Reproducción de la Tribuna de Elisa de la Nuez e Ignacio Gomá Lanzón en El Mundo: Prostitución, ¿abolición o regulación?

Esta reflexión surge a consecuencia de la polémica suscitada en los últimos días a raíz de la dimisión (o cese, tanto da) de Concepción Pascual, Directora General de Trabajo, por la legalización de un sindicato de prostitutas. El comunicado del Ministerio de Trabajo destaca que se trata de asumir voluntariamente las responsabilidades por el registro de los estatutos de “OTRAS”, la Organización de Trabajadoras Sexuales más conocido como sindicato de prostitutas. Lo interesante es que se trata de una asunción de responsabilidades políticas derivadas de la “postura feminista” del Gobierno (sic), tal y como explicó su Presidente en un tuit, y, como tal, partidario de la abolición de la prostitución, a la que, por cierto, no sólo se dedican mujeres aunque ciertamente son mayoría.

La cuestión merece un análisis, que podría enfocarse desde dos perspectivas. La primera atañe a la trascendencia que las posiciones morales pueden tener sobre las decisiones jurídicas y políticas. La prostitución, según el Presidente del Gobierno, no es ilegal y es una actividad ilícita al mismo tiempo. Efectivamente, si partimos de la premisa de que lo legal, según la RAE, es lo “prescrito por la ley y conforme a ella”, mientras que ilegal es “lo contrario a la ley”, la prostitución, como actividad, no es ni una cosa ni otra; de ser algo sería una actividad “alegal”. Por su parte, según Sánchez, la prostitución también es ilícita lo que significa algo “no permitido legal o moralmente”. En definitiva, debemos concluir que el Gobierno considera que esta asociación de trabajadoras del sexo no se debe inscribir porque, aunque la prostitución no es ilegal, sí es “contraria a la moral”. Y esta conclusión tiene interesantes connotaciones desde el punto de vista de la Filosofía jurídica porque implica una integración total entre la moral y el Derecho. Claro que es inevitable y necesaria una cierta conexión entre ambos, pero no son convenientes ni la separación total  (que justificaría actos abominables, aunque jurídicamente amparados en una norma) ni la integración absoluta, que corre el riesgo de convertir a los guardianes de la moral en la clave del sistema y con ello poner en peligro la seguridad jurídica y la autonomía metodológica del Derecho, al prescindir de las normas jurídicas vigentes en base a otros valores morales que no se han positivizado.

Y no conviene olvidar que en un Estado democrático de derecho lo que no está prohibido, está permitido, aunque éticamente no nos guste, y ya se trate de la prostitución o del cultivo de droga para consumo propio. Eso es lo que significa que el artículo 1.1 de la Constitución sitúe la libertad como valor superior del ordenamiento jurídico. Por eso, y con independencia de los matices técnicos que la inscripción de un sindicato pueda tener, parece excesiva la dimisión  de una Directora General por hacer un trabajo que, probablemente, no podría haber hecho de otra forma desde un punto de vista jurídico. Y ello por razones “morales” derivadas de una adscripción feminista del gobierno, sin tener en cuenta que ni siquiera la abolicionista es la única postura feminista. Recuerda Beatriz Gimeno en su monografía sobre la prostitución que, mientras que el feminismo radical o institucional es abolicionista, por entender que se trata de una actividad que “cosifica” a la mujer y perpetúa la ideología sexual masculina patriarcal, existe también un feminismo que apuesta por la regulación, recordando que la prohibición perjudica siempre a los más débiles, es decir, a las mujeres más pobres  y con menos recursos.

Conviene insistir en que la prostitución en España no es una actividad legal pero tampoco está prohibida. Se trata, como hemos dicho, de una actividad que se tolera –salvo en los casos en que se comete algún delito, lógicamente, relacionado con la explotación y trata de seres humanos y el proxenetismo que ya están previstos en nuestro Código Penal- sin estar regulada. Esta  situación es común en los países de nuestro entorno, aunque hay excepciones.  Y es que decidirse o por la abolición o por la regulación es todo un reto político y social que pocos Gobiernos tienen ganas de asumir.

