control-parlamentario-gestion-publica

¿Puede Rajoy parar la moción de censura con su dimisión?

En las últimas horas ha circulado el rumor de que el Presidente Rajoy, ante el riesgo real de perder la moción de censura y que el Sr. Sánchez asuma de inmediato la presidencia, está meditando dimitir con la finalidad de dejar sin efecto la moción y continuar como Presidente en funciones hasta que el Rey encargue formar Gobierno a otra persona (o a él mismo, ¿por qué no?).

¿Es tal cosa posible?

Al respecto disponemos de dos artículos de la Constitución que no aclaran mucho la cosa: el 114.2, que dice que “si el Congreso adopta una moción de censura, el Gobierno presentará su dimisión al Rey y el candidato incluido en aquélla se entenderá investido de la confianza de la Cámara a los efectos previstos en el artículo 99. El Rey le nombrará Presidente del Gobierno”; y el 115.2, que señala que “la propuesta de disolución [de las Cortes] no podrá presentarse cuando esté en trámite una moción de censura.”

El objetivo de este último artículo, según explican todos los comentaristas, es evitar la práctica decimonónica de disolver las Cortes cuando el Gobierno intuía que iba a perder la moción. ¿Puede conseguirse un objetivo parecido (o casi peor) a través de la dimisión del Presidente?

Eduardo Virgala defiende que indudablemente sí. Desde el momento en que con la dimisión del Presidente cesa todo el Gobierno, se abre el procedimiento de investidura con las consultas al Rey. Y ello porque no se puede censurar a un Gobierno que ha cesado y está en funciones, “dado que el objetivo de derribar al Gobierno ya se ha conseguido”.

Sin embargo, este argumento presenta dos puntos débiles. En primer lugar no se está censurando a un Gobierno que ha cesado, porque cuando se presenta la moción el Gobierno no está en funciones. Pero este primer punto tiene que verse en conexión con el siguiente, más importante aún, y es que el objetivo de la moción no es simplemente derribar al Gobierno, sino colocar inmediatamente a otro Presidente sin pasar por las consultas del Rey. Es decir, sustituirlo de manera inmediata por mayoría absoluta del Congreso. La moción española es constructiva, pero lo será para lo malo y para lo bueno, digo yo.

La postura contraria a la de Virgala la defiende Tsevan Rabtan. Considera que presentada la moción se produce “una especie de perpetuatio iurisdictionis que se retrotrae al momento en que se registra. Desde ese momento, ha de considerarse fraudulenta cualquier maniobra que impida a aquel que se presenta como candidato no obtener una votación en el Congreso.”

En mi opinión esta postura parece algo más fundamentada. Dimitido el Presidente la moción ya presentada continua, y solo si fracasa es cuando tiene sentido abrir el periodo de consultas. Pero obviamente debería dejarse al Parlamento resolver la cuestión de manera inmediata por mayoría absoluta, sin que la intervención del Rey, buscada de propósito con la dimisión para alargar el proceso, tenga ningún sentido si la solución puede ofrecerla el mismo Parlamento de manera mucho más rápida.

10 comentarios
  1. Juan Sebastián Jeremías Ezcaíno
    Juan Sebastián Jeremías Ezcaíno Dice:

    Fíjense si estará tan mal hecha nuestra bienamada Constitución que no soluciona expresamente este problema. Pueden defenderse ambas posiciones.

    Yo estimo más fundada también la de Tsevan Rabtan, aunque ya ven que hay sabios dostores que defienden que el Gobierno puede hacer lo que quiera, y que no se aplica el fraude de ley en la cúspide del sistema político, faltaría más. El Derecho es de broma, y por eso el Juez Coke ya se tuvo que desmayar en su día, cuando lo defendío de boquilla ante Jacobo I.

    Pero, en cualquier caso, sea cual fuere la solución, ¡qué avería! Es un texto infame el que hace como que nos rige. Ya Ramón Parada indicó que no participó en su elaboración ni un solo jurista: todos eran legistas a lo sumo, cuando no simplones y medianías, como Cisneros o el injustamente encumbrado Peces-Barba, el ilustrado de la Carlos III.

    Allí donde no copia a las Constituciones alemana o italiana, yerra. Sus lagunas son clamorosas. Es, en muchos aspectos, una norma constitucional en blanco, que da cabida a cualquier posición por necia que sea, por lo que puede que el pronfesor Eduardo Vírgala no vaya desencaminado. En los manuales de la cosa suele abrirse el estudio de la Constitución española señalando una de sus pretendidas características: la de ser una norma flexible, como si fuera algo bueno.

    Con su pan se lo coman sus creyentes. Dará lugar a más problemas. Todos merecidos.

    • O'farrill
      O'farrill Dice:

      Coincido con su opinión. Ya desde hace años venimos plateando la necesidad de una reforma profunda del texto constitucional que sirvió en su momento, pero que ha traído demasiados problemas con interpretaciones y modificaciones “de facto” posteriores. Un gran número de constitucionalistas está de acuerdo con ello (alguno ha muerto después de predicar en el desierto como Pedro de Vega). Sabemos cómo se gestó el “consenso” constitucional, qué se cedía y a cambio de qué (la Educación ya había sido cedida a Cataluña y no está entre las competencias de las CC.A. en la C.E.). El injusto sistema electoral ha primado los nacionalismos excluyentes y, como hemos visto hoy, siguen siendo la ·”llave” del gobierno. El sistema autonómico que sólo pretendía la descentralización de la gestión, se ha convertido en un sistema de “miniestados” con competencias garantizadas constitucionalmente….
      Sobre la inexplicable política del PP en este sentido habría mucho que debatir. Ha existido demasiada prepotencia y soberbia en el presidente y su entorno que hoy le han pasado factura. Todavía quedaba la posibilidad de un gesto último de dimisión personal ofrecida en el hemiciclo y dar paso a unas nuevas elecciones que aclararan algo más el panorama político, pero quizás era demasiado para quienes sólo entienden la política como una maquinaria electoral, de ahí el “clentelismo” tantas veces denunciado en este mismo blog.
      Un saludo.

