de la política monetaria que constará de tres pasos, primero, el BCE dejará de imprimir dinero; en segundo lugar, pasará a retribuir los depósitos y, por último, subirá los tipos…” (La Vanguardia, 9 -4- 2018 L. Agustina).
    Esto está recogido en nuestro presupuesto de 2018 que, después de destacar la reducción de la factura de intereses a 31.547 millones ya que el coste medio de la deuda ha descendido desde finales de 2017 del 2,55% al 2,51% a finales de febrero ,ya anticipa “una senda ascendente de los tipos de interés a medida que se normalice la política monetaria “.
    Y será como la de todos si cumplimos los compromisos de reducción del déficit y de la deuda y se mantenga el crecimiento actual.
    De ahí que los nuevos proyectos políticos deberían garantizar estos fundamentos para que no recaigan los costes sobre los ciudadanos. Porque si 200 puntos más de prima equivalen a 15.000 millones de euros, el recorte social será inevitable y profundo (ejm previsión subida funcionarios 3.477 millones y pensiones 2.200).
    ¿De todo ello está enterada la población? ¿Para qué sirven los medios si no nos informan sobre lo que nos interesa? Si se genera otra gran crisis ¿dirán que era imprevisible y de origen exterior en la que los gestores interiores no tuvieron ninguna culpa y los medios (que queden) tampoco?
    El sobrecoste financiero de la desestabilización ¿recaerá únicamente como siempre en los empleados públicos, jubilados y resto de afectados y no en las empresas políticas y mediáticas que la provocaron? ¿No es ya un buen momento para exigir en los casos de negligencia, incompetencia grave y de incumplimiento fraudulento de compromisos sociales , un grado de responsabilidad semejante al que aplican a los ciudadanos?

    Responder
  12. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    “Difícilmente se puede encontrar un momento histórico en el que tanta gente y a la vez, no estuvo donde debía”

    LOS MEDIOS Y LA OPINIÓN PÚBLICA EN LA GRAN CRISIS.

    ..Un día después del debate entre Solbes y Pizarro, en el Pabellón de Deportes de LEÓN y entre todo tipo de ironías, Zapatero aprovechó la conexión de las televisiones para, entre el entusiasmo popular, colocar la frase del día en la que resumía porqué Solbes había ganado a Pizarro….. “es que, cuando la seriedad se impone a la demagogia, cuando la credibilidad gana al catastrofismo, cuando la serenidad vence a la exaltación, ganamos los que creemos que con la economía no se puede jugar, mentir, manipular y meter miedo a la gente”.
    El día anterior, el 21-2-2008, ambos se habían enfrentado en ANTENA 3,
    A continuación del debate, se desencadenó una auténtica locura entre los medios para publicar las cifras de las encuestas a los oyentes, como si fueran los resultados electorales.
    A.3, que fue la anfitriona, hizo una encuesta de 590 entrevistas telefónicas a través de TNS DEMOSCOPIA, que daba como vencedor a Solbes con un 47’4 % de votos por un 37’1% de Pizarro.
    Especialmente exultantes estuvieron los medios progubernamentales, como el grupo PRISA y la SEXTA, que no podían reprimir la euforia.
    Ambos daban porcentajes más amplios de diferencia que los otros medios. Como ejemplo de satisfacción, adornada con toques de “coña” LA SEXTA NOTICIAS resumía el debate con el siguiente texto: “SOLBES SE MERIENDA A PIZARRO”. Con más argumentos, con mejores exposiciones, de una manera didáctica, como un profesor dando una lección al listillo de la clase y con un solo ojo. Así noqueó el ministro de Economía, Pedro Solbes a Manuel Pizarro en el primer cara a cara de la campaña electoral”.
    Sin embargo, en los periódicos de información económica de más venta, las cosas no estaban tan claras, en EXPANSIÓN un 60% votaba a Pizarro y en EL ECONOMISTA el 53’55% a Pizarro por el 36’55% de Solbes, en una encuesta publicada el 25/2/2.008….( SOLBES Y PIZARRO NYR)

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *