Las políticas penales sobre delitos sexuales: el caso Sueco y la ocurrencia de Carmen Calvo.

El pasado martes la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo, compareció ante la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados para desgranar las principales medidas del Ejecutivo en esta área.

De su comparecencia y de las diferentes medidas que señaló la Ministra, dos de ellas, quizá no las de mayor impacto real sobre la igualdad, han causado un importante revuelo mediático: la modificación del lenguaje de la Constitución para hacerlo “inclusivo”, previo informe de la Real Academia Española (RAE) al respecto, y la reforma del Código Penal y la ley de Enjuiciamiento Criminal para que cualquier acto sexual que no posea un “sí expreso” por parte de la mujer pueda considerarse un delio de violación.

Sobre la primera controversia, rápidamente la RAE ha salido a señalar que no entienden esta feminización del texto constitucional puesto que, gramaticalmente, en castellano el género masculino “es inclusivo” de ambos géneros. Veremos finalmente si esta propuesta de la Ministra llega a algo, dada las visibles negativas de la RAE a ser utilizada políticamente.

En relación a la controversia creada por la propuesta de que las relaciones sexuales precisen de un “sí expreso” por parte de la mujer, la Vicepresidenta manifestó lo siguiente: “Es algo tan rotundo, tan perfecto, como que si una mujer no dice ‘sí’ expresamente, todo lo demás es no. Y ahí es donde está preservada su autonomía, si libertad, el respeto a su persona y su sexualidad”. Poco más al respecto explicó la Vicepresidenta y Ministra de Igualdad.

Inmediatamente, los medios de comunicación y las redes sociales, como reflejo de la sociedad, comenzaron a preguntarse cómo se iba a articular esta medida de manera concreta, cómo se van a garantizar los elementos probatorios de dicho “sí expreso”, de quién dependerá la carga de la prueba en caso de que existan denuncias por este motivo o, simplemente, cómo influiría esta medida a la hora de realizar actos sexuales.

Es indudable que el caso de “La Manada” claramente tiene influencia en esta propuesta. No será éste el lugar donde se dirima si se ha juzgado correctamente la cuestión, pero las fuertes críticas sociales que se alzaron contra el Poder Judicial por los tipos penales aplicados a este grupo apuntan directamente al núcleo de la propuesta. Pero, si es cierto que este polémico caso ha alentado la reacción de la Ministra, también lo es que ésta ha querido escudarse en el derecho comparado (en especial, en el derecho sueco) para abordar la cuestión. Veamos, pues, qué dice el derecho comparado.

En el ámbito internacional, la regulación de los delitos sexuales con base en el consentimiento posee numerosos ejemplos. El Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica elaborado en Estambul, en 2011, y ratificado por España y publicado por el BOE en junio de 2014, establece en su artículo 36 que “el consentimiento debe prestarse voluntariamente como manifestación del libre arbitrio de la persona considerado en el contexto de las condiciones circundantes”. Un enunciado éste que choca con las declaraciones de la Ministra. El caso de Suecia, que señala como ejemplo la Ministra, es bastante reciente aunque no el único. Según Amnistía Internacional, los Estados europeos donde el sexo sin consentimiento y sin uso de fuerza o violencia se considera violación son Reino Unido, Irlanda, Bélgica, Luxemburgo, Alemania y Chipre. Solo dos países nórdicos han instaurado medidas de este tipo. Islandia en marzo de 2018 y Suecia en mayo de ese mismo año. Mientras tanto, Finlandia y Noruega también han tenido este mismo debate rechazándose en ambas la adopción de estas medidas.

El caso sueco se inicia en diciembre de 2017. El Ejecutivo sueco, movido por el aumento de las violaciones en su territorio en el periodo de 2016 a 2017 en un 10%, y las lagunas penales existentes en su Código Penal, donde no se contemplaban penas de violación para actos sexuales en los que se había manifestado una negativa a mantener relación sexual, aunque no pesara fuerza o violencia, publicó un proyecto de ley que, básicamente, establece la necesidad de un consentimiento en las relaciones sexuales como elemento diferenciador a la hora de tipificar un acto como violación. Ya no será requerida la existencia de violencia o amenazas o que la situación de la víctima fuese de vulnerabilidad. El Ejecutivo sueco basó su propuesta en su la visión del derecho incondicional de la ciudadanía a la libre autodeterminación personal y sexual. Para trasladar esta nueva visión punitiva, propuso dos nuevas tipificaciones: “violación negligente” y “abuso sexual negligente” con penas de prisión de cuatro años. Estos tipos suponen que los delitos de abuso se podrán extender a más situaciones que de manera previa. Por ejemplo, cuando una persona sea consciente del riesgo de que la otra persona no está participando voluntariamente, pero aun así realiza el acto sexual con dicha persona.

La nueva tipificación de violación negligente viene dada por la dificultad esgrimida por los jueces y magistrados a la hora de determinar la intención del acusado, lo que, de cara a la nueva normativa, si el acusado es consciente de que carecía de consentimiento, se considerará culpable. En el texto final de la norma se especifica que la prueba debe requerir si la persona pudo e hizo todo lo posible y necesario para determinar si realmente se recibió el consentimiento.

Las nuevas medidas especifican situaciones en las que los encuentros no serán considerados voluntarios. Las relaciones que sean resultado de agresión física, amenazas o chantaje de difundir información negativa sobre la persona en caso de no acceder serán consideradas violación. Además, se tipifica la “explotación impropia” como aquel acto en el una persona que está inconsciente, dormida, gravemente asustada, intoxicada o bajo la influencia de alcohol o drogas, ya que consideran que no puede existir consentimiento. Tampoco se considerará que el consentimiento es libre cuando existe una relación de dependencia entre los participantes en el acto.

Hasta aquí vemos que existen ciertos paralelismos con los tipos ya existentes en nuestro Código Penal. Sin embargo, lo novedoso de la normativa sueca es que establece que las relaciones sexuales que derivan de un consentimiento no verbalizado (consentimiento silencioso) no es automáticamente violación. En este caso, el consentimiento no verbalizado debe ser corroborado por evidencia adicional. La norma estipula que la situación debe ser analizada en su totalidad para considerar si se otorgó ese consentimiento no verbalizado. Es decir, la norma sueca está en sintonía con lo que señala el Convenio de Estambul en relación con el consentimiento, y no a lo que la Ministra Carmen Calvo anunció.

Este tipo de regulación es compleja. Prueba de ello es que la propuesta sueca recibió diferentes críticas durante su tramitación, especialmente en lo referido a la dificultad de probar si se ha otorgado o no el consentimiento, ya que sería la palabra de una de las personas implicadas contra la otra, y determinar qué actos específicos serían punibles. Varios tribunales que también participaron en la redacción de la norma, como por ejemplo la Corte de apelación de Svea, mostraron su preocupación por la frustración que la norma podría causar al no corresponder los resultados con las expectativas iniciales, pudiéndose dar la paradoja de que se denuncian más casos de violación pero consiguiéndose menores condenas. El análogo Consejo de Estado en Suecia, el Consejo de Legislación, también criticó la norma al establecer que esta norma no es predecible, argumentando que la predeterminación de las acciones punibles no pueden hacerse con tanta precisión, desaconsejando los cambios normativos. El debate sobre los hechos probatorios de este consentimiento está en marcha; de hecho, algunos despachos de abogados ya han desarrollado aplicaciones móviles para garantizar el registro de este consentimiento.

Por tanto, a la luz de la regulación sueca, la Ministra Calvo desdibujó el modelo sueco a fin de magnificar una medida política en pos de las mujeres y alcanzar un mayor nivel de impacto propagandístico. Su propuesta poco tiene que ver con la realidad sueca.

Existe actualmente un debate sobre si precisamos de nuevos tipos penales o debemos reformar los ya existentes, configurando que la existencia de un consentimiento, expreso o no, físico o psicológico, es la línea que determina si un acto sexual es considerado violación o no. Pero trasladar ese debate a elementos propagandísticos y simplistas no ayuda. Dada la complejidad de la reforma que se precisa, y las implicaciones que puede suponer una mala regulación de estos nuevos tipos, será preciso que el nuevo Gobierno cuente con la opinión del Consejo de Estado y de juristas especializados en la materia, a fin de evitar una regulación que termine resultando frustrante y, lo más importante, no sirva para mejorar la protección y la defensa de las mujeres que sean agredidas y violadas.