Porque la cuestión del tratamiento de la prostitución es de una complejidad y trascendencia tal que requiere un debate político y social en profundidad apoyado en evidencia empírica y en la amplísima literatura especializada e informes de expertos disponibles sobre el tema, más allá de las declaraciones más o menos propagandísticas del Gobierno de turno. De hecho, ya se ha hecho algún intento interesante en ese sentido, que dio lugar al informe final de la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer del Congreso de los Diputados allá por marzo del 2007 que de forma poco sorprendente (apoyado por cierto tanto por el PP como por el PSOE) acordó no regular la prostitución por considerarla íntimamente ligada a la explotación sexual y al tráfico de mujeres y no poder ser considerada como un trabajo. No se optó tampoco por la abolición.

Y es que la prostitución es un negocio boyante.  En cuanto a las cifras son bastante variables dependiendo de las fuentes que se manejen. Por ejemplo, en el informe final de la Comisión de 13 de marzo de 2007 señalaba que la prostitución movía entonces unos 18.000 millones de euros al año en España, según los datos aportados por los propietarios de los clubs de alterne (que por cierto sí cuentan con una Asociación o una patronal, A.N.E.L.A). Posteriormente las cifras oficiales del INE han corregido muy a la baja este dato. En cuanto al número de personas que se dedican a la prostitución también varía mucho según las fuentes, pero parece que estaría en todo caso por encima de las 100.000 personas, lo que equivale a la ocupación de un sector productivo importante.  Pero quizás lo más impactante es que España sea el primer país de la Unión Europea en consumo de prostitución, según recoge la guía sobre la trata de personas con fines de explotación sexual elaborada por AFRAMP y editada por el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad en 2016. Lo que es coherente con el un informe de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género de 2016 que afirma que el 20% de los españoles reconoce haber pagado por sexo. Y para que vamos a engañarnos, España es un destino de turismo sexual muy cotizado.

La pregunta es si más de diez años hemos avanzado algo en este debate o seguimos mareando la perdiz. Hay que destacar que en el tiempo transcurrido ha aumentado la evidencia disponible  que incluye los efectos de las políticas abolicionistas o regulatorias desarrolladas en otros países. Alemania, por ejemplo, decidió regular la prostitución mientras Francia y Suecia han optado por prohibirla y castigar al cliente. Mientras que la regulación teóricamente protege más a las personas que se dedican a la prostitución –con independencia de que se les considere o no trabajadores “strictu sensu”-  y desde luego facilita la “transparencia” -ya que es posible disponer de estadísticas oficiales y no de meras estimaciones- también tiende a promover el crecimiento de la industria del sexo. Por el contrario, su prohibición y abolición total o la penalización de la compra de servicios sexuales (nunca de quien los vende) puede generar un mercado negro del sexo más agresivo, donde es más fácil que prosperen la explotación y los abusos de todo tipo especialmente de las personas con menos recursos.

La pregunta es: ¿está dispuesto el Gobierno a abordar con seriedad y desde su exigua minoría la abolición de la prostitución o más bien se trata de instalarse cómodamente en una postura de denuncia moral pero dejar las cosas como están? Mientras que se aclara esta cuestión, lo que no parece fácil, hay muchas mujeres que ejercen esta actividad y,  por ahora, no lo hacen ilegalmente. Aunque no hay que perder de vista la relación entre prostitución y trata y explotación de mujeres y niñas, que está ampliamente demostrada. Por eso no sobra escuchar a las mujeres que quieren asociarse para proteger mejor sus derechos.

Las grandes declaraciones morales están muy bien siempre que no comprometan el bienestar de personas muy concretas. Mientras que decidimos sobre la abolición (o la regulación) de la prostitución, lo que hay que pensar es en cómo proteger mejor a las personas que hoy por hoy se dedican a la prostitución aunque lo deseable sería que nadie tuviera que hacerlo para ganarse el sustento. Puede que constituir una asociación en defensa de sus derechos, lo que han decidido un grupo de estas mujeres, sea una de las maneras de conseguirlo máxime si enfrente admitimos con normalidad la existencia de la patronal correspondiente (suponemos que constituida mayoritariamente por empresas gestionadas por personas del sexo masculino). Lo que está claro es que tan compleja y triste realidad merece algo más que un tuit y un cese (o dimisión).

3 comentarios
  1. Miguel Díaz
    Miguel Díaz Dice:

    Realmente, mezclar la moral con el derecho es una costumbre puritana que deberíamos ir desterrando; ya no existen códigos morales universales de obligado cumplimiento dictados por la divinidad, solamente principios que hemos ido extrayendo de aquí y de allá y que consideramos que trascienden a cualquier código cerrado generado por una determinada cultura en una determinada época.