      • dupli
        dupli Dice:

        Si por nacionalismos excluyentes entiende el nacionalismo español de PP y PSOE, entonces podré estar de acuerdo. Es un lugar común, desmentido por los hechos, que el sistema electoral es injusto por que favorece a los partidos nacionalistas. infórmese mejor, o simplemente haga los cálculos y comprobará que son los dos grandes partidos los únicos que han obtenido más representación de la que les correspondía por número de votos

  2. Luis
    Luis Dice:

    Y digo yo, ¿no podríamos aprovechar la ocasión para que alguien solicite un informe jurídico al órgano que corresponda? Para esta vez ya da igual, porque no llegará a tiempo, pero así eliminamos fantasías jurídicas para próximas ocasiones.

  3. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    QUEREMOS GESTORES NO CARAS *

    Cuando a Iñaki Azkuna le galardonaron con el Premio World Mayor al mejor alcalde del mundo en 2012, Tann vom Hove (Fundación City Mayors) dijo que la transformación de Bilbao de una ciudad industrial en declive en un centro internacional para el turismo y las artes se debía a la apertura del Museo Guggenheim en 1997 y a la elección de Askuna como alcalde 2 años más tarde.
    Otro mérito de Askuna es que, a pesar de la gran inversión efectuada, el Ayuntamiento la cubrió con sus recursos, de manera que en los años de mayor crisis económica, 2.011 y 2.012, mantuvo su deuda a cero.
    También triunfó en la gestión de su electorado. Cuando entró en el Ayuntamiento con el PNV, tenía 9 concejales hasta que en 2011 alcanzó la mayoría absoluta (15/29). Creo que una de las claves de su crecimiento es su principio” Me declaro alcalde de todos los ciudadanos de Bilbao y seguiré así hasta que acabe con mis huesos”. Lo llevó tan a rajatabla que en febrero de 2014 se negó a retirar los retratos de los alcaldes franquistas que pedía EH BILDU ” había que respetar la historia aunque moleste”. Cosa que había mantenido en cuanto al callejero y edificios municipales.
    También gestionó bien los intereses de su pueblo como demostró evitando enfrentamientos políticos y consiguiendo asegurar su complicidad al servicio de Bilbao..
    Cuando se habla de la necesidad de regenerar la política española el ejemplo de Iñaki Askuna merece que se convierta en una lección para todos. A los políticos, les señala el camino de lo que hay que hacer para conseguir acrecentar el número de sus votantes . Pero también para los ciudadanos, el comportamiento de los de Bilbao que supieron agradecer con sus votos los méritos de un gran gestor. El insistía en ello y tenía razón .Los ciudadanos podían haber escogido, que los había en cantidad, revanchistas, contrarios a la actividad económica y la reconversión hacia el turismo y las artes, conflictivos con fuerzas e instituciones políticas y merecieron compartir las decenas de galardones que Bilbao recibió gracias a su mandato.

    *Político mediático: todo en la fachada nada en el cerebro

  4. Diego Fierro Rodríguez
    Diego Fierro Rodríguez Dice:

    Lo de la “perpetuatio iurisdictionis” no parece muy coherente con el sentido de la regulación de la moción de censura que hay en la Constitución, que establece que “el Congreso podrá exigir la responsabilidad política del Gobierno” mediante ese instrumento. Si el presidente del Gobierno dimite, habrá reconocido y asumido automáticamente la existencia y las consecuencias de su responsabilidad política, de modo que la moción de censura debería dejar de tramitarse por carencia sobrevenida del objeto.

  5. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    No veo el fraude de ley por ninguna parte. Lo que hay es una sinvergonzonería política en el que los únicos partido que han mantenido una postura decente han sido el PNV y Cs.
    Los de Cs porque se han negado a apoyar a quienes vienen de la mano de los etasunos y los golpistas catalanazis.
    Los del PNV porque al parecer, ofrecieron apoyar un gobierno del PP presidido por otra persona distinta al abrasado Mariano.
    El problema en este caso no es el de una Constitución técnicamente discreta, pues bien podía haber sido desarrollada por el Reglamento del Congreso que para algo existe.
    El problema es el de una clase política que ha llegado a un nivel de degradación técnica y moral inimaginable y que por desgracia, como no vamos a tardar en comprobar, va a ser una broma al lado de lo que nos espera.
    Si el bipartidismo era malo, lo que viene, una situación politica a la italiana pero sin italianos y con independentistas agitando el árbol, la cosa no pinta nada bien.

  6. Rafael
    Rafael Dice:

    Cuando se activa el procedimiento ya hay dos partes interesadas: el presidente y el candidato. Que uno se retire no afecta en nada al otro; es como en materia civil, el cumplimiento de la obligación (en este caso el proceso) no puede dejarse en manos de uno. El proceso sigue y si el candidato obtiene el apoyo, ya está.

  7. Rafael
    Rafael Dice:

    Error, el objeto no es quitar al presidente sino sustituirlo; para eso hay un candidato que no precisa ser propuesto por el rey. Por tanto, iniciado el proceso, solo se acaba con la votación del candidato. Si en el ínterin dimite, tras el resultado de la votación se aplicará lo oportuno, no antes.

Los comentarios están desactivados.