 

Imagen: RTVE.

9 comentarios
  1. Rafael
    Rafael Dice:

    Lo del lenguaje no es una “ocurrencia”. La RAE acepta (debe aceptar), como no puede ser de otro modo, los cambios que experimenta la lengua española en su constante adaptación a las necesidades de sus hablantes; a partir de ahí, su misión es velar por mantener una “unidad esencial” en el ámbito hispánico. Por tanto, si bien tradicionalmente el género masculino ha sido inclusivo de ambos géneros, ahora existe un tendencia generalizada a que no lo sea. Acaso la RAE, ante el nuevo uso social, tiene que ir pensando en cambiar la regla; gran parte de la sociedad va por otro camino, ergo …

    • O'farrill
      O'farrill Dice:

      Estimado Rafael, como bien dices: “los cambios que experimenta la lengua en su constante adaptación a las NECESIDADES de sus habitantes…..”, pero yo no veo por ningún sitio tales necesidades. Otra cuestión son modas impuestas por intereses particulares o ideológicos (en las nuevas ideologías de género) o, por el llamado Nuevo Orden Mundial….. Ni siquiera el colectivo de mujeres españolas (unos cuantos millones) han dicho ni “mu” sobre todo esto. Salvo, claro está, quienes viven y reciben subvenciones para promoverlo.
      Un saludo.

  2. Eduard Ariza
    Eduard Ariza Dice:

    ¡Magnífico artículo! Todos los diarios de este país deberían reproducirlo. Muchos medios han publicado que los suecos han aprobado también lo del “consentimiento expreso” lo cual, como bien expones, es incorrecto.

  3. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    LOS MEDIOS, LOS TERTULIANOS Y SUS MANADAS.

    Un tema en el que podemos comprobar, otra vez , los negativos efectos del “tertulianismo” sobre la opinión pública y hasta sobre nuestros políticos .
    En mi época, “un tertuliano” era un señor que hablaba de mercantil sin haber leído a Garrigues ni a Uría, ni los conocía. Nadie les hacía caso y eran el hazmerreír de la población, hoy salen en televisión y tienen cientos de miles de seguidores.
    Siempre me ha parecido que la gente espera demasiado de los tertulianos. Porque, salvo excepciones, para tener una renta y no ser sustituidos por otros, se ven obligados a contestar a cualquier tema sobre el que no tienen ni idea y encima están todo el día hablando , con lo que carecen de tiempo para leer y pensar.
    La responsabilidad deriva de los propietarios de los medios que ofrecen a sus clientes una información insolvente por la falta de preparación técnica de los periodistas y su escasa experiencia profesional en los asuntos a los que continuamente están obligados a responder.
    He llegado a la conclusión de que al producirse un hecho complejo, la gente competente que se preocupa por su imagen profesional, se abstiene de contestar hasta tener formada una opinión seria y la respuesta inmediata la ocupan los tertulianos que son los únicos que por su insensatez e irresponsabilidad se atreven .
    Esta primera versión es la que queda en la retina de los ciudadanos y cuando después de un tiempo se pronuncian los expertos apenas tienen incidencia en la cultura ciudadana cada vez más deteriorada y manipulada.

    • Miguel_1960
      Miguel_1960 Dice:

      Ya lo decía el maestro Garrigues en el prefacio de su tomo uno del Curso de Derecho Mercantil -que estudiábamos en cuarto de carrera- con aquella frase de Baltasar Gracián: “Mas vale quintaesencias que farragos”. Viene mucho a cuento con el tema de hoy y fue la guía y bandera de su docencia y sabiduría. Se escribe y habla para ser entendido y yo no veo a nadie que utilice esa forma de neolengua mas allá de los que todos sabemos y que es una ínfima parte de la sociedad.

      En cuanto a un texto inclusivo de la Constitución del 78 lo veo más como una edición de un folletín sin valor normativo alguno para repartir por todos los centros de enseñanza, barberías, bares, bibliotecas, círculos, partidos y ONGs afines y otros lugares así pues, al ser la naturaleza de aquella de carácter rígido y para su reforma necesitarse los requisitos y mayorías del artículo 168, no lo creo posible.