    El problema con la prostitución gira alrededor del tabú que siempre ha existido alrededor del sexo. La sociedad bienpensante considera que, todo lo que a ella le horrorizaría hacer, solo puede ser hecho bajo coacción o por una necesidad extrema. No solo las mujeres y los hombres pobres recurren a la prostitución como única solución para poder comer, porque de hecho la mayoría de las mujeres pobres no son prostitutas. Una persona de cualquier extracción social, capaz de superar el tabú y los escrúpulos sobre practicar sexo con desconocidos por dinero, puede obtener pingues beneficios de una manera sencilla recurriendo a este medio, del que puede retirarse cuando quiera si no se encuentra metida en una red de explotación.

    De hecho, ser actriz o actor porno es una actividad perfectamente legal, por lo que yo se, donde también se realizan actos sexuales por dinero, y únicamente se regulan cuestiones como el uso del preservativo por los actores o las normas de exhibición al público de las películas. Los y las strippers también realizan una actividad que puede considerarse relacionada con el sexo, y también por dinero, y pueden desarrollar su actividad sin demasiados problemas. La criminalización de la prostitución proviene originalmente del hecho de que tu marido o tu mujer puedan recurrir a dichos servicios, no de las posibilidades de explotación, a las que, por otra parte, todo trabajador está expuesto.

    La prostituta tampoco vende su cuerpo, sino que realiza un servicio sirviéndose del mismo, lo mismo que, por ejemplo, un masajista. Una prostituta no está inconsciente y permite que su cliente haga lo que quiera con su cuerpo, sino que puede poner los límites de lo que acepta hacer y lo que no; por ejemplo, la mayoría de las prostitutas se niegan a besar a sus clientes. Esto solo se puede garantizar bajo el amparo de la ley, la moral nunca ha evitado que se cometan actos impuros, más bien se ha limitado a taparlos y esconderlos.

    Lo único que nos debe preocupar en un estado de derecho moderno son los derechos de los trabajadores y el cumplimiento de sus obligaciones fiscales. Proteger a los trabajadores del sexo puede no ser fácil, pero desde luego es mucho más fácil si se utilizan los recursos con los que se protege al resto de los ciudadanos: la ley, los tribunales y las fuerzas de orden público.

  2. JUan
    JUan Dice:

    En lugar de debatir sobre la prostitucion el debate debe analizar el hecho de la trata y explotacion de personas. SE confunde prostitucion con trata y explotacion y esto último es evidentemente un delito. Pero tambien es el mismo delito de esplotacion el hecho de meter a 50 mujeres a coser en una nave industrial durante 18mhoras diarias. Y esto sucede. La definicion require antes la definicion de Quién es prostituta o prostituto. Cualquiera que eventual o permanentemente ofrezca sexo a cambio de dinero o regalos .¿se prostituye?. Cualquier persona que se anuncie como masajista autonomo puede hacer lo que le de la gana en la intimidad de su gabinete. Ha prohibir esto se le llama “cogersela con papel de fumar”.

  3. O'farrill
    O'farrill Dice:

    Aunque ya se ha tocado el tema hace poco en este mismo blog, quizás sea conveniente partir de las premisas siguientes:
    1.- Prostitución voluntaria directa: aquella ejercida como tal servicio directo entre prostituta y cliente con acuerdo directo entre ambos. REGULACION QUE GARANTICE LAS CONDICIONES HIGIENICAS Y DE SALUD PARA AMBAS PARTES.
    2.- Prostitución involuntaria o inducida: aquella que es impuesta por circunstancias ajenas a las prostitutas: falta de trabajo, cargas familiares, necesidades personales, etc. INTEGRACION SOCIAL A TRAVES DE FORMACION Y EMPLEO.
    3.- Prostitución como negocio para terceros: aquella en que las prostitutas son obligadas a ello por terceras personas u organizaciones. ACTIVIDAD CLARAMENTE DELICTIVA QUE DEBE PREVENIRSE Y PERSEGUIRSE.
    En todo caso nadie a lo largo de la Historia ha intentado eliminar por razones “morales” tal actividad y las prostitutas tienen todo el derecho constitucional a asociarse para cubrir los dos primeros supuestos y defenderse en el caso tercero.
    Un saludo.

Los comentarios están desactivados.