      Lo del “Si es sí y todo los demás es no” es desconocer que cada ser humano es un mundo en su vida sexual, diría que es como una huella dactilar que nos distingue individualmente. Entiendo que esa norma vendrá, al igual que en los asuntos de violencia de género, con una inversión de la carga de la prueba para dejar la interpretación de los jueces al mínimo. Otra vez con el derecho penal de autor y al igual que lo mencionado en el párrafro anterior debería quedar en agua de borrajas.

      Ah, se me olvidaba, que en lo del asunto del consentimiento en Suecia no dudo que lo que se ha analizado en este hilo sea cierto pero deben ser muy exigentes ya que a Julian Assange lo acusan en ese país por violación a dos mujeres, con relaciones que provenían de sendas penetraciones consentidas, en que el informático eyaculó dentro de las vaginas de las mujeres cuando ellas alegan que hubo un pacto tácito de hacer un coito interruptus. Hilan fino ….

  4. O'farrill
    O'farrill Dice:

    El “jardin” en que se ha metido la ministra no es un simple asunto de legislación (que ya la hay, aunque sea mejorable). Desde el hecho bíblico de José y la mujer de Putifar, tenemos una ligera idea de donde puede conducir el tema de las relaciones más o menos consentidas entre las personas. En ellas hay una cuestión de sentimientos (amor, odio, pasión) junto a puros instintos, que siempre serán difíciles de deslindar.
    Para empezar deberíamos delimitar exactamente lo que consideramos “relaciones”. Para seguir debemos tener en cuenta quien y porqué se inician las mismas, entendiendo claro está desde el principio de igualdad de géneros (se ha hablado de “manadas” masculinas pero no se ha hablado nada de las “manadas” femeninas). ¿Qué ocurre cuando es el hombre el acosado (como lo fue José por la esposa de Putifar ) y no se rinde a las insinuaciones? Creo que en el mundo laboral puede haber muchos ejemplos en uno u otro sentido. ¿Partimos del supuesto de la debilidad femenina frente a la fortaleza del macho o es al revés muchas veces? Entonces ¿donde se nos queda la pretendida igualdad?
    Más cuestiones: cuando hablamos de “relaciones” ¿las circunscribimos sólo a las explícitas de carácter sexual? ¿Qué ocurre con las que afectan mucho más a los sentimientos de amor, odio, despecho, pasión… y que son las causantes de gran parte de las violencias y agresiones entre parejas? Hace unos días, se condenaba a una persona porque había violado a su novia… ¿Qué ocurre si es al revés? En los propios matrimonios sabemos que no siempre las relaciones son consentidas y dependen de muchas circunstancias… ¿puede la ley entrar en la intimidad personal sin violarla?
    Lo dicho, es un laberinto jurídico en el que no caben soluciones simples (salvo claro está, el consentimiento otorgado por ambas partes, por escrito y ante notario, que apuntaba algún comentario sobre el tema).
    Acabo con la frase de la ministra: “…. si una mujer no dice sí expresamente, es un no rotundo”. ¿Donde quedan los ciudadanos varones en tesituras parecidas?
    Un saludo.

  5. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    CONSTITUCIÓN DE VENEZUELA

    Articulo 242. “Los Ministros o Ministras son órganos directos del Presidente o Presidenta de la República, y reunidos conjuntamente con éste o ésta y con el Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva, integran el Consejo de Ministros. El Presidente o Presidenta de la República presidirán las reuniones del Consejo de Ministros, pero podrá autorizar al Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva para que las presida cuando no pueda asistir a ellas. Las decisiones tomadas serán ratificadas por el Presidente o Presidenta de la República. De las decisiones del Consejo de Ministros son solidariamente responsables el Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva y los Ministros o Ministras que hubieren concurrido, salvo aquellos y aquellas que hayan hecho constar su voto adverso o negativo.”

    Y ASÍ, TODO.

    ( http://www.angelfire.com/va/derecho/go225-266.html )

    ¿VAMOS A LLEGAR A ESTA RETORSIÓN LINGÜÍSTICA TAMBIÉN EN ESPAÑA?

    ¿NOS HEMOS VUELTO YA TONTOS Y TONTAS DEL TODO?

    URGE UNA DECLARACIÓN DE LA ACADEMIA DE LA LENGUA:

    “SIEMPRE QUE EN EL LENGUAJE ORAL O ESCRITO SE USE UN NOMBRE COLECTIVO EN EL GÉNERO LLAMADO HASTA AHORA “MASCULINO PLURAL” (POR EJEMPLO: “LOS CIUDADANOS”, “LOS EXTREMEÑOS”, “LOS ODONTÓLOGOS”…) SE ENTENDERÁ A TODOS LOS EFECTOS QUE EL GÉNERO USADO NO ES MASCULINO, SINO EPICENO (COMPRENSIVO DE TODAS LAS PERSONAS DE CUALQUIER SEXO), A MENOS QUE EXPRESAMENTE SE INDICARE OTRA COSA”.

    • O'farrill
      O'farrill Dice:

      Si no la hecho ya, no habrá tal declaración y se limitará a aceptar lo que se le diga. Ya encontrará alguna justificación para ello. Es un tema interesante comprobar como las más prestigiosas instituciones se acaban por rendir a quienes las mantienen. Ejemplos hay. Lo mismo que la fiscalía debía actuar de oficio ante cualquier forma de delito, sobre todo en las AA.PP. y esperan a que haya denuncia.
      Estimada Lucía, estamos ante un sistema clientelar absoluto que nos empeñamos en llamar “estado de derecho” sólo porque hay leyes, muchas leyes …. pero donde lo más importante es quien manda y quien otorga dádivas….
      Lo de Venezuela es como “modelo venezolano” pero, si nos damos cuenta de cómo están redactadas otras constituciones, es para reflexionar sobre ello. El artº 135 de la nuestra por ejemplo (recientemente modificado)…. Una Constitución es sólo la base de una convivencia ciudadana; luego vendrán las leyes orgánicas que la desarrollen y sus reglamentos correspondientes. Tiene que ser por ello clara, concisa y perfectamente entendible para todos…. De ahí la necesidad de reformar esos textos prolijos, contradictorios y fuente de conflictos y limpiar nuestro ordenamiento jurídico. Un saludo.

  6. Daniel Iborra
    Daniel Iborra Dice:

    Os prevengo que los debates sobre la Guerra Civil y otros que mueven pasiones, no son casuales. Ejm :LA GENERALITAT CATALANA EN LA GRAN CRISIS. (2003/10)

    Mientras duró el boom los gastos fueron en paralelo al enorme crecimiento de ingresos.
    Cuando, a partir del primer semestre del 2.006, estalla la burbuja los gastos continuaron creciendo desviándose de los ingresos..
    A la incompetencia en el tratamiento de la crisis, se sumaron los problemas del sistema de gobierno múltiple de partidos con programas diferentes.
    En esas condiciones, es muy difícil pactar un programa de gestión pública que ajuste los gastos a los ingresos y estimule la economía con medidas en favor del sector productivo para recuperar el nivel de renta y empleo y más si sus principios ideológicos son contradictorios con esos objetivos.
    La manera de evitar fracturas que pongan en riesgo la continuidad de una coalición de estas características, es la de no tratar temas que puedan generar conflictos entre ellos, así queda paralizada una parte importante de la gestión.
    Para que esto no se note demasiado, los dirigentes políticos se convierten en máquinas de distracción popular con mucho cuento, mucha memoria histórica, especialmente sobre la Guerra Civil que encienda pasiones y controversias, mucha revisión de errores y gastos de los anteriores, continuos gestos que llaman la atención pública y promesas de imposible cumplimiento…
    .. espectáculo permanente, mucha propaganda y poca gestión y sin pulso económico, como los problemas y la falta de recursos van aflorando, más deuda e impuestos.
    Por el “cambio ideológico”, las condiciones de competitividad del sector productivo fueron empeorando .. un buen número de empresas y particulares se deslocalizaron.
    Una constante fue la mala gestión pública de recursos.(Sala i Martin “ El rescate de Catalunya”) Los gastos de la Generalitat,, pasaron de 16.081.39 millones de euros en 2.003 a 32.518,73 en el 2.010, la deuda de 10.918 millones a finales de 2.003 a 32.974 a finales del 2.010.
    La percepción social de la incompetencia y del despilfarro público de este período fue mínima tal vez a consecuencia de la eficiencia del sistema distributivo

Los comentarios están desactivados.